Triatlón pa­ra su­per­hé­roes.

EL TRIATLÓN DE LAR­GA DIS­TAN­CIA CON NOM­BRE DE HÉ­ROE DE MAR­VEL ES TO­DO UN FE­NÓ­MENO SO­CIAL QUE PO­NE A PRUE­BA A MÁS DE 25.000 PER­SO­NAS EN TO­DO EL MUND0. ¿TE ATREVES?

Esquire (Spain) - - Sumario - POR AR­TU­RO GIL

Ol­ví­da­te del run­ning. Aho­ra los que sa­ben prac­ti­can el Iron­man. ¿Te ani­mas?

To­do em­pe­zó en Ha­wái un 18 de fe­bre­ro, ha­ce 40 años, cuan­do John Co­llins y su es­po­sa Judy idea­ron un pro­gra­ma de tres prue­bas de re­sis­ten­cia pa­ra los me­jo­res atle­tas. So­lo quin­ce acep­ta­ron el re­to y el ga­na­dor fue Gor­don Ha­ller, un ta­xis­ta de Ho­no­lu­lu, que aca­bó en 11:46 ho­ras y se con­vir­tió en el pri­mer iron­man de la his­to­ria. Con los años, es­ta prue­ba ha ga­na­do tal po­pu­la­ri­dad que ya cuen­ta con más de 260 com­pe­ti­cio­nes en 44 paí­ses. Pe­ro ¿en qué con­sis­te exac­ta­men­te?

El triatlón Iron­man su­po­ne re­co­rrer 3,8 ki­ló­me­tros na­dan­do, 180 en bi­ci y 42 co­rrien­do, prue­bas ex­te­nuan­tes que son ca­da vez más adic­ti­vas y atraen a mul­ti­tud de per­so­nas de to­do el mun­do. ¿Por qué?

To­dos los que par­ti­ci­pan en es­te ti­po de re­tos es­tán de acuer­do en la si­guien­te afrma­ción: cuan­do ha­ces un de­por­te que su­po­ne mu­cho es­fuer­zo y de­di­ca­ción, te en­gan­chas. Ru­bén Es­pi­no­sa, entrenador per­so­nal y CEO de En­tré­na­te Ma­drid, ase­gu­ra: “La cla­ve de es­ta fe­bre es el con­cep­to fnis­her, que se re­fe­re a aque­llas per­so­nas que fna­li­zan una prue­ba, in­de­pen­dien­te­men­te del pues­to que ten­gan en la cla­sif­ca­ción. An­tes se pre­mia­ba so­lo a quie­nes ga­na­ban. Hoy se ha­ce a cual­quie­ra que par­ti­ci­pe y fna­li­ce una prue­ba”. Pa­ra los que lo han pro­ba­do su­po­ne un re­to muy es­pe­cial. Es una pe­lea con­ti­go mis­mo y un gran re­to per­so­nal. “Cru­zar la me­ta de una prue­ba tan du­ra es una de las co­sas más bo­ni­tas que se pue­den vi­vir: te sien­tes en paz con­ti­go mis­mo”, se­ña­la Es­pi­no­sa.

