RUE­DAS LLAMEANTES SO­BRE HAM­BUR­GO

Enigmas - - APÓCRIFA -

Si los fe­nó­me­nos y pro­di­gios ce­les­tes re­sul­tan ya de por sí har­to in­tri­gan­tes, to­da­vía po­de­mos asom­brar­nos más cuan­do la his­to­ria se re­pi­te. A ve­ces, pa­re­ce que los No Iden­ti­fi­ca­dos se mues­tran atraí­dos por un mis­mo lu­gar y un pe­río­do con­cre­tos. Bue­na mues­tra la te­ne­mos en Ham­bur­go (Ale­ma­nia), don­de en po­co más de si­glo y me­dio se pro­du­je­ron al me­nos tres su­ce­sos de ca­rac­te­rís­ti­cas y sig­ni­fi­ca­do im­po­si­ble. El pri­me­ro de ellos, re­co­gi­do por el hu­ma­nis­ta Ly­cost­he­nes, acae­ció el 15 de di­ciem­bre de 1547. En mi­tad de la no­che, los ma­ri­ne­ros di­vi­sa­ron un glo­bo de fue­go tan bri­llan­te co­mo el Sol que flo­ta­ba en el ai­re. Se des­pla­za­ba “ro­dan­do” en di­rec­ción nor­te. El ob­je­to emi­tía rayos muy ca­lien­tes, has­ta el pun­to que los tri­pu­lan­tes no pu­die­ron per­ma­ne­cer en el in­te­rior de los na­víos y se vie­ron obli­ga­dos a po­ner­se a cu­bier­to, mien­tras creían que sus bar­cos es­ta­ban a pun­to de in­cen­diar­se. En la ma­dru­ga­da del 4 de no­viem­bre de 1697, dos “rue­das bri­llan­tes” de enor­mes di­men­sio­nes apa­re­cie­ron en el fir­ma­men­to. Se­gún las des­crip­cio­nes, tam­bién fue vis­ta, co­mo si flo­ta­ra, una bo­la de fue­go si­mi­lar a una ba­la de ca­ñón. Al tiem­po, por en­ci­ma del ho­ri­zon­te, pe­ro a me­nor al­tu­ra que la es­fe­ra, ha­bía otro ob­je­to flo­tan­te con for­ma de cruz. Tras 15 mi­nu­tos la bo­la emi­tió una fuer­te ex­plo­sión. A con­ti­nua­ción, des­apa­re­ció de la vis­ta. Des­pués de otro cuar­to de ho­ra, la cruz tam­bién se apar­tó tras el res­plan­dor de un tre­men­do ra­yo ines­pe­ra­do. Ni qué de­cir tie­ne que la mul­ti­tud que­dó com­ple­ta­men­te ano­na­da­da, y la es­ce­na aca­bó sien­do in­mor­ta­li­za­da en una ima­gen. Por úl­ti­mo, al­go que se ase­me­ja­ba a “bar­cos vo­la­do­res” que cen­te­llea­ban se de­jó ver en los cie­los en el año 1704. La gen­te ob­ser­vó va­rios ob­je­tos bri­llan­tes con for­ma de bar­co que se en­tre­cru­za­ban en­tre ellos. Pa­re­cían per­se­guir­se unos a otros, en oca­sio­nes ter­mi­na­ban mez­clán­do­se o se­pa­rán­do­se, e in­clu­so se mul­ti­pli­ca­ban por mo­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.