John Mal­ko­vich

OSADO AC­TOR, DI­REC­TOR OCA­SIO­NAL, GE­NE­RO­SO PRO­DUC­TOR, APA­SIO­NA­DO DI­SE­ÑA­DOR DE MO­DA Y BO­DE­GUE­RO EN EL SUR DE FRAN­CIA. ASÍ ES A SUS 64 AÑOS

Esquire (Spain) - - Esquire - TEX­TO: JANINA PÉ­REZ ARIAS FO­TO­GRA­FÍA: AN­TO­NIO OL­MOS

❯ SOY ES­TA­DOU­NI­DEN­SE Y CRE­CÍ ALLÍ [en Ben­ton, un pe­que­ño pue­blo], pe­ro siem­pre he sen­ti­do cu­rio­si­dad por el res­to del mun­do. Con mi ape­lli­do, ya ha­bía em­pe­za­do a leer acer­ca de otros paí­ses an­tes de me­ter­me en el ci­ne.

❯ CO­MEN­CÉ EN EL TEA­TRO PRÁC­TI­CA­MEN­TE EL DÍA QUE DE­JÉ LA UNI­VER­SI­DAD. An­tes de mis es­tu­dios [de Tea­tro en la Uni­ver­si­dad de Illi­nois] ha­bía te­ni­do al­gu­nos em­pleos que en reali­dad no me lle­va­ron a nin­gu­na par­te. Pe­ro cuan­do em­pe­cé en el ci­ne co­men­cé a via­jar, y des­de en­ton­ces no he pa­ra­do.

❯ SOY MUY AFOR­TU­NA­DO por ha­ber co­no­ci­do a gen­te de to­das par­tes del mun­do. Mi ex­pe­rien­cia y mi vi­da se han en­ri­que­ci­do al tra­ba­jar con Ma­noel de Oli­vei­ra, Raúl Ruiz, Mi­che­lan­ge­lo An­to­nio­ni o Vol­ker Schlön­dorff, en fn, per­so­nas de di­fe­ren­tes cul­tu­ras.

❯ SOY HOM­BRE, ‘BABY BOOMER’, AME­RI­CANO Y, ADE­MÁS, BLAN­CO. Esos fac­to­res me han lle­va­do a te­ner be­nef­cios in­creí­bles y mu­chas po­si­bi­li­da­des. Y si la gen­te no se da cuen­ta de eso es que no es muy in­te­li­gen­te, o es que han es­ta­do dor­mi­dos du­ran­te mu­cho tiem­po y pien­san que tie­nen to­do lo que po­seen por­que son ta­len­to­sos, han tra­ba­ja­do mu­cho o son be­llos, o lo que sea. Y no es tan sim­ple. Lo úni­co que pue­do ha­cer al res­pec­to es, si me to­ca di­ri­gir una obra o una pe­lí­cu­la, re­clu­tar a quie­nes con­si­de­ro los me­jo­res, sin dar im­por­tan­cia a su ra­za o su gé­ne­ro.

❯ APAR­TE DE MÍ, NO SÉ SI AL­GÚN OTRO ES­TÚ­PI­DO ha­bría he­cho Có­mo ser John Mal­ko­vich (Spi­ke Jon­ze, 1999) (ri­sas). No me veo co­mo un pro­vo­ca­dor. Ex­cep­tuan­do si se da el ca­so de que me prohí­ban ha­cer lo que me in­tere­sa.

❯ SI ACOSAS SE­XUAL­MEN­TE A AL­GUIEN, ha­ces al­go que no es­tá bien, y es muy pro­ba­ble que seas cons­cien­te de ello. Pe­ro la co­rrec­ción po­lí­ti­ca es bas­tan­te cre­ti­na, por­que la gen­te cree en to­do ti­po de ex­cu­sas y gi­li­po­lle­ces. Hay quie­nes di­cen lo pri­me­ro que se les vie­ne a la men­te, sin nin­gu­na ba­se de co­no­ci­mien­to so­bre el te­ma, por­que en su men­te se creen ex­per­tos en to­do. Per­so­nal­men­te no me con­si­de­ro un ex­per­to en la gran ma­yo­ría de las co­sas.

❯ EN GE­NE­RAL, CUAN­DO TRA­TAS BIEN A LOS OTROS el buen tra­to es re­cí­pro­co. Pien­so así por­que eso es lo que me ha pa­sa­do a mí. Pe­ro sa­be­mos que al­gu­nas per­so­nas, aun por­tán­do­se bien con los de­más, han si­do ase­si­na­das, vio­la­das o en­car­ce­la­das in­jus­ta­men­te. Así que, ¿quién soy yo pa­ra sen­tar cá­te­dra? So­lo pue­do re­fe­rir­me a mis vi­ven­cias.

❯ ASU­MO PA­PE­LES DE HOM­BRE O DE MU­JER, no me im­por­ta, ya que in­ter­pre­tar es un ac­to de ima­gi­na­ción. He vis­to a ac­to­res des­es­ti­mar pro­yec­tos que ya ha­bían acep­ta­do al en­te­ra­se de que el ori­gen de su per­so­na­je era un ja­po­nés trans­gé­ne­ro. ¡Pues ge­nial, que si­gan re­cha­zan­do to­dos los ro­les que quie­ran! Pe­ro pa­ra mí una de­ci­sión de esa na­tu­ra­le­za no es de pe­so. En el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción hay mu­cha in­to­le­ran­cia. Esas dis­cu­sio­nes son in­fan­ti­les.

❯ EN­TIEN­DO QUE LA GEN­TE SE INDIGNE cuan­do ve re­fe­ja­dos en el ci­ne cier­tos ca­sos rea­les. Hay gru­pos que se sien­ten vic­ti­mi­za­dos, pa­ra­li­za­dos o que tie­nen la per­cep­ción de que nun­ca han si­do res­pe­ta­dos. Creo que de ahí pro­vie­ne el es­tu­por. Sin em­bar­go en Es­ta­dos Uni­dos mu­chos mo­vi­mien­tos se li­mi­tan a es­tar pre­sen­tes pa­ra que­jar­se, co­mo si de ese mo­do pu­die­sen con­se­guir be­nef­cios.

❯ EN EL EM­PE­ÑO DE LU­CHAR POR LA LI­BER­TAD y por nues­tros de­re­chos, lo que lo­gra­mos es per­der­los. Lo he ex­pe­ri­men­ta­do ha­ce po­co en una si­tua­ción bas­tan­te ri­dí­cu­la: apa­re­ció un anun­cio con mi ima­gen en un por­tal con­ser­va­dor y recibí emails bas­tan­te ofen­si­vos, en­tre ellos el de una mu­jer co­lé­ri­ca que ame­na­za­ba con boi­co­tear mi mar­ca (de ro­pa), aun­que nun­ca ha­bía com­pra­do na­da mío, y con no vol­ver a ver mis pe­lí­cu­las (se ríe). Fue in­tere­san­te sen­tir­me fu­rio­so. Hay que es­tar aten­tos al mo­de­lo de vi­da de quie­nes di­cen te­ner ca­pa­ci­dad de in­fuen­cia y se jac­tan de ejer­cer­la. La his­to­ria es­tá re­ple­ta de ejem­plos. Aun­que se tra­te de una pro­vo­ca­ción, lo me­jor es huir de ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.