We lo­ve Alex.

La chi­ca de ayer, de hoy y de siem­pre. Ca­paz de ba­tir­se y ga­nar en cual­quier su­per­fi­cie, es­te fi­nal de año es com­ple­ta­men­te su­yo

Esquire (Spain) - - Sumario - F OTOGRAFÍA DA­RÍO ARANYO TEX­TO ALE­JAN­DRO AVILLEIRA ES­TI­LIS­MO NA­CHO PIÑEL

Te hi­zo mo­rir de ri­sa en Spa­nish Mo­vie y lo ha­rá de amor en Las dis­tan­cias, la pe­li que es­tre­na en sep­tiem­bre. To­dos que­re­mos a la ac­triz Ale­xan­dra Ji­mé­nez.

Pue­de que no re­cuer­des el pri­mer mo­men­to en el que vis­te en una pan­ta­lla a Ale­xan­dra Ji­mé­nez. No es ex­tra­ño, por­que esta mu­jer na­ci­da en Za­ra­go­za ha­ce 38 años ha he­cho tan­ta te­le­vi­sión y tan­to ci­ne que se­gu­ro que ten­drías que pen­sar un buen ra­to. ¿Fue en Los Se­rrano o en La pe­ce­ra de Eva? ¿Fue en La fies­ta, en Fue­ra de car­ta o en Spa­nish Mo­vie? Si eres de su quin­ta es más que pro­ba­ble (ca­si se­gu­ro) que tu pri­mer con­tac­to con ella fue­ra en Los Se­rrano, la se­rie que mar­có a una ge­ne­ra­ción de es­pa­ño­les (ado­les­cen­tes y no tan­to) y que aca­bó jus­to aho­ra ha­ce diez años con un fnal que aún hoy pro­du­ce ri­sa: An­to­nio Re­si­nes mar­cán­do­se un Mar­tin Lut­her King: “He te­ni­do un sue­ño”.

En Los Se­rrano, los ojos de to­dos los mi­llen­nials mas­cu­li­nos (y mu­chos fe­me­ni­nos, se­gu­ro) se di­ri­gían ha­cia Ve­ró­ni­ca Sán­chez, que ha­cía el pa­pel de la res­pon­sa­ble y ex­ce­si­va­men­te mo­do­sa Eva Capdevila. Yo me fi­ja­ba, sin em­bar­go, en una chi­ca más alo­ca­da, vi­va, des­pier­ta y con ca­ris­ma que em­pe­zó a apa­re­cer de for­ma re­cu­rren­te en la se­gun­da tem­po­ra­da: Áfri­ca Sanz. Es de­cir, Ale­xan­dra Ji­mé­nez. Ella era la que me gus­ta­ba a mí (y a Ale­jo Sau­ras, por su­pues­to).

Co­mo nun­ca nos ha­bía­mos vis­to, se lo suel­to en per­so­na mien­tras pre­pa­ra­mos las fotos que ves en es­tas pá­gi­nas, en un ho­tel de Ma­drid, una mañana de ve­rano, mien­tras a ella la pei­nan y ma­qui­llan y yo to­mo mi ter­cer ca­fé del día. “Me si­guen re­cor­dan­do ese per­so­na­je, sí; so­bre to­do por­que si­guen po­nien­do la se­rie por la te­le”, di­ce. Ha­bla con cier­ta dis­tan­cia de ella, sin ex­ce­si­va nos­tal­gia, co­mo un ca­pí­tu­lo más en una vi­da ar­tís­ti­ca que em­pe­zó co­mo ca­si to­das las del ex­tra­rra­dio: con un via­je ini­ciá­ti­co a Ma­drid en ple­na e inocen­te ju­ven­tud. “Re­cuer­do en­tu­sias­mo y mie­do”, di­ce de aque­llos días, en los que hi­zo su pri­mer cas­ting pa­ra el pro­gra­ma Aler­ta 112 de An­te­na 3. Y la co­gie­ron. “Se re­crea­ban sucesos, ti­mos, his­to­rias así”, cuen­ta.

