EN BUS­CA DE LA ME­NO­RÁ PER­DI­DA

Enigmas - - REPORTAJE -

EL CAN­DE­LA­BRO DE SIE­TE BRA­ZOS VE­NE­RA­DO EN EL TEM­PLO DE JE­RU­SA­LÉN ES UNA DE LAS RE­LI­QUIAS BÍBLICAS MÁS CODICIADAS. LLE­VA DES­APA­RE­CI­DA CA­SI DOS MIL AÑOS, DES­DE QUE SE LA APROPIARA EL GE­NE­RAL TI­TO. HOY, LA MA­YO­RÍA DE TEO­RÍAS LA SI­TÚAN EN LOS SÓ­TA­NOS DEL VA­TI­CANO. ENIG­MAS SI­GUE SU RAS­TRO EN RO­MA Y JE­RU­SA­LÉN.

De pron­to, en la sa­la de au­dien­cias del Va­ti­cano, se hi­zo un ten­so e in­có­mo­do si­len­cio. El mi­nis­tro de Asun­tos Re­li­gio­sos de Is­rael, Shi­mon She­treet, aca­ba­ba de re­cla­mar­le al Pa­pa uno de los ob­je­tos más sa­gra­dos del pue­blo ju­dío: el can­de­la­bro de sie­te bra­zos que el Im­pe­rio Ro­mano to­mó del Tem­plo de Je­ru­sa­lén allá por el si­glo I d.C. In­me­dia­ta­men­te, las agen­cias de pren­sa de me­dio mun­do se hi­cie­ron eco de la no­ti­cia. Era un 17 de enero de 1996.

La so­li­ci­tud de de­vo­lu­ción ha­bía si­do cur­sa­da por la vía más ofi­cial po­si­ble. Pe­ro, ¿re­sul­ta­ba sen­sa­to plan­tear se­me­jan­te de­man­da? ¿Te­nía la Igle­sia en sus ma­nos una de las más pre­cia­das re­li­quias? Y lo que pa­re­cía más es­can­da­lo­so, ¿por qué el pa­pa­do ha­bía ocul­ta­do su po­se­sión du­ran­te si­glos en se­cre­to? Re­la­ta la cró­ni­ca pe­rio­dís­ti­ca que Juan Pa­blo II es­cu­chó con aten­ción las pa­la­bras del mi­nis­tro is­rae­lí. Aho­ra bien, úni­ca­men­te se com­pro­me­tió a bus­car la me­no­rá por las de­pen­den­cias va­ti­ca­nas, pe­ro sin que aque­llas pes­qui­sas im­pli­ca­ran re­co­no­cer la exis­ten­cia del ob­je­to y, ni mu­cho me­nos, su po­se­sión.

¿UNA LE­YEN­DA UR­BA­NA O AL­GO MÁS?

De una for­ma o de otra, lo cier­to es que esas ave­ri­gua­cio­nes pon­ti­fi­cias no fue­ron a nin­gu­na par­te. Y, en el año 2004, du­ran­te una au­dien­cia pa­pal con los dos gran­des ra­bi­nos de Is­rael, Sh­lo­mo Amar e Io­na Metz­ger, se re­pi­tió la mis­ma es­ce­na. Am­bos re­li­gio­sos so­li­ci­ta­ron to­das las re­li­quias ju­dai­cas que pu­die­ran es­tar guar­da­das en el Va­ti­cano, en­tre ellas el can­de­la­bro sus­traí­do por Ti­to el año 70 d.C.

¿A qué se de­bía tan­ta in­sis­ten­cia? ¿Qué cla­se de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da ma­ne­ja­ban las au­to­ri­da­des re­li­gio­sas is­rae­líes? Exis­te al me­nos un ru­mor muy ex­ten­di­do en­tre la co­mu­ni­dad ju­día ame­ri­ca­na. Cuan­do al­gu­nos de sus miem­bros ha­cen tu­ris­mo y vi­si­tan San Pe­dro en Ro­ma, sus di­ri­gen­tes es­ta­dou­ni­den­ses les ani­man a ir con los ojos muy abier­tos pa­ra in­ten­tar lo­ca­li­zar la me­no­rá tras cual­quier es­qui­na de la ba­sí­li­ca. En­tre es­tos gru­pos, ade­más, cir­cu­la cier­ta his­to­ria apó­cri­fa. Cuen­tan que Isaac Her­zog (1888-1959), cuan­do fue a Eu­ro­pa a re­cu­pe­rar ni­ños ju­díos aban­do­na­dos o huér­fa­nos du­ran­te la úl­ti­ma post­gue­rra, vi­si­tó el Va­ti­cano. Allí el Pa­pa, sen­si­bi­li­za­do por su la­bor, le ha­bría per­mi­ti­do con­tem­plar en se­cre­to la re­li­quia, aun­que no lle­vár­se­la.

