MARC GI­LI (DO­RIAN)* Y LOS FES­TI­VA­LES SAL­VA­RON LA MÚ­SI­CA

Esquire (Spain) - - Tribuna -

En los úl­ti­mos 15 años la in­dus­tria mu­si­cal ha ex­pe­ri­men­ta­do una au­tén­ti­ca me­ta­mor­fo­sis. Y yo lo he vi­vi­do. Hoy to­dos dis­fru­ta­mos del ben­di­to in­ter­net, pe­ro re­cor­de­mos que se car­gó el mo­de­lo de ne­go­cio ba­sa­do en el dis­co fí­si­co, el de to­da la vi­da, y que hu­bo que rein­ven­tar­se. Afor­tu­na­da­men­te, de for­ma pa­ra­le­la a esa sa­cu­di­da sur­gie­ron nu­me­ro­sos fes­ti­va­les de mú­si­ca que nos sal­va­ron la vi­da, tam­bién a nues­tro gru­po, Do­rian, por­que ca­ta­pul­ta­ron las ca­rre­ras de mu­chos ar­tis­tas. La nues­tra –co­mo la de tan­tas otras ban­das de la es­ce­na in­de­pen­dien­te– no ha­bría si­do la mis­ma sin la exis­ten­cia de es­tos ma­cro­even­tos mu­si­ca­les que se han con­ver­ti­do ya en una de las for­mas de ocio pre­fe­ri­das por jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes. La mú­si­ca in­de­pen­dien­te ha te­ni­do siem­pre mu­chos pro­ble­mas pa­ra so­nar en las teles y ra­dios. Pe­ro la irrup­ción de los fes­ti­va­les en to­da la geo­gra­fía del país ha per­mi­ti­do am­pli­fi­car las can­cio­nes de mu­chí­si­mas (y ex­ce­len­tes) ban­das, a tal pun­to que po­dría­mos de­cir que los fes­ti­va­les han si­do la ra­dio con ma­yús­cu­las de los gru­pos in­dies.

Al arran­car el año 2000, va­rias ban­das del pa­no­ra­ma es­pa­ñol de­ci­di­mos sa­cu­dir­nos los com­ple­jos que has­ta ha­ce bien po­co to­da­vía arras­trá­ba­mos en nues­tra es­ce­na. Los gru­pos y so­lis­tas hi­ci­mos un es­fuer­zo por me­jo­rar la ca­li­dad de las pro­duc­cio­nes y de los di­rec­tos, y ese tra­ba­jo em­pe­zó a en­con­trar un eco en un pú­bli­co ca­da vez más am­plio, que aba­rro­ta­ba las sa­las de con­cier­tos pa­ra ver a las ban­das de ca­sa. Los pro­gra­ma­do­res de fes­ti­va­les no tar­da­ron en re­co­ger ese fe­nó­meno, co­lo­can­do a mu­chos gru­pos es­pa­ño­les en ho­ra­rios pro­pios de ca­be­zas de car­tel.