Aque­llo fue lo pri­me­ro, mien­tras lo úl­ti­mo es­tá a pun­to de ocu­rrir, con dos pro­yec­tos muy di­fe­ren­tes en­tre sí pe­ro que re­su­men sin es­trías una ca­rre­ra que se ha de­mos­tra­do exi­to­sa sea cual sea el te­rreno a pi­sar. Pri­me­ro, el que ya es (sin ha­ber­se es­tre­na­do of­cial­men­te) uno de los bom­ba­zos del año: Las dis­tan­cias, de la di­rec­to­ra Ele­na Tra­pé, la gran triun­fa­do­ra del úl­ti­mo Fes­ti­val de Má­la­ga, ad­ju­di­ca­ta­ria de los pre­mios a la me­jor pe­lí­cu­la española, a la me­jor di­rec­ción y a la me­jor ac­triz pa­ra mi com­pa­ñe­ra de ha­bi­ta­ción. Las dis­tan­cias di­bu­ja el drama de un grupo de ami­gos (que re­pre­sen­tan a una ge­ne­ra­ción) que no ha po­di­do cum­plir sus sue­ños y a quie­nes la reali­dad gol­pea sin preavi­so du­ran­te la vi­si­ta a uno de ellos en Berlín pa­ra ce­le­brar su cumpleaños. “Más que una ge­ne­ra­ción”, ex­pli­ca Ale­xan­dra, “lo que tra­ta es un con­fic­to hu­mano al que to­dos lle­ga­mos en un de­ter­mi­na­do mo­men­to en que te das cuen­ta de que el tiem­po va muy rá­pi­do y que mu­chas de las ex­pec­ta­ti­vas que te­nías no se han cum­pli­do y pro­ba­ble­men­te ya no se cum­pli­rán. La pe­lí­cu­la plan­tea cin­co ejem­plos de per­so­nas que no es­tán en el pun­to en el que pen­sa­ban a su edad. To­dos he­mos pa­sa­do por eso, mo­men­tos de frus­tra­ción, so­le­dad e in­clu­so ne­ga­ción. Los per­so­na­jes se afe­rran a la ne­ga­ción de lo que les es­tá pa­san­do, has­ta que se que­dan so­los y se dan cuen­ta de que se aca­bó el tiem­po y que hay que pa­sar a la si­guien­te eta­pa”.

Lo se­gun­do es Su­per­ló­pez, su enési­ma in­cur­sión en esa comedia que se le da tan bien, en el pa­pel de Lui­sa La­nas, la com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo y amor se­cre­to del

“‘ LAS DIS­TAN­CIAS’ TRA­TA UN CON­FLIC­TO HU­MANO AL QUE TO­DOS LLE­GA­MOS EN AL­GÚN MO­MEN­TO, CUAN­DO TE DAS CUEN­TA DE QUE EL TIEM­PO VA MUY RÁ­PI­DO Y TUS EX­PEC­TA­TI­VAS NO SE HAN CUM­PLI­DO”

su­per­hé­roe es­pa­ñol por an­to­no­ma­sia, in­ter­pre­ta­do por Da­ni Ro­vi­ra. Se­rá su cuarta pe­lí­cu­la a las ór­de­nes de Ja­vier Ruiz Cal­de­ra ( Spa­nish Mo­vie, Pro­mo­ción fantasma) y la se­gun­da que tie­ne que ver con los có­mics tras Ana­cle­to: agen­te se­cre­to). “Co­no­cía los per­so­na­jes, pe­ro co­mo no he si­do lec­to­ra de có­mics me he te­ni­do que po­ner al día”, re­co­no­ce. Afor­tu­na­da­men­te, co­mo no tie­ne perfl en re­des so­cia­les no ha vis­to los bo­fe­to­nes que le ha da­do el fan­dom al pri­mer trái­ler... ni los que pre­vi­si­ble­men­te le da­rán una vez es­tre­na­da (no­viem­bre). “No me gus­tan, no las en­tien­do”, me di­ce so­bre es­tas for­mas de co­mu­ni­ca­ción e in­ter­ac­ción en In­ter­net. “Yo las en­tien­do de dos ma­ne­ras y nin­gu­na de ellas en­ca­ja con­mi­go: creo que son bá­si­ca­men­te pa­ra el au­to­bom­bo y pa­ra cri­ti­car, y no me ape­te­ce ha­cer nin­gu­na de las dos co­sas. Me sien­to mu­cho más li­bre sin ellas”.

