LORD CU­LLEN

UN TEM­PLA­RIO EN LA VI­LLA Y COR­TE

Esquire (Spain) - - Sumario - FOTOS LUIS ÁLVAREZ ES­TI­LIS­MO NA­CHO PIÑEL TEX­TO ANA PÉ­REZ

El pro­ta de la se­rie Knight­fall se po­ne los úl­ti­mos abri­gos de la tem­po­ra­da pa­ra Es­qui­re.

Ha­ce un día frío y llu­vio­so en Ma­drid. Des­pués de va­rios me­ses de ve­ro­ño, pa­re­ce que el tiem­po ha cam­bia­do pa­ra que Tom Cu­llen, el ac­tor ga­lés con el que va­mos a pa­sar la tar­de, se sien­ta co­mo en ca­sa. Nos en­con­tra­mos con él en un ho­te­li­to fren­te al ma­dri­le­ño par­que del Retiro, don­de ha es­ta­do to­da la ma­ña­na aten­dien­do a la pren­sa es­pa­ño­la pa­ra pro­mo­cio­nar la nue­va se­rie de HBO Knight­fall. En ella en­car­na a Landry, un he­roi­co ca­ba­lle­ro tem­pla­rio que atra­vie­sa una grave cri­sis de fe y que es el hi­lo con­duc­tor de la his­to­ria. Pa­ra in­ter­pre­tar­lo in­ten­tó do­cu­men­tar­se, pe­ro en­se­gui­da se to­pó con la mi­to­lo­gía que en­vuel­ve a es­ta sec­ta his­tó­ri­ca. “Hay mu­cha in­for­ma­ción al res­pec­to, pe­ro la ma­yo­ría es di­fí­cil de con­tras­tar. Y ese ha­lo de mis­te­rio es, pre­ci­sa­men­te, lo que los con­vier­te en una idea tan ro­mán­ti­ca y di­ver­ti­da. Pa­ra cons­truir mi per­so­na­je he in­ten­ta­do en­con­trar el equi­li­brio en­tre his­to­ria y mi­to­lo­gía”, me ex­pli­ca.

La fac­tu­ra de la se­rie es im­pre­sio­nan­te y uno de los fuer­tes es la am­bien­ta­ción, que te tras­la­da al Pa­rís del si­glo XIV. De he­cho, Cu­llen con­fie­sa: “Uno de los pri­me­ros días de ro­da­je, en una es­ce­na en la que sa­lía de una ca­lle y re­co­rría unos 300 me­tros ro­dea­do de 350 ex­tras ves­ti­dos de épo­ca, ca­lle­jo­nes, tras­tien­das, palacios y tem­plos… Por un mo­men­to pen­sé que ha­bía via­ja­do en el tiem­po”.

ÉRASE UNA VEZ

La pri­me­ra vez que vi­mos a es­te ac­tor en la pe­que­ña pan­ta­lla fue en la ya mí­ti­ca Down­ton Ab­bey, don­de fue Lord Ant­hony Gi­lling­ham, uno de los hom­bres en la vi­da de la her­mé­ti­ca Lady Mary. Pa­ra él aquel tra­ba­jo fue un más­ter: “Tra­ba­jar con la gran Mag­gie Smith fue im­pre­sio­nan­te. A me­nu­do coin­ci­día con ella en la ce­na y ella es­ta­ba ahí co­mo to­dos, con su guion, apren­dién­do­se sus lí­neas… Lue­go ha­cía una so­la to­ma y la bor­da­ba, sol­ven­te y di­ver­ti­da”, re­cuer­da.

Aun­que ha tra­ba­ja­do bas­tan­te en es­tos úl­ti­mos años ( Wee­kend, Black Mirror o Gun­pow­der, una mi­ni­se­rie de la BBC que tam­bién se pue­de ver en Es­pa­ña en HBO), a sus 32 años Cu­llen no lle­va mu­cho en es­to: “Cre­cí en una zo­na don­de vi­vían mu­chas fa­mi­lias y ha­bía un mon­tón de ni­ños de mi edad, con los que ju­ga­ba a ser ca­ba­lle­ros… Nos eva­día­mos en un mun­do de fan­ta­sía. Creo que ser ac­tor es al­go pa­re­ci­do a lle­var esos jue­gos al mun­do real. Mis pa­dres son es­cri­to­res, así que el mun­do de la fic­ción no me era muy ajeno, pe­ro tar­dé bas­tan­te tiem­po en de­ci­dir­me por la in­ter­pre­ta­ción, en te­ner el va­lor de ser ac­tor. Has­ta los 22 años no de­ci­dí to­már­me­lo en se­rio. Creo que me da­ba un po­co de mie­do per­se­guir ese sue­ño que an­sia­ba tan­to”, con­fie­sa.

Se­gu­ra­men­te en es­tos mie­dos al­go tu­vo que ver la dis­le­xia que Cu­llen des­cu­brió que su­fría de ni­ño y que tam­bién le im­pi­dió dis­fru­tar de la lec­tu­ra du­ran­te mu­cho tiem­po: “Me cos­tó mu­cho arran­car a leer y la lec­tu­ra me im­po­nía. Aho­ra he con­se­gui­do dis­fru­tar­la y he des­cu­bier­to que me gus­ta mu­cho es­cri­bir. He es­cri­to mi pri­me­ra pe­lí­cu­la, que he co­di­ri­gi­do con Ta­tia­na [Mas­lany, su pa­re­ja] y que va­mos a mon­tar ya”, di­ce.

