JUEZ, GI­BRAL­TAR FIS­CAL,

Un en­cuen­tro en ex­clu­si­va pa­ra ES­QUI­RE con un un un y una le­gión de per­so­na­jes se­cun­da­rios de la pe­lí­cu­la real del Cam­po de

Esquire (Spain) - - Esquire & Trussardi-riflesso -

Via­jo al cam­po de Gi­bral­tar con un “ten cui­da­do” co­mo mú­si­ca de fon­do. Me di­ri­jo al en­cuen­tro de uno de los gran­des nar­co­traf­can­tes de los úl­ti­mos tiem­pos –ya re­ti­ra­do– pa­ra co­no­cer, tam­bién des­de la pers­pec­ti­va del vi­llano de es­ta his­to­ria, qué ha cam­bia­do en La Lí­nea pa­ra que un ne­go­cio tan an­ti­guo co­mo la pros­ti­tu­ción, cu­yo pi­lar fun­da­men­tal es la dis­cre­ción, cope por­ta­das e in­for­ma­ti­vos se­ma­na tras se­ma­na. Una es­ca­la­da de vio­len­cia y ex­po­si­ción que ha lle­va­do a im­por­tan­tes car­gos de la zo­na a ca­ta­lo­gar a La Lí­nea co­mo ‘la pe­que­ña Me­de­llín’ o ‘El nue­vo te­rri­to­rio ETA’.

Nos he­mos ci­ta­do tam­bién con el fs­cal de Al­ge­ci­ras, Juan Cis­ne­ros, a to­dos los efec­tos el Bat­man de es­ta his­to­ria que lle­va ca­si 20 años sin qui­tar­se el tra­je an­ti­cri­mi­na­les, y con otros per­so­na­jes que con­for­man la fo­to de una re­gión en la que choca el con­tras­te en­tre las cha­bo­las, ca­ra­va­nas y co­ches des­tar­ta­la­dos y las ca­sas al­tas, el tráf­co in­ten­so y un gran cen­tro co­mer­cial co­no­ci­do co­mo Puer­to Eu­ro­pa, con el pe­ñón de Gi­bral­tar co­mo te­lón de fon­do.

CUL­PA­BLE POR OMI­SIÓN

El tren aca­ba de lle­gar a Al­ge­ci­ras y nos mon­ta­mos en el ta­xi de Da­vid ca­mino al ho­tel. La pre­gun­ta sal­ta au­to­má­ti­ca: ¿Es pa­ra tan­to co­mo lo pin­tan? Da­vid con­tes­ta con la na­tu­ra­li­dad con la que se afron­tan las cues­tio­nes que no pi­llan por sor­pre­sa y ador­na la res­pues­ta con la cor­te­sía de un buen pro­fe­sio­nal y, có­mo no, con el gra­ce­jo an­da­luz. Da­vid cri­ti­ca a los me­dios mien­tras me mi­ra por el re­tro­vi­sor con con­des­cen­den­cia, co­mo se­gu­ra­men­te ha­ya mi­ra­do a otros fo­ras­te­ros que le han pre­gun­ta­do por lo mis­mo. Por­que, con la in­con­ta­ble can­ti­dad de in­for­ma­ción que se ma­ne­ja, ¿ cuál es la lí­nea que se­pa­ra es­tar al tan­to de la ac­tua­li­dad de creer­se to­do lo que uno lee?

Tras­la­do la du­da a Da­vid y me cuen­ta que esa mis­ma ma­ña­na la guar­dia ci­vil se ha in­cau­ta­do de una ‘ go­ma’, que es co­mo se co­no­ce a las lan­chas que trans­por­tan la dro­ga, en la pla­ya de Ge­ta­res, y que la no­ti­cia no se ha pu­bli­ca­do en nin­gu­na web. Na­rra el su­ce­so sin un ápi­ce de ad­mi­ra­ción ni im­pre­sio­na­bi­li­dad, co­mo si un ma­dri­le­ño ha­bla­ra de que esa ma­ña­na hu­bie­ra atas­co en la ciu­dad. Una vez lle­ga­do al des­tino, me pro­po­ne, si tan­ta cu­rio­si­dad ten­go, ca­mi­nar “a eso de las dos o las tres de la ma­ña­na” por el pa­seo de la pla­ya de La Atu­na­ra, si­tua­da en La Lí­nea, y pres­tar aten­ción a los “gru­pos de cha­va­les que es­tán sen­ta­dos en sus mo­tos”. Cie­rra la puer­ta, se des­pi­de y yo me que­do pen­san­do que, aun­que no pue­do per­mi­tir­me lle­var a ca­bo la pro­po­si­ción, es im­pac­tan­te com­pro­bar có­mo los oriun­dos con­vi­ven con

