EL BUEN DA­FOE

Des­pués de un sin­fín de se­res ta­ra­dos, an­gus­tia­dos e in­quie­tan­tes, el ac­tor se per­fla pa­ra el Os­car por el pa­pel de un ti­po co­mún en ‘The Flo­ri­da Pro­ject’

Esquire (Spain) - - Sumario - POR BE­GO­ÑA DONAT

El eterno lu­ná­ti­co de­mues­tra en The Flo­ri­da Pro­ject que pue­de ha­cer de ti­po nor­mal.

La voz de Da­foe es si­bi­lan­te. Hay un si­seo re­cu­rren­te, fru­to de las eses al co­lar­se en­tre su dias­te­ma. Ni sus dien­tes se­pa­ra­dos ni sus du­ros ras­gos ame­dren­tan cuan­do le das la mano. La con­ver­sa­ción, du­ran­te el Fes­ti­val de To­ron­to, es afa­ble, pe­ro cui­da­di­to con pre­gun­tar por Trump. Re­co­no­ce que cuan­do es­tu­vie­ron fil­man­do The Flo­ri­da Pro­ject, la pe­lí­cu­la que es­tre­na el 9 fe­bre­ro y que ha ro­da­do a las ór­de­nes del di­rec­tor de ci­ne in­die Sean Ba­ker, vol­vía a su ha­bi­ta­ción de ho­tel y en­chu­fa­ba la te­le pa­ra ver la Con­ven­ción Re­pu­bli­ca­na. La­men­ta que las elec­cio­nes se de­can­ten a fa­vor de hom­bres de ne­go­cios de un tiem­po a es­ta par­te, pe­ro al re­pre­gun­tar­le so­bre la re­for­ma sa­ni­ta­ria de su pre­si­den­te se nie­ga a en­trar en ese jar­dín. “Ven­ga, va, de­je­mos ese te­ma”. El tono es sua­ve, uni­for­me, pe­ro fir­me. Ges­ti­cu­la ape­nas. Y so­lo son­ríe al ha­blar de te­mas gra­ves, co­mo la sos­pe­cha de que hu­bo ti­pos tra­pi­chean­do en los al­re­de­do­res del edi­fi­cio don­de ro­da­ron. La cin­ta ver­sa so­bre la mi­se­ria que ro­dea la zo­na de Dis­ney World en Or­lan­do y la in­mer­sión en la reali­dad de ese en­torno fue bru­tal: ro­da­ron con ac­to­res no pro­fe­sio­na­les y, pa­ra in­ter­pre­tar su pa­pel de ge­ren­te de un mo­tel, apren­dió a imi­tar el acen­to de uno de sus cu­ña­dos, al que pi­dió ayu­da pa­ra co­piar el de­je de Flo­ri­da, aun­que lue­go no le hi­zo fal­ta uti­li­zar­lo: “Él es bas­tan­te con­ser­va­dor y mi per­so­na­je mal­di­ce to­do el tiem­po, así que le pu­se en un apu­ro, por­que no que­ría de­cir ta­cos. Yo le in­sis­tía: ‘Ven­ga, hom­bre, eres mi her­mano po­lí­ti­co. Haz­lo por mí’”. Su fí­si­co de gal­go fi­bro­so, pro­cu­ra­do por los ge­nes y por dos dé­ca­das de yo­ga, y el en­tu­sias­mo que aso­ma en su mi­ra­da al ha­blar de es­ta pe­lí­cu­la te trans­mi­ten que, a pe­sar de sus 62 años y las 105 pe­lí­cu­las que car­ga en el lo­mo, tie­ne cuer­da pa­ra otro buen ra­to.

