ASÍ TRA­BA­JA­RÁN TUS HI­JOS… O NO

EN WEWORK, EL CEN­TRO NEU­RÁL­GI­CO DE LA ‘NEW NEW ECO­NOMY’, LA OFI­CI­NA TRA­DI­CIO­NAL AHO­RA SON ME­SAS DE AL­QUI­LER, EL PA­QUE­TE DE BE­NE­FI­CIOS CON­SIS­TE EN WI­FI Y CA­FÉ GRA­TIS Y EL PLAN DE JU­BI­LA­CIÓN ES HA­CER­SE RI­CO O FRA­CA­SAR

Esquire (Spain) - - Negocios - TEX­TO ERIC KONIGSBERG ILUSTRACIÓN MAX GUTHER

Lu­nes por la ma­ña­na. Bren­dan Al­per pa­sa su tar­je­ta jus­to an­tes de las 9:00 y en­tra en un edif­cio de hor­mi­gón don­de en el ves­tí­bu­lo le sa­lu­dan lám­pa­ras en for­ma de glo­bo te­rrá­queo, un so­fá he­cho de re­ta­zos, una ca­fe­te­ra… Así es la es­té­ti­ca de Wework, la em­pre­sa que ope­ra aquí. Bren­dan lle­ga su des­pa­cho en el quin­to pi­so. Tie­ne 30 años y es el fun­da­dor de una em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca. Tra­ba­ja­ba en Gold­man Sachs y ha­ce un par de años mi­ró a sus je­fes y se vio a sí mis­mo: “Com­pro­ban­do nú­me­ros ba­jo un fo­co, dos ni­ños en ca­sa, con­tan­do los días de va­ca­cio­nes, y ¿a qué pre­cio?”. Di­mi­tió, jun­tó los aho­rros de su vi­da y lan­zó una apli­ca­ción pa­ra ci­tas lla­ma­da Ha­ter, que em­pa­re­ja a las per­so­nas en fun­ción de sus aver­sio­nes en co­mún (tie­nes que re­lle­nar un cues­tio­na­rio). Se lan­zó en fe­bre­ro de 2017 y en tres se­ma­nas te­nía 300.000 usua­rios re­gis­tra­dos en to­do el mun­do. Más tar­de, Ha­ter re­ci­bió una va­lo­ra­ción de cua­tro mi­llo­nes de dó­la­res, a pe­sar de que la com­pa­ñía aún no ha­bía ga­na­do ni un cén­ti­mo. Hay mu­chos Bren­dan en la Re­pú­bli­ca de Wework. Em­pre­sas de cal­ce­ti­nes, de co­ches usa­dos, de piz­zas, con­sul­to­rías y has­ta una que or­ga­ni­za fes­tas de swin­gers (in­ter­cam­bio de pa­re­jas). Des­de 2010, Wework al­qui­la es­pa­cio de of­ci­nas en dis­tin­tas ciu­da­des y aho­ra ope­ra en 19 paí­ses, con más de 170 ubi­ca­cio­nes en to­do el mun­do (38 so­lo en Nue­va York). Es­tá va­lo­ra­da en 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res; en­tre las nue­vas em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses so­lo Uber y Airbnb va­len más. Co­mo am­bas, Wework es esen­cial­men­te un in­ter­me­dia­rio: una em­pre­sa de of­ci­nas… que no tie­ne of­ci­nas. En no­viem­bre, Wework con­ta­ba con más de 160.000 “miem­bros”. Me­tros cua­dra­dos to­ta­les: 10 mi­llo­nes y cre­cien­do. ¿Qué re­pre­sen­ta Wework? La trans­for­ma­ción de la cul­tu­ra la­bo­ral mo­der­na. Wework uti­li­za sen­so­res de of­ci­na pa­ra ras­trear los há­bi­tos de tra­ba­jo de sus in­qui­li­nos (cuán­tas ho­ras al día un es­cri­to­rio se en­cuen­tra va­cío o qué sa­las de con­fe­ren­cias se re­ser­van más). La em­pre­sa pre­vé que pron­to las gran­des em­pre­sas sub­con­tra­ta­rán sus of­ci­nas a Wework, y apro­ve­cha­rán to­dos sus da­tos pa­ra ob­te­ner la ma­yor pro­duc­ti­vi­dad po­si­ble. “Te des­po­ja­mos de gran par­te del ais­la­mien­to de di­ri­gir tu pro­pio ne­go­cio”, di­ce Mi­guel Mc­kel­vey, uno de los fun­da­do­res, que ex­pli­ca có­mo se les ocu­rrió la idea a Adam (Neu­mann, el CEO, aquí to­dos se lla­man por el nom­bre de pi­la) y a él: “Nos di­mos cuen­ta de que el mo­de­lo in­mo­bi­lia­rio pa­ra las nue­vas em­pre­sas no fun­cio­na­ba. Ha ha­bi­do una re­vo­lu­ción en ho­te­les bou­ti­que ba­ra­tos y en res­tau­ran­tes de fran­qui­cia, pe­ro no en el es­pa­cio de of­ci­nas. Y si pa­sas 10 o 12 ho­ras en una, tie­nes que es­tar a gus­to”. Ha­ce dos dé­ca­das se nos di­jo que con in­ter­net to­dos tra­ba­ja­ría­mos des­de ca­sa. Pe­ro esa au­to­no­mía de­mos­tró te­ner in­con­ve­nien­tes, es­pe­cial­men­te la fal­ta de con­tac­to hu­mano. Wework quie­re res­tau­rar la ca­ma­ra­de­ría de la vi­da la­bo­ral. “Pa­ra mí, es­tar ro­dea­do de otros, aun­que no ten­ga­mos un pro­pó­si­to co­mún, es una gran mo­ti­va­ción”, di­ce Mi­guel. En Wework a me­nu­do no tie­nes ni idea de lo que ha­ce el de al la­do y la ma­yo­ría de in­qui­li­nos se en­mar­can den­tro de la dé­ca­da de post­gra­do. La gen­te ma­yor no abun­da aquí.

