VI­SI­TAS ET’S EN LA AN­TI­GÜE­DAD

Enigmas - - APÓCRIFA -

EL FE­NÓ­MENO OV­NI NO ES NI MU­CHO ME­NOS NUE­VO. DES­DE TIEM­POS RE­MO­TOS EL HOM­BRE HA RE­GIS­TRA­DO ES­TE TI­PO DE ACON­TE­CI­MIEN­TOS QUE SA­MUEL GAR­CÍA BA­RRA­JÓN REÚNE EN 50 PRUE­BAS DE VI­SI­TAS EX­TRA­TE­RRES­TRES EN LA AN­TI­GÜE­DAD –CY­DO­NIA, 2018–, DEL QUE EX­TRAC­TA­MOS LAS SI­GUIEN­TES PÁ­GI­NAS.

Hoy po­de­mos en­con­trar mi­les de evi­den­cias po­si­ti­vas so­bre el fe­nó­meno OV­NI en ca­si cual­quier rincón del pla­ne­ta y, aún así, la ma­yor par­te de la po­bla­ción du­da de su exis­ten­cia. Sin em­bar­go, exis­ten abun­dan­tes ves­ti­gios ar­queo­ló­gi­cos, ade­más de men­cio­nes en li­bros y do­cu­men­tos his­tó­ri­cos, que ates­ti­guan que es­te ti­po de ob­je­tos que sur­ca­ban los cie­los an­ti­guos su­po­nen una reali­dad. Un buen ejem­plo de ello lo en­con­tra­mos en la Bi­blia, don­de a me­nu­do apa­re­cen ex­tra­ños pa­sa­jes que se ha­cen eco de en­cuen­tros con in­só­li­tos per­so­na­jes y lu­ces. A los au­to­res de las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras no les tem­bló el pul­so a la ho­ra de re­fe­ren­ciar es­tre­llas ful­gu­ran­tes y otros ob­je­tos análo­gos que sur­ca­ban los cie­los, an­tes y des­pués del na­ci­mien­to de Je­sús. En con­se­cuen­cia, no po­de­mos de­sen­ten­der­nos de la pre­sen­cia de los OVNIs en otros tex­tos sa­gra­dos de otras cul­tu­ras y re­li­gio­nes, no hay mo­ti­vo pa­ra echar­nos las ma­nos a la ca­be­za por ello. Exis­te en el Mahab­há­ra­ta. Y otro tan­to su­ce­de en el Ra­ma­ya­na, otro épi­co poe­ma de ori­gen hin­dú. És­te re­co­ge tam­bién va­rias re­fe­ren­cias y alu­sio­nes a los OVNIs. Y es que, ¿á qué otra co­sa po­día re­fe­rir­se su au­tor si no cuan­do ha­ce men­ción a “ca­rros res­plan­de­cien­tes” que sur­ca­ban los cie­los? Sí, en es­te poe­ma se ha­cen re­pe­ti­das alu­sio­nes a una se­rie de “ca­rros res­plan­de­cien­tes” que cru­za­ban los cie­los tan­to de es­te a oes­te co­mo de nor­te a sur. Y, por si fue­ra po­co, a bor­do de los mis­mos iban mon­ta­dos aque­llos reyes y dio­ses que, o bien se di­ri­gían a las es­tre­llas, o bien a mun­dos le­ja­nos, siem­pre con la ta­rea de re­tor­nar de nue­vo a la Tie­rra. Unas re­fe­ren­cias que, co­mo es de es­pe­rar, re­fle­jan muy bien la reali­dad de ese mo­men­to his­tó­ri­co. Así que, si te­ne­mos

