GOG

Enigmas - - ADELANTO -

EL ES­CRI­TOR NA­VA­RRO, UNO DE LOS MÁS EXI­TO­SOS DE NUES­TRO PAÍS, ACA­BA DE PU­BLI­CAR GOG (PLA­NE­TA), SU LI­BRO MÁS BRE­VE, Y DRA­MÁ­TI­CO. SE­GÚN EL AU­TOR DE CA­BA­LLO DE TRO­YA, LO MÁS IM­POR­TAN­TE DE ES­TA NO­VE­LA “ES LO QUE SE IN­TU­YE, NO LO QUE SE LEE”. TE OFRE­CE­MOS UN ADE­LAN­TO EN EX­CLU­SI­VA.

Uno de los protagonistas de Gog se lla­ma Sta­re.

Se tra­ta de una mes­ti­za, na­ci­da en la re­ser­va in­dia de los sar­sis, al pie de las mon­ta­ñas Ro­co­sas, muy cer­ca de Cal­gary, en la pro­vin­cia ca­na­dien­se de Al­ber­ta.

Sta­re sig­ni­fi­ca “la que mi­ra des­ca­ra­da­men­te”.

Los sar­sis, su pue­blo, son una vie­ja tri­bu. Per­te­ne­cen al gru­po de los at­ha­pas­can. Po­bla­ron el nor­te de Ca­na­dá des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, cuan­do “el Aro Sagrado so­bre­vo­la­ba bos­ques y lla­nu­ras”. Han em­pa­ren­ta­do con mu­chas otras tri­bus; es­pe­cial­men­te con los pies ne­gros. Du­ran­te si­glos se de­di­ca­ron a la ca­za del bú­fa­lo y a la in­ter­pre­ta­ción de los sue­ños. Los sar­sis son es­pe­cial­men­te co­no­ci­dos por sus he­chi­ce­ros o so­ña­do­res. Son ca­pa­ces de “vo­lar” con el pen­sa­mien­to más allá de las es­tre­llas y de co­mu­ni­car­se con los su­yos a tra­vés de las en­so­ña­cio­nes.

Sta­re ron­da los trein­ta y dos años. Es una mu­jer be­llí­si­ma en la que des­ta­can unos ojos ver­des y ras­ga­dos, su al­tu­ra e in­te­li­gen­cia. La piel es co­lor bron­ce. Los ca­be­llos, ne­gros co­mo el aza­ba­che caen has­ta la cin­tu­ra; ca­si siem­pre re­co­gi­do en dos tren­zas. La na­riz es bre­ve, ador­na­da con un ani­llo de pla­ta que la per­fo­ra. Se lo re­ga­ló su ma­dre cuan­do aban­do­nó la re­ser­va. Los la­bios son grue­sos y sen­sua­les, y los dien­tes pe­que­ños y al­go des­or­de­na­dos. Aun­que las ma­nos son lar­gas y de­li­ca­das, ella to­ca pri­me­ro con la mi­ra­da. Na­da se le es­ca­pa. So­bre el pe­cho, ca­si in­fan­til, des­can­sa un dien­te de oso, re­ga­lo de su pa­dre. Pe­ro lo que ha­ce es­pe­cial a Sta­re son las plan­tas de los pies y su ca­pa­ci­dad pa­ra “vo­lar” con la men­te.

Na­ció con sen­das es­tre­llas de Da­vid en las re­fe­ri­das plan­tas de los pies. Los so­ña­do­res de la tri­bu que­da­ron ma­ra­vi­lla­dos. Y ya, des­de ni­ña, “la que mi­ra des­ca­ra­da­men­te” se dis­tin­guió por su ca­pa­ci­dad de ob­ser­var las es­tre­llas. Lle­gó a con­tar­las: ocho mil –a sim­ple vis­ta–.

Sta­re, ade­más, es ca­paz de “vo­lar” al in­te­rior de cual­quier co­sa. Cierra los ojos, se con­cen­tra y da el sal­to al fon­do de una ro­ca, de una flor o de una nu­be.

Sta­re es tran­qui­la, pe­ro ter­ca co­mo una mu­la. Si de­ci­de al­go, na­da la apar­ta­rá de su ob­je­ti­vo. Por eso aque­lla ma­ña­na, al pre­sen­tar­se an­te sus pa­dres y ex­pre­sar que desea­ba es­tu­diar, Fue­go Nue­vo y No English su­pie­ron que el des­tino de Sta­re es­ta­ba tra­za­do.

No English, pa­dre de Sta­re, era blan­co. Ha­bría emi­gra­do a las Ro­co­sas. Allí tra­ba­jó co­mo le­ña­dor y tram­pe­ro. Era un hom­bre re­cio, de es­ca­sas pa­la­bras, y to­do co­ra­zón. Se enamo­ró de Fue­go Nue­vo y no tar­da­ron en casarse.

