“EL GRAFITI ES UN HERMOSO DE­LI­TO”

ANDRÉ SARAIVA, EL AR­TIS­TA UR­BANO MÁS COTIZADO DEL MO­MEN­TO, VIS­TE LA ÚL­TI­MA EDI­CIÓN LI­MI­TA­DA DE LAS AGUAS FRES­CAS DE JEAN PAUL GAULTIER Y TIE­NE UN RE­GA­LO PA­RA NO­SO­TROS

Esquire (Spain) - - Grooming - POR VIVI RAMOS

Se­guir el ras­tro a André Saraiva no es ta­rea sen­ci­lla, por­que re­par­te su tiem­po en­tre Lis­boa, Nue­va York, Los Án­ge­les y Pa­rís. Y es pre­ci­sa­men­te en la ca­pi­tal fran­ce­sa don­de coin­ci­di­mos con él con mo­ti­vo de la pre­sen­ta­ción in­ter­na­cio­nal de las nue­vas Eaux Fraî­ches de Jean Paul Gaultier. “¿Sabes que Es­qui­re fue una de las pri­me­ras re­vis­tas en de­di­car un re­por­ta­je al grafiti? Fue en 1974 y el texto lo fir­mó Nor­man Mai­ler”.

Con es­te da­to his­tó­ri­co co­mien­za la char­la con uno de los ar­tis­tas ur­ba­nos más des­ta­ca­dos de las úl­ti­mas dé­ca­das y que ha lle­va­do el street art a una nue­va di­men­sión. Na­ció en Up­sa­la (Sue­cia) en 1971, ciu­dad a la que sus pa­dres, de ori­gen por­tu­gués, ha­bían hui­do pa­ra es­ca­par de la dic­ta­du­ra de Sa­la­zar. Con cua­tro o cin­co años ya ha­cía ga­ra­ba­tos en las pa­re­des de su ca­sa, y a los 10 se mu­dó a Pa­rís. “Cuan­do lle­gué no sa­bía ni una pa­la­bra de fran­cés y es­ta­ba un po­co per­di­do. Pa­ra en­tre­te­ner­me, pe­ro tam­bién co­mo vía de es­ca­pe, co­men­cé a ha­cer al­go que me gus­ta­ba mu­cho y que se me da­ba bien: di­bu­jar. De he­cho, me ex­pul­sa­ron de al­gún co­le­gio por de­co­rar sus mu­ros”.

A me­dia­dos de los 80 se pro­du­ce el boom del grafiti en Eu­ro­pa, “pe­ro en aque­llos años, pre­vios a in­ter­net, nos lle­ga­ban muy po­cas re­fe­ren­cias de lo que se es­ta­ba ha­cien­do en Es­ta­dos Uni­dos, así que tu­vi­mos que in­ven­tar nues­tro pro­pio len­gua­je. Em­pe­cé con mi fir­ma, es­cri­ta de una ma­ne­ra lim­pia y le­gi­ble, muy al es­ti­lo pa­ri­sino de la épo­ca, cuan­do to­do eran le­tras. Pe­ro a prin­ci­pios de los 90, cree a Mon­sieur A (una suer­te de al­ter ego) que me pro­por­cio­na­ba más li­ber­tad y mo­vi­mien­to. Fue­ron años de mu­cha adre­na­li­na y sí, al­gu­na vez me de­tu­vo la po­li. Pe­ro nun­ca he creí­do que el grafiti sea van­da­lis­mo. Pa­ra mí es un hermoso de­li­to”. De he­cho, André fue pio­ne­ro en sus­ti­tuir la fir­ma por un di­bu­jo. El ro­sa es otra de sus se­ñas de iden­ti­dad. “Po­cos ar­tis­tas lo uti­li­zan por­que es di­fí­cil de com­bi­nar, pe­ro a mí siem­pre me ha gus­ta­do por­que re­fle­ja tan­to la luz co­mo los otros co­lo­res. Ade­más, pue­de te­ner mu­cha fuer­za o ser muy sua­ve, se­gún se ne­ce­si­te”. Des­de enor­mes va­llas pu­bli­ci­ta­rias has­ta la eti­que­ta de un vino, pa­san­do por bu­zo­nes de co­rreos, André ha de­ja­do su im­pron­ta en to­do ti­po de su­per­fi­cies. “En el mun­do del grafiti el ta­ma­ño no im­por­ta: a ve­ces da más sa­tis­fac­ción uno pe­que­ño que otro que cu­bre la fa­cha­da de un edi­fi­cio”.