en cuen­ta que en esa épo­ca no exis­tía nin­gu­na tec­no­lo­gía ca­paz, no só­lo de sur­car los cie­los sino tam­po­co de sa­lir y en­trar en nues­tro pla­ne­ta, las hi­pó­te­sis son sin du­da opues­tas a lo que una men­te ra­cio­nal y con­ser­va­do­ra es­tá acos­tum­bra­da a acep­tar. No que­da otro re­me­dio, pues, que tra­zar pa­ra­le­lis­mos con los ca­sos re­cien­tes de OVNIs que se amon­to­nan en los ar­chi­vos de ufó­lo­gos de to­do el pla­ne­ta. Si echa­mos un vis­ta­zo a he­me­ro­te­cas –o in­clu­so a los pro­pios in­for­mes des­cla­si­fi­ca­dos por los di­fe­ren­tes ejér­ci­tos del ai­re de me­dio mun­do–, com­pro­ba­re­mos que exis­ten cien­tos o mi­les de tes­ti­mo­nios que ha­cen unas des­crip­cio­nes muy si­mi­la­res a las que se pue­den leer en el Ra­ma­ya­na. Al fi­nal es­ta­mos ha­blan­do de lo mis­mo, de lo que aho­ra eti­que­ta­mos co­mo OVNIs. Unos ar­te­fac­tos cu­ya tec­no­lo­gía no so­mos ca­pa­ces de en­ten­der, pe­ro que son ca­pa­ces de rea­li­zar ver­da­de­ras acro­ba­cias en el cie­lo, in­clu­so desafian­do a las le­yes de la fí­si­ca. De he­cho, re­sul­ta bas­tan­te ha­bi­tual to­par­se con de­cla­ra­cio­nes de tes­ti­gos ac­tua­les que ase­gu­ran que di­chos apa­ra­tos vo­la­do­res han cru­za­do el ho­ri­zon­te vi­si­ble en cues­tión de se­gun­dos, lle­gan­do a rea­li­zar gi­ros de 180 gra­dos sin que por ello su tra­yec­to­ria se des­via­se. Por lo tan­to, te­nien­do en cuen­ta que el Ra­ma­ya­na es

un poe­ma his­tó­ri­co que es un re­fle­jo del mo­men­to en el que se ela­bo­ró, en nin­gún ca­so po­de­mos des­de­ñar es­te ti­po de afir­ma­cio­nes. Lo que te­ne­mos que ha­cer, in­clu­so des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co, es prac­ti­car lo que se de­no­mi­na co­mo “ufo­lo­gía com­pa­ra­da”. Ya lo di­jo el gran ufó­lo­go Fa­bio Zer­pa, en­tre otros: nues­tra ta­rea con­sis­te en en­con­trar esas si­mi­li­tu­des en­tre los an­ti­guos ca­sos de OVNIs y los in­ci­den­tes mo­der­nos, pa­ra po­der en­ten­der aún me­jor una fe­no­me­no­lo­gía que es des­co­no­ci­da pa­ra nues­tra cien­cia ac­tual. Ya que el enig­ma de los “pla­ti­llos vo­lan­tes” si­gue sien­do hoy en día, en pleno si­glo XXI, un mis­te­rio prác­ti­ca­men­te in­son­da­ble.

LOS ES­CU­DOS VO­LA­DO­RES DE ALE­JAN­DRO MAGNO

Ya he­mos vis­to que los en­cuen­tros con OVNIs no son al­go ex­clu­si­vo de per­so­nas cu­ya ve­ra­ci­dad po­dría po­ner­se en du­da, pues fue­ron his­to­ria­do­res, sa­bios, al­tos man­da­ta­rios y sa­cer­do­tes los que sal­va­guar­da­ron es­tos pa­sa­jes de la his­to­ria. Lí­de­res his­tó­ri­cos des­ta­ca­dos co­mo Ak­he­na­tón o si­glos más tar­de Ale­jan­dro Magno, tam­bién tu­vie­ron el pri­vi­le­gio de con­tem­plar di­chos ob­je­tos. Y es que la fi­gu­ra de Ale­jan­dro es­tá ro­dea­da de mis­te­rio de prin­ci­pio a fin. Al­gu­nos lo pre­sen­tan co­mo un al­to ini­cia­do, otros co­mo un ele­gi­do. Pe­ro es que es­te ge­nio con­ci­bió la que po­dría­mos lla­mar la pri­me­ra “glo­ba­li­za­ción” de la his­to­ria; el au­tén­ti­co mo­ti­vo de sus con­quis­tas.

