Jon Arias.

IN­TÉR­PRE­TE POR LÍ­NEA PATERNA Y MA­TER­NA, EL EX VO­CA­LIS­TA DEL A BAN­DA LA­YA­BOUTS PRO­TA­GO­NI­ZA­RÁ DOS SE­RIES ES­TA TEM­PO­RA­DA

Esquire (Spain) - - Sumario - AA­RON SE­RRANO/ MA­RÍA MO­LI­NA/ ANA PÉREZ FOTOS ES­TI­LIS­MO TEX­TO

Tie­ne es­ti­lo y mu­chas ga­nas. El hi­jo de Imanol Arias y Pas­to­ra Ve­ga de­ja la mú­si­ca por la ac­tua­ción.

“Aho­ra es cuan­do me­nos me im­por­ta que le pres­ten aten­ción a quié­nes son mis pa­dres, por­que si po­nes Jon Arias en Goo­gle hay una tra­yec­to­ria de un ti­po que ha he­cho mu­chas co­sas sin ayu­da de na­die y por su cuen­ta. Ha­ce dos años, cuan­do de­ci­dí cen­trar­me en la ac­tua­ción, mi coach, Mó­ni­ca Vich, me di­jo: “De­ja de pe­dir per­dón por ser ac­tor”. Fue cuan­do com­pren­dí que ser hi­jo de ac­to­res blo­quea­ba mi de­seo de de­di­car­me a la in­ter­pre­ta­ción”. Quien ha­bla así es Jon Arias (Ma­drid, 1987), un jo­ven in­tér­pre­te que es, ade­más, el pri­mo­gé­ni­to de los ac­to­res Imanol Arias y Pas­to­ra Ve­ga. Y cuan­do ha­bla de su tra­yec­to­ria se re­fe­re con­cre­ta­men­te a los más de diez años que se ha de­di­ca­do al mun­do de la mú­si­ca, co­mo vo­ca­lis­ta, le­tris­ta y com­po­si­tor de la ban­da La­ya­bouts. Sin em­bar­go, él ase­gu­ra que lo que siem­pre ha que­ri­do es ser ac­tor: “Du­ran­te los diez años que me he de­di­ca­do a la mú­si­ca lo que me gus­ta­ba real­men­te era ser el can­tan­te de mi ban­da, por­que yo soy un in­tér­pre­te por en­ci­ma de to­do. Me gus­ta­ba gra­bar, por­que era muy in­tros­pec­ti­vo, pe­ro lo que de ver­dad me fi­pa­ba era mon­tar el di­rec­to, ser el show­man... Y ade­más era lo que me­jor se me da­ba. El Jon de La­ya­bouts era un per­so­na­je y eso era lo más di­ver­ti­do, por­que me per­mi­tía ha­cer co­sas que yo no hu­bie­ra he­cho nun­ca”. ¿Quie­res de­cir que era to­do tea­tro? “Sí. De he­cho ha­bía fans que cuan­do me co­no­cían se de­frau­da­ban. Re­cuer­do en una gi­ra que hi­ci­mos un en­cuen­tro con un par de chi­cos de 18 años fans de la ban­da, que me di­je­ron que no me ima­gi­na­ban así. “Pen­sá­ba­mos que ibas a es­tar aquí dro­ga­do, be­bi­do y mon­tán­do­la a lo Kurt Cu­bain y nos he­mos en­con­tra­do a Rafa Na­dal”. Por­que la liá­ba­mos tan par­da que al ter­mi­nar yo me po­nía hie­lo y me te­nía que ven­dar las ma­nos por­que me cor­ta­ba con las cuer­das. Y no me ex­tra­ña que pen­sa­ran eso, por­que a ve­ces de­cía unas co­sas en los con­cier­tos... Me me­tía en mi pa­pel y se me iba la ca­be­za”, ase­gu­ra. Pe­ro si lo te­nías tan cla­ro ¿por qué no lo de­jas­te an­tes pa­ra de­di­car­te a la in­ter­pre­ta­ción?, le pre­gun­to: “Cuan­do ter­mi­né mis es­tu­dios y tu­ve que de­ci­dir mi fu­tu­ro me da­ba mu­cha pe­re­za el mun­do que ro­dea al ac­tor, las es­cue­las de in­ter­pre­ta­ción... Al ve­nir de una fa­mi­lia de ac­to­res sa­bía lo que ha­bía y ne­ce­si­ta­ba tiem­po pa­ra la­brar­me mi pro­pio ca­mino. Así que pen­sé en es­tu­diar ci­ne, pa­ra te­ner una vi­sión 360º de la pro­fe­sión. Allí co­no­cí al gui­ta­rris­ta de mi gru­po y an­tes de ter­mi­nar el se­gun­do año ya te­nía­mos un con­tra­to con una dis­co­gráf­ca. Te­nía en­ton­ces 19 años y pen­sé que ha­bía tiem­po pa­ra to­do”, ase­gu­ra.