DEL RU­MOR A LA HIS­TO­RIA.

Pe­ro al mar­gen de es­tas creen­cias y ru­mo­res, las vo­ces más cua­li­fi­ca­das del mun­do aca­dé­mi­co acep­tan que el can­de­la­bro en efec­to fue trans­por­ta­do has­ta Ro­ma en tiem­pos del em­pe­ra­dor Ves­pa­siano. Otra cues­tión es co­no­cer con cer­te­za qué su­ce­dió des­pués.

No ca­be du­da de que la me­no­rá fue re­qui­sa­da del Tem­plo de Je­ru­sa­lén jun­to a otros bie­nes el año 70 d.C. Has­ta allí ha­bía acu­di­do Ti­to pa­ra so­fo­car una re­vuel­ta ju­día su­ma­men­te vio­len­ta. El ge­ne­ral ro­mano se em­pleó a fon­do y sin mi­ra­mien­tos a la ho­ra de do­ble­gar al enemi­go. Pa­ra ter­mi­nar de es­car­men­tar­lo, de­ci­dió qui­tar­le aque­llo que los re­bel­des más apre­cia­ban: to­dos sus te­so­ros sa­gra­dos. Ti­to de­mos­tró un in­te­rés inusi­ta­do por es­tas jo­yas re­li­gio­sas, no que­rien­do que se le es­ca­pa­ra nin­gu­na de ellas. Fla­vio Jo­se­fo –Gue­rras de los Ju­díos, VI– nos cuen­ta que el mi­li­tar ro­mano ame­na­zó, in­clu­so, la vi­da de los sa­cer­do­tes pa­ra ha­cer­se con las pie­zas más ocul­tas: “Y así –un sa­cer­do­te– le en­tre­gó dos can­de­la­bros, me­sas, cuen­cos y ban­de­jas

–to­do ello de oro ma­ci­zo– así co­mo los ve­los, las ves­ti­du­ras de los su­mos sa­cer­do­tes con pie­dras pre­cio­sas, y otros ar­tícu­los. Otro sa­cer­do­te in­di­có dón­de es­ta­ban es­con­di­dos unos te­so­ros si­mi­la­res, y así ob­tu­vo el per­dón que se con­ce­día a los re­fu­gia­dos”.

El ex­po­lio de ob­je­tos sa­gra­dos por par­te de Ti­to fue me­ticu­loso. Aque­lla ac­ción per­se­guía des­mo­ra­li­zar, pa­ra siem­pre, a su enemi­go. A la vez, el mi­li­tar desea­ba acu­mu­lar mé­ri­tos an­te la opi­nión pú­bli­ca ro­ma­na. Por eso, du­ran­te el des­fi­le de la vic­to­ria en Ro­ma, Ti­to ex­hi­bió co­mo au­tén­ti­cos tro­feos aquel cú­mu­lo de bie­nes re­qui­sa­dos. “Por en­ci­ma de to­dos es­ta­ban los to­ma­dos del tem­plo en Je­ru­sa­lén”, se­ña­ló Fla­vio Jo­se­fo, “in­clu­yen­do una me­sa de oro, una can­de­la­bro con sie­te bra­zos y una co­pia de la ley ju­día”.

La es­ce­na del des­fi­le de Ti­to fue es­cul­pi­da en pie­dra den­tro del Ar­co del Triun­fo que lle­va su nom­bre. Ubi­ca­do en el Fo­ro ro­mano, cual­quie­ra hoy pue­de con­tem­plar en el mo­nu­men­to un ba­jo­rre­lie­ve don­de lu­cen va­rios por­tea­do­res tras­la­dan­do a hom­bros el can­de­la­bro ju­dío de sie­te bra­zos y, más ade­lan­te, un ob­je­to en­vuel­to que pa­re­ce una me­sa. Has­ta el si­glo XVI, eran re­co­no­ci­bles, tam­bién, los li­bros de la To­rá for­man­do par­te del sé­qui­to.

