JR: “EL AR­TE PUE­DE ENCABRONAR”

Esquire (Spain) - - ■ Best Version - POR JANINA PÉ­REZ ARIAS

En­tre­na­do en la dis­ci­pli­na ur­ba­na de co­rrer de­lan­te de los po­lis, el fo­tó­gra­fo y ar­tis­ta ca­lle­je­ro es­tre­na su do­cu­men­tal ‘Ca­ras y lu­ga­res’, co­di­ri­gi­do jun­to a la le­yen­da del ci­ne fran­cés Ag­nès Var­da

Se­rá me­jor que no es­pe­res a que JR se des­po­je de sus gafas os­cu­ras y de su som­bre­ro. Des­de ha­ce ya mu­cho tiem­po, el fo­tó­gra­fo y ar­tis­ta ca­lle­je­ro fran­cés de raí­ces tu­ne­ci­nas guar­da con re­ce­lo su ver­da­de­ra iden­ti­dad.

Las si­glas tal vez sean por Jean Re­né o Jac­ques Ro­main, pe­ro ¿qué más da? El misterio al­re­de­dor de su nom­bre le pro­te­ge, ya que la nor­ma es que va­ya a pa­rar a la cár­cel o que le pon­gan en la fron­te­ra de cual­quier país a don­de ha­ya ido a em­pa­pe­lar al­gu­na pa­red des­nu­da con fo­to­gra­fías de gran for­ma­to.

“No se tra­ta de ha­cer co­sas ile­ga­les, aun­que a ve­ces no tie­nes otra op­ción –son­ríe el ex­graf­te­ro, to­do un pro­fe­sio­nal en huir por pies de los agen­tes y eje­cu­tar su ar­te al res­guar­do de la no­che–. Sin em­bar­go, cuan­do es­tás me­ti­do en lo tu­yo, no pien­sas que es­tás ca­mi­nan­do so­bre la lí­nea de la ile­ga­li­dad”. Mo­vi­do por una in­sa­cia­ble cu­rio­si­dad, sus ac­cio­nes ar­tís­ti­cas tie­nen ran­go de ha­za­ña. Les ha pues­to ca­ra a los drea­mers, in­mi­gran­tes e in­di­gen­tes, y tam­bién lle­gó a la fron­te­ra don­de Do­nald Trump es­tá em­pe­ña­do en le­van­tar un mu­ro, in­vi­tan­do a los pai­sa­nos de uno y otro la­do a una co­mi­da a la som­bra de un co­lo­sal be­bé me­xi­cano que mi­ra­ba ha­cia el nor­te. En su nu­tri­do pron­tua­rio fgu­ran ac­cio­nes co­mo la acae­ci­da en Is­rael (2007) o en fa­ve­las de Río de Ja­nei­ro (2008). Tam­bién el me­mo­ra­ble rifrra­fe con las au­to­ri­da­des en Es­tam­bul a cau­sa de su pro­yec­to The Wrin­kles of the City (2015), o el en­fren­ta­mien­to en­tre fo­to­gra­fa­dos y tran­seún­tes en Tú­nez. “El ar­te pue­de encabronar”, nos di­ce con una sa­bi­du­ría ad­qui­ri­da tras 14 años de an­dan­zas.

Pe­ro JR, ade­más de vi­vir al flo del pe­li­gro y de ha­ber de­ja­do su hue­lla en di­fe­ren­tes ciu­da­des del mun­do tan­to a cie­lo abier­to co­mo en sa­las de ex­po­si­cio­nes, tam­bién po­ne ga­nas a co­sas más so­se­ga­das. Tal ha si­do el ca­so de Ca­ras y lu­ga­res, co­di­ri­gi­do jun­to a la le­yen­da del ci­ne fran­cés Ag­nès Var­da. Un en­tra­ña­ble do­cu­men­tal es­tre­na­do en la pa­sa­da edi­ción del Fes­ti­val de Can­nes, no­mi­na­do al Os­car, y que a su pa­so por sa­las co­mer­cia­les en­can­ta por igual al pú­bli­co y a la crí­ti­ca. A bor­do de una fur­go­ne­ta con as­pec­to de cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca de aque­llas de ro­llos pa­ra re­ve­lar, en plan fo­to­ma­tón, equipada con una fun­ción de