Sta­re fue lle­va­da a Cal­gary. Allí es­tu­dió. Y la mu­cha­cha de­mos­tró un gran ta­len­to. Des­pués pa­só a Cam­brid­ge, en Mas­sa­chu­setts. Su pa­sión se­guían sien­do las es­tre­llas. Tras doc­to­rar­se en As­tro­fí­si­ca, tra­ba­jó cin­co años en el Ob­ser­va­to­rio Smith­so­niano, así co­mo en el Cen­tro de As­tro­fí­si­ca de Har­vard. Se es­pe­cia­li­zó en ne­bu­lo­sas. Aho­ra tra­ba­ja en el Ob­ser­va­to­rio del Ce­rro de Ce­rro To­lo­lo, en las pro­xi­mi­da­des de La Se­re­na, en Chi­le.

Es una de las res­pon­sa­bles de la Cá­ma­ra de la Ener­gía Oscura, un dis­po­si­ti­vo de gran pre­ci­sión, mon­ta­do so­bre el te­les­co­pio Víc­tor Blan­co, de cua­tro me­tros de diá­me­tro.

Con Sta­re tra­ba­jan cien­tí­fi­cos de otras na­cio­na­li­da­des; es­pe­cial­men­te es­ta­dou­ni­den­ses per­te­ne­cien­tes a AU­RA –Aso­cia­ción de Uni­ver­si­da­des pa­ra la In­ves­ti­ga­ción As­tro­nó­mi­ca–.

Sta­re y el res­to de sus co­le­gas –ca­si tres­cien­tos– se en­cuen­tran em­pe­ña­dos en un am­bi­cio­so pro­yec­to. Lo han lla­ma­do el “Son­deo de la Ener­gía Oscura”, una sin­gu­lar y des­co­no­ci­da sus­tan­cia que pro­vo­ca el ale­ja­mien­to de las ga­la­xias y, en de­fi­ni­ti­va, el “des­ga­rra­mien­to” del cos­mos.

Pa­ra ello, Sta­re y el res­to dis­po­nen de un de­li­ca­dí­si­mo sen­sor de ima­gen, ubi­ca­do en la Cá­ma­ra de Ener­gía Oscura, con un to­tal de 74 dis­po­si­ti­vos de car­ga aco­pla­da. Con ello pue­den ras­trear el fir­ma­men­to, de­tec­tan­do lo in­de­tec­ta­ble.

La ener­gía oscura –se­gún los cien­tí­fi­cos– re­pre­sen­ta el 70 por cien­to de to­da la ma­sa y ener­gía del uni­ver­so, o me­jor di­cho, de to­dos los uni­ver­sos.

El pro­yec­to de “Son­deo de la Ener­gía Oscura” ha per­mi­ti­do la ela­bo­ra­ción de un ma­pa de al­ta re­so­lu­ción con más de 200 mi­llo­nes de ga­la­xias.

El equi­po de Sta­re tra­ba­ja, bá­si­ca­men­te, en cua­tro gran­des cam­pos: in­ves­ti­ga­ción de on­das acús­ti­cas, len­tes gra­vi­ta­to­rias, su­per­no­vas Ia y gran­des cú­mu­los de ga­la­xias. Es­tos úl­ti­mos, se­gún lo de­tec­ta­do y car­to­gra­fia­do en el Ce­rro To­lo­lo, pue­den al­can­zar una ma­sa su­pe­rior a los mil bi­llo­nes de so­les.

En de­fi­ni­ti­va, la cá­ma­ra ins­ta­la­da en el te­les­co­pio Víc­tor Blan­co es la más sen­si­ble del mun­do, con no­ta­ble di­fe­ren­cia. Con sus 570 me­ga­pí­xe­les, la Cá­ma­ra de la Ener­gía Oscura es­tá ca­pa­ci­ta­da pa­ra fo­to­gra­fiar a Dios, si es que exis­te. Eso di­cen sus téc­ni­cos y cien­tí­fi­cos.

Has­ta el mo­men­to, Sta­re y su gen­te han cu­bier­to 5.000 gra­dos cua­dra­dos de fir­ma­men­to, con­si­guien­do fo­to­gra­fiar mi­llo­nes de ga­la­xias y ra­ti­fi­can­do la sos­pe­cha del ge­nial Ed­win Hub­ble: los uni­ver­sos se es­tán ex­pan­dien­do y a ve­lo­ci­da­des inima­gi­na­bles –mi­les de mi­llo­nes de ki­ló­me­tros por se­gun­do–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.