Ru­fus, el tro­va­dor.

CO­NO­CIÓ A SHA­KES­PEA­RE CON 13 AÑOS, TU­VO UNA HI­JA CON LORCA Y HA BE­BI­DO WDE LAS MA­NOS DE LEO­NARD COHEN. ¿CÓ­MO NO IBA A SER TRO­VA­DOR?

Esquire (Spain) - - Sumario - TEX­TO DA­VID RUIZ FO­TO­GRA­FÍA CÈ­SAR NÚ­ÑEZ

Ha­bla­mos de pa­ter­ni­dad, amor y mú­si­ca con el me­jor can­tan­te del si­glo XXI según El­ton John.

SHA­KES­PEA­RE ME CAM­BIÓ LA VI­DA. Cuan­do cum­plí 13 años mi pa­dre nos lle­vó, a re­ga­ña­dien­tes, a mi her­ma­na Martha y a mí a ver El sue­ño de una no­che de ve­rano, y aque­llo me trans­for­mó. To­do co­bró sen­ti­do, por­que des­de aquel ins­tan­te em­pe­cé a va­lo­rar mu­cho más la in­ter­pre­ta­ción en de­tri­men­to del es­pec­tácu­lo. Ese fue el ger­men de mi úl­ti­mo tra­ba­jo has­ta la fe­cha, Ta­ke All My Lo­ves (2016), cons­trui­do al­re­de­dor de so­ne­tos del es­cri­tor.

EN NO­VIEM­BRE ARRAN­CO GI­RA DE ANIVER­SA­RIO. Ce­le­bro vein­te años des­de que pu­bli­qué mi pri­mer ál­bum. ¡Aún me cues­ta creer que ha­yan pa­sa­do ya dos dé­ca­das des­de aquel Ru­fus Wainw­right de 1998! Es­ta­ré gi­ran­do con All the­se Po­ses Tour, que in­clu­ye can­cio­nes de aquel pri­mer dis­co, pe­ro tam­bién del que me lan­zó a la fa­ma tres años más tar­de: Po­ses. Es un re­pa­so emo­cio­nan­te de aque­lla épo­ca, que fue fa­bu­lo­sa. Aun­que a la vez me asus­ta. UN MES AN­TES PUBLICARÉ MI SE­GUN­DA ÓPE­RA. En oc­tu­bre ve­rá la luz Ha­drian, mi se­gun­da ópe­ra, tras Pri­ma Don­na (2009). Es una obra ope­rís­ti­ca más ma­du­ra que la an­te­rior. La ópe­ra se ha con­ver­ti­do en una vál­vu­la de es­ca­pe pa­ra mí. Lo que me apor­ta me mantiene con­ti­nua­men­te en un ni­vel de exi­gen­cia ar­tís­ti­ca y crea­ti­va muy al­ta y me obli­ga a tra­ba­jar du­ro des­de un pun­to de vi­sta mu­si­cal. Me lle­va por ca­mi­nos nue­vos y a la vez pe­li­gro­sos. En fin, con la ópe­ra he te­ni­do un au­tén­ti­co ca­ta­clis­mo dra­má­ti­co.

VER­DI SE­RÍA FAN MÍO por­que es el com­po­si­tor que me­jor en­tien­de el ti­ming. No hay nin­gún otro en el mun­do que ha­ya com­pren­di­do tan bien el con­cep­to del tiem­po en to­dos los sen­ti­dos. Ad­mi­ro esa ha­bi­li­dad y es­toy bas­tan­te con­ven­ci­do de que en­ten­de­ría per­fec­ta­men­te las dos ópe­ras que he com­pues­to.

TEN­GO AL­MA DE TRO­VA­DOR. Mis pa­dres ha­cían re­ci­ta­les in­di­vi­dua­les an­te au­dien­cias mi­no­ri­ta­rias, lo mis­mo que ha­ce mi her­ma­na Martha ac­tual­men­te. Es un asun­to de fa­mi­lia: so­mos tro­va­do­res en el sen­ti­do me­die­val, ya que sal­ta­mos de ciu­dad en ciu­dad can­tan­do y to­can­do. Pue­do sa­lir a un es­ce­na­rio con gran­des ban­das, pe­ro mi al­ma es la de un tro­va­dor que se sien­te muy a gus­to en los es­pa­cios re­du­ci­dos.