STREET NAVY

En la ac­tua­li­dad, es un cua­ren­ta­ñe­ro ale­ja­do de la ima­gen del tí­pi­co gra­fi­te­ro. Es due­ño y/o ha de­co­ra­do clu­bes noc­tur­nos, ho­te­les y res­tau­ran­tes, ha ex­pues­to su obra en mu­seos y ga­le­rías de to­do el mun­do, co­mo el MOCA de Los Án­ge­les o el Grand Pa­lais de Pa­rís, fue di­rec­tor crea­ti­vo de L’of­fi­ciel Hom­mes, ha di­ri­gi­do pe­lí­cu­las, ha he­cho es­cul­tu­ras y su pró­xi­mo pro­yec­to es po­ner en mar­cha en Lis­boa un gran es­tu­dio pa­ra que ar­tis­tas de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas com­par­tan es­pa­cio e ideas. Por eso no es de ex­tra­ñar que fir­mas co­mo Cha­nel, Louis Vuit­ton, Ni­ke, Con­ver­se o Tif­fany & Co. se ha­yan ren­di­do a su ta­len­to. “Cuan­do sur­gió la po­si­bi­li­dad de co­la­bo­rar con Jean Paul Gaultier no me lo pen­sé dos ve­ces. Es una le­yen­da vi­va”. Es­tá cla­ro que el mun­do del lu­jo ha vuel­to su mi­ra­da al ar­te un­der­ground, co­mo ya hi­zo en su mo­men­to el rock. “Pe­se a que ca­da vez hay más gen­te in­tere­sa­da por el grafiti y es­tá pre­sen­te en ca­si cual­quier ciu­dad, si­gue sien­do una ac­ti­vi­dad pe­li­gro­sa, ile­gal y per­se­gui­da por las au­to­ri­da­des, por lo que aún con­ser­va ese es­pí­ri­tu mar­gi­nal con el que na­ció”.

“En el mun­do del grafiti el ta­ma­ño no im­por­ta: a ve­ces da más sa­tis­fac­ción uno pe­que­ño”

André Saraiva ha vestido es­ta edi­ción li­mi­ta­da de las aguas fres­cas de Clas­si­que y Le Mâ­le con sus per­so­na­jes más re­co­no­ci­bles. La fra­gan­cia fe­me­ni­na mues­tra a Mrs. A di­bu­jan­do con los bra­zos un es­co­te en for­ma de co­ra­zón, mien­tras que, en la mas­cu­li­na, Mr. A ha­ce un gui­ño al icó­ni­co ma­ri­ne­ro de Gaultier. Es­tos dos clá­si­cos de la per­fu­me­ría mo­der­na, con un to­que orien­tal en co­mún, son el ejem­plo per­fec­to del uni­ver­so ol­fa­ti­vo de Gaultier: fres­cas, sen­sua­les y con mu­cho sen­ti­do del hu­mor.

Saraiva ha di­se­ña­do pa­ra la edi­ción li­mi­ta­da de Le Mâ­le el icó­ni­co ma­ri­ne­ro de Gaultier, pe­ro con mu­cho hu­mor.

Un fo­lio en blan­co, un ro­tu­la­dor ne­gro de los gor­dos y dos mi­nu­tos. Es­to es to­do lo que ne­ce­si­tó André pa­ra di­bu­jar, y de­di­car­nos, su icó­ni­co per­so­na­je. En­tre la ra­pi­dez en la eje­cu­ción, cua­li­dad muy va­lo­ra­da por los ar­tis­tas ca­lle­je­ros que nun­ca sa­ben...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.