‘FAKE’ FO­TOS

Esquire (Spain) - - Tribuna - *Cris­ti­na de Middel es fo­tó­gra­fa do­cu­men­tal y Pre­mio Na­cio­nal de Fo­to­gra­fía en 2017. En Pho­toes­pa­ña18 ha co­mi­sa­ria­do las ex­po­si­cio­nes que se en­glo­ban ba­jo el tí­tu­lo ‘Pla­yers’ (Al­gu­nos ejem­plos, a la de­re­cha de es­ta pá­gi­na).

Pa­ra ce­le­brar el 20 aniver­sa­rio de PHOTOESPAÑA me ofre­cie­ron te­ner “Car­ta Blan­ca”, una po­tes­tad que me da de­re­cho a ele­gir un te­ma y con­ver­tir­me en al­go pa­re­ci­do a una co­mi­sa­ria de las seis ex­po­si­cio­nes que se agru­pan en torno al pro­gra­ma. El le­ma que he ele­gi­do se lla­ma Pla­yers, y con él quie­ro reivin­di­car el pa­pel lú­di­co de la fo­to­gra­fía, una par­te que re­pre­sen­ta más una afi­ción que una pro­fe­sión y que creo que he­mos per­di­do por el ca­mino. Esa apues­ta me ha lle­va­do a bus­car, pa­ra es­ta sec­ción, a au­to­res que, tan­to en su te­má­ti­ca co­mo en su ma­ne­ra de tra­ba­jar, si­guen di­vir­tién­do­se, si­guen pa­sán­do­lo bien.

Pa­ra mí, co­mo pa­ra mu­chos otros, co­ger una cá­ma­ra em­pe­zó sien­do un hobby, al­go que me di­ver­tía y me lle­na­ba. Pe­ro cuan­do el pa­sa­tiem­po se con­vir­tió en mi me­dio de vi­da y em­pe­cé a prac­ti­car el re­por­te­ris­mo grá­fi­co, se trans­for­mó en al­go de­ma­sia­do se­rio. La ma­yo­ría de los fo­tó­gra­fos aca­ba­mos aban­do­nan­do esa afi­ción que nos di­vier­te pa­ra de­di­car­nos a con­tar la ver­dad con sus pro­ble­mas y sus du­re­zas. Creo que es­to les ocu­rre a la ma­yo­ría de mis co­le­gas: cuan­do te pro­fe­sio­na­li­zas, em­pie­zas a abor­dar te­mas im­por­tan­tes pa­ra que te to­men en se­rio, y en ese pro­ce­so se pier­de mu­cha fres­cu­ra y gran par­te del po­ten­cial de la fo­to­gra­fía. Sin dar­nos cuen­ta, asu­mi­mos una res­pon­sa­bi­li­dad so­cial enor­me, un sen­ti­do del de­ber de ‘sal­var el mun­do’ con nues­tras fo­tos, y es una car­ga de­ma­sia­do pe­sa­da. El pro­ble­ma, creo, es­tá en la re­la­ción en­tre fo­to­gra­fía y ver­dad. ¿Por qué la reali­dad se ha con­ver­ti­do en al­go tan se­rio, tan for­mal?

La ver­dad, en mi pro­fe­sión, es un con­cep­to muy re­du­ci­do. Vi­vi­mos en la cul­tu­ra de las ver­sio­nes úni­cas y el pro­fe­sio­nal acu­de en bus­ca de un he­cho –un con­flic­to ar­ma­do, la pros­ti­tu­ción, la in­mi­gra­ción– pa­ra re­tra­tar la idea que le han en­car­ga­do. Por ejem­plo, si el te­ma es Áfri­ca, uno se sien­te obli­ga­do a ha­cer un ho­me­na­je al Áfri­ca po­bre, por­que si no lo ha­ce, se le acu­sa de te­ner una mi­ra­da su­per­fi­cial.y si in­ten­ta re­tra­tar su be­lle­za, pa­re­ce un ti­po muy po­co pro­fe­sio­nal por­que tie­ne vi­sión de tu­ris­ta. Otro ejem­plo que me ha­ce re­fle­xio­nar es el con­flic­to en­tre Is­rael y Pa­les­ti­na. Ha­ce 40 años que las imá­ge­nes nos cuen­tan el mis­mo cuen­to, sol­da­dos en tan­ques con­tra cha­va­les ti­ran­do pie­dras. ¿Por qué na­die na­rra es­te con­flic­to de otra for­ma? ¿Es eso lo úni­co que lo de­fi­ne?