Con­ti­nua Fla­vio Jo­se­fo di­cien­do que cuan­do ter­mi­nó la ce­le­bra­ción por el triun­fo, “Ves­pa­siano de­ci­dió le­van­tar un ele­gan­te tem­plo a la Paz, ador­nán­do­lo con obras maes­tras de es­cul­tu­ra y pin­tu­ra to­ma­das en di­fe­ren­tes paí­ses. Aquí pu­so tam­bién los va­sos de oro to­ma­dos del tem­plo de los ju­díos, pe­ro las col­ga­du­ras de púr­pu­ra del san­tua­rio y su ley las guar­dó en su pro­pio pa­la­cio”. De es­te mo­do, los bie­nes sa­gra­dos in­cau­ta­dos en Je­ru­sa­lén fue­ron de­po­si­ta­dos den­tro de dos edi­fi­cios ro­ma­nos: el Tem­plo de la Paz o Tem­plum Pa­cis y las ha­bi­ta­cio­nes pri­va­das del Em­pe­ra­dor.

EL TEM­PLO DE LA PAZ

Nin­gún car­tel se­ña­la su pre­sen­cia. Cual­quie­ra que hoy día bus­que en los al­re­de­do­res de los fo­ros im­pe­ria­les la hue­lla de­ja­da por el Tem­plo de la Paz se lle­va­rá una de­cep­ción. Es un fan­tas­ma ar­qui­tec­tó­ni­co y, sin em­bar­go, en su día fue ad­mi­ra­do co­mo uno de los tres edi­fi­cios más be­llos y em­ble­má­ti­cos de Ro­ma. Así lo ca­li­fi­ca­ba Pli­nio en su His­to­ria Na­tu­ral.

Pe­ro de aque­lla glo­ria vi­vi­da ya no que­da ca­si na­da. Ni de su gran pla­za pú­bli­ca por­ti­ca­da, ni de sus es­tan­ques y jar­di­nes, tam­po­co de su bi­blio­te­ca. Só­lo per­ma­ne­ce al­gún mu­ro rui­no­so y re­uti­li­za­do pa­ra vi­vien­das, al­gún di­mi­nu­to testimonio de su pa­vi­men­to y, eso sí, qui­zás el lu­gar más im­por­tan­te pa­ra nues­tros pro­pó­si­tos: la igle­sia de San Cos­me y san Da­mián, eri­gi­da por el pa­pa Fé­lix IV (526-30) tras apro­ve­char la es­qui­na su­r­oes­te del pro­pio Tem­plum Pa­cis.

En opi­nión del ca­na­dien­se John Os­bor­ne, pro­fe­sor de Ar­te y Cien­cias So­cia­les de Car­le­ton Uni­ver­sity, es­ta ba­sí­li­ca cris­tia­na nos po­dría apor­tar al­gu­na pis­ta so­bre las re­li­quias ju­días de Je­ru­sa­lén. Su áb­si­de mues­tra un mo­sai­co con el tí­pi­co te­ma del Apo­ca­lip­sis, la vi­sión del após­tol Juan, el Cor­de­ro de Dios… Lo que, a su jui­cio, no for­ma­ría par­te de la cos­tum­bre ar­tís­ti­ca de esa épo­ca se­ría acom­pa­ñar la es­ce­na con sie­te can­de­la­bros co­mo allí apa­re­cen. Tal vez, po­drían sim­bo­li­zar las “sie­te an­tor­chas de fue­go” que se men­cio­nan en la Re­ve­la­ción (4,5). Pe­ro, tam­bién, po­dría tra­tar­se de una ve­la­da alu­sión a la me­no­rá y sus sie­te bra­zos de oro. Os­bor­ne cree con­fir­mar es­ta úl­ti­ma im­pre­sión al leer la ins­crip­ción en la­tín que re­co­rre el áb­si­de. En su pri­me­ra par­te ex­po­ne: AU­LA DEI CLA­RIS RA­DIAT SPE­CIO­SA ME­TA­LLIS IN QUA PLUS FI­DEI LUX PRE­TIO­SA MI­CAT. Es de­cir, “la ca­sa de Dios es pre­cio­sa por el bri­llo

de sus me­ta­les, pe­ro más aún por la luz de su fe”. ¿A qué me­ta­les res­plan­de­cien­tes se re­fie­re? Pa­ra Os­bor­ne se­rían aque­llos que con­for­ma­ban el te­so­ro traí­do del Tem­plo de Je­ru­sa­lén.