ES­QUI­RE: La pe­lí­cu­la ha­bla de la fra­gi­li­dad del sue­ño ame­ri­cano, y es in­creí­ble la hu­ma­ni­dad que le has da­do a tu per­so­na­je, ese ge­ren­te de un mo­tel ba­ra­to en las in­me­dia­cio­nes de Dis­ney World. WI­LLEM DA­FOE: Ey, ¡siem­pre le doy hu­ma­ni­dad a to­dos mis per­so­na­jes! ( ri­sas). No, en se­rio, ya me lo han co­men­ta­do an­tes y es­toy fe­liz. Pe­ro in­sis­to en que de­be­rías de­cir­lo de to­dos mis pa­pe­les. En re­tros­pec­ti­va, re­co­noz­co que Bobby es un per­so­na­je di­fí­cil. Él es una au­to­ri­dad en es­te pe­que­ño mun­do, un po­co in­efi­caz en su tra­ba­jo de ge­ren­te, por tra­tar­se de una per­so­na co­mún. De he­cho, su com­pa­sión y su em­pa­tía se de­ben en par­te a que no es tan di­fe­ren­te de los in­qui­li­nos. Él vi­ve allí, en esa co­mu­ni­dad, y quie­re que la co­mu­ni­dad fun­cio­ne. La su­ya no es una sen­sa­ción ele­va­da de al­truis­mo, sino pu­ro prag­ma­tis­mo. ESQ: ¿Có­mo te ha ido el cam­bio de re­gis­tro con el di­rec­tor, Sean S. Ba­ker? WD: Sean evi­ta ma­cha­car­te o con­di­cio­nar­te emo­cio­nal­men­te. Te pro­vo­ca una re­fle­xión en lu­gar de un buen llan­to. Man­tie­ne la ten­sión en un en­ca­je que com­bi­na emo­ción, ter­nu­ra y com­pro­mi­so. Cuan­do asu­mes que tu res­pon­sa­bi­li­dad ha­cia las per­so­nas que es­tás re­tra­tan­do pa­sa por no se­ña­lar con el de­do o ser de­ma­sia­do in­ten­so, eso te per­mi­te ac­ce­der a su idio­sin­cra­sia ESQ: ¿Co­no­cías su tra­ba­jo pre­vio? WD: So­lo ha­bía vis­to Tan­ge­ri­ne y me pa­re­ció im­pre­sio­nan­te. Lue­go com­pro­bé en per­so­na que Sean tam­bién lo es. Al tiem­po que di­rec­tor, tam­bién ejer­ce de guio­nis­ta y edi­tor. Es un tres en uno. Y me gus­tan los rea­li­za­do­res que me in­vi­tan a co­la­bo­rar. El pro­ce­so con ellos no se de­mo­ra tan­to en el tiem­po. Es­te ha si­do un pro­yec­to en el que he tra­ba­ja­do en un lu­gar real con per­so­nas reales y he­chos reales, pe­ro don­de to­da­vía he te­ni­do li­ber­tad crea­ti­va co­mo ac­tor. El guion es bue­ní­si­mo. Y po­día­mos ha­ber­lo ro­da­do de ma­ne­ra con­ven­cio­nal, pe­ro no fue así. Al tra­ba­jar con ni­ños se com­pli­ca la co­sa.

Al­fred Hitch­cock ad­ver­tía que nun­ca hay que tra­ba­jar con ni­ños. Di­cho­so Wi­llem que ha te­ni­do que li­diar con la chi­qui­lle­ría, por­que en ellos re­si­de la ho­nes­ti­dad de es­ta pe­lí­cu­la. Y afor­tu­na­dos son, por­que el per­so­na­je es un hom­bre com­pa­si­vo, pa­cien­te y ca­bal. ¡ Lo que las cria­tu­ras se han aho­rra­do en psi­có­lo­gos!

UN PA­PEL DI­FÍ­CIL

A Da­foe no le gus­tan las en­tre­vis­tas. Siem­pre re­sul­ta cau­to, in­clu­so so­so. Si por al­go lle­va tan­tos años en el ofi­cio es por con­se­guir ser ese lien­zo en blan­co don­de los di­rec­to­res pue­den es­cri­bir sus más in­quie­tan­tes pe­sa­di­llas. Hoy, sin em­bar­go, su son­ri­sa es cá­li­da, una di­ría que in­clu­so tier­na, al ha­blar del pa­pel que pue­de de­pa­rar­le su pri­mer Os­car.

