LA TRI­BU MÁS MIS­TE­RIO­SA DEL AMA­ZO­NAS

Enigmas - - REPORTAJE - TEX­TO An­to­nio Luis Moyano

EN UN VIA­JE AL AMA­ZO­NAS CO­NO­CÍ A MI AMI­GO ADRIÁN AMA­YA, QUE ME CON­TÓ AL­GU­NOS DE LOS SE­CRE­TOS DE UNA DE LAS TRI­BUS MÁS MIS­TE­RIO­SAS Y FAS­CI­NAN­TES: LOS PIA­ROA, UN PUE­BLO PA­CÍ­FI­CO QUE ABO­RRE­CE LA VIOLENCIA Y QUE HA CON­SO­LI­DA­DO UNA SO­CIE­DAD DON­DE TO­DOS SUS MIEM­BROS CON­VI­VEN EN PAZ Y AR­MO­NÍA. ÉS­TA ES SU HIS­TO­RIA…

Des­pués de mu­cho in­sis­tir, mi ami­go pia­roa Adrián Ama­ya, lo­gró con­ven­cer al mi­li­tar pa­ra que me de­vol­vie­ra la cá­ma­ra, des­pués, eso sí, de ase­gu­rar­se que ha­bía bo­rra­do las imá­ge­nes que aca­ba­ba de cap­tar. Nos en­con­trá­ba­mos en el Puer­to de Sa­ma­ria­po -el pun­to de par­ti­da pa­ra cual­quier ex­pe­di­ción ha­cia la sel­va ama­zó­ni­ca de Ve­ne­zue­la–, don­de la ca­rre­te­ra as­fal­ta­da, tras una ho­ra lar­ga en to­do­te­rreno des­de Puer­to Aya­cu­cho, se in­te­rrum­pe ca­si aca­ri­cian­do los már­ge­nes del río Ori­no­co. Una ca­noa mo­to­ri­za­da, que lue­go nos da­ría pro­ble­mas al anegar­se de agua en ple­na tor­men­ta, nos con­du­ci­ría bor­dean­do la is­la Ra­tón –en la fron­te­ra con Co­lom­bia-, has­ta la cuen­ca de uno de los afluen­tes del Ori­no­co: el rio Si­pa­po. Su to­rren­te de aguas tur­bias desem­bo­ca en el río Au­ta­na, don­de se ac­ce­de al Rau­dal de Ce­gue­ra –así lla­ma­do por los efec­tos que pro­du­ce una fru­ti­lla local–, cu­yas aguas ba­ñan el que se­ría nues­tro des­tino: la úl­ti­ma is­la de los pia­roa.

LOS SE­ÑO­RES DE LA SEL­VA

Mi ami­go pia­roa me ex­pli­ca que su tri­bu –me­nos co­no­ci­dos co­mo Dea­ru­wa, que se tra­du­ce co­mo “los se­ño­res de la Sel­va”– cons­ti­tu­yen uno de los pue­blos in­dí­ge­nas más fas­ci­nan­tes de las sel­vas ame­ri­ca­nas. Hoy per­du­ran al­gu­nas co­mu­ni­da­des, prin­ci­pal­men­te en el es­ta­do ve­ne­zo­lano de Ama­zo­nas –y Bo­lí­var– así co­mo en las zo­nas li­mí­tro­fes de Co­lom­bia. Al con­tra­rio que los be­li­co­sos ya­no­ma­mis, los pia­roa re­pre­sen­tan el mi­to del “buen sal­va­je”: son gen­te de ca­rác­ter dis­ci­pli­na­do y apa­ci­ble, abo­rre­cen cual­quier ti­po de violencia fí­si­ca y ver­bal y no co­no­cen el es­trés ni la de­pre­sión que afec­ta al hom­bre “ci­vi­li­za­do”. Así pues, in­te­gran una so­cie­dad ca­si idí­li­ca, don­de no exis­te el ro­bo ni la violencia, por lo que su ín­di­ce de cri­mi­na­li­dad es ce­ro. Sus co­mu­ni­da­des son pe­que­ñas y po­co den­sas: la is­la de Rau­dal de Ce­gue­ra no cuen­ta con más de me­dio cen­te­nar de ha­bi­tan­tes, to­dos es­qui­vos an­te la muy oca­sio­nal vi­si­ta del “hom­bre bar­ba­do” y sus cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas.

