KIN­NA­MAN A BOR­DO

EL AC­TOR SUE­CO, PRO­TA­GO­NIS­TA DE ‘AL­TE­RED CAR­BON’, HA ABAN­DO­NA­DO SU PA­SA­DO OS­CU­RO PA­RA ABRA­ZAR LA VI­DA SA­LU­DA­BLE. CO­MER Y BE­BER ME­NOS Y PRAC­TI­CAR JIU-JITSU, SURF Y ME­DI­TA­CIÓN LE ES­TÁN LLE­VAN­DO LE­JOS… AL VO­LAN­TE DE UNO DE LOS CLÁ­SI­COS MÁS MÍ­TI­COS

Esquire (Spain) - - Motor - POR AL­BER­TO REY

Mu­chos co­no­ci­mos a Joel Kin­na­man co­mo Stephen Hol­der, el po­li­cía pro­ble­má­ti­co de The Ki­lling, la se­rie que du­ran­te cua­tro tem­po­ra­das nos trans­por­tó a una Seattle llu­vio­sa y su­cia. Pe­ro el ac­tor lle­va­ba ya años tra­ba­jan­do en su Sue­cia na­tal. Aho­ra, tras in­ter­pre­tar a una es­pe­cie de Ken­nedy per­fec­to (y si­nies­tro) en Hou­se of Cards, Kin­na­man vuel­ve a la te­le­vi­sión a lo gran­de. Es el pro­ta­go­nis­ta de Al­te­red Car­bon, la se­rie de Net­flix que adap­ta la no­ve­la de 2002 de Ri­chard Mor­gan, un clá­si­co del ci­ber­punk, gé­ne­ro del que Kin­na­man se con­si­de­ra fan. “Me gus­ta que la gen­te pien­se en las con­se­cuen­cias que nues­tras ac­cio­nes pre­sen­tes ten­drán en el fu­tu­ro”, re­fle­xio­na el ac­tor des­de Sue­cia a cuen­to de su se­rie, am­bien­ta­da en un mun­do fu­tu­ri­ble en el que la muer­te pue­de ser li­te­ral­men­te hac­kea­da. Pe­ro por exa­ge­ra­da que sue­ne esa pre­mi­sa, pa­ra Kin­na­man no hay tan­ta di­fe­ren­cia en­tre lo que re­la­ta Al­te­red Car­bon y la reali­dad. “La bre­cha en­tre ri­cos y po­bres au­men­ta. En Es­ta­dos Uni­dos se asu­me que la ge­ne­ra­ción ac­tual se­rá la pri­me­ra que vi­va me­nos que sus pa­dres. Pe­ro, al tiem­po, los que más vi­van ten­drán una es­pe­ran­za de vi­da ca­da vez ma­yor. Hay ca­si dos es­pe­cies. Las éli­tes pue­den ac­ce­der a la me­jor tec­no­lo­gía mé­di­ca, mien­tras los po­bres co­men ca­da vez peor”. No de­ja de te­ner gra­cia que ha­ble así una estrella sue­ca de me­tro no­ven­ta que aho­ra re­si­de en Los Ángeles y tra­ba­ja en Holly­wood, don­de el as­pec­to fí­si­co es

de­ter­mi­nan­te. Man­te­ner­se en for­ma le ha per­mi­ti­do abor­dar me­jor su per­so­na­je en Al­te­red Car­bon. “Mi es­pe­cia­lis­ta ha ejer­ci­do más de en­tre­na­dor que de do­ble”, apun­ta or­gu­llo­so. Y es que, aun­que Kin­na­man no es no­va­to en eso de las es­ce­nas de ac­ción (fue Ro­bocop en el re­ma­ke de 2014 de la mí­ti­ca pe­lí­cu­la de Verhoeven y pro­ta­go­ni­zó co­mo el pro­pio po­li­cía del fu­tu­ro un anun­cio de la agen­cia de trá­fi­co de EE. UU. pa­ra ad­ver­tir de los pe­li­gros de con­du­cir be­bi­do), lo de Al­te­red Car­bon “es un ni­vel di­fe­ren­te”. La de Net­flix es, se­gún él, “una se­rie de cien­cia fic­ción con la en­ver­ga­du­ra de una pe­lí­cu­la de al­to pre­su­pues­to”. En ella in­ter­pre­ta a Ta­kes­hi Ko­vacs, un sol­da­do “re­su­ci­ta­do” gra­cias a una téc­ni­ca que per­mi­te tras­plan­tar la men­te de per­so­nas fa­lle­ci­das a cuer­pos nue­vos y, con suer­te (y di­ne­ro), me­jo­res. El cuer­po que le to­ca a Ko­vaks es­tá tra­ba­ja­do so­bre to­do a ba­se de jiu-jitsu, un com­bi­na­do de ar­tes mar­cia­les y surf. Pa­ra el ac­tor, ade­cuar su fí­si­co a lo que re­quie­ren sus per­so­na­jes es fun­da­men­tal. “Me lo to­mo co­mo una mi­sión y, ade­más, cuan­do gas­to tiem­po y ener­gía en en­tre­nar, en co­mer bien y en be­ber me­nos no caigo en las pe­que­ñas de­pre­sio­nes que an­tes sí vi­vía”. El Kin­na­man os­cu­ro pa­re­ce ser que se que­dó en Sue­cia: “Tu­ve una ju­ven­tud en la que me me­tía en mu­chos pro­ble­mas –con­fie­sa–. Al­gu­nos de mis ami­gos de in­fan­cia ter­mi­na­ron sien­do de­lin­cuen­tes. Aho­ra soy una per­so­na muy di­fe­ren­te, in­ten­to ro­dear­me de gen­te po­si­ti­va”. Y eso que di­ce que el pa­no­ra­ma de su se­rie se pa­re­ce más a Los Ángeles que a Es­to­col­mo. Y que él mis­mo es­tá a me­dio ca­mino en­tre Ta­kes­hi Ko­vacs y el com­pli­ca­do de­tec­ti­ve que in­ter­pre­tó en The Ki­lling. “Aho­ra soy muy Holly­wood”, ad­mi­te en­tre ri­sas. ¿Me­di­tas? “¡Por su­pues­to que me­di­to!”.

Co­mo Ro­bocop, hi­zo un anun­cio pa­ra la agen­cia de trá­fi­co de EE. UU. so­bre el pe­li­gro de con­du­cir be­bi­do

Joel Kin­na­man tie­ne una be­lle­za clá­si­ca que pe­ga a las mil ma­ra­vi­llas al vo­lan­te de un Mer­ce­de­sBenz 190 SL.

De iz­da. a dcha.: Frank Si­na­tra y Gra­ce Kelly du­ran­te el ro­da­je de Al­ta so­cie­dad (1956), Yul Bryn­ner en un des­can­so de Sa­lo­món y la rei­na de Sa­ba (1959) y Al­fred Hitch­cock sa­lien­do de los es­tu­dios de la Me­tro en 1959.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.