AUTOAYUDA

Esquire (Spain) - - Sumario - @jo­ral­cal­de / @al­cal­de.jor­ge Jor­ge Al­cal­de

Es­toy en el des­pa­cho de la edi­to­ra de mis libros, en la se­de cen­tral de Pla­ne­ta en Ma­drid. Siem­pre que ven­go me gus­ta mi­rar las es­tan­te­rías de de­trás de su me­sa mien­tras me ha­bla. Es­pe­ro que no pien­se que no le ha­go ca­so. Sé que no lo pien­sa. Pe­ro ese ejer­ci­cio vi­sual es un in­tere­san­te es­tu­dio so­cio­ló­gi­co, to­tal­men­te acien­tí­fi­co, por su­pues­to, so­bre lo que se cue­ce ahí fue­ra, en la ca­lle.

Ha­ce años, cuan­do ve­nía ner­vio­so a ven­der mis pri­me­ras ideas (aho­ra tam­bién ven­go ner­vio­so, que cons­te) en aque­llas es­tan­te­rías ha­bía mu­cha po­lí­ti­ca, mu­cho tem­pla­rio, mu­cha no­ve­la ro­mán­ti­ca ju­ve­nil. Lue­go em­pe­za­ron a apa­re­cer libros de co­ci­na, gran­des chefs y fic­cio­nes na­rra­das por pre­sen­ta­do­res y pre­sen­ta­do­ras de te­le­vi­sión. Du­ran­te la cri­sis, la es­tan­te­ría se po­bló de libros pa­ra en­ten­der la eco­no­mía y apa­re­cie­ron ve­te­ra­nos eco­no­mis­tas que nos ex­pli­ca­ban el IBEX y las sub­pri­me co­mo nues­tro abue­lo nos con­ta­ba la gue­rra.

Por esas bal­das he vis­to pa­sar ma­nua­les pa­ra apren­der a ser com­mu­nity ma­na­ger en 10 pa­sos, son­rien­tes ja­po­ne­sas que nos en­se­ña­ron a or­de­nar el ar­ma­rio, libros de adul­to pa­ra co­lo­rear y su­do­kus, mu­chos su­do­kus. Si me die­ra por ser cur­si di­ría que la es­tan­te­ría es una fo­to­gra­fía de nues­tra so­cie­dad… ¡Va, lo di­go!

En la úl­ti­ma fo­to si­gue apa­re­cien­do la bue­na li­te­ra­tu­ra de au­to­ras que ga­ran­ti­zan best-se­llers (Ma­ría Due­ñas es la rei­na en es­te te­rreno), si­guen triun­fan­do los libros pa­ra co­mer (bueno, pa­ra en­se­ñar­nos a co­mer) pe­ro aho­ra han de­ja­do de cen­trar­se en la ex­pe­rien­cia he­do­nis­ta del gourmet y pre­ten­den ayu­dar­nos a co­mer sano. Hay mu­cho ve­gano, mu­cho healthy, mu­cho dé­tox y mu­cho an­ti­aging. Han en­tra­do co­mo un ti­ro los tí­tu­los so­bre fe­mi­nis­mo, so­bre el rol de la mu­jer, la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro y la igual­dad efec­ti­va. Al­gu­nos de ellos es­tán es­cri­tos por hom- bres, por esa me­jor ver­sión del hom­bre que tam­bién exis­te y ven­de. La ac­tua­li­dad im­po­ne al­gún tí­tu­lo so­bre Ca­ta­lu­ña y Es­pa­ña y es­tán en el horno los libros so­bre ETA que se­gu­ro lle­ga­rán a esa es­tan­te­ría de Án­ge­les an­tes de que aca­be el año.

No es fá­cil el ofi­cio de edi­tor, siem­pre tra­tan­do de hus­mear qué va­mos a ne­ce­si­tar leer los hu­ma­nos el año que vie­ne, an­ti­ci­pan­do ten­den­cias con tiem­po su­fi­cien­te pa­ra en­car­gar un li­bro, es­cri­bir­lo, co­rre­gir­lo, edi­tar­lo, im­pri­mir­lo, dis­tri­buir­lo, pro­mo­cio­nar­lo… A la es­pe­ra de que ese hi­jo (odio a quien lo lla­ma “pro­duc­to”) im­pac­te en el rin­cón se­cre­to de nues­tras emo­cio­nes. Es co­mo com­prar un mi­llón de crías de cer­do y em­pe­zar a ali­men­tar­las pa­ra que crez­can cin­co o seis años sin sa­ber si pa­ra en­ton­ces al mun­do le va se­guir gus­tan­do el ja­món. (Sí, sé que la com­pa­ra­ción no me ha sa­li­do pre­ci­sa­men­te poé­ti­ca, pe­ro es tal cual).

La es­tan­te­ría del des­pa­cho, la úl­ti­ma vez que lo vi­si­té ha­ce unos días, es­ta­ba pla­ga­di­ta de libros de autoayuda. ¡Vuel­ven! Re­co­noz­co que con la autoayuda he pa­sa­do pe­rio­dos de amor y de odio. Hu­bo un tiem­po en que la con­si­de­ré su­per­flua, ba­nal, pseu­do­cien­tí­fi­ca, frau­du­len­ta. Pe­ro qui­zás era por­que en aquel tiem­po aún no me ha­bía en­con­tra­do so­lo en ca­sa des­pués de una rup­tu­ra, ni ha­bía li­dia­do con la en­fer­me­dad de un hi­jo, ni me ha­bían echa­do de un tra­ba­jo, ni ha­bía vis­to en­ve­je­cer a unos pa­dres, ni la prós­ta­ta me ha­bía cre­ci­do por en­ci­ma de 3x4x2,5, ni la pre­si­den­ta de mi Co­mu­ni­dad ro­ba­ba cre­mas, ni ha­bía pa­ti­na­do con una por­ta­da, ni me ha­bía da­do ca­la­ba­zas un buen co­la­bo­ra­dor, ni me ha­bía en­ga­ña­do un so­cio, ni me ha­bía enamo­ra­do de ver­dad, ni mi co­che me da­ba ór­de­nes, ni me ha­bía que­da­do ja­más sin wi­fi. En otras pa­la­bras, qui­zás en­ton­ces no ne­ce­si­ta­ba ayu­da por­que ni si­quie­ra ha­bía em­pe­za­do a vi­vir… Le he co­gi­do un par de libros a mi edi

to­ra pa­ra pro­bar.ya os con­ta­ré.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.