Aun­que to­da­vía man­tie­nen mu­chas cos­tum­bres, los pia­roa no son una ex­cep­ción al res­to de tri­bus que pue­blan las re­gio­nes sel­vá­ti­cas de Amé­ri­ca: han si­do trans­cul­tu­ri­za­dos. Es­to sig­ni­fi­ca que han ab­sor­bi­do ele­men­tos de esa “glo­ba­li­za­ción” que ha de­vo­ra­do es­te pla­ne­ta. Así pues, no de­be ex­tra­ñar­nos si en­con­tra­mos a un na­ti­vo pia­roa con un te­lé­fono mó­vil o

vis­tien­do una ca­mi­se­ta del F. C. Barcelona. Co­mo el res­to de co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas de La­ti­noa­mé­ri­ca, sus miem­bros só­lo res­ca­tan la in­du­men­ta­ria del ta­pa­rra­bos y las cer­ba­ta­nas pa­ra po­sar fren­te a las cá­ma­ras de Na­tio­nal Geo­grap­hic o sa­tis­fa­cer las de­man­das del tu­ris­mo.

LA TRI­BU ES­CON­DI­DA

Mi ami­go pia­roa me cuen­ta que fue el ais­la­mien­to, que con­ce­den los már­ge­nes orien­ta­les del Ori­no­co, con una to­po­gra­fía sel­vá­ti­ca ro­dea­da de cas­ca­das y rau­da­les de agua, lo que per­mi­tió que su tri­bu no fue­ra diez­ma­da por las en­fer­me­da­des ex­por­ta­das por los con­quis­ta­do­res. Tu­vie­ron que pa­sar ca­si dos si­glos has­ta que es­ta tri­bu fue­ra con­tac­ta­da por el “hom­bre bar­ba­do”. Pa­re­ce ser que fue du­ran­te el úl­ti­mo ter­cio del si­glo XVII cuan­do las pri­me­ras co­mu­ni­da­des de los je­sui­tas in­ten­ta­ron con­tac­tar con los “Pea­roa” –co­mo trans­cri­ben en sus crónicas– pa­ra ca­te­qui­zar­los, aun­que es­tas mi­sio­nes fra­ca­sa­ron a cau­sa de los ata­ques de los pue­blos ca­ri­bes.

No se­rá a par­tir de la se­gun­da mi­tad del si­glo XVIII y prin­ci­pios del XIX cuan­do se ini­cian los con­tac­tos es­po­rá­di­cos de es­ta po­bla­ción in­dí­ge­na con los je­sui­tas pri­me­ro y lue­go con los ex­plo­ra­do­res que se atre­vie­ron a na­ve­gar las aguas del Ori­no­co. Cuen­tan los cro­nis­tas que los pia­roa no eran fá­ci­les de evan­ge­li­zar; so­lían ser hui­di­zos con los pre­di­ca­do­res, tal vez pa­ra evi­tar con­traer las epi­de­mias que ex­ter­mi­na­ron a gran par­te de la po­bla­ción prehis­pá­ni­ca. Si al­gu­na vez acu­dían a las “ca­te­que­sis” era pa­ra apro­ve­char los uten­si­lios co­mo cu­chi­llos, an­zue­los u otros en­se­res que traían con­si­go los mi­sio­ne­ros.