el cri­men con la má­xi­ma de sa­ber lo que uno no de­be de ha­cer.

CUL­PA­BLE POR AB­DI­CAR

“No nos mo­les­ta el rui­do tan­to co­mo que no se cuen­te la ver­dad”. Es la opi­nión de Ba­lú, nom­bre fc­ti­cio con el que alu­di­re­mos al men­cio­na­do nar­co­traf­can­te re­ti­ra­do. Me reúno a so­las con él en una tas­ca tí­pi­ca. El lo­cal tie­ne to­das las me­sas lle­nas y, cuan­do lle­go, él ya es­tá sen­ta­do. Aun­que he si­do yo quien ha ele­gi­do dón­de ver­nos, me per­ca­to de que se ha pues­to en una me­sa des­de don­de con­tro­la to­do lo que pa­sa a su al­re­de­dor, o qui­zás sea a la in­ver­sa. Ba­lú se ha re­ti­ra­do del ne­go­cio, nos di­ce, pe­ro si­gue ro­dea­do de una in­vi­si­ble ca­ma­ri­lla de ‘ami­gos’ que le acom­pa­ñan don­de va­ya, con los que se co­mu­ni­ca sin mi­rar, que ac­túan con una sim­ple mi­ra­da y que, aun­que van ves­ti­dos con ro­pa de de­por­te, lle­van relojes que su­pe­ran los 6.000 eu­ros. Su len­gua­je ver­bal va di­ri­gi­do a mí, sus ges­tos, pa­ra otros. Es­tá re­ti­ra­do, sí, pe­ro su ac­ti­tud es la de una per­so­na siem­pre aler­ta ro­dea­da de una ca­ma­ri­lla que no se re­la­ja. De for­ma in­vi­si­ble, en es­ta tas­ca to­do gi­ra en torno a ellos. Se res­pi­ra que tie­nen po­der. Su­pon­go que uno no ab­di­ca del ne­go­cio así co­mo así.

Si el fo­co me­diá­ti­co que ha con­ver­ti­do al Cam­po de Gi­bral­tar en no­ti­cia no es bueno pa­ra su ciu­da­da­nía, hay que en­ten­der por qué tam­po­co lo es pa­ra la he­rra­mien­ta esen­cial del nar­co­trá­fi­co, la dis­cre­ción. En una pro­fe­sión en la que los lu­jos se dis­fru­ta­ban de puer­tas pa­ra aden­tro, los ca­cho­rros, ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de traf­can­tes que ha si­do edu­ca­da des­de el de­li­to y la tram­pa, han aña­di­do un ele­men­to más a sus mé­to­dos: la os­ten­ta­ción. En cier­to mo­do re­fe­jan una ge­ne­ra­ción en la que se ha per­di­do el res­pe­to a los ma­yo­res y a la au­to­ri­dad. Una au­to­ri­dad de la que an­tes huían, po­nién­do­se úni­ca­men­te a ellos en pe­li­gro, y a la que aho­ra em­bis­ten y se en­fren­tan. “Es evi­den­te que la for­ma de ac­tuar de al­gu­nos de ellos no es la ade­cua­da y me cons­ta que se les re­cri­mi­na por ello”, ase­gu­ra.