“La ex­pe­rien­cia de es­tos sin­te­cho en­mas­ca­ra­da en mo­te­les ba­ra­tos no so­lo se da en Dis­ney, tam­bién en Mas­sa­chu­setts o Ken­tucky”

ESQ: Gran par­te del re­par­to no eran in­tér­pre­tes pro­fe­sio­na­les. ¿Qué apor­ta esa inex­pe­rien­cia al re­sul­ta­do fi­nal? WD: Uno de los atrac­ti­vos era que íba­mos a tra­ba­jar jun­to a per­so­nas del lu­gar, ni­ños, de­bu­tan­tes, ac­to­res jó­ve­nes. Co­mo pun­to de par­ti­da, sa­bes que los ac­to­res no pro­fe­sio­na­les pue­den des­co­no­cer co­sas so­bre la cá­ma­ra, no ser ca­pa­ces de re­pe­tir ni de im­pro­vi­sar, pe­ro lo que ob­tie­nes a cam­bio, cuan­do no son cons­cien­tes de sí mis­mos, es que es­tén muy pre­sen­tes y que tras­la­den al equi­po la sen­sa­ción re­la­ja­da de es­tar crean­do al­go de ver­dad. ESQ: La pe­lí­cu­la re­tra­ta un Dis­ney muy ale­ja­do del cuen­to de ha­das. WD: Es­ta his­to­ria no as­pi­ra a arrui­nar la repu­tación de Dis­ney. Pe­ro es in­ne­ga­ble la iro­nía de que un lu­gar que se in­ven­tó co­mo el más fe­liz so­bre la Tie­rra es­té ubi­ca­do al la­do de tan­ta mi­se­ria. Es­ta pe­lí­cu­la tra­ta de nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad con el pró­ji­mo. Dis­ney sir­ve de con­tex­to a es­te ti­po de po­bre­za. La ex­pe­rien­cia de las per­so­nas sin te­cho, en­mas­ca­ra­da en mo­te­les ba­ra­tos, no so­lo se da en Flo­ri­da: tam­bién en Mas­sa­chu­setts, en Ken­tucky… Es­te fil­me no bus­ca­ba ofre­cer una so­lu­ción a la mi­se­ria, sino mos­trar el ci­clo de la po­bre­za. ESQ: Ima­gino que con Trump es­tas per­so­nas es­tán aho­ra en peo­res con­di­cio­nes WD: Es el signo po­lí­ti­co de los tiem­pos. To­do el mun­do ha­bla de re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros. Y no so­lo en los Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién en Eu­ro­pa. Se es­tá eli­gien­do a hom­bres de ne­go­cios pa­ra ad­mi­nis­trar paí­ses. El tra­ba­jo que han de de­ten­tar los lí­de­res mo­ra­les se tras­pa­sa a em­pre­sa­rios co­rrup­tos. Así que es­tá cla­ro por qué van a op­tar cuan­do ten­gan que de­ci­dir dón­de in­ver­tir el di­ne­ro, si en pri­sio­nes y po­li­cías o en edu­ca­ción y vi­vien­da. ESQ: Has he­cho de­ce­nas de pa­pe­les. ¿Qué ha si­do lo me­jor en es­tos años? WD: Me gus­ta es­tar con per­so­nas que me atraen y par­ti­ci­par en his­to­rias in­tere­san­tes. Me gus­ta via­jar y trans­for­mar­me, y tam­bién dis­fru­to ha­cien­do una pu­bli­ci­dad o pe­lí­cu­las co­mer­cia­les: en esas ex­pe­rien­cias co­mer­cia­les em­pleas un múscu­lo ac­to­ral dis­tin­to. Pe­ro lo que más me atrae es el ci­ne per­so­nal. Es muy di­fe­ren­te: en es­te ti­po de ci­ne no soy un pro­duc­to, sino la per­so­ni­fi­ca­ción de la pa­sión de un di­rec­tor”.

1. BOBBY PE­RU David Lynch le cal­zó una den­ta­du­ra ca­ria­da y de­for­me pa­ra sub­ra­yar la sor­di­dez de su gáns­ter en Co­ra­zón

Sal­va­je (1990), un be­lla­co tan re­pul­si­vo co­mo se­duc­tor.

2. MAX SCHRECK En La som­bra del

vam­pi­ro (E. Elias Mer­hi­ge, 2000), hi­zo es­ca­lo­frian­te reali­dad las sos­pe­chas de que el ac­tor pro­ta­go­nis­ta del

Nos­fe­ra­tu de Mur­nau era un au­tén­ti­co chu­pa­san­gres. 3. SAR­GEN­TO ELÍAS Bra­zos abier­tos al cie­lo, es­pal­da en ar­co y el cuer­po con­vul­sio­na­do por los dis­pa­ros. No ha ha­bi­do muer­te mas épi­ca en el ci­ne bé­li­co que la su­ya en Pla­toon (Oli­ver Sto­ne, 1986).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.