Aun­que el fin del ais­la­mien­to no se ini­cia has­ta bien re­ba­sa­da la mi­tad del si­glo XX. Es en la dé­ca­da de los 60 cuan­do sus tri­bus co­mien­zan a man­te­ner un con­tac­to fre­cuen­te con la “ci­vi­li­za­ción”. En es­te pau­la­tino pro­ce­so de trans­cul­tu­ri­za­ción desem­pe­ña­ron un pa­pel fun­da­men­tal las co­mu­ni­da­des mi­sio­ne­ras ca­tó­li­cas así co­mo las mi­sio­nes evan­gé­li­cas de Es­ta­dos Uni­dos, –és­tas úl­ti­mas vin­cu­la­das con in­tere­ses del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se y su geo­po­lí­ti­ca de ex­pro­pia­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les de Ve­ne­zue­la–. Aun­que la “evan­ge­li­za­ción” des­ple­ga­da por la Igle­sia en­tre las tri­bus pia­roa ha ter­mi­na­do la­mi­nan­do sus creen­cias an­ces­tra­les –que se han per­mea­bi­li­za­do al cris­tia­nis­mo–, tam­bién han evi­ta­do su ex­tin­ción. En los años cin­cuen­ta, epi­de­mias de ma­la­ria, sa­ram­pión y vi­rue­la aso­la­ron a los pia­roa has­ta una si­tua­ción crí­ti­ca que só­lo pu­do fre­nar­se por la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria brin­da­da por las mi­sio­nes re­li­gio­sas.

UNA SO­CIE­DAD QUE NO CO­NO­CE LA VIOLENCIA

Mi ami­go pia­roa me con­fie­sa que uno de los ras­gos que más sin­gu­la­ri­za a los na­ti­vos de su co­mu­ni­dad es su ca­rác­ter pa­cí­fi­co, que rehú­ye to­da violencia. En su idio­ma, ellos mis­mos se de­no­mi­nan Wót­jü­ja que sig­ni­fi­ca “gen­te pa­cí­fi­ca” –o “gen­te que sa­be–. In­clu­so en la edu­ca­ción de la in­fan­cia, es­tá prohi­bi­do re­pri­mir sus tra­ve­su­ras con un “ca­che­te”. Es­te sis­te­ma de­mues­tra una edu­ca­ción in­fan­til mu­cho más efi­caz que el de otras so­cie­da­des que se con­si­de­ran más “ci­vi­li­za­das” y don­de el abu­so y mal­tra­to a los me­no­res es, por des­gra­cia, mo­ne­da fre­cuen­te.

No obs­tan­te, la man­se­dum­bre de los pia­roa no es­tá re­ñi­da con su ca­rác­ter va­le­ro­so. En su en­sa­yo Dea­ru­wa: los due­ños de la sel­va (1974) el des­ta­ca­do an­tro­pó­lo­go y na­tu­ra­lis­ta ve­ne­zo­lano Pa­blo Jo­sé An­du­ze (19021989), es­cri­be: “Su man­se­dum­bre es a

ve­ces con­fun­di­da con co­bar­día; pe­ro los Dea­ru­wa no son co­bar­des. Mie­do sien­ten, co­mo lo ha sen­ti­do to­do ser hu­mano. Su men­te es­tá in­fil­tra­da de mie­dos an­ces­tra­les, de mie­do a re­pre­sa­lias, pe­ro en­tre es­to y co­bar­día hay mu­cho tre­cho. Son ca­pa­ces de par­ti­ci­par en las ha­za­ñas más pe­li­gro­sas sin in­mu­tar­se. Los he vis­to mu­chas ve­ces an­te pe­li­gros, sal­van­do rau­da­les im­pá­vi­da­men­te. He co­no­ci­do ca­sos en que han de­mos­tra­do va­lor co­mo lo pue­de de­mos­trar cual­quier hom­bre. En cam­bio, le te­men al bo­chorno, al ri­dícu­lo, al ve­ja­men”.

Yo mis­mo fui tes­ti­go de la bra­vu­ra de mi ami­go pia­roa, cuan­do una trom­ba de agua ca­yó anegan­do el pe­que­ño bo­te mo­to­ri­za­do con el que na­ve­gá­ba­mos por el Ori­no­co. Sin mu­dar su ges­to im­per­té­rri­to fue su pe­ri­cia la que lo­gró que al­can­zá­ra­mos tie­rra fir­me an­tes de pe­re­cer arras­tra­dos por la co­rrien­te. Con­ver­sá­ba­mos so­bre ello cuan­do se hi­zo la no­che…

