JOHN TRA­VOL­TA: “SI FUE­RA UN ICONO, NO ME HA­RÍAN TAN­TOS MEMES”

Esquire (Spain) - - Best Version - POR JANINA PÉ­REZ

Hu­bo un tiem­po en el que Sal­va­to­re Tra­vol­ta se de­di­có a con­tar cier­tas his­to­rias al más pe­que­ño de sus seis hi­jos. Su in­ten­ción era ale­jar­lo de las ma­las in­fluen­cias de la ca­lle. “To­dos esos cuen­tos eran men­ti­ra”, di­ce rien­do quien fue­ra aquel ni­ño mien­tras se acen­túan sus arru­gas, ga­na­das a pul­so du­ran­te 64 años.

La ma­fia en el es­ta­do de Nue­va York siem­pre fue un te­ma can­den­te. Y la “tra­ve­su­ra” de Sal­va­to­re, des­cen­dien­te de na­po­li­ta­nos y si­ci­lia­nos, es evo­ca­da en es­ta conversación trans­cu­rri­da en un lu­jo­so ho­tel en Can­nes, a pro­pó­si­to del es­treno de Got­ti (di­ri­gi­da por Ke­vin Con­nolly), la más re­cien­te pe­lí­cu­la de John Tra­vol­ta, don­de in­ter­pre­ta a su to­ca­yo ma­fo­so, el úl­ti­mo gáns­ter de la vie­ja Co­sa Nos­tra que in­gre­só en la cár­cel en 1990 pa­ra nun­ca más sa­lir.

Tra­vol­ta, en ca­li­dad de productor, cuen­ta que es­tu­vo ba­ta­llan­do con es­te pro­yec­to sie­te años en un ti­ra y aflo­ja. “Has­ta el mis­mo John Got­ti Jr. (que ha ase­so­ra­do el bio­pic) di­jo que Holly­wood es mu­cho más cri­mi­nal que la pro­pia ma­fa”, vuel­ve a reír­se es­te actor, que es to­do un re­fe­ren­te cul­tu­ral de di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes des­de ha­ce más de cua­tro dé­ca­das. ES­QUI­RE: ¿Qué pien­sas de la gran ad­mi­ra­ción que sus­ci­ta John Got­ti? JOHN TRA­VOL­TA: No creo que exis­ta otro mafioso igual. Co­mo miem­bro de la Co­sa Nos­tra, él te­nía una con­cep­ción muy di­fe­ren­te de la in­te­gri­dad y la leal­tad. Otros ma­fio­sos co­mo Ca­po­ne o John Di­llin­ger, te­nían más ca­ris­ma, pe­ro no eran tan fa­mi­lia­res ni lea­les con los su­yos. Con la apli­ca­ción de la Ley RI­CO (Ley de Chan­ta­je Ci­vil, In­fluen­cia y Or­ga­ni­za­cio­nes co­rrup­tas, 1970), Got­ti es el úl­ti­mo gáns­ter mo­derno. ESQ: Tan­to en Pulp Fic­tion co­mo en Got­ti te zam­bu­lles con maes­tría en ese mun­do de cri­mi­na­li­dad, ¿Te fas­ci­na el otro la­do de la ley? JT: Soy ca­paz de re­tra­tar a otras per­so­nas con se­gu­ri­dad, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te me sien­to có­mo­do en el pa­pel. Mu­chas de las cosas que un actor tie­ne que ha­cer se si­túan fue­ra de su zo­na de con­fort, pe­ro tie­ne que se­guir ge­ne­ran­do con­fan­za. El mun­do cri­mi­nal es in­tri­gan­te, y co­mo actor me sa­len bien esos ro­les por­que creo que los en­fren­to de una ma­ne­ra ho­nes­ta. Me gus­ta bai­lar al flo del abis­mo, aun­que me cau­se an­sie­dad. ESQ: Pulp Fic­tion es uno de esos flmes que han de­ja­do hue­lla en la his­to­ria del ci­ne. ¿Te gus­ta for­mar par­te de ella? JT: Me sien­to muy afor­tu­na­do de for­mar par­te de al­go tan im­por­tan­te. Pulp Fic­tion (1994) es una obra que la gen­te si­gue ado­ran­do, lo cual me lle­na de or­gu­llo. Lo mis­mo pa­sa con Grea­se (que ce­le­bra es­te año su 40 º aniver­sa­rio), Fie­bre del sá­ba­do no­che (John Bad­ham, 1977) o Hairs­pray (Adam Shank­man, 2007), to­das ejer­cen un al­to po­der de atrac­ción to­da­vía. Nun­ca ima­gi­né for­mar par­te de tan­tos flmes icó­ni­cos. ESQ: En­ton­ces, ¿crees que tus éxi­tos son fru­to de la ca­sua­li­dad? JT: Tal vez la ex­pli­ca­ción es­té en mi fas­ci­na­ción por cier­to ti­po de ma­te­rial. A co­mien­zos de mi ca­rre­ra era un ni­ño: me atraían las cosas nue­vas y que­ría for­mar par­te de ellas. ESQ: Tu po­pu­la­ri­dad tie­ne dos ca­ras, y una es la de icono y otra la de pro­ta­go­nis­ta de to­da una co­lec­ción de memes in­creí­ble­men­te vi­ra­les (#Con­fu­sed­tra­vol­ta). ¿Có­mo li­dias con ello? JT: ( Se ríe) ¡ Sí, los he vis­to! Aún es­toy en­tre los vi­vos, así que to­da­vía no en­tro en el gru­po de las le­yen­das co­mo Ma­rilyn Monroe, Ja­mes Dean o Eli­za­beth Tay­lor. ¡Y si fue­ra un icono no se­ría pro­ta­go­nis­ta de to­dos esos memes (se ríe de nue­vo)! ESQ: Has atra­ve­sa­do tam­bién épo­cas ma­las, co­mo cuan­do mu­rió tu hi­jo Jett con 16 años y pa­sas­te tres años fue­ra del cir­cui­to. ¿ Có­mo lo­gras­te su­pe­rar­las JT: Creo que los actores tie­nen que vi­vir mu­chas vi­das pa­ra acu­mu­lar re­gis­tros de los que echar mano a la ho­ra de tra­ba­jar. En aque­llos años me de­di­qué a via­jar, a co­no­cer gen­te y acu­mu­lar experiencia de vi­da. ESQ: El mun­do de Holly­wood se ve muy gla­mu­ro­so, co­mo si es­tu­vie­ra exen­to de ma­las ra­chas. JT: Re­cuer­do una conversación que man­tu­ve ha­ce años con un co­le­ga bas­tan­te preo­cu­pa­do por su fu­tu­ro. Le di­je: “Dis­cul­pa que sea tan ru­do, pe­ro ¿qué par­te del mun­do del en­tre­te­ni­mien­to pen­sas­te que se­ría se­gu­ra? ¡ Es­pa­bi­la! Es­co­gis­te una pro­fe­sión ines­ta­ble. A de­cir ver­dad, ca­si nin­gu­na pro­fe­sión te ofre­ce una se­gu­ri­dad ple­na, pe­ro el mun­do del es­pec­tácu­lo es famoso por su im­pre­vi­si­bi­li­dad. Lo me­jor que pue­des ha­cer es man­te­ner vi­vo tu es­pí­ri­tu de aven­tu­ra”. ESQ: Ta­ran­tino ha di­cho que in­sis­tis­te mu­cho pa­ra tra­ba­jar con él. ¿Es cier­ta esa ver­sión? JT: No, no fue así. Él es­ta­ba ob­se­sio­na­do con Grea­se (Ran­dal Klai­ser, 1978), con Fie­bre del sá­ba­do no­che y Blow Out