im­pre­so­ra que per­mi­te ha­cer co­pias a gran for­ma­to, el dis­par dúo (él tie­ne 35 años, ella va a cum­plir los 90) se in­ter­nó en la cam­pi­ña fran­ce­sa con la in­ten­ción de des­cu­brir his­to­rias de lu­ga­re­ños. La ru­ta era ca­si al an­to­jo, muy dis­pues­tos a la aven­tu­ra.

“El ver­da­de­ro via­je fue el pro­ce­so de ga­nar­se a la gen­te, pe­ro tam­bién el de rea­li­zar una crea­ción con­jun­ta”, re­ve­la JR so­bre su pri­me­ra ex­pe­rien­cia en com­par­tir una realización ci­ne­ma­to­gráf­ca, a pe­sar de que su tra­ba­jo ar­tís­ti­co co­ti­diano se apo­ya en un gru­po de 16 per­so­nas re­par­ti­das en­tre Pa­rís y Nue­va York. En un po­bla­do mi­ne­ro del nor­te de Fran­cia, en el puer­to de Le Ha­vre, en pue­blos fan­tas­ma y zo­nas in­dus­tria­les, en lo­ca­li­da­des agra­rias, prác­ti­ca­men­te en ca­da pa­ra­da pre­do­mi­nó la vo­lun­tad de los ha­bi­tan­tes pa­ra co­la­bo­rar, con­tan­do sus his­to­rias y de­ján­do­se fo­to­gra­far. Sin em­bar­go, “no to­do el mun­do es­tá dis­pues­to a ver­se en una pa­red, en ta­ma­ño gi­gan­te, y a con­ver­tir­se en un fa­mo­so lo­cal”, ad­vier­te JR.

Cuan­do era ado­les­cen­te y por ca­sua­li­dad se en­con­tró una cá­ma­ra en el me­tro de Pa­rís, JR dio con un ca­mino cer­te­ro pa­ra unir sus in­cli­na­cio­nes ar­tís­ti­cas y su ac­ti­vis­mo. Con el tiem­po se ha re­for­za­do su creen­cia en el po­der de la ima­gen y en la elec­ción, en par­ti­cu­lar cuan­do es en ta­ma­ño gi­gan­te, de “per­so­nas nor­ma­les” co­mo mo­de­los, pe­ro so­bre to­do cuan­do exis­te la unión per­fec­ta de esas obras con el es­pa­cio pú­bli­co es­co­gi­do pa­ra ser ex­pues­tas.

En Ca­ras y lu­ga­res ( Vi­sa­ges Vi­lla­ges) –es­treno 25 de ma­yo–, con la com­pli­ci­dad de Ag­nès Var­da, es­te cre­do se ha­ce pal­pa­ble. “A tra­vés de esas imá­ge­nes la gen­te re­in­ter­pre­ta sus pro­pias his­to­rias”, re­fle­xio­na. “Ellos van a re­cor­dar de sus fo­tos no si se ven bien o mal, sino el in­ter­cam­bio pro­du­ci­do en la co­mu­ni­dad. El he­cho de que lo ha­ya­mos po­si­bi­li­ta­do en una épo­ca en la que los en­la­ces se dan en el mun­do vir­tual tie­ne un im­pac­to sig­nif­ca­ti­vo en la gen­te”. Pue­de que hoy es­te ar­tis­ta ur­bano ha­ga de las su­yas en Pa­rís, qui­zá ma­ña­na en To­kio o pa­sa­do en Nue­va York. Lo que se trae en­tre ma­nos has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to se­rá to­do un se­cre­to, y es pro­ba­ble que una vez más va­ya a pa­rar de­trás de las re­jas ba­jo el ala “pro­tec­to­ra” de sus gafas os­cu­ras y su som­bre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.