Por des­gra­cia pa­ra él, su vi­da re­sul­tó tan bre­ve co­mo in­ten­sa, pues mu­rió des­pués de cum­plir los 33. En me­nos de diez años le­van­tó un im­pe­rio que se ex­ten­día des­de el Me­di­te­rrá­neo orien­tal has­ta la In­dia. En reali­dad, si su exis­ten­cia no es­tu­vie­se bien do­cu­men­ta­da, po­dría­mos pen­sar que fue un personaje le­gen­da­rio. No es de ex­tra­ñar, pues, que un personaje co­mo Ale­jan­dro se to­pa­ra con fe­nó­me­nos inex­pli­ca­bles. Se han re­por­ta- do has­ta dos ca­sos de in­ter­ven­cio­nes de OVNIs en­tre conquista y conquista. Am­bos han si­do exa­mi­na­dos por in­ves­ti­ga­do­res co­mo Jac­ques Va­llée y Ch­ris Au­beck, en­tre otros, quie­nes con­clu­yen en su li­bro Won­ders in the sky –Ma­ra­vi­llas en el cie­lo– que las fuen­tes de los he­chos son más que du­do­sas, y que ta­les in­ci­den­tes no se pue­den con­si­de­rar ver­da­de­ros has­ta que al­gu­na re­fe­ren­cia si­mi­lar de aque­lla épo­ca pue­da ser lo­ca­li­za­da. Aun así, me gus­ta­ría res­ca­tar­los por su in­te­rés. La pri­me­ra anéc­do­ta apa­re­ce en el li­bro Stran­ger than Scien­ce, de Frank Ed­wards, en el que se re­fie­re que Ale­jan­dro Magno no fue el pri­me­ro en ver ta­les ob­je­tos, ni en en­con­trar­los inopor­tu­nos.

Al pa­re­cer, du­ran­te la in­va­sión de Per­sia, él y sus tro­pas se dis­po­nían a cru­zar un río, cuan­do apa­re­cie­ron de la na­da dos mis­te­rio­sas na­ves que se ase­me­ja­ban a un es­cu­do pla­tea­do y es­cu­pían fue­go des­de sus bor­des. Ele­fan­tes de gue­rra, hom­bres y ca­ba­llos en­tra­ron en pá­ni­co y se ne­ga­ron a cru­zar el río. Pos­te­rior­men­te se ha di­cho que era el río Ja­xar­tes y que el epi­so­dio ocu­rrió en el año 329 a.C.

El se­gun­do even­to nos lle­ga a tra­vés de Al­ber­to Fe­no­glio, quien lo pu­bli­có en 1966 en la re­vis­ta ita­lia­na Cly­peus. Se­gún es­te au­tor, du­ran­te el si­tio de Ti­ro en el año 332 a.C., se ob­ser­va­ron cin­co No Iden­ti­fi­ca­dos, “es­cu­dos vo­la­do­res” que se des­pla­za­ban en for­ma­ción trian­gu­lar. Mi­les de gue­rre­ros de am­bos ban­dos se pu­sie­ron de pie y los ob­ser­va­ron con asom­bro. Uno de los OVNIs dis­pa­ró un ra­yo que gol­peó las pa­re­des de la mu­ra­lla que ro­dea­ba la ciu­dad, y és­tas se des­mo­ro­na­ron. Lue­go si­guió dis­pa­ran­do; otras pa­re­des y torres ca­ye­ron co­mo si fue­ran de ba­rro. El ata­que de­jó las puer­tas abier­tas a las tro­pas de Ale­jan­dro. Aque­llos es­cu­dos vo­la­do­res se cer­nie­ron so­bre la ciu­dad has­ta que se to­mó por com­ple­to, y lue­go des­apa­re­cie­ron de re­pen­te.

No es de ex­tra­ñar que Ale­jan­dro Magno se to­pa­ra con fe­nó­me­nos inex­pli­ca­bles, dos ca­sos de in­ter­ven­ción de OVNIS en­tre ellos

Se­gu­ra­men­te, am­bos re­la­tos no sean otra co­sa que un mi­to mo­derno, pe­ro no por ello me­nos vá­li­dos pa­ra es­tu­diar el fe­nó­meno. Por una par­te, se pa­re­cen a otros epi­so­dios, co­mo los que Tut­mo­sis III o Ak­he­na­tón pre­sen­cia­ron. Y por otra, no de­jan de es­tar ins­pi­ra­dos en la for­ma en que al­gu­nos OVNIs se ma­ni­fies­tan.

