RI­TOS SE­CRE­TOS DE LA MA­FIA

Enigmas - - SUMMARIO - TEX­TO Ja­vier Mar­tín

Son las or­ga­ni­za­cio­nes criminales más po­de­ro­sas y ate­rra­do­ras del mun­do. Su in­fluen­cia so­bre­pa­sa a la de mu­chos paí­ses. Y tal po­der lo con­si­guen mo­vién­do­se en los már­ge­nes de la so­cie­dad, a par­tir de unos có­di­gos ocul­tos y unas ce­re­mo­nias eso­té­ri­cas que ge­ne­ran un víncu­lo que re­ba­sa al de la Fa­mi­lia. Nos aden­tra­mos en el os­cu­ro uni­ver­so de los des­pia­da­dos se­ño­res de la muer­te.

En los úl­ti­mos trein­ta años, la Co­sa Nos­tra ha vis­to có­mo los ase­si­na­tos in­dis­cri­mi­na­dos y la com­pe­ten­cia con otras or­ga­ni­za­cio­nes dis­mi­nuían su in­fluen­cia. Sin em­bar­go, su her­cú­leo ar­ma­zón, cons­trui­do a ba­se de mie­do y trá­fi­co de in­fluen­cias, con­ti­núa ha­cien­do de ella una de las or­ga­ni­za­cio­nes más os­cu­ras y pe­li­gro­sas del mun­do.

Tra­pa­ni, ciu­dad prin­ci­pal de la pro­vin­cia ho­mó­ni­ma, es la ca­pi­tal más oc­ci­den­tal de Si­ci­lia. Sus ca­lles pea­to­na­les, el mar om­ni­pre­sen­te, sus in­fi­ni­tas sa­li­nas que se pier­den en el ho­ri­zon­te co­mo un de­sier­to blan­co… To­do en es­ta par­te del mun­do in­vi­ta a la re­fle­xión. Has­ta el he­cho de ser me­nos tu­rís­ti­ca que ciu­da­des co­mo Pa­ler­mo o Si­ra­cu­sa con­tri­bu­ye a una im­per­tur­ba­bi­li­dad que pa­re­ce in­mu­ta­ble. Pe­ro só­lo lo pa­re­ce por­que, a ve­ces, al­go se re­vuel­ve en sus ca­lles y esa bu­có­li­ca pe­lí­cu­la con­tem­pla­ti­va se con­vier­te en la más vi­bran­te cin­ta de ac­ción.

Por ejem­plo, el pa­sa­do 18 de abril una in­ter­ven­ción po­li­cial po­nía pa­tas arri­ba to­da la pro­vin­cia. Con el nom­bre Anno Ze­ro, la ope­ra­ción dio co­mo re­sul­ta­do la de­ten­ción de 21 per­so­nas. No obs­tan­te, fue in­ca­paz de al­can­zar su pro­pó­si­to prin­ci­pal: dar ca­za a Ma­teo Mes­si­na, el que, se­gún los ex­per­tos, es hoy el má­xi­mo di­ri­gen­te de la Co­sa Nos­tra. Cier­to que no ca­yó el ca­po, pe­ro tam­bién que en­tre los de­te­ni­dos se ha­lla­ban sus lu­gar­te­nien­tes más va­lio­sos, en­tre ellos sus cu­ña­dos, Gas­pa­re Co­mo y Sa­ro Alle­gra.

Ade­más de las de­ten­cio­nes, el desa­rro­llo de la in­ves­ti­ga­ción sa­có a la luz da­tos del fun­cio­na­mien­to de la or­ga­ni­za­ción que, si bien se co­no­cían, se ig­no­ra­ba la en­ver­ga­du­ra de los mis­mos. En­tre ellos el que más ha sor­pren­di­do tie­ne que ver con el mé­to­do de co­mu­ni­ca­ción en­tre los ma­fio­sos. En pleno si­glo XXI, con la tec­no­lo­gía ofre­cien­do ca­da vez más re­cur­sos tan­to pa­ra de­lin­quir co­mo pa­ra per­se­guir de­lin­cuen­tes, la Co­sa Nos­tra apues­ta por un mé­to­do que mu­chos creían tras­no­cha­do, pe­ro que ofre­ce más con­trol y se­gu­ri­dad que nin­gún otro, el piz­zi­ni.

De­ri­va­do del tér­mino si­ci­liano piz­zi­nu, des­cri­be un sim­ple y “pe­que­ño tro­zo de pa­pel”. És­ta es la ma­te­ria de es­te “so­fis­ti­ca­do” mé­to­do de co­mu­ni­ca­ción de las de­ci­sio­nes más tras­cen­den­tes: un tro­zo de pa­pel. El fun­cio­na­mien­to es tan sim­ple co­mo pue­den ima­gi­nar. Mes­si­na es­cri­be en un len­gua­je en cla­ve el men­sa­je que desee trans­mi­tir en un pa­pe­li­to y és­te va de mano en

mano a tra­vés de in­ter­me­dia­rios de la or­ga­ni­za­ción has­ta lle­gar a su des­tino.