Ba­lú mi­ra a su al­re­de­dor cuan­do le pre­gun­to y che­quea el mó­vil en va­rias oca­sio­nes. “Aquí no se lle­va el What­sapp, usa­mos Te­le­gram, que na­ve­ga ci­fra­do”. Cuan­do ha­bla­mos de por qué los lu­ga­re­ños an­dan lia­dos en ta­reas ile­ga­les, Ba­lú es­gri­me, có­mo no, el ar­gu­men­to pa­ra­le­lo: “Es­ta­mos en una zo­na en la que hay un 60 por cien­to de des­em­pleo ju­ve­nil, en la que 8.000 es­pa­ño­les tra­ba­jan día a día en Gi­bral­tar, sin de­re­cho a pa­ro. En el puer­to, el se­gun­do más gran­de de Eu­ro­pa, so­lo se con­tra­ta a fa­mi­lia­res y a gen­te cercana, al tra­tar­se de una em­pre­sa pri­va­da. Creo que ha­bría que bus­car las cau­sas en lu­gar de las con­se­cuen­cias”.

Tam­bién in­fu­ye la po­lí­ti­ca. Pa­ra él, to­da es­ta si­tua­ción pro­vie­ne de un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co: “En Al­ge­ci­ras go­bier­na el PP y es­ta­mos a un año de las elec­cio­nes, así que es un buen pun­to de pro­gra­ma de­cir que el nar­co­tráf­co y la vio­len­cia se ha in­cre­men­ta­do y que hay que erra­di­car­lo co­mo sea”.

Es lla­ma­ti­va su fa­ci­li­dad pa­ra co­mu­ni­car­se, al­go que lo dis­tin­gue de otros ca­pos con me­nos edu­ca­ción. Ha­bla con co­no­ci­mien­to de cau­sa y mi­de muy bien lo que di­ce, co­mo si ca­da pa­la­bra fue­ra un mo­vi­mien­to de ajedrez.

Me des­pi­do de él pre­gun­tán­do­le por los des­em­bar­cos a ple­na luz del día, co­mo el que ha su­ce­di­do esa mis­ma ma­ña­na. “El pro­ble­ma ha si­do que se ha me­ti­do are­na en los mo­to­res y no han po­di­do de­vol­ver la ‘ go­ma’ al mar. De to­das for­mas, y pa­ra que te ha­gas una idea de que el de­jar­se ver no es lo ha­bi­tual, pue­do ase­gu­rar­te que aho­ra mis­mo, mien­tras ha­bla­mos, hay cin­co o seis lan­chas des­car­gan­do”.

An­tes de ir­me, me fjo en la clien­te­la y no veo na­da ex­cep­cio­nal: hay gen­te que con­ver­sa mien­tras cena, pa­re­jas que to­man cóc­te­les mien­tras se mi­man y eje­cu­ti­vos con tra­je que aún no quie­ren aca­bar la jor­na­da. Na­da es ra­ro sal­vo yo, que voy bus­can­do res­pues­tas. Pue­de que la vi­da en el sur del sur siem­pre se ha­ya ba­sa­do en acep­tar lo que uno ve y con­vi­vir con ello, ig­no­ran­do lo que per­ci­be.

CUL­PA­BLE POR PAC­TAR

Juan Cis­ne­ros es el Fis­cal Je­fe de Al­ge­ci­ras. Me re­ci­be en un so­brio des­pa­cho res­pal­da­do por las ban­de­ras de Es­pa­ña y de An­da­lu­cía. Hi­jo de Ga­briel Cis­ne­ros, pa­dre de la Cons­ti­tu­ción, Juan lle­va una dé­ca­da en su pues­to, y ase­gu­ra que “se han in­cre­men­ta­do los ali­jos, pe­ro tam­bién las de­ten­cio­nes. Se­gún se mi­re es po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo”. Juan la­men­ta que al­gu­nos he­chos pun­tua­les ha­yan aca­pa­ra­do el fo­co me­diá­ti­co, por­que “se ha pues­to de mo­da”.

Le pre­gun­to por qué hay jue­zas que han ce­rra­do el gri­fo pa­ra dar de­cla­ra­cio­nes y por qué la Po­li­cía Na­cio­nal no ha que­ri­do aten­der mi pe­ti­ción de en­tre­vis­tar al co­mi­sa­rio, cuan­do tan­to unas co­mo otro han con­ce­di­do va­rias. Se es­cu­da en su pro­pia experiencia, afrman­do que, aun­que él pro­cu­ra aten­der a to­dos los me­dios, eso le qui­ta tiem­po. “De he­cho es­pe­ro que es­ta sea mi úl­ti­ma en­tre­vis­ta, por­que mi­ra to­do lo que ten­go pen­dien­te”, me con­fe­sa se­ña­lan­do una me­sa lle­na de pa­pe­leo.

