Mu­je­res al po­der

EN 2019 SE CUM­PLEN 500 AÑOS DE LA SON­RI­SA MÁS ENIG­MÁ­TI­CA DE LA HIS­TO­RIA DEL AR­TE. HA­BLA­MOS CON ELLA (SIN IN­TER­VEN­CIÓN DE SU RE­PRE­SEN­TAN­TE, DA VIN­CI)

Esquire (Spain) - - Sumario - TEX­TO CH­RIS­TIAN GÁLVEZ

Así pien­san Sandra Bar­ne­da, La Gio­con­da, Char­lot­te Gains­bourg y Ch­ris­ti­na Ro­sen­vin­ge.

TEN­GO 500 AÑOS Y UN SE­RIO TRAS­TORNO DE PER­SO­NA­LI­DAD MÚL­TI­PLE. En reali­dad, yo sé quién soy. El pro­ble­ma vie­ne cuan­do in­ten­tan de­fi­nir­me: ¿Li­sa Ghe­rar­di­ni? ¿Cons­tan­za de Áva­los? ¿Isa­bel de Ara­gón? ¿Ca­te­ri­na da Vin­ci? ¿El pro­pio Leo­nar­do? Da igual. Leo­nar­do da Vin­ci es al ar­te lo que John Snow es a la li­te­ra­tu­ra mo­der­na, y yo, la Gio­con­da, su me­siá­ni­ca ka­lees­hi.

SOY UNA CAR­TA DE PRE­SEN­TA­CIÓN. Hoy en día te­néis tar­je­tas plás­ti­cas de cu­ché, pa­pel ad­he­si­vo o car­tu­li­na, con bar­niz de pro­tec­ción o plas­ti­fi­ca­do, bri­llo o ma­te. Po­bre Pa­trick Ba­te­man... Leo­nar­do me en­se­ña­ba y to­do re­suel­to. Con­se­guía el tra­ba­jo.

NO CO­NOZ­CO A FRANCESCO DEL GIOCONDO, al me­nos de mo­men­to. Creo. En­tien­do que ese buen se­ñor en­car­gó un re­tra­to de su es­po­sa. Aho­ra bien, si yo fue­ra él, me ha­bría en­fa­da­do bas­tan­te con Leo por ha­ber­se fu­ga­do con mi re­tra­to. Sin em­bar­go, ¿soy yo Li­sa Ghe­rar­di­ni, la es­po­sa del Giocondo? No me acuer­do...

GIORGIO VASARI NO ME HA­CE NIN­GÚN FA­VOR. El tex­to del bió­gra­fo con­si­de­ra­do el pri­mer his­to­ria­dor de ar­te no me fa­vo­re­ce en na­da: mi ca­ra no es ro­sa y no sé por qué des­cri­bió unas ce­jas que no po­dían ser más reales. Que­ri­do Giorgio, ¿qué cua­dro vis­te?

MO­VI­MIEN­TO FE­MI­NIS­TA. Al­go de mi son­ri­sa se de­be a que por fin se reivin­di­ca el pa­pel de la mu­jer en la so­cie­dad. No­so­tras ya lo in­ten­ta­mos en el si­glo XV, pe­ro na­die se acuer­da. Éra­mos mu­chas: Cristina de Pi­zán, san­ta Án­ge­la de Mé­ri­ci, Ca­te­ri­na Sfor­za, Eli­sa­bet­ta Gon­za­ga, Isa­be­lla d’es­te, Lu­cre­cia Bor­gia, Vit­to­ria Co­lon­na, Isot­ta No­ga­ro­la o Cas­san­dra Fe­de­le. Pe­ro no se nos dio vi­si­bi­li­dad.