EN EL PA­LA­CIO DEL EM­PE­RA­DOR Y EL CO­LI­SEO

Otro rincón de Ro­ma don­de, tal vez, es­tu­vo guar­da­do el can­de­la­bro, al de­cir de Fla­vio Jo­se­fo, fue el mon­te Es­qui­lino. Allí es­ta­ba la re­si­den­cia pri­va­da del em­pe­ra­dor Ves­pa­siano y hoy cons­ti­tu­ye uno de los com­ple­jos ar­queo­ló­gi­cos más gran­des de la ur­be. Vi­si­ta obli­ga­da pa­ra cual­quier tu­ris­ta, quien per­si­ga la me­no­rá de­be­rá pa­sar por es­tas vie­jas rui­nas im­pe­ria­les. Sin du­da, han per­di­do su es­plen­dor ori­gi­nal. El tiem­po y la ava­ri­cia ro­ba­ron to­dos los or­na­men­tos y ma­te­ria­les pre­cio­sos que cu­brían sus mu­ros. Aún así, el con­jun­to des­pren­de un in­ten­so mag­ne­tis­mo y tie­ne múl­ti­ples par­tes sin ex­ca­var en pro­fun­di­dad.

La vi­vien­da o Do­mus de Ves­pa­siano no ha si­do iden­ti­fi­ca­da con cer­te­za. Pu­die­ra en­con­trar­se jun­to a la Do­mus Áu­rea de Ne­rón. Den­tro de sus ha­bi­ta­cio­nes se ex­hi­bían es­cul­tu­ras clá­si­cas tan mag­ní­fi­cas co­mo el Lao­coon­te, con­si­de­ra­da por Pli­nio la obra de ar­te más per­fec­ta de la épo­ca “la cual, nin­gún tra­ba­jo en pin­tu­ra o bron­ce su­pe­ra­ba”. Es ló­gi­co pen­sar que, a un ob­je­to de tal va­lor, le acom­pa­ña­ran otras jo­yas no me­nos pre­cio­sas co­mo el ve­lo del Tem­plo o los ro­llos de la To­rá, ci­ta­dos por Fla­vio Jo­se­fo. For­man­do to­do el con­jun­to una ad­mi­ra­ble co­lec­ción pri­va­da pa­ra ma­yor glo­ria y dis­fru­te de los em­pe­ra­do­res ro­ma­nos. De he­cho, en 1506, del sub­sue­lo de ese mis­mo lu­gar pu­do re­cu­pe­rar­se el Lao­coon­te. En cam­bio, del te­so­ro ju­dío no que­da hue­lla.

Co­te­jan­do las fuen­tes clá­si­cas, se ates­ti­gua la pre­sen­cia de la me­no­rá en Ro­ma du­ran­te el si­glo I d.C., pe­ro des­pués pre­va­le­ce el si­len­cio. Más allá de Fla­vio Jo­se­fo, nin­gún otro cro­nis­ta ro­mano, grie­go o cris­tiano vol­vió a co­men­tar na­da con­cre­to del te­so­ro ju­dío has­ta el si­glo VI. Al­gu­nos au­to­res

clá­si­cos ha­bla­ron de las ma­ra­vi­llas de la ur­be, de sus bie­nes más su­bli­mes, y, sin em­bar­go, en sus des­crip­cio­nes no in­clu­ye­ron las re­li­quias sa­gra­das de Je­ru­sa­lén. ¿Có­mo es po­si­ble? Los ar­queó­lo­gos ha­ce unos po­cos años re­cons­tru­ye­ron una vie­ja ins­crip­ción ha­lla­da jun­to al Co­li­seo. El tex­to de­cía que, pre­ci­sa­men­te, ese edi­fi­cio ha­bía si­do fi­nan­cia­do en par­te con el bo­tín de la gue­rra pa­les­ti­na del año 70. ¿Se fun­die­ron las jo­yas sa­gra­das del ju­daís­mo pa­ra le­van­tar el gran an­fi­tea­tro ro­mano? No, “a fal­ta de me­jo­res evi­den­cias”, res­pon­de ta­jan­te Ra’anan Bous­tan, pro­fe­sor aso­cia­do de Re­li­gión en la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton. Bous­tan ex­pli­ca el si­len­cio de las fuen­tes di­cien­do que “ta­les ob­je­tos re­li­gio­sos cau­sa­ban me­nos ad­mi­ra­ción en los ro­ma­nos de los dos pri­me­ros si­glos que en los cris­tia- nos pos­te­rio­res o que en no­so­tros mis­mos”. Ade­más, fren­te a las fuen­tes tar­do­rro­ma­nas que ca­llan, exis­ten otras pos­te­rio­res que sí men­cio­na­ron el te­so­ro de Je­ru­sa­lén.