LA MON­TA­ÑA SA­GRA­DA

Mi ami­go pia­roa ter­mi­nó de en­cen­der la ho­gue­ra y si­guió con­tán­do­me al­gu­nos se­cre­tos de su tri­bu. Se­ña­lan­do una som­bra ro­co­sa en el ho­ri­zon­te, me ad­vir­tió por qué sus po­bla­dos se ex­tien­den flan­quea­dos por las co­rrien­tes de agua que des­hi­la­chan el río Ori­no­co: pa­ra di­vi­sar el te­puy Au­ta­na, la mon­ta­ña sa­gra­da de los pia­roa. Se tra­ta de un ce­rro de 1.250 me­tros, co­ro­na­do por una me­se­ta cu­ya ex­ten­sión abar­ca unos cua­ren­ta cam­pos de fút­bol. A es­te ti­po de for­ma­cio­nes oro­grá­fi­cas se les lla­ma te­puys. El ce­rro Au­ta­na es una for­ma muy an­ti­gua que da­ta del Pre­cám­bri­co, es de­cir, de an­tes de que sur­gie­se la vi­da ver­te­bra­da en la Tie­rra. Pa­ra los pia­roa, el Au­ta­na se iden­ti­fi­ca con el ár­bol en el que se ge­ne­ró la vi­da.

Me con­tó mi ami­go pia­roa que, en la no­che de los tiem­pos, hom­bres y dio­ses vi­vían en ar­mo­nía, y só­lo les se­pa­ra­ba su con­di­ción de mor­ta­les. Un día, los dio­ses re­ga­la­ron a los hom­bres un ár­bol gi­gan­tes­co, cu­yas ra­mas al­can­za­ban has­ta las mo­ra­das de los es­pí­ri­tus del cie­lo. A par­tir de ese mo­men­to la primitiva co­mu­ni­dad de se­res hu­ma­nos en­con­tra­ría sus­ten­to en los fru­tos de aquel ár­bol y no ten­drían que tra­ba­jar. Sin em­bar­go, unos po­cos hom­bres, ávi­dos por apro­piar­se de los fru­tos y te­so­ros que se es­con­dían en sus ra­mas, de­ci­die­ron es­ca­lar has­ta su ci­ma. Des­cu­bier­tos en su co­di­cia, fue­ron pre­ci­pi­ta­dos al va­cío por los dio­ses. No ha­bien­do es­car­men­ta­do, otro gru­po de hom­bres, des­oyen­do a los sa­bios cha­ma­nes, de­ci­die­ron de­rri­bar el ár­bol. Fue en­ton­ces cuan­do la có­le­ra de los dio­ses hi­zo de­rri­bar el ár­bol co­mo la to­rre de Ba­bel mien­tras sus ra­mas dis­per­sas da­ña­ban sus fru­tos. De­sola­dos, los se­res hu­ma­nos se arre­pin­tie­ron de ha­ber des­per­ta­do la fu­ria de los dio­ses. Só­lo la voz sa­bia de Shi­na­we, la ra­na con for­ma de an­cia­na, con­si­guió con­so­lar­les: “Ce­sen de afli­gir­se, lo úni­co que aho­ra pa­ra co­mer ten­drán que tra­ba­jar, ablan­dar la tie­rra con pa­los y cui­dar las plan­tas”.

EL ÚL­TI­MO PIA­ROA

Han pa­sa­do va­rios años des­de que co­no­cí a Adrián Ama­ya, el úl­ti­mo pia­roa dis­pues­to a re­ve­lar los se­cre­tos de su tri­bu. Tiem­po des­pués, a tra­vés del in­ves­ti­ga­dor Pa­blo Vi­lla­rru­bia, re­ci­bí una de las peo­res no­ti­cias: ha­bía muer­to en ju­lio de 2014. Fue en Is­la Mar­ga­ri­ta, cuan­do ha­cía fren­te a unos atra­ca­do­res en un re­sort. Des­pués de se­cues­trar­le, los asal­tan­tes le tor­tu­ra­ron has­ta aca­bar con su vi­da. Hoy, cuan­do res­ca­to su ima­gen me in­va­de un úni­co sen­ti­mien­to: yo quie­ro ser co­mo mi ami­go pia­roa.

A la izq., Adrián Ama­ya se­ña­la el Au­ta­na, la mon­ta­ña sa­gra­da. De­ba­jo, la pes­ca, ac­ti­vi­dad prin­ci­pal de los pia­roa. A la dcha, arri­ba, geo­gli­fo en la sel­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.