¿Có­mo po­de­mos evi­tar lla­mar­le así, tra­tán­do­se de quien ha da­do cuer­po y al­ma a Vin­cent Ve­ga, Danny Zu­ko o Tony Ma­ne­ro? ¡Im­po­si­ble!

( Brian de Pal­ma, 1981)… Es cier­to que que­ría que par­ti­ci­pa­se en una de sus pe­lí­cu­las, y de he­cho me pro­pu­so dos his­to­rias; una de ellas era so­bre vam­pi­ros, que es la que ter­mi­nó ha­cien­do Geor­ge Cloo­ney ( Abier­to has­ta el ama­ne­cer, 1996 ) y la otra era Pulp Fic­tion. Pe­ro él ya te­nía en men­te a Mi­chael Mad­sen pa­ra la segunda. Re­cuer­do que ha­bía­mos es­ta­do ha­blan­do de esos pro­yec­tos du­ran­te to­da la no­che en su apar­ta­men­to, ya era tar­dí­si­mo, y Quen­tin, que es bas­tan­te ex­cén­tri­co, di­jo (cam­bia la in­fle­xión de la voz tra­tan­do de imi­tar­lo): “La pe­lí­cu­la que de ver­dad quie­ro que ha­gas es la de los vam­pi­ros, pe­ro veo que no has te­ni­do una reac­ción tan po­si­ti­va”. “¡Es que a mí no me im­por­tan na­da los vam­pi­ros!” le res­pon­dí. Le di­je que pre­fe­ría in­ter­ve­nir en Pulp Fic­tion. Me con­tes­tó: “Oh, in­tere­san­te…”. En­ton­ces pa­só una se­ma­na, me lla­mó y me hi­zo una ofer­ta. Era un di­rec­tor jo­ven que tra­ta­ba de que me in­tere­sa­ra por al­guno de sus pro­yec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.