A GOL­PES CON LA MUER­TE

Esquire (Spain) - - ■ Best Version - POR BE­LÉN ES­TER

Ame­dia­dos de 1972 a Bru­ce Lee le que­da­ba me­nos de un año de vi­da. Te­nía fa­mi­lia, fa­ma, di­ne­ro y pres­ti­gio mun­dial co­mo re­no­va­dor del ci­ne de ac­ción y pa­dre de las ar­tes mar­cia­les mo­der­nas. Filósofo y es­pi­ri­tual, a su po­de­ro­so fí­si­co (da­ba 2.000 pu­ñe­ta­zos y 1.000 pa­ta­das al día) acom­pa­ña­ba un ric­tus agre­si­vo y es­ta­ba de mo­da co­mo ins­truc­tor de es­tre­llas de Holly­wood ti­po Ja­mes Co­burn y Ste­ve Mc­queen. Res­pe­ta­do por la pren­sa y ama­do por el pú­bli­co, so­lo te­nía un enemi­go: la in­dus­tria, que le des­pre­cia­ba.

Abo­ca­do a ha­cer de ma­tón en pe­lí­cu­las de segunda, a fna­les de los 60 aban­do­nó su Ca­li­for­nia na­tal pa­ra emi­grar a Hong Kong, don­de el productor Ray­mond Chow le en­car­gó tres fil­mes: Ká­ra­te a muer­te en Bangkok (1971), Fu­ria orien­tal ( 1972) y El fu­ror del dra­gón ( 1972), es­ta úl­ti­ma ya es­cri­ta y di­ri­gi­da por él. Tal fue el éxi­to en Chi­na y to­do Asia que Lee em­pe­zó en­se­gui­da el ro­da­je de Juego con la muer­te, de la que se gra­ba­ron cer­ca de 40 mi­nu­tos, 12 de ellos con la es­tre­lla de la NBA de 2,18 cm Ka­reem Ab­dul Jab­bar, que nun­ca se lle­gó a qui­tar las ga­fas de sol. En­fun­da­do en un mono ama­ri­llo y apa­lea­do has­ta ca­si la muer­te, el com­ba­te en­tre el asiá­ti­co en­ju­to y el gi­gan­te ne­gro es le­gen­da­rio.

Seis me­ses an­tes de mo­rir, Lee de­tie­ne es­te ro­da­je tras re­ci­bir la ofer­ta de me­dio mi­llón de dó­la­res de la War­ner que, pan­ta­lo­nes ba­ja­dos, le en­car­ga Ope­ra­ción dra­gón, cé­nit de su es­cue­ta f lmo­gra­fía y una obra maes­tra del gé­ne­ro que él in­ven­tó. Es­tre­na­da la pe­lí­cu­la, el mun­do emo­cio­na­do, el ins­pi­ra­do ci­neas­ta vuel­ve a Chi­na a re­to­mar el ro­da­je en sus­pen­so. Pe­ro ya era tar­de. Bru­ce Lee no mu­rió en un com­ba­te épi­co, ni an­te un gran ri­val, ni fue víc­ti­ma de una pa­ta­da le­tal. Un edema ce­re­bral aca­bó con él. En lo más al­to. Te­nía 32 años y de­ja­ba un le­ga­do in­abar­ca­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.