Me atre­vo a de­cir que apro­xi­ma­da­men­te el 70 % de los in­gre­sos que te­ne­mos en una ban­da de mú­si­ca pro­vie­nen ac­tual­men­te de los di­rec­tos. El otro 30 % pue­de di­vi­dir­se en­tre de­re­chos de au­tor, ven­ta de dis­cos y co­bro por re­pro­duc­cio­nes en strea­ming. Los in­gre­sos por con­su­mo de mú­si­ca en for­ma­to di­gi­tal, que eran re­si­dua­les ha­ce unos años, han su­pe­ra­do ya el 50 % en Es­ta­dos Uni­dos, y es­tán cre­cien­do en Eu­ro­pa. Sin du­da es­to es una in­yec­ción de es­pe­ran­za pa­ra la mú­si­ca gra­ba­da, aun­que tam­bién es cier­to que un ar­tis­ta co­bra por ven­ta de di­gi­tal y strea­ming en fun­ción del con­tra­to que ten­ga con su se­llo. Si es­te con­tra­to es leo­nino, los in­gre­sos que ob­ten­drá, por mu­chos plays que ten­ga, se­rán pau­pé­rri­mos. En el fon­do, la co­sa no ha cam­bia­do tan­to. An­tes mu­chas ban­das es­ta­ban en ma­nos de las ‘mul­tis’ y aho­ra es­tán en ma­nos de las pla­ta­for­mas de strea­ming. Y al­gu­nas… ¡en ma­nos de am­bas! Tan so­lo des­de la más es­tric­ta in­de­pen­den­cia es po­si­ble ob­te­ner un tra­to más o me­nos jus­to por la mú­si­ca gra­ba­da que el pú­bli­co con­su­me. Esa es la fór­mu­la. No es ca­sua­li­dad que ban­das co­mo Ra­diohead o Ve­tus­ta Mor­la ha­yan desa­rro­lla­do re­cien­te­men­te sus ca­rre­ras des­de la in­de­pen­den­cia, aun­que es cier­to que es­tos úl­ti­mos tie­nen una dis­tri­bu­ción mul­ti­na­cio­nal de su úl­ti­mo tra­ba­jo. En el ca­so de Do­rian, nos he­mos man­te­ni­do en la in­de­pen­den­cia a to­dos los ni­ve­les, fi­chan­do por se­llos in­die en ca­da te­rri­to­rio. Sea co­mo sea, y a pe­sar del in­cre­men­to de in­gre­sos por strea­ming, los in­gre­sos por con­cier­tos si­guen sien­do la ba­se del sus­ten­to de las ban­das. Es mu­cho más fá­cil cre­cer en el di­rec­to que en re­des, ven­ta de dis­cos o strea­ming, ya que las re­des es­tán sa­tu­ra­das y el cre­ci­mien­to en in­gre­sos por ro­yal­ties es aho­ra más len­to.

Por otra par­te, el fe­nó­meno de los fes­ti­va­les no se en­tien­de sin el ac­ce­so po­pu­lar a la cul­tu­ra. No es ca­sua­li­dad que el au­ge de los fes­ti­va­les de mú­si­ca ha­ya coin­ci­di­do con una épo­ca de bo­nan­za eco­nó­mi­ca en Eu­ro­pa y con una am­plia­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de la cla­se me­dia en otras zo­nas del mun­do, co­mo Amé­ri­ca La­ti­na, por ejem­plo. An­tes de 2000, el par­que de fes­ti­va­les a ni­vel eu­ro­peo ya era im­por­tan­te, pe­ro se fun­da­men­ta­ba, so­bre to­do, en clá­si­cos co­mo Glas­ton­bur y y Rea­ding en In­gla­te­rra o el Pink­pop en los Paí­ses Ba­jos. En Es­pa­ña, la afi­ción em­pe­zó a to­mar im­pul­so a prin­ci­pios de los 90 con Doc­tor Mu­sic, Es­pá­rra­go Rock, FIB o Só­nar, pe­ro no fue has­ta una dé­ca­da des­pués cuan­do el boom fes­ti­va­le­ro lle­gó de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va a to­da la pe­nín­su­la. La irrup­ción de los fes­ti­va­les de mú­si­ca es ya un fe­nó­meno im­pa­ra­ble que ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se y ha con­tri­bui­do a sal­var en gran me­di­da –hay que re­co­no­cer­lo– la in­dus­tria de la mú­si­ca. Pa­ra ban­das co­mo la nues­tra, los fes­ti­va­les han si­do un al­ta­voz enor­me, un al­ta­voz que se­gui­rá so­nan­do con la fuer­za de mil true­nos en los pró­xi­mos años.

El lí­der de la ban­da de in­die rock ha­bla en pri­me­ra per­so­na del efec­to de­vas­ta­dor que in­ter­net ha te­ni­do en la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca y de có­mo las ac­tua­cio­nes en di­rec­to han si­do su re­den­ción y la de mu­chos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.