“CUAN­DO FUI A RO­MA, VI LA ME­NO­RÁ”

Du­ran­te los si­glos III al V, la li­te­ra­tu­ra ra­bí­ni­ca tam­bién se­ña­ló la pre­sen­cia de las re­li­quias en la Ciu­dad Eter­na. El Si­fre Zut­ta –un comentario exe­gé­ti­co al li­bro bí­bli­co de Nú­me­ros– re­fie­re que el ra­bí Si­meón di­jo: “Cuan­do yo fui a Ro­ma, allí vi la me­no­rá. To­das las lám­pa­ras apun­ta­ban ha­cia la lám­pa­ra cen­tral”. Va­rios tex­tos más de la mis­ma na­tu­ra­le­za co­mo el Tal­mud es­ta­ble­cían la exis­ten­cia en Ro­ma de otros ele­men­tos sus­traí­dos del Tem­plo de Je­ru­sa­lén: el ve­lo – pa­rok­het–, la tia­ra sa­cer­do­tal –tsits– y unos frag­men­tos del Trono de Salomón. ¿Es­ta­mos an­te me­ras le­yen­das pia­do­sas pa­ra for­ta­le­cer la fe de los cre­yen­tes o, en ver­dad, sus re­dac­to­res pu­die­ron con­tem­plar ta­les ob­je­tos?

No exis­te una res­pues­ta al res­pec­to. El prin­ci­pal tes­ti­go en cues­tión fue Si­meón Bar Yo­chai, con­si­de­ra­do uno de los hom­bres más sa­bios del ju­daís­mo. Sin em­bar­go, tan gran­de co­mo su fa­ma es la os­cu­ri­dad que cu­bre su bio­gra­fía. Se le si­túa en torno al si­glo II d.C. en Pa­les­ti­na don­de rea­li­za­ba lú­ci­das in­ter­pre­ta­cio­nes de los tex­tos bí­bli­cos jun­to a sus dis­cí­pu­los. A la vez, ejer­ció una opo­si­ción ac­ti­va con­tra la do­mi­na­ción ro­ma­na, lo que le obli­gó a huir bas­tan­te tiem­po. La tra­di­ción re­fie­re que es­tu­vo en una cue­va al me­nos do­ce años y, tam­bién, pos­tu­la que de su mano sa­lió el Zohar, obra maes­tra de la Cá­ba­la.

Si­meón, en el desa­rro­llo de sus re­fle­xio­nes y pre­di­ca­cio­nes, pu­do vi­si­tar Ro­ma. Co­mo él, otros qui­zás tam­bién lo hi­cie­ron. Pa­ra el pro­fe­sor Da­vid Noy, de la Uni­ver­si­dad de Ga­les, no es des­ca­be­lla­do acep­tar la exis­ten­cia de una co­rrien­te de pe­re­gri­na­ción ju­día de­di­ca­da a con­tem­plar los bie­nes sa­gra­dos usur­pa­dos. En cam­bio, Ste­ven Fi­ne, ti­tu­lar de His­to­ria Ju­día en la Yes­hi­va Uni­ver­sity de Nue­va York, en­tien­de que los ra­bi­nos min­tie­ron pa­ra le­van­tar el áni­mo de su pue­blo, di­fun­dien­do la fal­sa idea de que no to­do se ha­bía per­di­do tras la des­truc­ción del Tem­plo. Aún que­da­ban las re­li­quias y, con ellas, la es­pe­ran­za de re­cu­pe­rar el pa­sa­do glo­rio­so de Is­rael.

CONS­TAN­TI­NO­PLA: ¿UN RAS­TRO FALSO?

Por si fue­ran po­cas las in­cer­ti­dum­bres que ro­dean a la me­no­rá, cier­tas crónicas grie­gas ale­jan su pa­ra­de­ro de Ro­ma. El his­to­ria­dor bi­zan­tino Theop­ha­nes ex­pu­so que las re­li­quias de Je­ru­sa­lén fue­ron ro­ba­das por los ván­da­los en el año 455 cuan­do asal­ta­ron la ciu­dad. Lue­go, los bár­ba­ros mar­cha­ron con ellas has­ta el nor­te de Áfri­ca. Dé­ca­das des­pués, ha­cia el 534, y se­gún Pro­co­pio, el ge­ne­ral Be­li­sa­rio con­quis­tó Car­ta­go, apo­de­rán­do­se de los te­so­ros. Por tal mo­ti­vo, aca­ba­ron guar­da­dos en el pa­la­cio del em­pe­ra­dor Jus­ti­niano en Cons­tan­ti­no­pla.