LA FIE­BRE EN ES­PA­ÑA

Los da­tos re­fle­jan que hay una me­dia de dos mil par­ti­ci­pan­tes en ca­da Iron­man que se rea­li­za en nues­tro país. Al­go que, su­ma­do al nú­me­ro de se­gui­do­res y fa­mi­lia­res que arrastra ca­da triatle­ta, co­ro­na es­te cir­cui­to co­mo la nue­va ten­den­cia sportlo­ver. De he­cho, en nues­tro país con­ta­mos con fgu­ras im­por­tan­tes del cir­cui­to mun­dial. Es el ca­so de Miquel Blan­chart, atle­ta de Ske­chers, que el pa­sa­do mes de ma­yo con­si­guió en­trar en el top 10 de la XXVII edi­ción del Club La San­ta Iron­man Lanzarote, prue­ba rei­na del triatlón es­pa­ñol y la más an­ti­gua de Eu­ro­pa. En es­ta edi­ción so­lo otro co­rre­dor, el bel­ga Die­go van Looy, con­si­guió ba­jar en el seg­men­to de ca­rre­ra de las dos ho­ras y cin­cuen­ta mi­nu­tos, mien­tras que los dos si­guien­tes cla­sif­ca­dos, el ita­liano Ales­san­dro De­gas­pe­ri y el es­pa­ñol Iván Ra­ña, lo com­ple­ta­ron en 02:54:22 y 02:56:38 res­pec­ti­va­men­te, muy le­jos del tiem­po de Blan­chart. Ac­tual­men­te, el me­jor triatle­ta es­pa­ñol de­bu­tan­te es Ja­vier Gó­mez No­ya: sie­te ve­ces cam­peón del mun­do de triatlón, dos ve­ces de me­dia Iron­man y se­gun­do en su pri­me­ra Iron­man com­ple­ta, en 2018 en Crains (Aus­tra­lia). Pe­ro en to­dos es­tos ca­sos es­ta­mos ha­blan­do de

La cla­ve de es­ta fie­bre es el con­cep­to fi­nis­her. An­tes se pre­mia­ba so­lo a quie­nes ga­na­ban. Hoy se ha­ce a cual­quie­ra que fi­na­li­ce la prue­ba

la crè­me de la crè­me, así que no de­be­rías po­ner­te es­tas mar­cas co­mo re­fe­ren­te: no to­do el mun­do tie­ne las ap­ti­tu­des ne­ce­sa­rias pa­ra ello. Sea­mos rea­lis­tas.

TÚ SÍ QUE PUE­DES

Iván Ál­va­rez Gó­mez, entrenador de Iron­man, triatle­ta y vein­ti­dós ve­ces fna­lis­ta de es­ta com­pe­ti­ción, co­men­ta pa­ra Es­qui­re que pa­ra pre­sen­tar­se a una prue­ba de es­te ti­po “hay dos ca­te­go­rías: pro­fe­sio­nal y gru­pos de edad. En es­ta úl­ti­ma, pue­de pre­sen­tar­se to­do el mun­do, pa­gan­do la ins­crip­ción y con li­cen­cia fe­de­ra­ti­va”. Pe­ro, aún así y te­nien­do en cuen­ta las dis­tan­cias y las prue­bas, es bas­tan­te ob­vio que pa­ra con­ver­tir­se en un au­tén­ti­co iron­man ne­ce­si­ta­rás una pre­pa­ra­ción fí­si­ca muy fuer­te y tan cons­tan­te co­mo ob­se­si­va.

Pa­ra mues­tra, un bo­tón. Miquel Blan­chart, de Ske­chers, nos cuen­ta có­mo es su día a día. “En los al­go más de 15 años que llevo en­tre­nan­do, mi jor­na­da em­pie­za a las seis de la ma­ña­na con una se­sión de na­ta­ción de dos ho­ras. Es­to es, el equi­va­len­te a unos sie­te ki­ló­me­tros. Des­pués de un se­gun­do desa­yuno, em­pie­zo con la bi­ci, en la que en­treno en­tre tres y seis ho­ras, pa­ra con­ti­nuar con el run­ning en­tre cin­cuen­ta mi­nu­tos y dos ho­ras”.

¿Es­tás fbri­lan­do? Pues to­da­vía no he­mos ter­mi­na­do, por­que con­ti­núa: “A to­do es­to hay que aña­dir dos ter­cios de se­sio­nes de pe­sas e hi­po­pre­si­vos a la se­ma­na. Y sin ol­vi­dar en­tre una y tres se­sio­nes de fsio­te­ra­pia se­ma­nal, una die­ta bien pla­nif­ca­da y con­di­cio­na­da por la in­ten­si­dad y el vo­lu­men de los en­tre­na­mien­tos de las di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas y el mo­men­to de la tem­po­ra­da. Y es­to es so­lo una jor­na­da com­ple­ta de tra­ba­jo du­ro pa­ra con­se­guir mi nue­vo ob­je­ti­vo: cla­sif­car­me pa­ra el cam­peo­na­to