Y so­lo hay que en­trar en sus re­des so­cia­les pa­ra in­tuir que una de las co­sas que más le gus­ta ha­cer, cuan­do no es­tá ac­tuan­do, es via­jar. En su cuen­ta de Twit­ter (@to­m_­cu­llen) ase­gu­ra: “Me gus­ta­ría ser gi­tano”. ¿La ra­zón? “Me pa­re­cen muy ro­mán­ti­cos el ca­rác­ter nó­ma­da y la li­ber­tad de es­te pue­blo. Me gus­ta­ría ser to­tal­men­te li­bre pa­ra mo­ver­me de aquí pa­ra allá, a cual­quier par­te y sin com­pli­ca­cio­nes”, ex­pli­ca con una son­ri­sa pí­ca­ra. ¿Sus des­ti­nos fa­vo­ri­tos? “Ma­drid, por su­pues­to”, co­men­ta en­tre ri­sas. Y con­ti­núa: “He te­ni­do la suer­te de via­jar mu­cho y creo que una de las ciu­da­des que más me han im­pre­sio­na­do es Pe­tra. Tam­bién la subida a un pi­co en Sri Lan­ka, la sel­va de Cos­ta Ri­ca… En uno de mis pró­xi­mos via­jes me gus­ta­ría vol­ver a Ja­pón. Es­tu­ve en To­kio cin­co días pe­ro me gus­ta­ría via­jar al sur, es­pe­cial­men­te en la épo­ca en la que es­tán flo­re­cien­do los ce­re­zos. Tam­bién me gus­ta­ría ha­cer el Tran­si­be­riano en Ru­sia, con ami­gos. Be­ber mu­cho vod­ka y ver el mun­do a tra­vés de las ven­ta­nas del tren”, di­ce. Por el mo­men­to, su ca­rre­ra le ha lle­va­do a mu­dar­se a Los Ángeles ha­ce unos me­ses y, aun­que al prin­ci­pio pen­só que echa­ría de me­nos vi­vir en Eu­ro­pa, se ha adap­ta­do a las mil ma­ra­vi­llas: “Las primeras dos ve­ces que via­jé allí la vi co­mo una ciu­dad al­go im­per­so­nal, por­que to­do el mun­do va en co­che a to­das par­tes, no hay gen­te pa­sean­do por la ca­lle, co­mo en Lon­dres o in­clu­so en Nue­va York. Pe­ro una vez co­men­cé a vi­vir allí, co­no­cí a al­gu­na gen­te y aho­ra la veo más pe­que­ña y más aco­ge­do­ra. Es una ciu­dad ma­ra­vi­llo­sa, por­que se pue­de ha­cer surf por la ma­ña­na y es­quiar por la tar­de. Y to­do al la­do de ca­sa. Ade­más, se pue­de pa­sear por­que el tiem­po es bue­ní­si­mo. Acos­tum­bra­do a Ga­les, don­de llue­ve to­dos los días del año, he sa­li­do ga­nan­do con el cam­bio”. Es­tá cla­ro que es un ti­po po­si­ti­vo. So­lo echa de me­nos a sus ami­gos: “Un día per­fec­to pa­ra mí aho­ra se­ría que­dar con mis co­le­gas en el pub un do­min­go y sen­tar­nos allí du­ran­te ocho ho­ras, a co­mer y be­ber pin­tas”, di­ce. Lo que no echa de me­nos es su vi­da an­tes de ser ac­tor, cuan­do se ga­na­ba la vi­da co­mo DJ. “Em­pe­cé a pin­char a los 12 años y a los 16 ya era re­si­den­te. En­ton­ces me pa­re­cía muy guay, aun­que aho­ra echan­do la vis­ta atrás no me lo pa­re­ce tan­to”. Sin em­bar­go, la mú­si­ca si­gue sien­do un ele­men­to cla­ve en su vi­da: “Apren­dí a to­car el piano, to­co la gui­ta­rra y lo mis­mo es­cu­cho a Ste­vie Won­der que mú­si­ca elec­tró­ni­ca. Me pa­re­ce una for­ma de sa­lir de la reali­dad, de via­jar a tu yo in­te­rior y en­si­mis­mar­te du­ran­te unos mi­nu­tos”, con­fie­sa.

En cuan­to a su es­ti­lo, ase­gu­ra que de­pen­de de có­mo se en­cuen­tre en ca­da mo­men­to. “Me gus­ta usar la ro­pa pa­ra ma­ni­pu­lar mi es­ta­do de áni­mo. Te po­nes un tra­je y de re­pen­te te ves ele­gan­te. Lo que lle­vas pues­to ha­ce que te sien­tas de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra y eso me gus­ta. Mi pa­dre, que es un hom­bre muy ele­gan­te, me de­cía de ni­ño que, aun­que tu­vié­ra­mos po­cos re­cur­sos, siem­pre ha­bía que po­der sen­tar­se a la me­sa con un ca­mio­ne­ro o con una rei­na. Eso se me que­dó gra­ba­do, así que me gus­ta ves­tir bien. ¿Mis ico­nos? Gen­te que lo mis­mo pue­da lle­var un tra­je que una ca­mi­se­ta blan­ca y es­tar ele­gan­te, co­mo Mar­lon Bran­do o Ja­mes Ste­wart”, ter­mi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.