Sin em­bar­go, Jus­ti­niano se lo pen­só dos ve­ces. Te­mía que, por alo­jar unos bie­nes tan va­lio­sos, su re­si­den­cia que­da­ra ame­na­za­da. Así que op­tó por en­viar aque­llos en­se­res a las di­fe­ren­tes igle­sias cris­tia­nas de Je­ru­sa­lén. Pe­ro, ¿lo hi­zo real­men­te? No hay nin­gún otro do­cu­men­to que lo con­fir­me y una obra ju­día del si­glo VII, ti­tu­la­da Las Gue­rras del Rey Me­sías, afir­ma­ba que, en las de­pen­den­cias ocul­tas del pa­la­cio de Cons­tan­ti­no­pla, per­ma­ne­cían los te­so­ros del Tem­plo.

Por su par­te, va­rias crónicas cris­tia­nas ase­gu­ra­ban tam­bién que la me­no­rá per­ma­ne­ció allí des­de tiem­pos del em­pe­ra­dor Cons­tan­tino I en el si­glo IV has­ta el sa­queo de la ca­pi­tal bi­zan­ti­na por los cru­za­dos en 1204. Aho­ra bien, na­die afir­ma ha­ber­la vis­to, las in­for­ma­cio­nes se con­tra­di­cen unas con otras y, tan­to Theop­ha­nes co­mo Pro­co­pio, ha­bla­ron de te­so­ros ju­díos en ge­ne­ral, sin es­pe­ci­fi­car la pre­sen­cia el can­de­la­bro. Lo más cu­rio­so del asun­to es que Jor­da­nes, el prin­ci­pal cro­nis­ta del ata­que ván­da­lo a Ro­ma, no re­gis­tró na­da al res­pec­to. ¿Des­co­no­cía la apro­pia­ción de las re­li­quias o, sim­ple­men­te, és­ta no se pro­du­jo?

SAN JUAN DE LE­TRÁN: ¿LA PIS­TA DE­FI­NI­TI­VA?

Un testimonio muy pos­te­rior vuel­ve a si­tuar el ras­tro de la me­no­rá en Ro­ma. En el si­glo XII, el ju­dío Ben­ja­mín de Tu­de­la es­cri­bió en su dia­rio de via­jes un comentario in­tere­san­te: “En la igle­sia de San Juan en Le­trán hay dos co­lum­nas de co­bre que es­ta­ban en el Tem­plo, obra de Salomón, la paz sea con él. En ca­da co­lum­na ha­bía la ins­crip­ción: ’Salomón hi­jo de Da­vid’. Los ju­díos de Ro­ma di­cen que ca­da año en el no­veno día del mes Av –ju­lio o agos­to–, ba­jo ellas la hu­me­dad co­rre co­mo el agua. Allí, tam­bién, es­tá la cue­va don­de Ti­to, el hi­jo de Ves­pa­siano, es­con­dió las jo­yas del Tem­plo que tra­jo de Je­ru­sa­lén”. A di­fe­ren­cia de Si­meón, Ben­ja­mín de Tu­de­la no lle­gó a ver la me­no­rá. En cam­bio, se­ña­la­ba un lu­gar pre­ci­so pa­ra lo­ca­li­zar­la: la igle­sia de San Juan de Le­trán.

Por esas fe­chas me­die­va­les ya no que­da­ba ras­tro del Tem­plum Pa­cis. Ro­ma ha­bía su­fri­do va­rios asal­tos, mu­chas gue­rras… y del pre­do­mi­nio de los em­pe­ra­do­res so­bre la ur­be, se ha­bía pa­sa­do al de los pa­pas. San Juan de Le­trán era, pre­ci­sa­men­te, la se­de del po­der pon­ti­fi­cio y su re­si­den­cia prin­ci­pal. Allí, la Igle­sia ca­tó­li­ca acu­mu­la­ba las más pre­cio­sas re­li­quias cris­tia­nas en un es­pa­cio re­du­ci­do, de­no­mi­na­do San­cta San­ctó­rum, den­tro de la ca­pi­lla de San Lo­ren­zo. Y allí, tam­bién, creían los ju­díos del “ghet­to” ro­mano que es­ta­ban sus te­so­ros, pe­ro ba­jo el sub­sue­lo. ¿Te­nía vi­sos de reali­dad es­ta sos­pe­cha?

