Ni un pe­lo de tur­co.

EL AU­MEN­TO DE LOS VIAJES A ES­TAM­BUL PA­RA REA­LI­ZAR­SE UN TRAS­PLAN­TE CA­PI­LAR ‘LOW COST’ HA DES­PER­TA­DO MU­CHAS CRÍ­TI­CAS EN­TRE LOS ES­PE­CIA­LIS­TAS ES­PA­ÑO­LES, QUE AVI­SAN DE LOS RIES­GOS. LOS CI­RU­JA­NOS TUR­COS SE DE­FIEN­DEN

Esquire (Spain) - - Sumario - POR VIVI RA­MOS

Ana­li­za­mos Tur­quía co­mo el prin­ci­pal des­tino de tu­ris­mo pa­ra im­plan­te ca­pi­lar.

De for­ma pro­gre­si­va y sin avi­sar. Así es co­mo la caí­da ca­pi­lar es ca­paz de con­ver­tir un pe­la­zo de anun­cio de cham­pú (mo­vi­mien­to a cá­ma­ra len­ta de la me­le­na in­clui­do) en una me­nos gla­mu­ro­sa cal­va con ro­da­pié. Que si los ge­nes, que si el es­ti­lo de vi­da, que si la ali­men­ta­ción, que si el cas­co de la mo­to... Lle­ga­dos a es­te pun­to, las cau­sas de que tu ad­mi­ra­do tu­pé, ese que du­ran­te dé­ca­das se atre­vió a desafar la ley de la gra­ve­dad y des­per­ta­ba mi­ra­das car­ga­das de in­sa­na en­vi­dia, ha­ya que­da­do re­du­ci­do a cua­tro pe­le­tes mal pues­tos so­bre un cue­ro ca­be­llu­do que ga­na te­rreno a pa­sos de gi­gan­te no son, ni de le­jos, lo más im­por­tan­te. Por­que la re­la­ción que ca­da hom­bre tie­ne con su pe­lo es tan in­ten­sa co­mo irra­cio­nal y po­cos son los que acep­tan con na­tu­ra­li­dad la trau­má­ti­ca tran­si­ción de la fron­do­si­dad ado­les­cen­te a la ca­ren­cia de la ma­du­rez. Per­der en­tre 100 y 150 ca­be­llos al día for­ma par­te del pro­ce­so de re­no­va­ción ha­bi­tual: unos cuan­tos se que­dan en el pei­ne, otros en la al­moha­da... Pe­ro cuan­do la lí­nea de na­ci­mien­to del pe­lo retrocede has­ta la mi­tad de la ca­be­za, el car­tón co­mien­za a cla­rear, se des­ca­po­ta la co­ro­ni­lla y las an­ta­ño inexis­ten­tes en­tra­das son aho­ra dos enor­mes cau­ces de río se­cos, to­das las alar­mas es­té­ti­cas se en­cien­den y ese ho­rror que tan de cer­ca co­no­ció el co­ro­nel Kurtz de Apo­caly­pse Now (por cier­to, un in­men­so Mar­lon Bran­do lu­cien­do una im­po­nen­te

cal­va) se apo­de­ra de to­das y ca­da una de las cé­lu­las del cuer­po. Ade­más, es­ta zo­zo­bra ca­pi­lar afec­ta a más del 42% de las ca­be­zas pa­trias, lo que ha­ce que Es­pa­ña sea el se­gun­do país con más cal­vos del mun­do, so­lo su­pe­ra­do por la Re­pú­bli­ca Che­ca. Es de­cir, exis­ten mu­chos alo­pé­ci­cos que quie­ren de­jar de ser­lo. Y en cuan­to el mer­ca­do de­tec­ta una ne­ce­si­dad que afec­ta a un am­plio gru­po de po­bla­ción, la com­pe­ten­cia se vuel­ve fe­roz pa­ra in­ten­tar ha­cer­se con el tro­zo más gran­de del pas­tel, ofre­cer una so­lu­ción al pro­ble­ma y, so­bre to­do, al me­jor pre­cio. Des­de 2012, el nú­me­ro de in­jer­tos de pe­lo ha cre­ci­do en Es­pa­ña un 36% anual y a nues­tro país lle­ga una gran afluen­cia de pa­cien­tes ex­tran­je­ros gra­cias a la ca­li­dad, se­gu­ri­dad y pre­cios que se ofre­cen aquí. Pe­ro tam­bién hay mu­chos que se van fue­ra. En es­te es­ce­na­rio, el go­bierno tur­co de­ci­dió ha­ce una dé­ca­da em­pe­zar a sub­ven­cio­nar los in­jer­tos ca­pi­la­res, y creó así los tras­plan­tes low cost. Y lo han con­se­gui­do: en 2016 el sec­tor fac­tu­ró 500 mi­llo­nes de eu­ros, lo que su­po­ne un in­cre­men­to del 12% res­pec­to al año an­te­rior. Es­to sig­nif­ca que más de 100.000 per­so­nas vi­si­ta­ron el país ex­clu­si­va­men­te por mo­ti­vos mé­di­cos. Pe­ro el lla­ma­do ‘tu­ris­mo de sa­lud’ no es na­da nue­vo. En la dé­ca­da de los 80, Bra­sil, Mé­xi­co y Co­lom­bia uti­li­za­ron la mis­ma fór­mu­la con la ci­ru­gía es­té­ti­ca.