NA­VES EN EL CIE­LO EN TIEM­POS RO­MA­NOS

Ju­lio Ob­se­cuen­te fue un es­cri­tor de la An­ti­gua Ro­ma que vi­vió en el si­glo IV y del que no se sa­be na­da a cien­cia cier­ta. Su obra des­ta­ca por ser la úni­ca en la li­te­ra­tu­ra clá­si­ca que abor­da de for­ma ex­clu­si­va la ca­suís­ti­ca de fe­nó­me­nos ex­tra­or­di­na­rios. Nos re­fe­ri­mos a El li­bro de los pro­di­gios, que cons­ta de una re­co­pi­la­ción de tex­tos cu­yo ori­gen se­ría la obra de Ti­to Li­vio. Y, co­mo su tí­tu­lo in­di­ca, com­pi­la una se­rie de pro­di­gios que se pro­du­je­ron en­tre los años 737 a.C. y 11 a.C. en di­ver­sos lu­ga­res del Im­pe­rio Ro­mano. El li­bro re­co­ge epi­so­dios des­con­cer­tan­tes: en él se re­fie­ren llu­vias de pie­dras o san­gre, vo­ces de ori­gen des­co­no­ci­do que va­ti­ci­nan fu­tu­ros acon­te­ci­mien­tos, tor­men­tas que pa­re­cen des­truir de un mo­do se­lec­ti­vo tan­to tem­plos co­mo es­ta­tuas, e in­clu­so ani­ma­les que ha­blan. Y, có­mo no, tam­bién ex­po­ne fe­nó­me­nos ce­les­tes in­só­li­tos, al­gu­nos de ellos cal­ca­dos a los que hoy en día es­tu­dia la ufo­lo­gía.

500 a.C. En es­te año se re­co­ge el testimonio so­bre unas “lan­zas” co­mo las que se uti­li­za­ban en la gue­rra, que bri­lla­ban en los cie­los y fue­ron vis­tas en Ro­ma en va­rias oca­sio­nes al fi­lo de la me­dia­no­che.

221 a.C. En di­ver­sas re­gio­nes cer­ca­nas a Rí­mi­ni apa­re­cie­ron tres lu­nas por la no­che en dis­tin­tas par­tes del fir­ma­men­to. Otros cro­nis­tas co­mo Pli­nio y Ly­cost­he­nes lo co­rro­bo­ran.

215 a.C. Se di­vi­sa­ron va­rias apa­ri­cio­nes de “na­ves” en los cie­los. Un es­cu­do ce­les­te y dos lu­nas a pleno día hi­cie­ron ac­to de pre­sen­cia en Ar­pi y otros fe­nó­me­nos si­mi­la­res se pu­die­ron ver en Ca­pua.

212 a.C. En Adria, un “al­tar” apa­re­ció en el cie­lo, ro­dea­do de hom­bres que ves­tían de blan­co.

172 a.C. Bri­lla­ron “tres so­les” a la vez el mis­mo día. Y por la no­che un gran nú­me­ro de “as­tros erran­tes” se pa­sea­ron por los cie­los de La­nu­vio. In­clu­so se ob­ser­vó una an­tor­cha.

40 a.C. Po­co an­tes de las ocho de la ma­ña­na se vie­ron otros tres so­les en Mó­de­na y po­cos mi­nu­tos des­pués se fu­sio­na­ron en un dis­co res­plan­de­cien­te. Otras de­cla­ra­cio­nes si­mi­la­res se re­fie­ren a la apa­ri­ción de “una gran es­cua­dra en el cie­lo”, ar­mas, es­tan­dar­tes, es­cu­dos… que son los tér­mi­nos que uti­li­za­ban los ro­ma­nos pa­ra iden­ti­fi­car ob­je­tos vo­la­do­res ex­tra­ños.

LOS OB­JE­TOS DE LOS ‘AN­NA­LES LAU­RIS­SEN­SES’

En una épo­ca tan com­ple­ja co­mo la Edad Me­dia, en la que el sim­bo­lis­mo y el eso­te­ris­mo es­ta­ban im­preg­na­dos en ca­si cual­quier rincón, no po­dían fal­tar las ma­ni­fes­ta­cio­nes de fe­nó­me­nos ce­les­tes inex­pli­ca­bles. Co­mo es ló­gi­co, por aquel en­ton­ces cual­quie­ra

de es­tos pro­di­gios se in­ter­pre­ta­ba en cla­ve divina: siem­pre era Dios quien los pro­vo­ca­ba. Sin em­bar­go, apli­can­do una óp­ti­ca ufo­ló­gi­ca, los he­chos co­bran otra di­men­sión.