El comentario de Ben­ja­mín de Tu­de­la era un se­cre­to a vo­ces en Ro­ma. El pa­pa­do ve­nía ai­reán­do­lo al me­nos des­de fi­na­les del si­glo XII. La Des­crip­tio La­te­ra­nen­sis ec­cle­siae, un tra­ta­do anó­ni­mo don­de se des­cri­bía to­da la ba­sí­li­ca y el com­ple­jo de edi­fi­cios de San Juan de Le­trán, ya apun­ta­ba en di­cho sen­ti­do. Por su par­te, el año 1145, el mon­je Ni­co­las Ma­nia­cu­tius, en su His­to­ria Ima­gi­nis Sal­va­to­ris, es­cri­bió que las re­li­quias es­ta­ban ba­jo el al­tar ma­yor la­te­ra­nen­se.

La ba­sí­li­ca ac­tual no tie­ne na­da que ver con la me­die­val. És­ta fue re­for-

¿Pu­die­ron qui­zá fun­dir­se las jo­yas sa­gra­das del ju­daís­mo pa­ra que fue­se le­van­ta­do el gran an­fi­tea­tro ro­mano?

ma­da por com­ple­to en el si­glo XVII. Sin em­bar­go, ENIG­MAS ha te­ni­do opor­tu­ni­dad de ac­ce­der a una de las es­tan­cias re­ser­va­das de San Juan de Le­trán a las cua­les tu­ris­tas y fie­les, en ge­ne­ral, tie­nen ve­ta­do el pa­so. En su in­te­rior, ha po­di­do con­tem­plar y fo­to­gra­fiar la evi­den­cia más fir­me que hoy día re­la­cio­na al Va­ti­cano con la me­no­rá del Tem­plo de Je­ru­sa­lén. Se tra­ta de un gran mo­sai­co, dis­pues­to so­bre la pa­red y ela­bo­ra­do con vis­to­sas le­tras do­ra­das so­bre fon­do ne­gro. La fe­cha de com­po­si­ción del tex­to, se­gún los es­pe­cia­lis­tas, da­ta de fi­na­les del si­glo XIII y su con­te­ni­do, en la­tín, enu­me­ra to­das las re­li­quias más va­lio­sas que ate­so­ra­ba es­ta ba­sí­li­ca. En­tre ellas se ci­ta ex­plí­ci­ta­men­te: “can­de­la­brum au­reum (…) Ti­tus et Ves­pa­sia­nus a ju­deis as­por­ta­ri fe­ce­runt de Hie­ru­so­li­ma ad Ur­bem”. Es de­cir, “el can­de­la­bro de oro que Ti­to y Ves­pa­siano hi­cie­ron traer por ju­díos des­de Je­ru­sa­lén a Ro­ma”.

¿SE­CRE­TO, PRO­PA­GAN­DA O PRO­FE­CÍA?

Así pues, el pro­pio pa­pa­do con­fe­sa­ba, a fi­na­les del si­glo XIII, es­tar en po­se­sión del can­de­la­bro bí­bli­co y lo po­nía por es­cri­to en gran­des ins­crip­cio­nes a la vis­ta de to­do el mun­do. En cam­bio, sie­te si­glos des­pués, el pon­tí­fi­ce ne­ga­ba to­da evi­den­cia an­te la re­cla­ma­ción del mi­nis­tro is­rae­lí.

Ma­rie The­re­se Cham­pag­ne, de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Loui­sia­na, ha es­tu­dia­do el asun­to en pro­fun­di­dad. Ella cree que la Igle­sia ca­tó­li­ca nun­ca tu­vo la re­li­quia. To­do res­pon­dió a una cam­pa­ña de ma­ni­pu­la­ción re­li­gio­sa. El pa­pa­do, du­ran­te la Edad Me­dia, que­ría de­mos­trar la su­pe­rio­ri­dad del cris­tia­nis­mo y ha­cer en­ten­der a la hu­ma­ni­dad que, fren­te a la an­ti­gua Alian­za ju­día, ha­bía sur­gi­do una nue­va con Je­sús. Pa­ra ello ne­ce­si­ta­ba re­co­ger el tes­ti­go de Moi­sés y su he­ren­cia bí­bli­ca. Por tan­to, hi­zo creer que es­ta­ba en po­se­sión de los más im­por­tan­tes ob­je­tos bí­bli­cos: las

co­lum­nas del Tem­plo de Salomón, la va­ra de Moi­sés, el ma­ná caí­do en el de­sier­to… y, tam­bién, la me­no­rá ex­po­lia­da por Ti­to. Su afán de aca­pa­rar ta­les en­se­res lle­gó a tal ex­tre­mo que al­gu­nos au­to­res de la épo­ca lla­ma­ron pe­yo­ra­ti­va­men­te “si­na­go­ga” a la ba­sí­li­ca de Le­trán. In­clu­so, los pon­tí­fi­ces ce­le­bra­ban ce­re­mo­nias pú­bli­cas to­man­do po­se­sión de la ley ju­día ba­jo el Ar­co de Ti­to. Sin du­da, no ha­bía un es­ce­na­rio más idó­neo, ni una ma­ne­ra más es­ti­mu­lan­te de fes­te­jar la he­ge­mo­nía cris­tia­na que ha­cer­lo allí mis­mo don­de Ro­ma lle­va­ba si­glos en­sal­zan­do su triun­fo so­bre Je­ru­sa­lén.

