Gu­ru EL PA­DRE DE TO­DAS LAS TRI­BUS

SI QUIE­RES SA­BER CÓ­MO VES­TIR TU VI­DA

Esquire (Spain) - - Esquire & Trussardi-riflesso -

Mods, skin­heads, sue­deheads, hips­ters y to­do aquel que se ha­ya pues­to una ca­mi­sa bien he­cha y unos bue­nos mo­ca­si­nes es­tán en deu­da con John Si­mons. Un do­cu­men­tal re­pa­sa su vi­da

El nom­bre de John Si­mons (Lon­dres, 1939) no acos­tum­bra a fgu­rar en las lis­tas de los per­so­na­jes más ru­ti­lan­tes del pla­ne­ta mo­da. Sin em­bar­go, po­cos pro­fe­sio­na­les han con­tri­bui­do co­mo él a def­nir el es­ti­lo in­glés en los úl­ti­mos 50 años. Un do­cu­men­tal, John Si­mons. A Mo­der­nist (Lee Cogs­well, 2018) re­pa­sa la vi­da y la épo­ca de es­te em­pre­sa­rio, pro­mo­tor y vi­sio­na­rio que aca­ba de cum­plir 79 años y si­gue apos­tan­do por ese es­ti­lo sin fe­cha de ca­du­ci­dad co­mo ADN iden­ti­ta­rio. La di­fu­sión del do­cu­men­tal ha pues­to en un pri­mer plano la fgu­ra de Si­mons, acom­pa­ña­da de en­tre­vis­tas te­le­vi­si­vas, re­tra­tos bio­gráf­cos que des­bro­zan la vi­da de un hom­bre que a mitad de los años 50 del pa­sa­do si­glo XX, si­guien­do la tra­di­ción fa­mi­liar, se ini­cia­ba en el mun­do de la mo­da y la sas­tre­ría mas­cu­li­na en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca. La crónica exis­ten­cial de un jo­ven chi­co ju­dío fas­ci­na­do por ese mun­do de ele­gan­cia y mo­der­ni­dad que des­cu­bre en las vanguar­dis­tas por­ta­das del se­llo de jazz Blue No­te pro­ta­go­ni­za­das por una jo­ven ge­ne­ra­ción de mú­si­cos ca­li­for­nia­nos, ba­jo la eti­que­ta de co­ol. Sus pri­me­ras ven­tas son unas ca­mi­sas de co­lor ver­de co­mo la que vis­te el mú­si­co Mi­les Da­vis en la por­ta­da de su ál­bum Mi­les­to­nes (Co­lum­bia, 1958). Unos años an­tes, en 1953, el país aca­ba­ba de ce­le­brar la co­ro­na­ción de Isa­bel II, que pa­re­cía de­cre­tar el fnal de los años más du­ros de la pos­gue­rra. Co­mo se­ña­la Si­mons, de re­pen­te se “abría un mun­do nue­vo, co­lo­ris­ta, que de­ja­ba atrás un país en blan­co y ne­gro”. Las ca­fe­te­rías ita­lia­nas del Soho lon­di­nen­se son los mi­ra­do­res de es­ta nue­va épo­ca que ilu­mi­na a una ge­ne­ra­ción ju­ve­nil re­tra­ta­da por el escritor Co­lin Ma­cin­nes en su li­bro Ab­so­lu­te Be­gin­ners.

Al otro la­do del Atlán­ti­co, otra cla­se ju­ve­nil se eri­ge con sus pro­pias se­ñas de iden­ti­dad ba­jo los rit­mos del rock ‘n’ roll y el se­xo co­mo demanda. Sin sa­ber­lo, John Si­mons y sus tien­das de ro­pa ser­vi­rían de ins­pi­ra­ción a una va­rie­dad de es­ti­los ur­ba­nos y sub­cul­tu­ras que se su­ce­die­ron en la es­ce­na so­cial y mu­si­cal bri­tá­ni­ca: mods, skin­heads, sue­deheads, hips­ters… Co­mo ad­mi­te el mú­si­co Paul We­ller, uno de los tes­ti­mo­nios del do­cu­men­tal, “John Si­mons es el res­pon­sa­ble de mo­de­lar la for­ma en la que mu­chos de no­so­tros nos ves­ti­mos”. Si­mons sa­be cap­tar el es­pí­ri­tu de ese es­ti­lo ge­nui­na­men­te ame­ri­cano de cha­que­tas de tweed, pan­ta­lo­nes de franela, ca­mi­sas de al­go­dón Ox­ford, cor­ba­tas de ra­ya… El lla­ma­do Ivy look, en re­fe­ren­cia a las ocho uni­ver­si­da­des pri­va­das del no­res­te de EE. UU. –Brown, Ya­le, Har­vard, Prin­ce­ton y otras– que se agru­pan ba­jo la de­no­mi­na­ción Ivy Lea­gue. Las uni­ver­si­da­des adop­tan unos có­di­gos de ves­ti­men­ta que he­re­dan de fgu­ras co­mo Amory Blai­ne, el hé­roe li­te­ra­rio de la no­ve­la de Scott Fitz­ge­rald A es­te la­do del pa­raí­so. Gra­cias al ci­ne y a una ge­ne­ra­ción de nue­vas es­tre­llas ju­ve­ni­les que des­em­bar­can en la dé­ca­da de los 50, el es­ti­lo Ivy Lea­gue se po­pu­la­ri­za fue­ra de las au­las uni­ver­si­ta­rias. Pa­ra Si­mons sig­nif­ca una for­ma de ves­tir igua­li­ta­ria, que di­fu­mi­na las ba­rre­ras so­cia­les, por­que “es un es­ti­lo que pue­de lle­var un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, un mú­si­co bohe­mio o un traf­can­te de dro­gas”. To­dos los tes­ti­mo­nios del do­cu­men­tal se­ña­lan que po­cos han es­cu­cha­do su nom­bre, “pe­ro aquel que se ha pues­to una ca­mi­sa bien he­cha y un par de mo­ca­si­nes es­tá en deu­da con él”. A pe­sar de su dis­cre­ción, Si­mons re­co­no­ce su pa­pel co­mo mo­de­la­dor de una for­ma de ex­pre­sar­se que no ha de­ja­do de es­tar en la ca­lle aun en las épo­cas más hos­ti­les pa­ra sus idea­les es­té­ti­cos. Qui­zás por­que el con­cep­to de Si­mons de la mo­da va más allá y tie­ne más que ver con un es­ta­do o ac­ti­tud que se nu­tre tan­to de la pro­pia mo­da co­mo de la ar­qui­tec­tu­ra, el di­se­ño, la mú­si­ca u otras dis­ci­pli­nas ar­tís­ti­cas. Esa for­ma de mi­rar hu­ma­nis­ta que ha aca­ba­do ha­cien­do de él una fgu­ra atí­pi­ca en el mun­do de la mo­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.