Juan po­see una pre­sen­cia im­po­nen­te, pe­ro es­ta sen­sa­ción se eva­po­ra en cuan­to em­pie­za a ha­blar. Mi­ra ha­cia mi cua­derno cuan­do tie­ne que res­pon­der de for­ma téc­ni­ca, co­mo si lo hi­cie­ra de me­mo­ria, y ha­cia el te­cho cuan­do la cues­tión es es­pon­tá­nea. Se­gu­ra­men­te una de sus gran­des cua­li­da­des pro­fe­sio­na­les es lo di­fí­cil que re­sul­ta leer su mi­ra­da. Su ca­ra es la mis­ma re­cla­man­do la me­jo­ra de in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra la Jus­ti­cia que re­sal­tan­do la la­bor de la Fis­ca­lía –90 % de ca­sos ga­na­dos– y los ba­jos ín­di­ces de de­lin­cuen­cia “seis o sie­te pun­tos por de­ba­jo de la me­dia na­cio­nal”, cuen­ta.

Ha­ce unos me­ses el nom­bre de Juan lle­nó mu­chos ti­tu­la­res y fue muy con­tes­ta­do por el acuer­do que al­can­zó con un im­por­tan­te nar­co­traf­can­te co­no­ci­do co­mo el Mes­si del ha­chís. Las fuer­zas de se­gu­ri­dad per­se­guían su de­ten­ción di­rec­ta y él lle­gó a un acuer­do por el que, si se en­tre­ga­ba, po­dría al­can­zar la l i b e r tad ba­jo una fianza de 80.000 eu­ros. Des­de en­ton­ces se per­so­na ca­da día en el juz­ga­do. “Ha si­do de las gran­des cosas que hi­ce el año pa­sa­do”, sen­ten­cia, pa­ra ex­pli­car­me, mi­ran­do a la me­sa, que “hay un da­to in­cues­tio­na­ble: to­dos los que se de­di­can al nar­co­trá­fi­co ter­mi­nan tar­de o tem­prano en­tran­do en prisión”.

Por úl­ti­mo, le pre­gun­to por su lon­ge­vi­dad en un pues­to, a prio­ri, tran­si­to­rio, y por su fu­tu­ro en un car­go que úl­ti­ma­men­te es­tá ex­pues­to y en bo­ca de to­dos los que ha­blan de la si­tua­ción en el Cam­po de Gi­bral­tar. “A cor­to y me­dio pla­zo no ten­go in­ten­ción de ir­me de aquí. Hay mu­cho por ha­cer y va­mos por el buen ca­mino ”, afrma mi­ran­do al ten­di­do.

Cuan­do es­toy sa­lien­do, me fjo en un car­tel del STAJ (Sindicato de Tra­ba­ja­do­res de la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia) col­ga­do en la puer­ta, y que es lo úl­ti­mo que se ve al sa­lir de la Fis­ca­lía. Es una pa­ro­dia de Ene­mi­gos Pú­bli­cos, la pe­lí­cu­la en la que Johnny Depp in­ter­pre­ta al ma­fo­so John Di­llin­ger, pe­ro la si­lue­ta del actor tie­ne la ca­ra de Ra­joy y ba­jo el tí­tu­lo “Ene­mi­gos de lo Pú­bli­co” se lee “una pro­duc­ción de An­ge­la Mar­ket” .