Su an­te­ce­sor, Bernardo Pro­ven­zano, ya fue un fer­vien­te se­gui­dor del mé­to­do. Y a fe que le fue bien: has­ta su de­ten­ción, en 2006, pa­só ca­si me­dio si­glo en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do en unos años que fue­ron es­pe­cial­men­te vio­len­tos y du­ran­te los cua­les nun­ca se pu­do in­ter­cep­tar su voz y ape­nas exis­tía al­gu­na ima­gen muy an­ti­gua de él. Has­ta tal pun­to lle­gó su eclip­se que no fue­ron po­cas las oca­sio­nes en que se le dio por muer­to. Vis­to su éxi­to, Mes­si­na pa­re­ce ser cons­cien­te de que la sen­ci­llez del piz­zi­ni es su me­jor ga­ran­tía de se­gu­ri­dad.

UN FAN­TAS­MA AL FREN­TE

Pe­ro, ¿quién es el reali­dad Mat­teo Mes­si­na De­na­ro? Si­tua­do en un lu­gar pre­fe­ren­te en­tre los más bus­ca­dos por la Eu­ro­pol, po­co se sa­be de él. Se­gún un piz­zi­ni in­ter­cep­ta­do se cree que con­ti­núa vi­vien­do en Si­ci­lia, mo­vién­do­se en­tre sus re­fu­gios se­cre­tos: “Nun­ca me mar­cha­ré de Si­ci­lia, ten­go un có­di­go de ho­nor y hay que res­pe­tar­lo”, es­cri­bió en uno de ellos. Los ca­ra­bi­nie­ri ase­gu­ran que cuen­ta a sus es­pal­das con más de cin­cuen­ta ase­si­na­tos, y que cum­ple el pro­to­ti­po ma­fio­so de aman­te del lu­jo. Y po­co más. Mes­si­na es un fan­tas­ma del que la po­li­cía só­lo tie­ne una fo­to­gra­fía to­ma­da en los años ochen­ta y que los ex­per­tos ac­tua­li­zan co­mo re­tra­to ro­bot pe­rió­di­ca­men­te. Un es­pec­tro ob­se­sio­na­do por la se­gu­ri­dad y con una red de pro­tec­ción pro­pia de épo­cas pre­té­ri­tas que le per­mi­ten que mien­tras los res­pon­sa­bles de otras or­ga­ni­za­cio­nes han ido ca­yen­do, él se man­ten­ga al fren­te de la Co­sa Nos­tra.

Cuan­do ha­bla­mos de ma­fia ita­lia­na en ge­ne­ral, he­mos de te­ner en cuen­ta otras tres or­ga­ni­za­cio­nes apar­te de la Co­sa Nos­tra. Es­ta úl­ti­ma tie­ne su ám­bi­to de in­fluen­cia en el te­rri­to­rio si­ci­liano; la Ca­mo­rra cen­tra sus ope­ra­cio­nes en Ná­po­les; la ‘Ndran­gue­ta, en Ca­la­bria; la Sa­cra Co­ro­na Uni­ta, en Apu­lia. Y lo cier­to es que han evo­lu­cio­na­do. La violencia, la ex­tor­sión y el mie­do se man­tie­ne, pe­ro pa­re­ce que han de­ci­di­do se­guir un per­fil más ba­jo. Los ase­si­na­tos si­guen sien­do mar­ca de la ca­sa, nin­gu­na ame­na­za es tan po­de­ro­sa co­mo esa. Pe­ro los ho­mi­ci­dios es­pec­ta­cu­la­res que des­per­ta­ban la ira de la ciu­da­da­nía y exi­gían una ac­tua­ción me­nos ti­mo­ra­ta de las au­to­ri­da­des ca­si han des­apa­re­ci­do. Ya no hay co­ches bom­ba. El muer­to lo es a la vez por ven­gan­za y por ad­ver­ten­cia, pe­ro con me­nor ex­po­si­ción.

