CHIN CHIN

CO­MER, BE­BER Y HA­CER BUE­NOS NE­GO­CIOS ES CON LO QUE DE VER­DAD DIS­FRU­TA EL ME­JOR ACTOR DEL MUN­DO, A PUN­TO DE CUM­PLIR 75. LO COM­PRO­BA­MOS EN LA INAU­GU­RA­CIÓN DE NO­BU HO­TEL MAR­BE­LLA, PURO LU­JO SO­LO PA­RA ADUL­TOS POR ANA TRASOBARES

Esquire (Spain) - - Esquire - MEL­BOUR­NE, AUS­TRA­LIA

He pa­sa­do más tiem­po en es­te es­tri­den­te res­tau­ran­te que en nin­gún otro de Aus­tra­lia. He es­ta­do a las 11 de la ma­ña­na, cuan­do abre, me he sen­ta­do cua­tro ho­ras so­lo en el bar, y he es­ta­do de fies­ta con mis ami­gos has­ta la ma­dru­ga­da. ¿Por qué? Por­que el chef Ben­ja­min Coo­per es un maes­tro del sud­es­te asiá­ti­co: pas­tas pong, chi­les, hier­bas… sa­bo­res que gri­tan con ale­gría a las al­tu­ras ce­les­tia­les. El pa­to pi­can­te se co­ci­na muy len­ta­men­te y tie­ne un olor tan sal­va­je co­mo exó­ti­co; y el po­llo al es­ti­lo de Isaan es tan brutal que la gen­te se de­tie­ne a ver­te co­mer. Pe­ro no to­do es pi­can­te. Las gam­bas cru­jien­tes con sal­sa nam prik de cúr­cu­ma o el miang de can­gre­jo son ma­ra­vi­llo­sos. Una co­mi­da que en­cien­de los sen­ti­dos. chin­chin­res­tau­rant.com.au

TIEM­PO Y CA­LI­DAD VAN DE LA MANO

¿Pue­den dos sec­to­res tan dis­tin­tos te­ner tan­to en común? Sí, y así se de­ja ver en la co­la­bo­ra­ción en­tre Dewar’s y la mar­ca de relojes sos­te­ni­bles MAM Ori­gi­nals, que com­par­ten fi lo­so­fía: em­plear bien el tiem­po pa­ra dis­fru­tar­lo al má­xi­mo. Si tú tam­bién pien­sas así, pue­des ha­cer­te con es­te ex­clu­si­vo pack en la tien­da de MAM en Sant Pere Més Alt, 40 (Bar­ce­lo­na) a un pre­cio de 80 eu­ros.

A pun­to de cum­plir 200 años de his­to­ria, The Ma­ca­llan, uno de los whis­kies más pre­mia­dos del mun­do, na­ci­do en 1824, aca­ba de ce­le­brar uno de los hi­tos más im­por­tan­tes de su vi­da: la inau­gu­ra­ción de su nue­va des­ti­le­ría y cen­tro de vi­si­tan­tes, un im­po­nen­te edi­fi­cio si­tua­do en el es­ta­do de Eas­ter El­chies, en la re­gión de Spey­si­de (Es­co­cia), di­se­ña­do por el es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra Ro­gers Stirk Har­bour + Part­ners, que se si­túa so­bre las la­de­ras del pai­sa­je, re­pre­sen­tan­do así las an­ti­guas

un res­tau­ran­te con un co­ci­ne­ro ja­po­nés so­lo por­que se enamo­ró de su co­mi­da. Ro­bert De Ni­ro y No­bu­yu­ki Mat­suhi­sa hoy son pro­pie­ta­rios de una ex­clu­si­va mar­ca de lu­jo que en­glo­ba 32 res­tau­ran­tes y una do­ce­na de ho­te­les re­par­ti­dos por los cin­co con­ti­nen­tes, dos de ellos en Mar­be­lla e Ibi­za, que aca­ban de inau­gu­rar.

CON UNA CO­PA DE MÁS

“Yo no ha­bla­ba bien in­glés y De Ni­ro era bas­tan­te par­co en pa­la­bras, así que la co­mu­ni­ca­ción en­tre no­so­tros no fue fá­cil. Lue­go, con el tiem­po, he­mos apren­di­do a co­mu­ni­car­nos me­jor, so­bre to­do cuan­do lle­va un par de co­pas de más. En­ton­ces es más fá­cil ha­blar con él (ri­sas)”. El que me­te el de­do en la ya­ga con ca­ri­ño, por su­pues­to, es No­bu, re­co­no­ci­do chef y pa­dre de la co­mi­da nik­kei –fu­sión ja­po­ne­sa pe­rua­na–, mien­tras su so­cio, el me­jor actor del mun­do, le echa una mi­ra­da bur­lo­na y le dis­pa­ra: “Sí, cla­ro, con­ti­go tam­bién es más fá­cil char­lar cuan­do be­bes (ri­sas)”. Su buen ro­llo y com­pli­ci­dad es más que evi­den­te. Se no­ta que lo pa­san bien con el “y tú más”. De he­cho, los dos con­fi esan que es­to tam­bién for­ma par­te de su re­la­ción. “Lle­va­mos 25 años jun­tos, más que mu­chos ma­tri­mo­nios… via­ja­mos jun­tos, nos reí­mos jun­tos, si te­ne­mos un pro­ble­ma lo arre­gla­mos jun­tos… So­mos bue­nos so­cios y bue­nos ami­gos”, aña­de De Ni­ro, re­co­lo­cán­do­se en un con­for­ta­ble so­fá de terciopelo bei­ge que com­par­te con su so­cio en una de las es­tan­cias pri­va­das del re­cién es­tre­na­do No­bu Ho­tel Mar­be­lla, puro lu­jo so­lo pa­ra adul­tos.

Le gus­ta tan­to el ba­ca­lao ne­gro con mi­so y el an­ti­cu­cho de ter­ne­ra que ha­ce su co­le­ga que, sien­do uno de los actores me­jor pa­ga­dos de la his­to­ria del ci­ne, le pre­gun­to có­mo es que a es­tas al­tu­ras de su vi­da no ha con­tra­ta­do ya a No­bu co­mo per­so­nal chef. El tío se ríe y mi­ra de reojo al ja­po: “No le he po­di­do con­ven­cer. Di­ce que pa­go muy po­co”. Y se vuel­ve a reír. “Pe­ro es cier­to que el día que pro­bé su co­mi­da, aun­que aún no sa­bía dis­tin­guir muy bien por qué, me pa­re­ció mag­ní­fi ca”. Es­tá cla­ro que De Ni­ro tie­ne buen sa­que. Cuan­do es­tu­vo en Bar­ce­lo­na en 2011 ro­dan­do con Ro­dri­go Cor­tés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.