El día que EEUU plan­teó de­te­ner la ro­ta­ción de la TIE­RRA

Un des­ca­be­lla­do pro­yec­to de las Fuer­zas Aé­reas es­ta­dou­ni­den­ses pre­ten­dió de­te­ner la ro­ta­ción de la Tie­rra pa­ra ha­cer que los mi­si­les so­vié­ti­cos pa­sa­ran de lar­go y no im­pac­ta­ran en los ob­je­ti­vos pre­vis­tos.

Enigmas - - CIENCIA AL LÍMITE - TEX­TO Juan Jo­sé Sán­chez-Oro

La ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se de­di­ca to­dos los años mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res a in­ves­ti­gar in­no­va­do­res sis­te­mas cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos des­ti­na­dos a su de­fen­sa. Por las ofi­ci­nas de las Fuer­zas Ar­ma­das pa­san to­da cla­se de pro­pues­tas pio­ne­ras y van­guar­dis­tas que, en mu­chos ca­sos, ro­zan la cien­cia fic­ción más au­daz. Bas­ta re­cor­dar lo que su­pu­so du­ran­te la era Rea­gan aquel mas­to­dón­ti­co plan de­no­mi­na­do Gue­rra de las Ga­la­xias, orien­ta­do a re­pe­ler des­de el es­pa­cio cual­quier mi­sil ba­lís­ti­co so­vié­ti­co. La Ini­cia­ti­va de De­fen­sa Es­tra­té­gi­ca, co­mo ofi­cial­men­te se co­no­ció di­cho plan, dio sus pri­me­ros pa­sos en 1983 y fue con­si­de­ra­da po­co rea­lis­ta en mu­chos de los as­pec­tos téc­ni­cos a desa­rro­llar. Sin em­bar­go, dos dé­ca­das an­tes, por los des­pa­chos del Pen­tá­gono cir­cu­ló cier­to pro­yec­to to­da­vía más in­quie­tan­te y ca­si su­rrea­lis­ta que, no obs­tan­te, lle­gó a re­ci­bir el vis­to bueno de al­gún que otro ex­per­to. El pro­yec­to en cues­tión lo di­vul­gó re­cien­te­men­te Da­niel Ells­berg, ex-ana­lis­ta mi­li­tar de los Es­ta­dos Uni­dos, muy fa­mo­so por ha­ber fil­tra­do al pe­rió­di­co The New York Ti­mes, en­tre otros, los lla­ma­dos Pa­pe­les de Pen­tá­gono: mi­les de do­cu­men­tos cla­si­fi­ca­dos co­mo al­to se­cre­to que de­mos­tra­ban có­mo el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se ha­bía ma­ni­pu­la­do, fal­sea­do y men­ti­do a sus ciu­da­da­nos en la ges­tión de la gue­rra de Viet­nam.

Pues bien, Ells­berg en su re­cien­te li­bro de 2017 ti­tu­la­do The Dooms­day Ma­chi­ne: Con­fes­sions of an Nu­clear War Plan­ner co­men­ta que en 1960 es­ta­ba efec­tuan­do su la­bor co­mo ana­lis­ta es­tra­té­gi­co de la Cor­po­ra­ción RAND cuan­do la Fuer­za Aé­rea so­li­ci­tó su opi­nión. Los mi­li­ta­res ha­bían re­ci­bi­do una pro­pues­ta se­cre­ta pa­ra de­fen­der­se de un ata­que nu­clear so­vié­ti­co que tu­vie­ra por ob­je­ti­vo los pun­tos geo­grá­fi­cos don­de se ubi­ca­ba el ar­se­nal nu­clear es­ta­dou­ni­den­se. La pro­pues­ta a eva­luar lle­va­ba por nom­bre “Pro­yec­to Re­tro” y Ells­berg no pu­do con­te­ner su asom­bro cuan­do vio en qué con­sis­tía.

En sín­te­sis, “Re­tro” plan­tea­ba des­ple­gar en el país unas es­truc­tu­ras rec­tan­gu­la­res en­sam­bla­das a mil mo­to­res Atlas de pri­me­ra fa­se, los más po­ten­tes fa­bri­ca­dos has­ta la fe­cha. Lue­go, al de­tec­tar­se un ata­que so­vié­ti­co, di­chos cohe­tes se­rían ac­ti­va­dos si­mul­tá­nea­men­te. Sus po­de­ro­sos mo­to­res Atlas se en­cen­de­rían y des­pe­ga­rían a la vez en di­rec­ción oes­te. De ese mo­do, por efec­to de la fuer­za reac­ti­va du­ran­te el des­pe­gue, la ro­ta­ción de la Tie­rra se ra­len­ti­za­ría o de­ten­dría por unos ins­tan­tes. Un tiem­po pe­que­ño, pe­ro vi­tal pa­ra des­ba­ra­tar la ame­na­za enemi­ga, pues­to que los mi­si­les so­vié­ti­cos, de­bi­do a la iner­cia de su tra­yec­to­ria, se­gui­rían vo­lan­do co­mo si no ocu­rrie­ra na­da aun­que con una di­fe­ren­cia: ter­mi­na­rían im­pac­tan­do fue­ra de los ob­je­ti­vos pre­vis­tos por ha­ber­se de­te­ni­do el sue­lo ba­jo sus pies y pa­sar de lar­go. Así, se­ña­la Ells­berg, “nues­tra fuer­za de res­pues­ta se sal­va­ría, pa­ra po­der uti­li­zar­la –pre­su­mi­ble­men­te una vez que las co­sas se cal­ma­ran y la Tie­rra vol­vie­ra a dar vuel­tas nor­mal­men­te- co­mo un ata­que de re­pre­sa­lia con­tra las ciu­da­des y blan­cos mi­li­ta­res de la Unión So­vié­ti­ca”.

En otras pa­la­bras, la ju­ga­da ofre­ce­ría unos re­sul­ta­dos mag­ní­fi­cos, pues­to que el ad­ver­sa­rio que­da­ría des­ar­ma­do o al me­nos muy de­bi­li­ta­do ar­ma­men­tís­ti­ca­men­te, mien­tras que se ha­bría es­qui­va­do ca­si to­do el da­ño ini­cial.

Pa­ra Ells­ber, si lo­co le pa­re­cía aquel “Pro­yec­to Re­tro”, más lo­co le pa­re­ció que hu­bie­ra su­pe­ra­do el dic­ta­men de va­rios de­par­ta­men­tos de Cien­cia y Tec­no­lo­gía de las Fuer­zas Aé­reas has­ta caer en sus ma­nos. Se tra­ta­ba de un plan ab­so­lu­ta­men­te im­po­si­ble de po­ner en prác­ti­ca. Pu­ro cuen­to. Y aun­que con­si­guie­ra eje­cu­tar­se con la tec­no­lo­gía de la épo­ca, las fa­ta­les con­se­cuen­cias geo­am­bien­ta­les de­ri­va­das de de­te­ner la ro­ta­ción te­rres­tre se­rían in­nu­me­ra­bles, im­pre­vi­si­bles y qui­zás más da­ñi­nas que la pro­pia agre­sión nu­clear: su­per­hu­ra­ca­nes, tsu­na­mis, te­rre­mo­tos…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.