La ma­la del rap.

Esquire (Spain) - - Sumario - POR GEM­MA CARDONA

Ma­la Ro­drí­guez nos ha­bla de su nue­vo sen­ci­llo, Gi­ta­nas, un himno de la ma­rea fe­mi­nis­ta.

Cin­co años des­pués de ‘Bru­jas’, la rei­na del rap pu­bli­ca nue­vo sen­ci­llo, ‘Gi­ta­nas’, un sen­ti­do ho­me­na­je a las mu­je­res. Ma­la vuel­ve más po­de­ro­sa que nun­ca

Ma­la Ro­drí­guez lle­ga a la se­sión de fotos fe­liz, ilu­sio­na­da. “Lo es­toy, lo es­toy”, nos di­ce rá­pi­do. “Ha­cía tiem­po que ha­bía es­cri­to Gi­ta­nas, pe­ro tar­dé en en­con­trar­le mú­si­ca. Y, por fin, ha­llé el tra­je per­fec­to que se ajus­ta­ba a la ra­bia que sen­tía”. La rei­na del rap es­pa­ñol –y de La­ti­noa­mé­ri­ca, con­ti­nen­te con el que man­tie­ne una re­la­ción muy es­pe­cial– une su voz afla­men­ca­da y sus le­tras po­ten­tes a la ma­rea fe­mi­nis­ta. “La ver­dad, yo siem­pre he ido a mi ro­llo. Pe­ro es­ta can­ción me la de­bía”. ES­QUI­RE: El sin­gle lle­va por nom­bre Gi­ta­nas. Mu­je­res con ca­rác­ter, ¿no? MA­LA RO­DRÍ­GUEZ: Son las pri­me­ras fe­mi­nis­tas que vi en mi vi­da. El tí­tu­lo une eso con el he­cho de que vuel­vo a Se­vi­lla. Ro­dé el ví­deo en el ba­rrio don­de cre­cí, al la­do de mi co­le­gio. Me re­en­con­tré con mis pri­mas, mi ma­mi, mis tías, mis ami­gas de siem­pre. ESQ: Ima­gino que fue un ro­da­je emo­ti­vo. MR: Mi­ra, jus­to el día an­tes re­ve­la­ron la sen­ten­cia de la Ma­na­da. Una sen­ten­cia ri­dí­cu­la que nos con­de­na a to­das. Nun­ca an­tes me ha­bía sen­ti­do tan co­nec­ta­da a otras mu­je­res. Ha­blo de eso en el sin­gle. Nos mi­rá­ba­mos a los ojos y sa­bía­mos que es­tá­ba­mos pen­san­do lo mis­mo. Im­po­ten­cia. Una ra­bia enor­me. Sen­tir esa her­man­dad es al­go muy po­de­ro­so. ESQ: A raíz de ello se su­ce­die­ron ma­ni­fes­ta­cio­nes en to­do el país. ¿Crees que es­tán cam­bian­do las co­sas? MR: Se es­tá em­pe­zan­do a ha­blar. Tam­po­co nos ven­ga­mos arri­ba. No po­de­mos que­dar­nos ca­lla­das. Eso de “ten­ga­mos la fies­ta en paz”... Pues no, no quie­ro la pu­ta fies­ta en paz. Llevo años ha­blan­do del te­ma en mis can­cio­nes. Qui­zá no es­pe­cí­fi­ca­men­te, pe­ro sí sien­do un ejem­plo de mu­jer que ha­bla de lo que le da la ga­na y ha­ce lo que quie­re. ESQ: En el sin­gle te pre­gun­tas: “¿Quién me pro­te­ge?”. ¿Quién o qué pro­te­ge a Ma­la Ro­drí­guez? MR: Yo mis­ma. Es­ta­mos muy des­pro­te­gi­das, así que no que­da otra que mi­rar­te y de­cír­te­lo. Ese es mi men­sa­je: pro­té­ge­te. Y otra co­sa: no es­tás so­la, her­ma­na. ESQ: Más allá del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta, he­mos vis­to sen­ten­cias que po­nían en cues­tión la li­ber­tad de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca. ¿Qué opi­na de ello una mu­jer co­mo tú que ha­bla tan cla­ro? MR: A mí no me sor­pren­de na­da ni me llevo las ma­nos a la ca­be­za. Se ha per­se- gui­do a mú­si­cos co­mo Fer­mín Mu­gu­ru­za, que no ha po­di­do ac­tuar en Ma­drid du­ran­te mu­chos años. El sen­ti­mien­to de in­dig­na­ción ya vie­ne de an­tes. En es­te país siem­pre ha ha­bi­do mu­chas in­cohe­ren­cias en es­te as­pec­to. ESQ: ¿Te has au­to­cen­su­ra­do al­gu­na vez? MR: No. Yo siem­pre he di­cho lo que he sen­ti­do. ESQ: Tus le­tras tie­nen un pun­to con­tes­ta­ta­rio, y mu­cho de sin­ce­ri­dad. MR: Mis le­tras son per­so­na­les. No son un pan­fle­to po­lí­ti­co. Y no quie­ro ser aban­de­ra­da de na­da. Yo creo que los ar­tis­tas tie­nen que ha­cer al­go su­yo. A mí me abu­rre mu­cho cuan­do es­cu­cho un mú­si­co sin emo­ción. Es co­mo po­ner un ca­nal de no­ti­cias. No me lle­ga. Un ar­tis­ta