EL RO­MAN­TI­CIS­MO ME HI­ZO MU­CHO DA­ÑO. Yo era un cua­dro tran­qui­lo, que iba de acá pa­ra allá has­ta que lle­gué al Mu­seo de Lou­vre en 1797. Las lu­chas pa­trió­ti­cas en­tre Ita­lia y Fran­cia me ele­va­ron por en­ci­ma de mis po­si­bi­li­da­des. “Leo­nar­do es ita­liano y pin­tó La úl­ti­ma ce­na”, de­cían los ita­lia­nos. “Mu­rió en Fran­cia y te­ne­mos La Jo­con­de”, de­cían los fran­ce­ses. Los ro­mán­ti­cos hi­cie­ron el res­to.

LOS GRAN­DES DE LA MÚ­SI­CA ME DE­DI­CAN CAN­CIO­NES. He ser­vi­do de ins­pi­ra­ción a Nat King Co­le, Nino Bra­vo, Um­ber­to Toz­zi, Car­los Santana o El­ton John. Me fal­tan Guns N’ Ro­ses y Jus­tin Bieber, que aún no me han con­ver­ti­do en una mu­sa, hi­ja de Zeus, pa­ra su­su­rrar al­gu­na que otra idea.

FUI CÓM­PLI­CE DE UN SE­CUES­TRO EN 1911. En reali­dad, de mi pro­pio se­cues­tro. Un sen­ti­mien­to de me­lan­co­lía y nos­tal­gia se apo­de­ra­ba po­co a po­co de mí. Cuan­do tu­ve la opor­tu­ni­dad, son­reí un po­co más al exem­plea­do ita­liano del Lou­vre Vin­cen­zo Pe­rug­gia, quien, lleno de ren­cor y sen­ti­mien­to pa­trió­ti­co, no tu­vo más re­me­dio que sa­car­me de allí y lle­var­me a Flo­ren­cia. Cul­pa­ron a Pi­cas­so y a Apo­lli­nai­re. Nues­tra aven­tu­ra so­lo du­ró dos años, pe­ro na­ció la gio­con­do­la­tría.

AD­MI­RO A LOS JA­PO­NE­SES. Siem­pre he sen­ti­do ad­mi­ra­ción es­pe­cial por una cultura que es ca­paz de re­co­rrer 9.700 km pa­ra dis­fru­tar­me a tra­vés de una cá­ma­ra ré­flex o un smartp­ho­ne en vez de mi­rar­me a los ojos. Do­mo ari­ga­tou go­zai­ma­su.

QUE AL­GUIEN ME CONTRATE UN SE­GU­RO MÉ­DI­CO. Se­gún al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas, ten­go hi­po­fun­ción asi­mé­tri­ca de los múscu­los fa­cia­les, pa­rá­li­sis de Bell, he­mi­ple­jía, ex­ce­so de co­les­te­rol, no ten­go dien­tes y, ade­más, pa­dez­co de bru­xis­mo. Ana­lis­tas del mun­do, escuchen con aten­ción: ¡Soy un cua­dro! De na­da.

DAN BROWN SE EQUI­VO­CA. Mi tí­tu­lo ori­gi­nal nun­ca fue Mo­na Li­sa. Ade­más, Brown con­si­de­ra que soy Leo­nar­do da Vin­ci tra­ves­ti­do. En ese ca­so de­be­ría lla­mar­me Gio­con­de.

ME GUS­TA ES­PA­ÑA, tan­to que ten­go una co­pia en el Mu­seo del Pra­do. Lu­ce más bo­ni­ta, ya que en el Lou­vre aún no hay va­lor pa­ra dar­me una du­cha y ma­qui­llar­me de nue­vo con una res­tau­ra­ción ne­ce­sa­ria, co­mo lo han he­cho en Ma­drid.

TE DESVELARÉ EL SE­CRE­TO DE MI SON­RI­SA a tra­vés de una pre­gun­ta: ¿por qué Leo­nar­do nun­ca me en­tre­gó a cual­quie­ra que fue­ra la per­so­na que me en­car­gó? Igual las le­tras que apa­re­cen es­con­di­das en mis ojos os pro­por­cio­nan al­gu­na pis­ta. En la bús­que­da, vo­so­tros sois Dan­te, yo Bea­triz. Bien­ve­ni­dos al in­fierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.