El ré­cord ac­tual de tiem­po lo tie­ne el ale­mán Jan Fro­deno, quien pa­ró el crono en 7:35:39 en el Iron­man de Roth (Ale­ma­nia) en 2016

del mun­do en Ha­wái a me­dia­dos de oc­tu­bre y don­de so­lo van los 50 me­jo­res del mun­do. Allí quie­ro, si es po­si­ble, me­jo­rar la de­ci­mo­sép­ti­ma pla­za que con­se­guí en 2015”. ¿To­da­vía si­gues que­rien­do me­ter­te en es­te be­ren­je­nal? Pues allá va­mos.

TIEM­POS DE CORTE

En pri­mer lu­gar es im­por­tan­te te­ner cla­ra la di­fe­ren­cia en­tre un triatlón de dis­tan­cia Iron­man (tam­bién lla­ma­do ‘de lar­ga dis­tan­cia’) y la mar­ca Iron­man co­mo tal. La pri­me­ra se re­fe­re a un triatlón que im­pli­ca las dis­tan­cias re­gla­men­ta­rias de las que he­mos ha­bla­do al prin­ci­pio del reportaje, per­te­nez­ca al cir­cui­to Iron­man of­cial o no. Sin em­bar­go, ba­jo la mar­ca of­cial Iron­man hay otras prue­bas, co­mo el 70,3 –que ha­ce re­fe­ren­cia al nú­me­ro de mi­llas que se re­co­rren, que son jus­to la mi­tad de un Iron­man com­ple­to: 1,9 km na­dan­do, 90 km de bi­ci y 21 km co­rrien­do– y el Iron­man com­ple­to o Iron­man 140,6. Tam­bién tie­nes que te­ner en cuen­ta que los triatlo­nes de lar­ga dis­tan­cia (o de dis­tan­cia Iron­man) sue­len exi­gir unos tiem­pos de corte por ca­da seg­men­to de ca­rre­ra. Si al­guno de los par­ti­ci­pan­tes no lle­ga al pun­to de corte en al­guno de ellos, que­da des­ca­lif­ca­do. “Ca­da ca­rre­ra tie­ne unos tiem­pos de corte en fun­ción de la com­ple­ji­dad de la prue­ba: as­cen­so acu­mu­la­do en el sec­tor de bi­ci, me­teo­ro­lo­gía, etc. Sin em­bar­go, en la mar­ca Iron­man (la of­cial) se per­mi­te has­ta un má­xi­mo de 17 ho­ras pa­ra con­cluir la prue­ba en to­tal. Si lo ha­ces en más tiem­po te que­das fue­ra, aun­que lo im­por­tan­te, pa­ra un af­cio­na­do, es intentarlo. Tar­da­rás lo tu­yo en en­trar en tiem­pos, no de­ses­pe­res. El ré­cord ac­tual de dis­tan­cia Iron­man lo tie­ne el ale­mán Jan Fro­deno, quien pa­ró el crono en 7:35:39 en el Iron­man de Roth (Ale­ma­nia) en 2016.

Si des­pués de es­te más­ter so­bre có­mo con­ver­tir­te en Iron­man quie­res intentarlo, des­de Es­qui­re te gri­ta­mos: “¡¡¡Áni­mo!!!”. En la re­dac­ción so­mos mu­chos los que ya he­mos ti­ra­do la toa­lla, pe­ro se­re­mos igual­men­te fe­li­ces vién­do­te be­sar el pó­dium de la vic­to­ria.

Je­re­miah Ra­del, de EEUU, y Cé­sar Dal­quano, de Bra­sil, en el Iron­man World Cham­pion de Ha­wái en 2017.

Lio­nel San­ders, de Ca­na­dá, ce­le­bra su se­gun­do pues­to en el úl­ti­mo Cam­peo­na­to del Mun­do de Ha­wái.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.