EDI­TO­RIAL

Enigmas - - SUMMARIO -

Di­cen que ha­ce más de seis si­glos na­ció en Es­pa­ña una so­cie­dad que aca­ba­ría sien­do la ma­dre de to­das las gran­des aso­cia­cio­nes criminales del pla­ne­ta. Di­cen ade­más, que su es­truc­tu­ra es­ta­ba tan bien or­ques­ta­da que ca­da es­ca­la­fón te­nía su nom­bre y no man­te­nían con­tac­to con los su­pe­rio­res pa­ra, en ca­so de ser apre­sa­dos, no te­ner op­ción pa­ra de­la tar­les. Di­cen que rea­li­za­ban ri­tos eso­té­ri­cos, que be­bie­ron de las fuen­tes de otros co­lec­ti­vos her­mé­ti­cos más an­ti­guos, por­que pa­ra con­ser­var el po­der que ejer­cie­ron so­bre la so­cie­dad de su tiem­po, era ne­ce­sa­rio re­cu­rrir pre­ci­sa­men­te a po­de­res que es­ta­ban por en­ci­ma de lo hu­mano. Di­cen que úni­ca­men­te se re­co­no­cían en­tre ellos por­que lle­va­ban ta­tua­dos en la pal­ma de la mano tres pun­tos… Y di­cen que ya en el si­glo XVIII, cuan­do la ley se im­pu­so de­fi­ni­ti­va­men­te a la im­pu­ni­dad que mos­tra­ban es­tos se­ño­res, tres de ellos emi­gra­ron a Ita­lia, a Ná­po­les con­cre­ta­men­te, que en­ton­ces per­te­ne­cía a la co­ro­na es­pa­ño­la. Allí sen­ta­ron las ba­ses de gran­des co­lec­ti­vos criminales co­mo la Ma­fia, la ´Ndrang­he­ta o la Ca­mo­rra… Por eso en los ri­tos de ini­cia­ción de es­ta úl­ti­ma, se ci­ta a los tres her­ma­nos fun­da­do­res pro­ce­den­tes de Es­pa­ña y miem­bros de la so­cie­dad se­cre­ta de La Gar­du­ña. Pe­ro no son los úni­cos que acu­den a ri­tos ex­tra­ños, mis­te­rio­sos, car­ga­dos de ocul­tis­mo. El po­der del sím­bo­lo es­tá pre­sen­te en to­do el pla­ne­ta, por­que en to­do el pla­ne­ta exis­ten es­tos gru­pos; gru­pos que se mue­ven en­tre la su­pers­ti­ción y el mie­do, al que com­ba­ten con es­tas creen­cias an­ces­tra­les…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.