AC­TOR EN CONS­TRUC­CIÓN

“EL JON DE LA­YA­BOUTS ERA UN PER­SO­NA­JE. EN UN EN­CUEN­TRO CON FANS DE LA BAN­DA, UNOS CHA­VA­LES DE 18 AÑOS ME DI­JE­RON: “PEN­SÁ­BA­MOS VER A UN KURT CO­BAIN Y NOS HE­MOS EN­CON­TRA­DO A UN RAFA NA­DAL”

Y así ha si­do. De he­cho, des­de que se ha to­ma­do en se­rio su ca­rre­ra co­mo ac­tor no le ha ido mal: ha he­cho un epi­so­dio en el Mi­nis­te­rio del Tiem­po, un pe­que­ño pa­pel de Je­su­cris­to en la pe­lí­cu­la es­ta­dou­ni­den­se Juan Após­tol, el más ama­do y, des­de no­viem­bre, ha es­ta­do ro­dan­do la nue­va se­rie dia­ria de TVE, De­re­cho a so­ñar, que se es­tre­na en sep­tiem­bre y de la que es pro­ta­go­nis­ta. En ella en­car­na a Jor­ge, un abo­ga­do que se ha­ce car­go de un gran bu­fe­te tras la muer­te de su pa­dre.

Y des­de que Jon ha en­tra­do en el es­tu­dio don­de va­mos a rea­li­zar las fotos que acom­pa­ñan a es­ta en­tre­vis­ta no ha pa­ra­do de ha­blar de to­do lo que ha apren­di­do, de lo di­fe­ren­te que es ha­cer un epi­so­dio, una se­rie dia­ria o una de pri­me ti­me... El en­tu­sias­mo re­bo­sa en es­te chi­co al que acom­pa­ña un fí­si­co im­pre­sio­nan­te, cla­ra he­ren­cia ma­ter­na. Y cuan­do ve qué ro­pa va­mos a po­ner­le ex­pli­ca: “Du­ran­te la gra­ba­ción de De­re­cho a so­ñar lle­ga­ba al ca­me­rino con el pen­dien­te, el pe­lo des­pei­na­do y ca­ra de dor­mi­do y era po­ner­me un tra­je, los ge­me­los y no­tar el pe­so del re­loj, tres co­sas que no llevo nun­ca en mi vi­da real, y ya me sen­tía de otra for­ma. In­clu­so me com­pré un per­fu­me que pen­sé que po­dría gus­tar­le a mi per­so­na­je. Na­da ayu­da más a la ho­ra de me­ter­se en un pa­pel que los ob­je­tos y las ac­cio­nes que lo acom­pa­ñan”, ase­gu­ra. Y esa ex­pe­rien­cia es la que le ha lle­va­do aho­ra a ha­cer­se un nue­vo cam­bio de look, más ca­ñe­ro, pa­ra afron­tar los en­sa­yos de su nue­vo pro­yec­to: la se­rie de Mo­vis­tar Ins­tin­to. No me pue­de con­tar mu­cho, pe­ro al­go sí se le es­ca­pa: “Pa­ra la nue­va se­rie nos tra­je­ron tra­jes de se­ño­res de 50 años. Y a mí me cos­ta­ba creer que unos chi­cos jó­ve­nes, em­pre­sa­rios de éxi­to al es­ti­lo de Elon Musk, se pu­sie­ran al­go tan se­rio. Así que les di­je que pa­ra mí pre­fe­ría un look más ca­ta­lán, con tra­je, ca­mi­se­ta y unas za­pa­ti­llas que te ca­gas. Es gen­te que tie­ne pas­ta y le gus­ta ir ele­gan­te, pe­ro no an­ti­cua­da. Creo que mi per­so­na­je es­tá más cer­ca de ir en pa­tín o Seg­way a tra­ba­jar que con una car­te­ra de piel an­ti­gua”, ase­gu­ra. Su fcha­je por es­ta nue­va se­rie es lo que le ha im­pe­di­do par­ti­ci­par en un pro­yec­to muy es­pe­cial, la gi­ra tea­tral La vi­da a pa­los (Tes­ta­men­to), con Imanol Arias, en la que es­ta­ba pre­vis­to que hi­cie­ra, pre­ci­sa­men­te, de su hi­jo. “Me di cuen­ta de que no po­dría es­tar al 100% en los dos pro­yec­tos y no me pa­re­cía jus­to pa­ra nin­guno. Así que he pre­fe­ri­do de­jar­lo y cen­trar­me en la se­rie”, ase­gu­ra. Pa­ra ter­mi­nar, le pre­gun­to: ¿cuá­les son tus ex­pec­ta­ti­vas a lar­go pla­zo? “Po­der vi­vir de es­to y, ade­más, ha­cer otras co­sas que me lle­nan per­so­nal­men­te, co­mo via­jar. Me ape­te­ce­ría mu­cho ha­cer tea­tro en al­guno de los tea­tros na­cio­na­les y ha­cer ci­ne, in­clu­so fue­ra de Es­pa­ña. Tu­ve una edu­ca­ción bi­lin­güe, ten­go un re­pre­sen­tan­te en EEUU y ha­go mu­chas prue­bas allí. Me gus­ta­ría co­mo ex­pe­rien­cia, aun­que no me vuel­vo lo­co por Holly­wood ni na­da de eso”, con­clu­ye.

“CUAN­DO DE­CI­DÍ CEN­TRAR­ME EN LA AC­TUA­CIÓN, MI ‘COACH’ ME DI­JO: ‘ DE­JA DE PE­DIR PER­DÓN POR SER AC­TOR’. BLO­QUEA­BA Y COM­PREN­DÍ QUE SER HI­JO DE AC­TO­RES MI DE­SEO DE DE­DI­CAR­ME A LA IN­TER­PRE­TA­CIÓN”

Cha­que­ta Mar­ciano Los An­ge­les, jer­sey de Man­go, pan­ta­lón de Em­po­rio Ar­ma­ni y za­pa­tos de Boss.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.