LAS IM­PRES­CIN­DI­BLES

Esquire (Spain) - - ■ Best Version -

Ca­da vez que me pi­den un ran­king de las me­jo­res se­ries de la his­to­ria pon­go el au­to­má­ti­co: The Wi­re di­rec­ta al nú­me­ro uno. Y no es que la Bal­ti­mo­re co­rrup­ta e hi­per­rea­lis­ta de Da­vid Si­mon no me gus­te, pe­ro si no me gus­ta­se creo que la plan­ta­ría en el mis­mo si­tio. Ley nú­me­ro uno de las lis­tas de me­jo­res se­ries: The Wi­re va siem­pre la pri­me­ra, pa­ra evi­tar­se po­lé­mi­cas. En lo más al­to, jun­to con Los So­prano, Brea­king Bad y, pa­ra no pa­re­cer un vein­tea­ñe­ro ato­lon­dra­do, al­go más an­ti­guo. Twin Peaks no, que esa has­ta los de pri­me­ro de Di­rec­ción de Ci­ne la han vis­to. Pen­se­mos, pen­se­mos. Ya es­tá: M.A.S.H. Es un clá­si­co, los cha­va­les no la han vis­to y es bue­na. Aho­ra re­lle­ne­mos el res­to de nues­tro top ten par­ti­cu­lar.

Si es­te tex­to se ti­tu­la­se “Las diez me­jo­res se­ries de la his­to­ria” atrae­ría a mu­chos más lec­to­res. Es­tá com­pro­ba­dí­si­mo. Nos gus­tan las lis­tas pa­ra leer­las y so­bre to­do pa­ra dis­cu­tir­las. Que có­mo te atre­ves a po­ner Nip/tuck, que dón­de es­tá Oz, que va­ya gi­li­po­llas el que ha es­cri­to es­to. Por eso la (pen)úl­ti­ma mo­da lis­to­se­rié­fla es ele­var el nú­me­ro de se­ries del ran­king a cin­cuen­ta o cien. Seis pá­gi­nas de lis­ta. La ven­ta­ja es que ahí sí pue­des po­ner se­ries que te gus­tan de ver­dad, aun­que sean de las que no sa­len en los su­ple­men­tos cul­tu­ra­les. Por­que tú tam­bién llo­ras vien­do This Is Us.

Las lis­tas de me­jo­res se­ries, co­mo las de me­jo­res pe­lí­cu­las o me­jo­res cro­que­tas, des­ti­lan em­pe­ño y pa­sión, pe­ro tam­bién lu­ga­res co­mu­nes. Nos ha­blan so­bre to­do de quien las es­cri­be. Ra­ro es el cua­ren­tón que co­lo­ca a Buffy en la lis­ta (y más ra­ro es el cua­ren­tón con cri­te­rio que no lo ha­ce) y arries­ga­do el hom­bre que se atre­ve con Mu­je­res De­ses­pe­ra­das. Si es una chi­ca se lo pa­sa­mos, por­que la de las Wis­te­ria La­ne es una se­rie de chi­cas. Igual que Se­xo en Nue­va York. Co­mo Los Sim­psons es una se­rie de gen­te ama­ri­lla y A dos me­tros ba­jo tie­rra so­lo les in­tere­sa a los en­te­rra­do­res. Ese es el ni­vel.

Stran­ger Things une a vein­tea­ñe­ros y cua­ren­to­nes, aun­que por en­ci­ma de esa edad no sue­le te­ner apo­yo. Igual es que no es pa­ra tan­to. Board­walk Em­pi­re sir­ve co­mo co­mo­dín pa­ra to­do.