CUL­PA­BLE POR SEN­TEN­CIAR

Manuel Gu­tié­rrez Lu­na es el presidente de la Au­dien­cia Pro­vin­cial, lu­gar en el que me re­ci­be con pri­sas por­que he­mos ido a La Lí­nea a ha­cer fo­tos y nos he­mos re­tra­sa­do. Con una di­la­ta­da tra­yec­to­ria a sus es­pal­das, su nom­bre siem­pre irá hi­la­do al ca­so Al­ge­ci­ras, uno de los es­cán­da­los de co­rrup­ción po­li­cial más fa­mo­sos de la pro­vin­cia y del que fue juez. Manuel es sevillano, aun­que ha desa­rro­lla­do ca­si to­da su ca­rre­ra en Al­ge­ci­ras. Tie­ne una ele­gan­te pre­sen­cia, aun pre­sen­tán­do­se con ro­pa in­for­mal. “Han cam­bia­do mu­cho las for­mas de ac­tuar. Ha­ce 15 años se so­lía uti­li­zar a mu­je­res em­ba­ra­za­das pa­ra el trans­por­te de ha­chís, ya que no po­dían so­me­ter­se a los ra­yos X. Aho­ra ya has vis­to có­mo ac­túan y qué ac­ti­tud mues­tran. Po­seen ar­mas de asalto y to­do­te­rre­nos y no tie­nen mie­do a em­bes­tir y a en­fren­tar­se con las fuer­zas de se­gu­ri­dad”.

Manuel, co­mo hom­bre con experiencia, ex­pli­ca va­rias si­tua­cio­nes con anéc­do­tas que le han su­ce­di­do, lo que fa­ci­li­ta la co­mu­ni­ca­ción pa­ra al­guien que no sue­le apli­car tér­mi­nos ju­rí­di­cos en su día a día. Afrma que la co­caí­na en­tra por el puer­to y vie­ne des­de EE. UU, Su­da­mé­ri­ca y Eu­ro­pa, por lo que las ban­das que traf­can con ella no tie­nen re­la­ción con las que traf­can con ha­chís. Ya que pa­re­ce que mi en­tre­vis­ta con el co­mi­sa­rio de la Po­li­cía Na­cio­nal no va a pro­du­cir­se, le pre­gun­to por la co­rrup­ción po­li­cial, re­fle­ja­da en los ali­jos de co­caí­na que se encuentran en los con­te­ne­do­res del puer­to que tie­nen a agen­tes in­vo­lu­cra­dos. “Son ca­sos con­cre­tos, no un mal en­dé­mi­co. Ac­tual­men­te, si pa­sa, ellos mis­mos se en­car­gan de in­ves­ti­gar­lo. De he­cho, no ten­go cons­tan­cia de fu­tu­ros jui­cios por co­rrup­ción po­li­cial”.

Aun­que el au­ge de la co­caí­na es evi­den­te, no lle­ga al vo­lu­men del ha­chís. “Te di­ría que ten­go jui­cios re­la­cio­na­dos con la co­caí­na ca­da 15-20 días, y de ha­chís pue­do lle­gar a te­ner unos 12 ca­sos se­ma­na­les”, ase­gu­ra. El da­to es aún más de­mo­le­dor si nos pa­ra­mos a pen­sar que por la Au­dien­cia pa­san to­dos los ca­sos de co­caí­na, por ser pe­nas su­pe­rio­res a 5 años y los ca­sos en los que se su­peren los 2.500 kg de ha­chís y que, se­gún Manuel, “so­lo se in­ter­cep­tan un 20 % o 30 % de los ali­jos; el 70 % res­tan­te, en­tra al país”.

Ab­de­llah El Haj Sa­dek, alias el Mes­si, el lí­der de la ma­yor red de trá­fi­co de ha­chís de Es­pa­ña, se pre­sen­tó en la Co­man­dan­cia de la Guar­dia Ci­vil de Al­ge­ci­ras el pa­sa­do 11 de di­ciem­bre y se en­tre­gó jun­to con su gen­te, ho­ras des­pués de que la po­li­cía se in­cau­ta­ra en una de sus na­ves de 7.300 ki­los de ha­chís. La ‘ju­ga­da’ le ha per­mi­ti­do se­guir en li­ber­tad ba­jo fianza y evi­tar el arres­to. En tan so­lo unos me­ses, se le ha­bían con­fis­ca­do 13 to­ne­la­das.