CI­NE Y HO­MI­CI­DIOS

Pe­ro es­cri­bía­mos so­bre la Co­sa Nos­tra, se­gún los da­tos de Trans­cri­me, la ter­ce­ra or­ga­ni­za­ción ma­fio­sa a ni­vel de in­gre­sos –ver re­cua­dro–, aun­que qui­zá es la más me­diá­ti­ca. Mu­cha cul­pa de ello la tie­ne el ha­lo cua­si le­gen­da­rio que des­per­ta­ron sus ac­ti­vi­da­des a par­tir del es­treno de una de las me­jo­res pe­lí­cu­las de la his­to­ria, El Pa­drino. Pe­ro tam­po­co hay que ol­vi­dar que du­ran­te los se­ten­ta y los ochen­ta, sus miem­bros lle­na­ron Si­ci­lia de ca­dá­ve­res de to­do ti­po. So­bre to­do car­go pú­bli­co –y eran po­cos los que se atre­vían– que se ne­ga­ba a se­guir los dic­ta­dos de la Co­sa Nos­tra pen­día la ame­na­za del ase­si­na­to. Je­fes de po­li­cía co­mo Ema­nue­le Ba­si­le y Bo­ris Giu­liano, po­lí­ti­cos co­mo el pre­si­den­te del Go­bierno de Si­ci­lia Pier­san­ti Ma­ta­re­lla o el co­mu­nis­ta Pio La To­rre o ma­gis­tra­dos co­mo Roc­co Chin­ni­ci, fue­ron víc­ti­mas de su violencia. Ase­si­na­tos que se con­fun­dían en el mar­co de la lla­ma­da Se­gun­da gue­rra de las ma­fias, un con­flic­to que lle­vó a una fac­ción de la Co­sa Nos­tra a pur­gar a to­dos sus an­ta­go­nis­tas. La mis­ma fue ins­ti­ga­da por la fa­mi­lia ma­fio­sa oriun­da del pue­blo si­ci­liano de Cor­leo­ne y sus cóm­pli­ces, que re­ci­bie­ron el nom­bre de Cor­leo­si­ni, y pro-

vo­có al­re­de­dor de mil muer­tes en­tre 1978 y 1983. La Co­sa Nos­tra que­dó diez­ma­da, pe­ro los Cor­leo­si­ni lo­gra­ron im­po­ner un sis­te­ma dic­ta­to­rial en el que, quien sa­lía de sus nor­mas, era au­to­má­ti­ca­men­te eli­mi­na­do.

PER­SE­CU­CIÓN Y VEN­GAN­ZA

Sin em­bar­go, ca­si en pa­ra­le­lo, la pre­sión po­li­cial y, so­bre to­do, las re­ve­la­cio­nes de miem­bros arre­pen­ti­dos –los pen­ti­ti– hi­cie­ron tam­ba­lear los ci­mien­tos de la so­cie­dad cri­mi­nal. So­bre to­do cuan­do el más im­por­tan­te de ellos, Tom­ma­so Bus­cet­ta, miem­bro de una fa­mi­lia en­fren­ta­da con los Cor­leo­si­ni, en­tró en con­tac­to con el juez Gio­van­ni Fal­co­ne y des­per­tó un en­tra­ma­do que iba a cam­biar el mo­de­lo de per­se­cu­ción de la Co­sa Nos­tra. Has­ta en­ton­ces, el he­cho de que los di­ri­gen­tes de la mis­ma no se man­cha­ran las ma­nos de san­gre, di­fi­cul­ta­ba su en­cau­sa­mien­to. Sin em­bar­go, Bus­cet­ta re­ve­ló la exis­ten­cia de la lla­ma­da Co­mi­sión de la Ma­fia si­ci­lia­na, un or­ga­nis­mo for­ma­do por los prin­ci­pa­les miem­bros de la ma­fia y en el que ne­go­cia­ban y de­ci­dían so­bre las más im­por­tan­tes cues­tio­nes de la Co­sa Nos­tra. Al de­mos­trar­se la exis­ten­cia de una es­truc­tu­ra je­rár­qui­ca, los res­pon­sa­bles po­dían ser acu­sa­dos de los ase­si­na­tos que no co­me­tían di­rec­ta­men­te. Las con­fe­sio­nes de Bus­cet­ta lo con­vir­tie­ron tam­bién en el fun­da­men­to en que se ba­só el co­no­ci­do co­mo Ma­xi­pro­ces­so que lle­vó a jui­cio a 475 acu­sa­dos –al­gu­nos en au­sen­cia– y con­de­nó a 360 en 1987, dos años des­pués del co­mien­zo del jui­cio. Sím­bo­lo del po­der de la Co­sa Nos­tra de aque­llos años es que, en­tre el po­co más de un cen­te­nar de ab­suel­tos, die­ci­ocho fue­ron ase­si­na­dos.

