LA VI­DA PA­DRE DE RO­BERT DE NI­RO

Esquire (Spain) - - Esquire -

Que en­tre por la puer­ta Ro­bert De Ni­ro, te mi­re a los ojos y te es­tre­che la mano es mu­cho más que una experiencia. Y no so­lo por­que fren­te a ti se te apa­rez­can de gol­pe y po­rra­zo Vi­to, Tra­vis y Ja­ke La Mot­ta co­mo si fue­ran la San­tí­si­ma Tri­ni­dad. Sen­tir la pre­sión de su sa­lu­do y con­tem­plar de cer­ca los sur­cos de su ca­ra –so­bre to­do cuan­do son­ríe, y lo ha­ce mu­cho– te trans­mi­te, sin lu­gar a du­das, que es­tás fren­te a un ti­po que vi­ve co­mo Dios. El mes que vie­ne cum­ple 75 años –el ca­nal TCM lo ce­le­bra con la emi­sión de sus me­jo­res pe­lí­cu­las– y es­toy se­gu­ra de que duer­me a pier­na suel­ta co­mo un ni­ño. To­do lo que te­nía que ha­cer ya lo ha he­cho –mu­je­res, hi­jos, nie­tos, pe­lí­cu­las, pre­mios…– y aho­ra so­lo to­ca dis­fru­tar. Con un pa­tri­mo­nio, di­cen, de 300 mi­llo­nes de dó­la­res, el neo­yor­quino lo tie­ne fá­cil. Via­ja por el mun­do en jet pri­va­do, na­ve­ga en fa­mi­lia por las is­las grie­gas, vi­ve en un fa­bu­lo­so trí­plex en Nue­va York, com­pra y reha­bi­li­ta edi­fi cios en el ba­rrio de Tri­be­ca… Pe­ro lo que más le gus­ta ha­cer a es­te hi­jo de pin­to­res es lo que a to­dos: co­mer, be­ber y ha­cer bue­nos ne­go­cios. Pre­ci­sa­men­te con es­tas tres úl­ti­mas afi cio­nes se es­tá pe­gan­do la vi­da pa­dre. Apre­cia tan­to la bue­na me­sa que un día, ha­ce más de 24 años, se em­pe­ñó en mon­tar

APUN­TA SU RE­CE­TA FA­VO­RI­TA DE MAR­TI­NI

Le gus­ta tan­to el vod­ka que ha­ce unos años se aso­ció con la mar­ca VDKA 6100, des­ti­la­da en Nue­va Ze­lan­da y di­se­ña­da en Nue­va York, y com­par­tió su re­ce­ta per­fec­ta: 120 ml de vod­ka, 30 ml de ver­mut se­co, hie­lo y un twist de li­món. En una mar­ti­ne­ra, po­ner el hie­lo, aña­dir el vod­ka y el ver­mut y agi­tar bien. Red Lights se vol­vió lo­co con el Bar Mut. Di­cen que se zam­pa­ba las né­co­ras re­lle­nas de txan­gu­rro y el car­pac­cio de hue­vo a dos ca­rri­llos. Nor­mal, es que en Es­pa­ña se co­me muy ri­co. En su vi­si­ta a Mar­be­lla tam­bién ha apro­ve­cha­do el tiem­po y ha dis­fru­ta­do co­mo un per­fec­to bon vi­vant de los pla­ce­res cu­li­na­rios de la tie­rra. “Me en­can­ta la co­mi­da es­pa­ño­la: el vino, el acei­te de oli­va, el atún, el ja­món… Es­pa­ña es un gran país. Me en­can­ta su cul­tu­ra, su co­mi­da, su gen­te… Y ano­che dis­fru­té mu­cho vien­do un es­pec­tácu­lo fl amen­co. No, no me atre­ví a bai­lar (ri­sas), pe­ro me gus­tó mu­cho”, di­ce con su me­dia son­ri­sa y un po­co de ti­mi­dez.

El que go­za co­mien­do sue­le apren­der a co­ci­nar. No es el ca­so. Ro­bert De Ni­ro es de los que no sa­be ni freír un hue­vo: “No co­cino, pe­ro pre­pa­ro unos mar­ti­nis muy bue­nos. Agi­ta­dos, no mez­cla­dos (más ri­sas)”. Aho­ra que ten­go su re­ce­ta, me que­do más tran­qui­la. Cual­quier día de es­tos me pre­pa­ro un mar­ti­ni De Ni­ro, re­me­mo­ro es­te en­cuen­tro breve pe­ro in­men­so y me di­go: “De es­ta ya me

pue­do mo­rir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.