GUE­RRA DE PRE­CIOS

Con un rá­pi­do vis­ta­zo en In­ter­net, en­con­tra­mos de­ce­nas de ofer­tas por en­tre 1.500 y 3.000 eu­ros que in­clu­yen el via­je, la es­tan­cia y la in­ter­ven­ción. Es de­cir, me­nos de la mi­tad de lo que cues­ta la ope­ra­ción aquí. Con una di­fe­ren­cia de pre­cios tan gran­de (en Es­pa­ña la in­ter­ven­ción ron­da los 6.500 eu­ros), el de­ba­te es­tá ser­vi­do. Los pro­fe­sio­na­les es­pa­ño­les ad­vier­ten del ries­go que su­po­nen es­tas in­ter­ven­cio­nes a ba­jo cos­te, mien­tras que los ci­ru­ja­nos tur­cos de­fen­den su tra­ba­jo.

El doc­tor Mi­guel Sán­chez Vie­ra, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Der­ma­to­lo­gía In­te­gral (idei­der­ma­to­lo­gia.com), ad­vier­te de que “ca­da vez re­ci­bi­mos más pa­cien­tes con im­plan­tes he­chos en Tur­quía. Nos en­con­tra­mos con in­fec­cio­nes po­co ha­bi­tua­les, pro­ble­mas de ci­ca­tri­za­ción e im­plan­tes que no han te­ni­do el efec­to es­pe­ra­do y con pér­di­da de ca­be­llo en la nu­ca, que es la zo­na do­na­do­ra”. El doc­tor

Ju­lio Mi­llán, co­fun­da­dor de la Clí­ni­ca de Tras­plan­te de Pe­lo de los doc­to­res Mi­llán y Vi­la-ro­vi­ra (la­cli­ni­ca­del­pe­lo­ma­drid.es), aña­de que “a nues­tro cen­tro acu­den hom­bres que no han que­da­do con­ten­tos y que ne­ce­si­tan uno o va­rios re­to­ques, y tam­bién pa­ra sol­ven­tar cual­quier com­pli­ca­ción que ha­ya sur­gi­do a su re­gre­so y que es im­po­si­ble ma­ne­jar a dis­tan­cia. A ve­ces, in­clu­so, un se­gun­do tras­plan­te”. Pe­ro pun­tua­li­za que “a no­so­tros so­lo nos lle­gan los des­con­ten­tos”. Es de­cir, que a mu­chos otros la pa­sión tur­ca ca­pi­lar sí les fun­cio­na.

Otra de las di­fe­ren­cias fun­da­men­ta­les es el diag­nós­ti­co pre­vio. El doc­tor Sán­chez Vie­ra nos cuen­ta que “lo pri­me­ro, an­tes de ha­cer un im­plan­te, es co­no­cer qué en­fer­me­dad tie­ne el pa­cien­te y qué pro­vo­ca la caí­da. Pa­ra ello, rea­li­za­mos un aná­li­sis de san­gre, una tri­cos­co­pia y un es­tu­dio tri­co­ló­gi­co pa­ra co­no­cer el es­ta­do del cue­ro ca­be­llu­do y de la raíz y el ta­llo del ca­be­llo y una his­to­ria clí­ni­ca por­me­no­ri­za­da”. En Tur­quía, es­ta va­lo­ra­ción se rea­li­za a tra­vés de fo­to­gra­fías en­via­das por el pa­cien­te que, una vez allí, se per­so­na­li­za en la con­sul­ta.