Se mues­tra crí­ti­co con Ha­cien­da por no ser más se­rio con los ca­sos de blan­queo, lo que con­si­de­ra el ver­da­de­ro pro­ble­ma a erradicar. “Es la for­ma más prác­ti­ca de de­te­ner al nar­co­tra­fi­can­te prin­ci­pal y no a sus tra­ba­ja­do­res, pe­ro pa­ra eso de­be ha­ber fun­cio­na­rios es­pe­cia­les que lu­chen jun­to a la Guar­dia Ci­vil, la Po­li­cía y Adua­nas”.

Por úl­ti­mo, y al pre­gun­tar­le por el pa­pel de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, Manuel afrma que, a pe­sar de lo que se ve en te­le­vi­sión y de al­gu­nos ca­sos con­cre­tos, el pro­ble­ma es­tá en “el po­co per­so­nal con el que cuen­tan y el po­co co­no­ci­mien­to de ca­da ca­so. Hay si­tua­cio­nes de es­ta re­gión que in­tere­sa­rían mu­chí­si­mo a los ciu­da­da­nos y sin em­bar­go no se cu­bren”. Me li­mi­to a re­co­ger la pu­lla y a su­ge­rir­le que un fotógrafo tar­da más en ha­cer su tra­ba­jo cuan­do tie­ne que es­tar más pen­dien­te de lo que ro­dea a su ob­je­ti­vo que de lo que quie­re re­tra­tar.

CUL­PA­BLE POR CON­FIAR

Jo­sé es el ge­ren­te de Grúas Sur Eu­ro­pa SL, em­pre­sa que des­de 2009 ha pres­ta­do sus ser­vi­cios a las fuer­zas de se­gu­ri­dad pa­ra guar­dar vehícu­los in­ter­ve­ni­dos. Por su tra­ba­jo, que co­men­zó co­mo un fa­vor al ver­se des­bor­da­da la Po­li­cía por el cre­ci­mien­to de las in­cau­ta­cio­nes, Jo­sé ha re­ci­bi­do es­ca­lo­frian­tes ame­na­zas con­tra él y a su fa­mi­lia. Ca­mino del de­pó­si­to, en su co­che par­ti­cu­lar y acom­pa­ña­do por el ad­mi­nis­tra­dor de la em­pre­sa, me cuen­tan que han te­ni­do que ce­rrar­lo al no re­ci­bir con­tra­pres­ta­ción por par­te de la Con­se­je­ría de Jus­ti­cia, que no re­co­no­ce a su em­pre­sa co­mo de­po­si­ta­rio ju­di­cial.

El de­pó­si­to es la ca­ra de ese fa­vor en­ve­ne­na­do. Lan­chas, co­ches de pri­me­ra ga­ma, mo­tos y fur­go­ne­tas se amon­to­nan por el re­cin­to e in­clu­so en al­gu­nos apar­ca­mien­tos ad­ya­cen­tes. Es­ta­mos fren­te a más de 3.500 vehícu­los y 1.000 lan­chas con mo­to­res de 350 CV. Mu­chos de ellos es­tán en per­fec­to es­ta­do, so­lo en­su­cia­dos por el pol­vo; otros tie­nen el mo­rro des­tro­za­do por­que han si­do uti­li­za­dos pa­ra em­bes­tir pa­tru­llas. Hay va­rios to­do­te­rreno que pa­re­cen a es­tre­nar has­ta que abres las puer­tas y ves que no tie­nen asien­tos tra­se­ros. De es­tos úl­ti­mos, sor­pren­de ver el ra­se­ro con el que se mi­den: lo im­por­tan­te no es la mar­ca, sino la ca­pa­ci­dad del ma­le­te­ro.

Cuan­do ha­blo con Jo­sé veo a un hom­bre que ha te­ni­do que asu­mir una de­rro­ta en un com­ba­te que no es­pe­ra­ba dispu­tar. No quie­re jui­cios ni es­pe­ra in­dem­ni­za­cio­nes, aun­que cal­cu­la que se le de­be­rían abo­nar ocho mi­llo­nes de eu­ros.

