Ya­nis Va­rou­fa­kis

¿RE­CUER­DAS AL EX MI­NIS­TRO DE FI­NAN­ZAS GRIE­GO CON CHU­PA DE CUE­RO Y UNA YA­MAHA XJR 1300? PUES AHO­RA ES­CRI­BE LI­BROS DE ECO­NO­MÍA PA­RA SU HI­JA

Esquire (Spain) - - Esquire - TEX­TO: ASH CASTER FO­TO­GRA­FÍA: THO­MAS LAISNÉ

❯ EL DI­NE­RO SIEM­PRE FUE MUY ES­CA­SO en mi ca­sa por­que Gre­cia era un país po­bre. Mis pa­dres eran muy con­ser­va­do­res. Ellos abo­rre­cían las tar­je­tas de cré­di­to, los prés­ta­mos y las hi­po­te­cas. Yo creo que no se en­deu­da­ron nun­ca, ni si­quie­ra en las épo­cas más du­ras. Sé que pa­ra mu­chos es di­fí­cil de en­ten­der, pe­ro Gre­cia en 1980 te­nía el ni­vel más ba­jo de deu­da en Eu­ro­pa. No­so­tros guar­dá­ba­mos y guar­dá­ba­mos, igual que ha­cen aho­ra los chi­nos.

❯ CUAN­DO TER­MI­NÉ DE ES­TU­DIAR el más­ter en Es­ta­dís­ti­ca, po­día ha­ber op­ta­do por un tra­ba­jo con un sa­la­rio atrac­ti­vo o ha­cer el doc­to­ra­do. Ele­gí con­de­nar­me a la po­bre­za per­ma­nen­te, pe­ro nun­ca he mi­ra­do atrás.

❯ MI PRI­MER SUEL­DO lo ga­né en 1983, cuan­do ob­tu­ve mi pri­mer tra­ba­jo co­mo pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Es­sex, en Gran Bre­ta­ña. Re­cuer­do bien el sa­la­rio por­que era pé­si­mo: 7.520 li­bras anua­les bru­tas, al­re­de­dor de 11.500 dó­la­res. Nun­ca se me ol­vi­da­rán esas ci­fras.

❯ EL DI­NE­RO NO EXIS­TE EN LAS TEO­RÍAS ECO­NÓ­MI­CAS MÁS AVAN­ZA­DAS. Cuan­do los eco­no­mis­tas ha­blan del pre­cio del ca­fé, en el fon­do es­tán usan­do un mar­ca­dor me­ta­fó­ri­co: ¿cuán­to ca­fé ob­tie­nes, por ejem­plo, con un ki­lo de azú­car? En fí­si­ca, cuan­to más abs­trac­ta es la teo­ría, me­jor per­mi­te com­pren­der la na­tu­ra­le­za. Pe­ro en eco­no­mía es to­do lo con­tra­rio. Cuan­to más com­pli­ca­da se vuel­ve la teo­ría, más se ale­ja del ca­pi­ta­lis­mo real, exis­ten­te.

❯ EN MIS OPE­RA­CIO­NES FI­NAN­CIE­RAS PER­SO­NA­LES asu­mo to­dos los ries­gos. Si pier­do, al fn y al ca­bo se­ré yo el úni­co cul­pa­ble. Pe­ro cuan­do he te­ni­do que lle­var la eco­no­mía de to­do un país he si­do ex­tre­ma­da­men­te con­ser­va­dor. Mi es­tra­te­gia de ne­go­cia­ción era po­ner to­das mis cartas so­bre la me­sa des­de el prin­ci­pio y de­cir: “Es­to es lo que hay. Aho­ra tú haz lo que quie­ras. Pue­des dis­pa­rar­me, pe­ro no me mo­ve­ré”.

❯ ES DI­FÍ­CIL NE­GO­CIAR CON LOS ACREE­DO­RES que no quie­ren que les de­vuel­vas su di­ne­ro, que so­lo quie­ren hu­mi­llar­te pa­ra que sir­va de ejem­plo a los de­más. Tu­ve mie­do cuan­do es­ta si­tua­ción en­fren­tó a Gre­cia con sus acree­do­res: el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, el Banco Cen­tral Eu­ro­peo y la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Pa­ra ellos fue un acuer­do mu­tua­men­te ven­ta­jo­so. Si hu­bie­ran ce­di­do en­ton­ces, los es­pa­ño­les, los ir­lan­de­ses, los por­tu­gue­ses y los ita­lia­nos lo ha­brían in­ter­pre­ta­do co­mo una de­bi­li­dad.

❯ NE­CE­SI­TA­MOS UN NUE­VO SIS­TE­MA FI­NAN­CIE­RO

la Con­fe­ren­cia de Bret­ton Woods, en 1944.

❯ SR. TRUMP, no se atre­va a en­re­dar más las co­sas con Chi­na por­que es­tá ju­gan­do con fue­go. Si la eco­no­mía chi­na en­tra en re­ce­sión co­mo re­sul­ta­do de sus tra­ve­su­ras, us­ted, ami­go, ten­drá un pro­ble­ma muy gra­ve.

❯ MI VI­SIÓN DEL DI­NE­RO es la que te­nía la an­ti­gua Ate­nas: “Es fan­tás­ti­co te­ner­lo y te­rri­ble te­ner que con­se­guir­lo”. Me ex­pli­co, si me pre­gun­tas cuán­to que­rría, la res­pues­ta se­ría “una can­ti­dad inf­ni­ta”. Si lo que quie­res sa­ber es qué es­toy dis­pues­to a ha­cer pa­ra ob­te­ner­lo, la res­pues­ta es “na­da”.

❯ CREO EN EL HEDONISMO. Cuan­do una per­so­na tie­ne di­ne­ro y no lo ha ro­ba­do, no lo ha con­se­gui­do ex­plo­tan­do a los de­más, ni des­tru­yen­do la na­tu­ra­le­za o uti­li­zan­do es­cla­vos co­mo mano de obra pa­ra construir pro­yec­tos, me pa­re­ce bien que se lo gas­te en to­do aque­llo que le pro­duz­ca pla­cer. En ese sen­ti­do no soy crí­ti­co. Pe­ro el di­ne­ro es jus­ta­men­te lo que no ne­ce­si­ta­mos pa­ra te­ner una so­cie­dad en condiciones. Pa­ra mí una bue­na so­cie­dad es la de Star Trek –sí, soy un trek­kie, lo re­co­noz­co–. Ellos tie­nen re­pli­can­tes pro­du­cien­do de to­do, mien­tras la gen­te pue­de sen­tar­se tran­qui­la­men­te en el puen­te del USS En­ter­pri­se a de­ba­tir so­bre te­mas flo­sóf­cos re­la­cio­na­dos con las es­pe­cies alie­ní­ge­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.