Una de las co­sas que más lla­man la aten­ción de Ale­xan­dra es que pa­re­ce que los años no pa­san por ella. Cual­quie­ra di­ría que aque­lla vein­tea­ñe­ra de Los Se- rrano es­tá a pun­to de lle­gar a los 40. Mantiene un ha­lo de ju­ven­tud y sen­sua­li­dad ca­si inal­te­ra­ble. Qui­zá por eso hi­zo de es­tu­dian­te de ins­ti­tu­to cuan­do na­die se creía que fue­ra una ado­les­cen­te e, in­me­dia­ta­men­te, pa­só a ser ma­dre... de un ado­les­cen­te. “Tam­bién me han da­do per­so­na­jes de más edad que la mía. Ten­go la sen­sa­ción de que no res­pon­do al ca­non que se es­pe­ra en es­te mun­do de las mu­je­res. Creo que he he­cho un ca­mino que na­da tie­ne que ver con el que mar­ca la in­dus­tria o la so­cie­dad”.

Es in­tere­san­te es­to úl­ti­mo. Pro­ba­ble­men­te, si le pi­des a al­guien que te nom­bre a las diez ac­tri­ces es­pa­ño­las más se­xis, Ale­xan­dra Ji­mé­nez no apa­rez­ca en ese lis­ta­do. Ojo, no por­que no lo sea (no hay más que ver las fotos, por fa­vor, y no­so­tros la he­mos vis­to en per­so­na), sino por­que des­de el co­mien­zo de su ca­rre­ra su vir­tud fue su ta­len­to. Y así si­gue sien­do. “Cuan­do me vi­ne a Ma­drid pen­sa­ba que no te­nía lo que hay que te­ner pa­ra en­trar en ese ca­non que te per­mi­te for­mar par­te de es­te mun­do”, ex­pli­ca. “Yo no cum­plo ese ca­non fí­si­co [le­van­ta­mos de nue­vo la mano dis­cre­pan­tes], esas ca­rac­te­rís­ti­cas que la so­cie­dad es­pe­ra de una mu­jer, de una ac­triz. Mi ma­dre me lo me­tió en la ca­be­za has­ta la sa­cie­dad: en­tien­de que tu ta­len­to ra­di­ca en otra co­sa, tie­nes que ser quien eres. Cuan­do en­tien­des eso de­jan de asus­tar­te de­ter­mi­na­das co­sas”, di­ce, y en­la­za con el sta­tu quo ac­tual en la in­dus­tria del ci­ne y la so­cie­dad: “Las mu­je­res he­mos es­ta­do acep­tan­do una edu­ca­ción y unos va­lo­res abe­rran­tes y es­tú­pi­dos y aho­ra es­ta­mos in­ten­tan­do dar­le la vuel­ta. Es la mu­jer la que es­tá le­van­tan­do la mano y dan­do un gol­pe en la me­sa, pe­ro to­dos so­mos res­pon­sa­bles. Lo fun­da­men­tal es la edu­ca­ción, lo que nos me­ten en la ca­be­za. Des­cú­bre­te tú y atré­ve­te a ser quien eres”. Ella, des­de lue­go, lo tie­ne muy cla­ro.

“LAS MU­JE­RES HE­MOS ES­TA­DO ACEP­TAN­DO UNA EDU­CA­CIÓN Y UNOS VA­LO­RES ABE­RRAN­TES Y

ES­TÚ­PI­DOS. ES LA MU­JER LA QUE ES­TÁ LE­VAN­TAN­DO LA MANO, PE­RO TO­DOS SO­MOS RES­PON­SA­BLES”

Body de Ame­ri­can Vin­ta­ge, co­llar y ani­llo de Swa­rovs­ki.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.