BUS­CO SIEM­PRE LA BE­LLE­ZA, aun­que ha­blar aho­ra de be­lle­za con Trump en el po­der y to­das esas co­sas feas que le ro­dean se es­tá con­vir­tien­do en al­go im­po­si­ble. Tal vez por eso, en es­tos tiem­pos, bus­car­la es más im­por­tan­te que nun­ca. Ha­blo de ‘be­lle­za’ co­mo una fórmula pa­ra ser me­jo­res per­so­nas. No es un pro­ce­so sen­ci­llo, pe­ro hay que in­ten­tar­lo.

EN­TRE TO­DOS HE­MOS DE SA­CAR A TRUMP DEL PO­DER. En EEUU te­ne­mos que ejer­cer nues­tro de­re­cho al vo­to pa­ra po­der echar fue­ra del po­der cuan­to an­tes a es­te pre­si­den­te inep­to. He­mos de lu­char con­tra esta si­tua­ción, in­clu­so sa­lir a la ca­lle co­mo hi­cie­ron en Fran­cia ha­ce años. Te­ne­mos mu­cho que apren­der de los fran­ce­ses [ri­sas].

ECHO DE ME­NOS A LEO­NARD COHEN. Su au­sen­cia me si­gue afec­tan­do pro­fun­da­men­te. Me en­tris­te­ce no ha­ber po­di­do pa­sar con él, en sus úl­ti­mos días de vi­da, to­do el tiem­po que me hu­bie­ra gus­ta­do. Ten­go gran­des re­cuer­dos, pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar que nos ha de­ja­do un le­ga­do in­fi­ni­to de mú­si­ca y tex­tos. Yo sue­lo in­cluir un par de te­mas en mis con­cier­tos ( So long, Ma­rian­ne y Alle­lu­jah). Si­gue con no­so­tros, vivo en nues­tros co­ra­zo­nes.

LOS PIROPOS DE EL­TON JOHN ME DI­VIER­TEN. Le agra­dez­co que di­je­ra que soy el me­jor can­tan­te del si­glo XXI. Es muy di­ver­ti­do por­que cuan­do lo di­jo me pa­re­ció al­go muy dul­ce y no fui muy cons­cien­te de lo im­por­tan­tes que eran esas pa­la­bras pa­ra al­guien co­mo yo. Aho­ra, vis­to con pers­pec­ti­va, me pa­re­ce un gran re­ga­lo. Sea co­mo sea, se lo agra­dez­co… ¡y coin­ci­do con él! [ri­sas]

SIEM­PRE DE­DI­CO UNA CAN­CIÓN A MI MA­RI­DO en ca­da uno de mis ál­bu­mes, y el que es­toy pre­pa­ran­do pa­ra el año que vie­ne no se­rá una ex­cep­ción. Esta vez se­rá Pea­ce­ful Af­ter­noon. Tam­bién ten­go una can­ción pa­ra mi hi­ja Vi­va (que tu­ve con la ‘ayuda’ de Lorca, hi­ja de Leo­nard Cohen). Son dos exi­gen­cias de dos per­so­nas a las que amo pro­fun­da­men­te. En eso soy muy di­plo­má­ti­co, por­que es una re­gla im­pues­ta en mi ma­tri­mo­nio [ri­sas].

CUAN­DO LLE­GO A CA­SA lo que más me gus­ta es­tar con Vi­va, que aho­ra tie­ne 7 años. La ma­yor par­te de mi tiem­po li­bre lo pa­so en­tre­te­nien­do ‘a las tro­pas’, es de­cir a ella. Por eso ir­me de gi­ra es co­mo ir­me de va­ca­cio­nes [ri­sas]. No hay na­da me­jor que ser pa­dre... pe­ro es muy can­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.