UN MAG­NI­CI­DIO QUE LO CAM­BIÓ TO­DO

Y lle­ga­mos al pun­to de in­fle­xión que de­ter­mi­na­rá el de­cli­ve –par­cial– de la Co­sa Nos­tra: el ase­si­na­to del juez que ame­na­za­ba el po­der dic­ta­to­rial de la ma­fia, que des­co­sía con cons­tan­cia el en­tra­ma­do de so­cie­da­des, po­lí­ti­ca e in­fluen­cias que per­mi­tían a la Co­sa Nos­tra cre­cer año tras año. Gio­van­ni Fal­co­ne de­di­có una im­por­tan­te par­te de su vi­da en lu­char con­tra la im­pu­ni­dad de la ma­fia. Has­ta tal pun­to ame­na­za­ba su es­ta­bi­li­dad que el 23 de ma­yo de 1992, mien­tras via­ja­ba en su co­che ca­mino al ae­ro­puer­to de Pa­ler­mo jun­to a su es­po­sa y sus tres es­col­tas, una ex­plo­sión aca­ba­ba con sus vi­das. 400 ki­los de TNT ba­jo la ca­rre­te­ra. La ma­yor ame­na­za de la Co­sa Nos­tra es­ta­ba muer­ta. O no.

Por­que la reac­ción de la so­cie­dad iba a fre­nar un po­der que pa­re­cía in­con­tro­la­ble. Po­cos días des­pués, Si­ci­lia se echó a la ca­lle pa­ra con­de­nar el ase­si­na­to y mos­trar que el mie­do a la Co­sa Nos­tra era co­sa del pa­sa­do. Al tiem­po, la reac­ción po­lí­ti­ca fue po­ner en mar­cha un nue­vo ré­gi­men car­ce­la­rio, el 41 BIS, que im­pli­ca­ba la in­co­mu­ni­ca­ción de nu­me­ro­sos pre­sos re­la­cio­na­dos con la ma­fia y la im­po­si­bi­li­dad de di­ri­gir las ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas des­de pri­sión. Ade­más, Fal­co­ne ha­bía ins­tau­ra­do una for­ma de tra­ba­jo que per­mi­tía que va­rios jue­ces co­no­cie­ran to­da la in­for­ma­ción de los ca­sos. Es de­cir, que la eli­mi­na­ción de uno de ellos no su­pu­sie­ra el fi­nal de la in­ves­ti­ga­ción. Me­nos de dos me­ses des­pués Pao­lo Bor­se­llino, ami­go y su­ce­sor de Fal­co­ne, co­rría su mis­ma suer­te. Un co­che bom­ba aca­ba­ba con su vi­da y la de sus es­col­tas. Muy pron­to se em­pe­zó a es­pe­cu­lar que los ser­vi­cios se­cre­tos ita­lia­nos po­dían te­ner que ver con es­tas muer­tes, que las cloa­cas del Es­ta­do es­ta­ban con­ta­mi­na­das por los ve­ne­no­sos ten­tácu­los de la ma­fia. Así lo afir­mó va­rias ve­ces an­tes de su muer­te el pa­sa­do año quien fue­ra úl­ti­mo res­pon­sa­ble de es­tos crí­me­nes, el san­gui­na­rio ca­po dei ca­pii, To­to Rii­na, du­ran­te dé­ca­das uno de los criminales más bus­ca­dos del mun­do y cul­pa­ble úl­ti­mo de las cen­te­na­res de muer­tes en los años 80 y 90 has­ta su de­ten­ción en 1993.

En cual­quier ca­so, es­tas muer­tes fue­ron ge­ne­ran­do un cli­ma de opi­nión que hi­zo per­der in­fluen­cia pro­gre­si­va­men­te a la Co­sa Nos­tra –no obs­tan­te, si­guió y si­gue sien­do un en­tra­ma­do po­de­ro­sí­si­mo– al tiem­po que cre­cía una or­ga­ni­za­ción que lo hi­zo de for­ma mu­cho más dis­cre­ta, y con más co­ne­xio­nes in­ter­na­cio­na­les, la ‘Ndran­gue­ta. Qui­zá un tiem­po nue­vo apa­re­ce en es­tas or­ga­ni­za­cio­nes criminales. Oja­lá sea un tiem­po que la lle­ve a su di­so­lu­ción. No es lo pro­ba­ble. Es tal el con­jun­to de có­di­gos, es­truc­tu­ras fu­gi­ti­vas, o so­lu­cio­nes mis­te­rio­sas que han cons­trui­do du­ran­te si­glos ocul­tas al ojo de la ley, en las som­bras de la so­cie­dad, que su si­lue­ta si­gue ame­na­zan­do el de­seo de se­gu­ri­dad y bie­nes­tar de to­dos los ciu­da­da­nos.

Signo del po­der de la Co­sa Nos­tra de aque­llos años es que, en­tre los ab­suel­tos en el Ma­xi­pro­ces­so, die­ci­ocho fue­ron ase­si­na­dos

Arri­ba, To­to Rii­na, te­rro­rí­fi­co je­fe de la ma­fia has­ta su de­ten­ción en 1993 y res­pon­sa­ble de la muer­te de los jue­ces Gio­van­ni Fal­co­ne y Pao­lo Bor­se­llino,a quien re­cuer­da una pla­ca en Pa­ler­mo –en la otra pá­gi­na–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.