Jo­sé tie­ne que re­ci­bir a una te­le­vi­sión que quie­re ha­cer un di­rec­to en ese in­men­so rin­cón de pen­sar. Pa­ra él es im­por­tan­te que los me­dios se ha­gan eco de su ca­so. El ad­mi­nis­tra­dor, P. F. ( nos pi­de que no sal­ga su nom­bre), es un ti­po pau­sa­do que ha­bla sin ta­pu­jos: acha­ca esas ame­na­zas a la irrup­ción de ‘los ca­cho­rros’, jó­ve­nes que se han cria­do sa­bién­do­se in­ven­ci­bles y no co­no­cen otra for­ma de ac­tuar. “A mí no me dan mie­do los je­fes, los co­noz­co a to­dos. Lo que de ver­dad me asus­ta es que uno de es­tos cha­va­les quie­ra de­mos­trar que es­tá dis­pues­to a ha­cer lo que sea pa­ra de­mos­trar su leal­tad”.

Nos en­con­tra­mos con el vi­gi­lan­te, J. J., que vi­ve allí, ya que, por ley, el de­pó­si­to de­be es­tar vi­gi­la­do las 24 ho­ras. J. J. me cuen­ta que prác­ti­ca­men­te to­das las se­ma­nas en­tran a ro­bar al­gu­na ma­dru­ga­da mien­tras me enseña un fa­man­te Fe­rra­ri apar­ca­do fren­te a la puer­ta de su ca­sa pa­ra que na­die le pue­da me­ter mano. Cuan­do le pre­gun­to por qué se ex­po­ne en un lu­gar que es asal­ta­do con fre­cuen­cia, me res­pon­de con la ca­be­za al­ta y con de­ci­sión: “por­que, tal y co­mo es­tá to­do, es di­fí­cil en­con­trar al­go me­jor”. Una res­pues­ta ha­bi­tual, si no fue­ra por- que lo pre­cios de mer­ca­do que fo­tan en el ai­re por los ‘tra­ba­ji­llos’ as­cien­den a 1.000 eu­ros por ejer­cer de ‘pun­to’ (vi­gi­lan­te); 5.000 eu­ros por tras­la­dar dro­ga de una lan­cha a una fur­go­ne­ta o 30.000 eu­ros por ser pi­lo­to de una lan­cha. Esas son las cifras, lo que ga­nan al­gu­nos por una no­che de tra­ba­jo. “Eso es pan pa­ra hoy y ham­bre pa­ra ma­ña­na”, res­pon­de con un con­ven­ci­mien­to ab­so­lu­to.

Jo­sé ha aca­ba­do su en­tre­vis­ta con la te­le­vi­sión. De vuel­ta al co­che, ha­bla­mos del hi­jo ado­les­cen­te de Jo­sé y de có­mo se edu­ca a un chi­co que con­vi­ve en el pue­blo, en las dis­co­te­cas y los gim­na­sios con es­tos nue­vos ‘ca­cho­rros’. “Evi­den­te­men­te, es im­por­tan­te edu­car­le en va­lo­res, aun­que en oca­sio­nes sea di­fí­cil ex­pli­car a un chi­co que tie­ne que sa­lir una no­che con 20 eu­ros cuan­do al­re­de­dor hay chi­cos que sa­len con fa­jos de 5.000 eu­ros”. Le pre­gun­to a qué tie­ne más mie­do, a que se cum­plan las ame­na­zas con­tra él o a que su hi­jo pu­die­ra con­ver­tir­se en nar­co­traf­can­te. Y la res­pues­ta es la de un hom­bre que no tie­ne mie­do a na­da.

EL VIA­JE DE LA CUL­PA

Ya en mi ca­mino de vuel­ta en tren, ca­sua­li­da­des de la vi­da, voy sen­ta­do fren­te a un im­por­tan­te ex­po­lí­ti­co que ha es­ta­do va­rios años en prisión por de­li­tos de mal­ver­sa­ción y blan­queo. ¡Un cul­pa­ble de­cla­ra­do!

Al lle­gar, un hom­bre con guan­tes nos pa­ra, nos enseña una pla­ca y nos pi­de que nos apar­te­mos un mo­men­to. Ha­ce lo mis­mo con va­rios pa­sa­je­ros del tra­yec­to. Nos pi­de que abra­mos las ma­le­tas pa­ra re­gis­trar­las. Pa­re­ce que en ese tren to­dos so­mos cul­pa­bles has­ta que se de­mues­tre lo con­tra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.