¿Pu­do alar­dear el Va­ti­cano de te­ner al­go que no te­nía? Ha­bía mu­chos in­tere­ses en jue­go y, cuan­do se desata un en­fren­ta­mien­to ideo­ló­gi­co, to­da ma­ni­pu­la­ción pa­re­ce vá­li­da. Pe­ro tam­bién la Igle­sia pu­do ha­cer pro­pa­gan­da y, a la vez, po­seer los te­so­ros ju­díos. Así lo creen de­ter­mi­na­dos sec­to­res ul­tra­or­to­do­xos de Is­rael. Pa­ra ellos, re­sul­ta evi­den­te que el pa­pa­do ca­lla y evi­ta la cues­tión por­que de­vol­ver la me­no­rá su­pon­dría dar­le alas a un ri­val re­li­gio­so. Po­dría en­ten­der­se co­mo el cum­pli­mien­to de las pro­fe­cías que anun­cian la cons­truc­ción del Ter­cer Tem­plo ju­dío y, con él, la apa­ri­ción del au­tén­ti­co me­sías.

En 1987, fue fun­da­do el Tem­ple Ins­ti­tu­te, una so­cie­dad pri­va­da des­ti­na­da a re­cau­dar fon­dos con los que do­tar al fu­tu­ro san­tua­rio de Je­ru­sa­lén. Uno de los pri­me­ros ac­tos rea­li­za­dos por la or­ga­ni­za­ción con­sis­tió en fa­bri­car una gran me­no­rá de oro ma­ci­zo. Mien­tras es­te can­de­la­bro es­pe­ra pa­cien­te en las vi­tri­nas de la ins­ti­tu­ción el mo­men­to en el cual po­drá ser uti­li­za­do, ¿quién sa­be si el sus­traí­do por Ti­to ha­ce ca­si dos mil años es­tá ya ilu­mi­nan­do con sus sie­te lám­pa­ras al­gu­na oscura ca­pi­lla del Va­ti­cano?

¿Quién sa­be si el can­de­la­bro sus­traí­do por Ti­to es­tá ilu­mi­nan­do con sus sie­te lám­pa­ras al­gu­na oscura ca­pi­lla del Va­ti­cano?

Es­te de­ta­lle del ar­co de Ti­to mues­tra la re­pre­sen­ta­ción es­cul­pi­da en el mis­mo del tras­la­do del can­de­la­bro de sie­te bra­zos, que las fuer­zas ro­ma­nas sus­tra­je­ron del Tem­plo de Je­ru­sa­lén.

Ves­pa­siano En la otra pá­gi­na, el ar­co de Ti­to, eri­gi­do en el si­glo I d.C y en el que pue­de ver­se la re­pre­sen­ta­ción de va­rios por­tea­do­res lle­van­do la me­no­rá. A la iz­quie­da, mo­sai­co en la igle­sia de San Cos­me y San Da­mián.

So­bre es­tas lí­neas, fa­cha­da de la ar­chi­ba­sí­li­ca de San Juande Le­trán, en Ro­ma, don­de un testimonio del si­glo XII si­túa la me­no­rá y de­más jo­yas del Tem­plo de Je­ru­sa­lén.

Es­te mo­sai­co, ubi­ca­do en una es­tan­cia re­ser­va­da de San Juan de Le­trán, enu­me­ra las re­li­quias más va­lio­sas que ate­so­ra­ba la ba­sí­li­ca, en­tre ellas, el can­de­la­bro de oro que fue traí­do a Ro­ma des­de Je­ru­sa­lén.

Es­ta me­no­rá fa­bri­ca­da en oro ma­ci­zo de 24 ki­la­tes es­pe­ra po­der un día ser ubi­ca­da en un lu­gar privilegiado del nue­vo Tem­plo de Je­ru­sa­lén. De­ba­jo, el Pa­la­cio Fla­vio, que fue par­te del enor­me com­ple­jo re­si­den­cial que los em­pe­ra­do­res ro­ma­nos te­nían en el Pa­la­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.