Pa­sa lo mis­mo con la pros­ti­tu­ción. Si un ex­tra­te­rres­tre ba­ja­ra a la tie­rra y qui­sie­ra sa­ber qué es la pros­ti­tu­ción, so­lo en­con­tra­ría imá­ge­nes de mu­je­res pros­ti­tu­tas, y nun­ca de sus clien­tes ni del ne­go­cio ni de los ex­plo­ta­do­res. Siem­pre el mis­mo re­la­to.

Creo que lo va­lio­so de un fo­tó­gra­fo es su mi­ra­da, su opi­nión. La ver­dad se cons­tru­ye, igual que en la li­te­ra­tu­ra, de­jan­do que con­flu­yan el má­xi­mo de opi­nio­nes so­bre ella, y no re­pi­tien­do ad inf­ni­tum una so­la vi­sión. Ni la fi­lo­so­fía ni la cien­cia han con­se­gui­do de­jar cla­ro qué es la ver­dad. Pe­ro el fo­to­pe­rio­dis­mo ha asu­mi­do esa car­ga tan pe­sa­da. Si con las pa­la­bras es­tá per­mi­ti­da la fic­ción, ¿por qué no con las imá­ge­nes? En li­te­ra­tu­ra, en ci­ne, en tea­tro, no se ofen­de si se fal­ta a la ver­dad. Pe­ro en fo­to­gra­fía, sí. Ese mie­do a con­tar una his­to­ria li­bre­men­te a tra­vés de un ob­je­ti­vo es lo que im­pi­de que se desa­rro­lle es­te ar­te, que se con­so­li­de co­mo un len­gua­je.

Lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to se ha con­ver­ti­do en una ba­rre­ra. Pe­ro rom­per­la pue­de ha­cer de nues­tra pro­fe­sión un tram­po­lín. Con la iro­nía, el hu­mor y el sar­cas­mo se pue­de lle­gar a mu­chos otros lu­ga­res. Ado­ro el hu­mor aun­que eso me ha lle­va­do a que, en oca­sio­nes, se ta­chen mis tra­ba­jos de su­per­fi­cia­les. La ri­sa sue­le es­tar mal vis­ta, es pe­li­gro­sa: abre mu­chas puer­tas des­de la li­ge­re­za, pe­ro creo que la su­per­fi­cie es tan real co­mo la pro­fun­di­dad.

Me gus­ta, co­mo a otros mu­chos, re­fle­jar mi reali­dad des­de la iro­nía. La mi­ra­da áci­da de Mo­liè­re so­bre las de­bi­li­da­des del ser hu­mano le hi­cie­ron ser un crí­ti­co bri­llan­te de la si­tua­ción po­lí­ti­ca del si­glo XVII en Fran­cia. Por eso, con las ex­po­si­cio­nes que en­glo­ban Pla­yers en es­ta edi­ción de PHOTOESPAÑA, que­ría ha­cer un lla­ma­mien­to pa­ra que la fo­to­gra­fía re­cu­pe­re el sen­ti­do del hu­mor. Creo que co­mo so­cie­dad lle­ga­ría­mos muy le­jos.

¿Quién ha de­po­si­ta­do so­bre los fo­tó­gra­fos la res­pon­sa­bi­li­dad de con­tar la ver­dad? Pa­ra con­se­guir­lo ne­ce­si­ta­mos no so­lo he­chos, sino opi­nio­nes, iro­nía y sen­ti­do del hu­mor. En es­ta era de ver­sio­nes úni­cas na­die quie­re que re­tra­te­mos lo que ve­mos, sino lo que nos en­car­gan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.