Sí, ya sa­be­mos que has leí­do mu­chas lis­tas con las me­jo­res se­ries de la his­to­ria, pe­ro es que en el pa­no­ra­ma de ofer­ta in­gen­te (y la de es­tre­nos que se ave­ci­nan) a ve­ces es ne­ce­sa­rio un ma­pa de coor­de­na­das. De pa­so, pue­des ju­gar a ha­cer la tu­ya pro­pia y a ver en cuán­tos tí­tu­los coin­ci­di­mos. POR AL­BER­TO REY

“El pi­lo­to lo di­ri­gó Scor­se­se” es el equi­va­len­te se­rié­flo de “la na­ta­ción es el de­por­te más com­ple­to”. Los es­pías len­tos de Ru­bi­con y la gra­ve­dad ti­ran­do a sies­ta de Rec­tify son se­llos de ca­li­dad de se­rié­flo in­ten­so. En­tre las diez pri­me­ras se­ries no sue­len te­ner hue­co, pe­ro por de­ba­jo de eso do­mi­nan la lis­ta. Qué pe­re­za, ¿ver­dad? Yo quie­ro me­ter 30 Rock ahí.

Di­cen que los hu­ma­nos ne­ce­si­ta­mos or­den y re­fe­ren­tes, un li­bro de ins­truc­cio­nes, un ma­pa de la ciu­dad, una Si­ri. Tam­bién en las se­ries. Pe­ro si el ca­non li­te­ra­rio de Ha­rold Bloom es ca­si en­tra­ña­ble de pu­ro pre­ten­cio­so ( sien­do Ha­rold Bloom bá­si­ca­men­te Dios), có­mo no qui­tar­les im­por­tan­cia a las dos­cien­tas mil lis­tas anua­les de las me­jo­res se­ries de la his­to­ria, del año, de la se­ma­na.

Más lu­ga­res co­mu­nes: Si Dead­wood hu­bie­se te­ni­do un fnal en condiciones aho­ra se­ría tan gran­de co­mo The Wi­re. Pon­te a cu­bier­to an­tes de opi­nar que a lo me­jor eso ha­bría pa­sa­do si la se­rie de los cowboys sha­kes­pea­ria­nos hu­bie­ra ter­mi­na­do mu­cho an­tes. Si­gue a cu­bier­to si vas a reivin­di­car las pri­me­ras tem­po­ra­das de True Blood o Glee. Si in­ten­tas sa­car de los pri­me­ros pues­tos del ran­king a True De­tec­ti­ve (la tem­po­ra­da uno, que la dos fue muy ma­la y bla bla bla) pa­ra me­ter a Girls, ya pue­des echar a co­rrer. Los se­rié­flos cer­tif­ca­dos te van a de­cir que no. Igual ne­go­cian la per­ma­nen­cia de The Good Wi­fe, pe­ro Le­na Dun­ham ni ha­blar. Eso sí: Louis C.K. sí tie­ne hue- co. Con suer­te, jun­to a otra co­me­dia mí­ti­ca: Sein­feld. El res­to to­do dra­mas. Dra­mo­nes. Dra­mo­na­cos. Y The Wi­re in­to­ca­ble en la cum­bre.

Y ahí de­be es­tar, por­que cuan­do uno ha su­pe­ra­do el via­cru­cis de sus pri­me­ros epi­so­dios se da cuen­ta de que es­tá an­te una de las me­jo­res na­rra­cio­nes ja­más es­cri­tas. Y la me­jor flma­da y con­ver­ti­da en epi­so­dios. Es otro ni­vel. Es la se­rie que de­bes ver an­tes de osar ha­cer tu pro­pia lis­ta de las me­jo­res se­ries. Lue­go Los So­prano, la se­rie que de­jó ob­so­le­tos a los crí­ti­cos de te­le­vi­sión de su mo­men­to. No ha­ber­las vis­to e ir de ex­per­to en se­ries es co­mo no ha­ber leí­do a Dic­kens y teo­ri­zar so­bre literatura.

Co­mo di­jo una sa­bia, “las se­ries son co­mo los gin­to­nics o co­mo co­rrer: han exis­ti­do siem­pre”. Y las lis­tas de las me­jo­res se­ries, tam­bién. La pre­gun­ta no es si se pue­de vi­vir sin se­ries (no, no se pue­de) sino si se pue­de vi­vir sin lis­tas. Por­que sin The Wi­re y Los So­prano no se pue­de. Eso es así.

“Vein­tea­ñe­ros y cua­ren­to­nes coin­ci­den con ‘Stran­ger Things’, pe­ro por en­ci­ma no sue­le te­ner apo­yo”

La me­tan­fe­ta­mi­na azul de ‘Brea­king Bad’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.