Me­re­ce es­pe­cial aten­ción un testimonio im­pre­so en el ma­nus­cri­to me­die­val co­no­ci­do por el nom­bre de An­na­les Lau­ris­sen­ses. Se tra­ta de la cró­ni­ca ofi­cial que, año tras año, cu­bre la his­to­ria de los pri­me­ros mo­nar­cas ca­ro­lin­gios, en el pe­rio­do que va des­de 741 d.C. has­ta el 829. Aun­que no se co­no­ce a su au­tor con cer­te­za, la pro­fun­di­dad del co­no­ci­mien­to re­la­ti­vo a los asun­tos ju­di­cia­les que pre­sen­ta su­gie­re que fue­ron es­cri­tos por per­so­nas muy cer­ca­nas al rey. Y es así co­mo, a pe­sar que el au­tor mues­tra una cla­ra sim­pa­tía a fa­vor de los fran­cos, se si­guen con­si­de­ran­do una fuen­te de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra co­no­cer la his­to­ria del im­pe­rio de Car­lo­magno. En lo que a no­so­tros con­cier­ne, sus pá­gi­nas guar­dan el testimonio de lo que se re­ve­la co­mo un avis­ta­mien­to OV­NI.

En pa­la­bras del mon­je Lo­ren­zo, al­re­de­dor del 776 d.C. apa­re­ció la “glo­ria de Dios” en Si­gi­burg, jus­to en­ci­ma de la igle­sia que re­po­sa en el in­te­rior del cas­ti­llo. Su­ce­dió cuan­do los sa­jo­nes in­ten­ta­ban to­mar la ciu­dad, el mis­mo día que se pre­pa­ra­ban pa­ra el en­fren­ta­mien­to con los cris­tia­nos que vi­vían den­tro de la for­ta­le­za. Aquel ob­je­to te­nía la for­ma de dos gran­des es­cu­dos ar­dien­do. Los sa­jo­nes que­da­ron es­pan­ta­dos an­te el glo­rio­so es­pec­tácu­lo y op­ta­ron por re­tro­ce­der; los cris­tia­nos, en cam­bio, lo to­ma­ron co­mo un signo de Dios a su fa­vor. No han si­do po­cos los in­ves­ti­ga­do­res que se han pro­nun­cia­do en con­tra de es­ta his­to­ria, en­tre otras co­sas por­que cir­cu­lan por In­ter­net al­gu­nas imá­ge­nes fal­sas que se atri­bu­yen erró­nea­men­te a es­te ma­nus­cri­to.

Otros han ale­ga­do que el pa­so del co­me­ta Ha­lley po­dría ha­ber pro­vo­ca­do una con­fu­sión, con­clu­sión és­ta que tam­po­co com­par­to, pues, por más que lo in­ten­te, no soy ca­paz de ver los “dos es­cu­dos” del co­me­ta. No obs­tan­te, ahí va la tra­duc­ción del frag­men­to de tex­to ori­gi­nal que des­cri­be tan sin­gu­lar acon­te­ci­mien­to: “y el mis­mo día, mien­tras que –los sa­jo­nes– se pre­pa­ra­ban pa­ra otro asal­to con­tra los cris­tia­nos que vi­vían en el cas­ti­llo, la glo­ria de Dios se ma­ni­fes­tó por en­ci­ma de la igle­sia den­tro de la for­ta­le­za. Los que es­ta­ban vien­do en la pla­za ex­te­rior –mu­chos de los cua­les to­da­vía vi­ven en la ac­tua­li­dad– di­je­ron que vie­ron al­go pa­re­ci­do a dos gran­des es­cu­dos de fue­go de co­lor ro­ji­zo mo­vién­do­se por en­ci­ma de la pro­pia igle­sia. (…)” –An­na­les Lau­ris­sen­ses Maio­res, en MGH SRG 6, p. 44–.

Aquel ob­je­to te­nía la for­ma de dos gran­des es­cu­dos ar­dien­do; los sa­jo­nes que­da­ron es­pan­ta­dos y op­ta­ron por re­tro­ce­der

La ca­suís­ta del fe­nó­meno de los No Iden­ti­fi­ca­dos dis­cu­rre pa­ra­le­la en las crónicas de la An­ti­güe­dad y en los re­la­tos de los tes­ti­gos y los ufó­lo­gos que po­de­mos leer en la ac­tua­li­dad.

A la de­re­cha, el Pa­la­cio Real de Bang­kok. Las crónicas afir­man que los reyes de la an­ti­güe­dad via­ja­ban so­bre ca­rros vo­la­do­res. De­ba­jo, Ale­jan­dro Magno.

En la otra pá­gi­na, en la an­ti­gua Ro­ma se re­co­pi­la­ron nu­me­ro­sos ca­sos inex­pli­ca­bles en di­ver­sas obras. So­bre es­tas lí­neas, dos imá­ge­nes que apa­re­cen en los An­na­les Lau­ris­sen­ses, cró­ni­ca de los mo­nar­cas ca­ro­lin­gios. A la de­re­cha, aba­día im­pe­rial de Lorsch.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.