Gua­ya­be­ra

LA VIS­TEN RE­YES, PRE­MIOS NO­BEL Y JEFES DE ES­TA­DO. ES­TA CA­MI­SA DE LINO O AL­GO­DÓN CON CUA­TRO BOL­SI­LLOS NA­CIÓ EN CUBA, DE PA­DRES GRANADINOS, Y ES­TE VE­RANO DE­BE­RÍA ES­TAR EN NUES­TRO AR­MA­RIO POR GONZALO ROLANÍA

Esquire (Spain) - - Sumario -

No es un nom­bre de cóc­tel, sino el de la pren­da es­tre­lla de es­te ve­rano.

Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, una gua­ya­be­ra no es una de esas fru­tas exó­ti­cas que de vez en cuan­do una ca­de­na de su­per­mer­ca­dos po­ne en pro­mo­ción, tam­po­co es un cóc­tel que se pi­da en el Ca­ri­be o en el pub de de­ba­jo de tu ca­sa. Las gua­ya­be­ras son un ti­po de ca­mi­sa, y es­te ve­rano de­be­rías ha­cer­te con una de ellas. Sin es­tar con­tras­ta­do al cien por cien, se di­ce que tie­ne un ori­gen ca­ri­be­ño (con ese nom­bre lo ra­ro es que lo tu­vie­se en Ale­ma­nia) y los gran­des en­ten­di­dos en la ma­te­ria lo si­túan en 1709 en Cuba, cuan­do un ma­tri­mo­nio gra­na­dino, Jo­se­li­llo Pé­rez Ro­drí­guez y En­car­na­ción Nú­ñez Gar­cía, ate­rri­za­ron en San­cti Spi­ri­tus. Al po­co tiem­po de lle­gar a la is­la, la pa­re­ja re­ci­bió unas te­las de lino pro­ce­den­tes de Es­pa­ña. Jo­se­li­llo no ter­mi­na­ba de acli­ma­tar­se al ca­lor de la zo­na y, sa­bien­do que su mu­jer era una mag­ní­fi­ca cos­tu­re­ra, le en­car­gó que apro­ve­cha­se es­tas te­las pa­ra la con­fec­ción de va­rias ca­mi­sas. En­car­na­ción, mu­jer pre­ca­vi­da, les pu­so cua­tro bol­si­llos. Un bol­si­llo bien co­lo­ca­do pue­de ser muy útil, de­bió de pen­sar. Pron­to la ca­mi­sa se con­vir­tió en to­da una ten­den­cia en­tre los cam­pe­si­nos de la co­mar­ca y al tiem­po fue ex­ten­sa­men­te apro­ba­da y po­pu­la­ri­za­da. Lo que no sa­be­mos es si En­car­na­ción se pu­so a co­ser a man­sal­va o sim­ple­men­te fue pio­ne­ra en su fa­bri­ca­ción. Es­pe­re­mos, en cual­quier ca­so, que la mu­jer tu­vie­se al­go de ayu­da. Si es­te pue­de ser el ori­gen de la pren­da, pa­ra el te­ma del nom­bre nos te­ne­mos que ade­lan­tar unos cuan­tos años, en torno a 1862. En aque­llos tiem­pos a los na­ti­vos de San­cti Spi­ri­tus se les co­no­cía co­mo ya­ya­be­ros, por lo que el pri­mer nom­bre que re­ci­bió la ca­mi­sa fue es­te. Por la zo­na tam­bién ha­bía mu­cha gua­ya­ba (es­to sí que es una fru­ta exó­ti­ca) y los bol­si­llos de es­tas ca­mi­sas eran per­fec­tos pa­ra al­ma­ce­nar­las, por lo que, ¡ voi­là!, de es­ta cos­tum­bre na­ció el nom­bre de ‘gua­ya­be­ra’. En su ver­sión más clá­si­ca (con cue­llo de ca­mi­sa, cua­tro bol­si­llos, con­fec­cio­na­da en lino blan­co, man­ga lar­ga y so­lo con al­for­zas) se la he­mos vis­to a re­yes, Fe­li­pe VI y Juan Car­los I, pre­si­den­tes, Jimmy Car­ter, Fi­del Cas­tro o Ma­riano Ra­joy y di­fe­ren­tes re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos ca­da vez que via­jan a un país tropical don­de ves­tir con gua­ya­be­ras sig­ni­fi­ca ves­tir de eti­que­ta.

ÚL­TI­MA VER­SIÓN

El aba­ni­co de gua­ya­be­ras ca­da vez es más am­plio y ca­da vez se ven más co­lo­res y te­ji­dos. Las bor­da­das y con co­lo­res atre­vi­dos se re­ser­van pa­ra bo­das, pe­ro si te dan aler­gia las bo­das y tú lo que quie­res es ves­tir­la en las pla­yas de For­men­te­ra, tam­po­co pa­sa na­da. Tan­to el te­ji­do co­mo el pa­trón son in­di­ca­do­res de ca­li­dad de la pren­da. Las me­jo­res es­tán fa­bri­ca­das en lino o al­go­dón cien por cien y es­tán for­ma­das por 12 plie­gues fron­ta­les de igual ta­ma­ño. Es­cri­to­res co­mo Er­nest He­ming­way o ac­to­res co­mo John Way­ne, Johnny Depp o Gary Coo­per tam­bién su­cum­bie­ron a ella, por­que la gua­ya­be­ra, y más es­te año, no se re­ser­va pa­ra reunio­nes de Es­ta­do: se­rá si­nó­ni­mo de va­ca­cio­nes en el Ca­ri­be, de mar­ga­ri­tas, de amo­res de ve­rano, de san­da­lias, de ba­cha­tas… Ve­ra­nees don­de ve­ra­nees, haz­te con una, se­rás el más mo­derno de la pla­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.