¿QUÉ HAY MÁS ALLÁ?

Wework es el sub­pro­duc­to de una eco­no­mía que re­pen­ti­na­men­te de­jó de ga­ran­ti­zar a los jó­ve­nes un em­pleo es­ta­ble. El co­lap­so eco­nó­mi­co de 2008 y el alu­vión de mi­llen­nials que han en­tra­do en la fuer­za la­bo­ral des­de en­ton­ces pro­vo­ca­ron la era del co­wor­king, que ofre­ce una nue­va y en­ri­que­ci­da op­ción pa­ra los jó­ve­nes em­pren­de­do­res. Pe­ro la flo­so­fía Wework va mu­cho más allá. En 2016, la em­pre­sa pre­sen­tó los es­pa­cios co­li­ving lla­ma­dos We­li­ve (com­ple­jos de apar­ta­men­tos pa­ra adul­tos com­ple­ta­men­te amueblados) y el año pa­sa­do anun­ció su plan pa­ra crear sus pro­pias es­cue­las pi­lo­to de edu­ca­ción pri­ma­ria (We­grow) que ha­rán én­fa­sis en el “em­pren­di­mien­to cons­cien­te” pa­ra ni­ños de en­tre tres y nue­ve años. Wework pa­re­ce es­tar crean­do una ver­sión del si­glo XXI de la ciu­dad de la com­pa­ñía Pull­man, de mo­do que sus miem­bros pron­to po­drían le­van­tar­se en We­li­ve, de­jar a sus hi­jos en We­grow, y tra­ba­jar en Wework. Las úni­cas co­sas que Wework no po­drá dar­te son una nó­mi­na y un pro­pó­si­to. Pa­ra eso aún ne­ce­si­tas un tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.