tie­ne que ju­gar con som­bras y lu­ces, y con lo que mues­tras o no te si­túas. ESQ: ¿Qué es­ti­los mu­si­ca­les es­cu­chas? MR: Mu­chos. Es por mi tío Pa­co. Él po­nía mú­si­ca muy va­ria­da: jazz, fla­men­co, clá­si­ca... Lue­go em­pe­cé a oír rap por­que sen­tía cu­rio­si­dad por ver qué de­cían los chi­cos. Y de pe­que­ña te­nía co­mo re­fe­ren­te a Ti­na Tur­ner. ESQ: Te ima­gino mar­cán­do­te un You are simply the best en ca­sa... MR: Mi­ra, cuan­do mi ma­dre es­cu­chó mis pri­me­ras can­cio­nes es­ta­ba su­per­preo­cu­pa­da. Me de­cía: “Hi­ja, que te vas a ha­cer da­ño en la gar­gan­ta”. Es que yo es­ta­ba muy ra­bio­sa. Ya en el pri­mer con­cier­to me sa­lió un bi­cha­rra­co... No sa­bía que te­nía eso den­tro. Me di cuen­ta en­ton­ces. La gen­te tam­bién lo vio. ESQ: Y esa ra­bia ¿ha dis­mi­nui­do? MR: No. Si­go te­nién­do­la, pe­ro aho­ra sé cuán­do ex­plo­rar con ella o con otra emo­ción. Ten­go un con­trol que no te­nía an­tes. Eso lo da la ex­pe­rien­cia. No to­do va a ser ma­lo en eso de cum­plir años, ¿no? Yo me sien­to mu­cho me­jor. Aho­ra pue­do co­ger el vo­lan­te pe­ro que fli­pas. Pue­des po­ner­me en un te­rreno llu­vio­so, con­ge­la­do o un de­sier­to, co­mo quie­ras. Pi­lo­to bien. ESQ: ¿Có­mo ves el pa­no­ra­ma de la mú­si­ca rap en Es­pa­ña? MR: Hay mu­cho ta­len­to. Me mo­lan mu­cho Zo­wie y To­ma­sa del Real. Ha­cen co­sas su­per­lo­cas, fres­cas. ¿ Sa­bes qué creo que fal­ta­ba aquí? ESQ: ¿Qué? MR: Me pa­re­ce que ha­ce un tiem­po ha­bía muy po­cas lo­cas. To­do tan co­rrec­to y acep­ta­ble... Aho­ra veo que hay más. A mí me le­van­ta el áni­mo cuan­do veo tías que ha­cen al­go que se sa­le de lo co­mún. Me gus­ta que ha­ya gen­te que ha­ga co­sas que na­die es­pe­ra y, so­bre to­do, que sal­gan de la zo­na de con­fort. ESQ: Tu es­ti­lo se sa­le de lo co­mún. Cuan­do em­pe­zas­te, esa mez­cla de rap y fla­men­co no se en­ten­día. MR: Ya. Me de­cían: “¿ Eres ra­pe­ra, fla­men­ca?”. Pe­ro no era una pro­pues­ta me­di­ta­da, es bá­si­ca­men­te co­mo soy. Soy se­vi­lla­na, así que ¿ qué ha­go? Ra­pear con las pal­mas, lo que ha­ce­mos to­das. Cual­quier an­da­luz lo en­tien­de. ESQ: ¿Siem­pre tu­vis­te cla­ro que lo tu­yo era la mú­si­ca? MR: Pues, mi­ra, no sé has­ta qué pun­to lo he de­ci­di­do o me he de­ja­do lle­var. An­tes de en­trar en es­te mun­do, di­se­ña­ba ves- ti­dos y los ven­día por las tien­das de mi ba­rrio. Me en­can­ta­ba la mo­da. Que­ría es­tu­diar di­se­ño. Pe­ro jus­to en ese mo­men­to em­pe­cé a te­ner cier­to éxi­to con la mú­si­ca y ya ti­ré por ahí. Por eso te di­go que a ve­ces la vi­da es la que te di­ce dón­de tie­nes que ir y dón­de no. ESQ: ¿Cuán­do em­pe­zas­te a es­cri­bir can­cio­nes? MR: Con sie­te años ya es­cri­bía co­sas y se las en­se­ña­ba a mi ma­dre. Ella se emo­cio­na­ba. ¡Siem­pre me ha mo­la­do tan­to con­tar his­to­rias! Es lo que más me gus­ta, más que pro­du­cir en el es­tu­dio o el es­ce­na­rio. Lo me­jor es cuan­do es­toy en el sue­lo con mi or­de­na­dor, es­cri­bien­do. Ahí me sien­to muy fe­liz. Se me ol­vi­da co­mer, du­char­me, to­do. Ju­gar con las pa­la­bras y de­jar­te lle­var por la ins­pi­ra­ción es su­per­bo­ni­to. Cual­quier ar­tis­ta es­ta­rá de acuer­do con lo que di­go. Cuan­do te de­jas lle­var por esa ener­gía... Yo me sien­to en una nu­be.

“Me de­cían: ‘¿Eres ra­pe­ra, fla­men­ca?’. Soy se­vi­lla­na, así que ¿qué ha­go? Ra­pear con las pal­mas, lo que ha­ce­mos to­das”

“Cuan­do es­cri­bo me sien­to en una nu­be, fe­liz. Se me ol­vi­da co­mer, du­char­me, to­do”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.