LAS GA­FAS DEL DI­REC­TOR NO SER POR­TA­DA

Esquire (Spain) - - Sumario -

Lo que es­toy a pun­to de ha­cer es­tá fran­ca­men­te des­acon­se­ja­do en los ma­nua­les de pe­rio­dis­mo. No es prác­ti­ca ha­bi­tual en el mer­ca­do de re­vis­tas. Es, pre­ci­sa­men­te, al­go que nos des­vi­vi­mos por evi­tar a dia­rio. Voy a des­ve­lar la que iba a ser la por­ta­da de Es­qui­re del mes de enero. Pa­ra que la com­pe­ten­cia la vea, pa­ra que los anun­cian­tes la des­pe­lle­jen, pa­ra que la sor­pre­sa se des­va­nez­ca. Pa­ra con­fe­sar un “lo que pu­do ha­ber si­do y no fue” tan an­ti­mar­ke­ti­niano co­mo ten­ta­dor. Te­nía­mos a Ke­vin Spa­cey en ex­clu­si­va, fo­to­gra­fia­do pa­ra Es­qui­re en Mi­lán, ves­ti­do pa­ra no­so­tros. Y le ha­bía­mos en­tre­vis­ta­do pa­ra ha­blar de Go­re Vidal y Hou­se of Cards, de mo­da y del su­til en­can­to de la de­ca­den­cia en Holly­wood. La di­fe­ren­cia en­tre el ser y el no ser la mar­có un tuit de ma­dru­ga­da (ho­ra es­pa­ño­la) en la que Spa­cey ase­gu­ra­ba “no re­cor­dar” ha­ber hos­ti­ga­do se­xual­men­te a un me­nor en 1996, pe­ro pe­día dis­cul­pas. Una con­fe­sión en to­da la re­gla.

La por­ta­da de una revista es al­go más que un me­ro es­ca­pa­ra­te de con­te­ni­dos. Es una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes, una pro­fa­na ho­mi­lía don­de los edi­to­res y los lec­to­res bus­ca­mos el ca­lor de lo que nos une. En so­lo tres se­gun­dos el quios­co nos es­cu­pe una pro­pues­ta de vi­da y te­ne­mos que de­ci­dir si va con no­so­tros. De­cía Si­mo­ne Sig­no­ret que cuan­do era gua­pa y jo­ven “nun­ca me sa­ca­ron en por­ta­da”. Por su­pues­to, era men­ti­ra. Pe­ro a mí se me an­to­ja el me­jor elo­gio a las re­vis­tas. La co­ver es al­go más que una fo­to bo­ni­ta: has de te­ner mu­cho que con­tar en la vi­da pa­ra sa­lir gua­po en ella. Es­qui­re lle­va 88 años ce­le­bran­do la me­jor ver­sión del hom­bre en sus por­ta­das. Y, por pri­me­ra vez, Ke­vin, nos lo has pues­to di­fí­cil. Por­que pa­re­ce que el hom­bre se ha em­pe­ña­do re­cien­te­men­te (llá­me­se Spa­cey, Weins­tein, Ri­chard­son…) en mos­trar su peor ver­sión. Ke­vin no so­lo ha en­tra­do de gol­pe en el lim­bo de los ti­pos a los que no nos que­re­mos pa­re­cer sino que nos ha ofen­di­do por su tor­pe­za. En su tuit de ma­dru­ga­da tra­tó de es­con­der el os­cu­ro epi­so­dio del 96 de­cla­rán­do­se, por fin abier­ta­men­te, ho­mo­se­xual. Co­mo es­cri­bió Glenn Green­wald, el pe­rio­dis­ta de The In­ter­cept que des­ta­pó el ca­so Snow­den, “Spa­cey ha vi­vi­do una con­for­ta­ble vi­da de lu­jo y fa­ma y so­lo es­co­gió sa­lir del ar­ma­rio cuan­do tu­vo al­go sucio que ocul­tar”. El agu­dí­si­mo ac­ti­vis­ta LGTB Dan Sa­va­ge re­ma­tó: “No, Ke­vin, no, ele­gir el mis­mo tuit pa­ra ha­blar de esas dos co­sas es re­pug­nan­te”. Pe­ro la es­tra­te­gia es­tu­vo a pun­to de triun­far. Al día si­guien­te, El País, sin ir más le­jos, ti­tu­la­ba on­li­ne: “Ke­vin Spa­cey se de­cla­ra gay”. ¿De ver­dad, com­pis, era esa la no­ti­cia? Mu­cho se ha es­cri­to has­ta hoy de có­mo los me­dios he­mos fa­vo­re­ci­do pre­jui­cios, si­len­cios omi­no­sos, com­pli­ci­da­des se­cre­tas. En 1997, Es­qui­re pu­bli­ca­ba una por­ta­da ba­jo el tí­tu­lo: “Ke­vin Spa­cey tie­ne un se­cre­to”. Na­die se atre­vió a ir más allá. Ha ha­bi­do de­ma­sia­dos edi­to­res que han gi­ra­do la mi­ra­da si­len­tes an­te un Holly­wood don­de la ho­mo­fo­bia y el abu­so de po­der se­xual pa­re­cían mo­ne­da de cam­bio. Te­me­ro­so de que un hom­bre gay pu­die­ra per­der pa­pe­les de ca­nó­ni­co he­te­ro. In­ca­paz de dar­le el Os­car a una his­to­ria de va­que­ros ho­mo­se­xua­les, mien­tras se pro­di­ga­ba en se­cre­to el aco­so del po­de­ro­so al as­pi­ran­te. Oja­lá las co­sas es­tén cam­bian­do. Pe­ro no ha­brá si­do por la va­len­tía de Spa­cey. Él no se me­re­cía ya nues­tra por­ta­da. Aun­que en Es­pa­ña no so­mos tan pa­ca­tos co­mo en otros la­res, Ke­vin no pue­de apa­re­cer ba­jo el le­ma “la me­jor ver­sión del hom­bre” nun­ca más. A cam­bio, en enero os pro­me­to una por­ta­da que sí lo me­re­ce. Un hom­bre fas­ci­nan­te y apa­sio­na­do que nun­ca ha sa­li­do en es­te ti­po de re­vis­tas y que nos aca­ba de cau­ti­var con su ex­clu­si­va pa­ra Es­qui­re Es­pa­ña. Una in­creí­ble his­to­ria de su­pera­ción y gla­mour que, es­ta sí, com­pren­de­réis que me guar­de pa­ra mí.

Jorge Al­cal­de

@jo­ral­cal­de / al­cal­de.jorge

Es­qui­re, en pa­pi­ro

Si es­cri­bié­ra­mos en egip­cio an­ti­guo, así se­ría nues­tra ca­be­ce­ra. Más emo­ti­co­nos del Ni­lo en la pág. 38.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.