La mis­ma po­lé­mi­ca sur­gió ha­ce unos años cuan­do el mun­do de las ae­ro­lí­neas se vio sa­cu­di­do con la im­pa­ra­ble irrup­ción de las low cost. Si bien es cier­to que son las que cuen­tan con un ma­yor nú­me­ro de re­cla­ma­cio­nes, si el vue­lo con­cre­to en el que viajas no su­fre nin­gún re­tra­so y sa­le y ate­rri­za a su ho­ra, el aho­rro eco­nó­mi­co es una reali­dad. Y cla­ro, en Tur­quía hay más de 350 clí­ni­cas de­di­ca­das al tras­plan­te de pe­lo y no to­das son igua­les. Por eso he­mos ha­bla­do con el equipo del doc­tor Ab­du­la­ziz Bal­wi (elit­hair­trans­plant.com), que ha rea­li­za­do más de 8.000 in­jer­tos. El pa­que­te bá­si­co que ofre­cen os­ci­la en­tre 1.750 y 2.800 eu­ros e in­clu­ye, ade­más de la ope­ra­ción, el alo­ja­mien­to con desa­yuno en un cua­tro es­tre­llas, tras­la­dos vip en­tre el ae­ro­puer­to, la clí­ni­ca y el ho­tel, ser­vi­cio de in­tér­pre­te y una ga­ran­tía de 30 años pa­ra los fo­lícu­los im­plan­ta­dos. A es­to hay que su­mar­le otros 300 o 400 eu­ros del vue­lo, que, en es­te ca­so, no es­tá in­clui­do, y los gas­tos de­ri­va­dos del via­je por­que, ya que es­tás en una ciu­dad tan ma­ra­vi­llo­sa co­mo Es­tam­bul, se­gu­ra­men­te quie­ras apro­ve­char pa­ra co­no­cer­la. “El pri­mer diag­nós­ti­co se rea­li­za me­dian­te fo­to­gra­fías. Di­chas imá­ge­nes son en­via­das a nues­tro equipo mé­di­co es­pe­cia­lis­ta y, a par­tir de ahí, se ela­bo­ra una pro­pues­ta eco­nó­mi­ca es­ti­ma­da pa­ra ca­da ca­so. Una vez en Es­tam­bul, el pa­cien­te tie­ne una con­sul­ta per­so­nal con el doc­tor Bal­wi y, si es ne­ce­sa­rio, se ajus­ta la pro­pues­ta de co­mún acuer­do pa­ra con­se­guir un re­sul­ta­do óp­ti­mo. Tras la in­ter­ven­ción, se rea­li­za el che­queo y la co­rres­pon­dien­te cu­ra y, lue­go, el pri­mer la­va­do. Des­pués, el pa­cien­te ya pue­de vol­ver a su lu­gar de ori­gen, don­de se rea­li­za un se­gui­mien­to por va­lo­ra­ción fo­to­gráf­ca du­ran­te el año si­guien­te al tras­plan­te. Y si sur­ge al­gu­na com­pli­ca­ción, dis­po­ne­mos de un ser­vi­cio de aten­ción al pa­cien­te que re­sol­ve­rá in­me­dia­ta­men­te, y en es­pa­ñol, cual­quier si­tua­ción”.

Por su par­te, el doc­tor Mi­llán nos cuen­ta qué se­gui­mien­to ha­cen en su clí­ni­ca: “A las 24/48 ho­ras de la ope­ra­ción, el pa­cien­te pa­sa con­sul­ta. Al mes, se le apli­ca un tra­ta­mien­to de plas­ma ri­co en pla­que­tas pa­ra es­ti­mu­lar el rie­go y fa­vo­re­cer la re­cu­pe­ra­ción tan­to del pe­lo pro­pio co­mo del in­jer­ta­do. Y lue­go lo vol­ve­mos a ver a los tres, seis y nue­ve me­ses”. Pe­ro avi­sa: “El low cost no es al­go ex­clu­si­vo de Tur­quía: en Es­pa­ña tam­bién exis­ten es­te ti­po de clí­ni­cas”.

Cuan­do al­go se vuel­ve mains­tream se con­vier­te al ins­tan­te en un gran ne­go­cio en el que mu­cho di­ne­ro cam­bia de ma­nos. Pe­ro cuan­do es­tá en jue­go la sa­lud del pa­cien­te de­be­rían pri­mar, an­tes que el te­ma eco­nó­mi­co, otras con­si­de­ra­cio­nes: la ex­pe­rien­cia del ci­ru­jano, la se­gu­ri­dad del tra­ta­mien­to, las con­di­cio­nes de la clí­ni­ca y el se­gui­mien­to ade­cua­do. “En Es­pa­ña es­tas ga­ran­tías es­tán to­tal­men­te nor­ma­li­za­das, así co­mo im­por­tan­tes fa­ci­li­da­des. En nues­tra clí­ni­ca ofre­ce­mos fnan­cia­ción pro­pia, en la que no in­ter­vie­nen ban­cos ni otras en­ti­da­des, pa­ra que los pa­cien­tes pue­dan ha­cer fren­te a sus tras­plan­tes de for­ma có­mo­da, en un pla­zo de do­ce me­ses”, con­clu­ye el doc­tor Mi­llán. Así que, si has de­ci­do dar­le un ai­re nue­vo a tu me­le­na, in­fór­ma­te bien de en qué ma­nos te po­nes y so­pe­sa dón­de, có­mo, qué can­ti­dad de fo­lícu­los te van a im­plan­tar y cuán­to te va a cos­tar.

Es­pa­ña es el se­gun­do país con más cal­vos del mun­do, so­lo su­pe­ra­do por la Re­pú­bli­ca Che­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.