De cla­se fut­bo­lis­ta.

Pi­lla­mos por ban­da al de­fen­sa ma­dri­le­ño de mo­da pa­ra com­par­tir con él unas lec­cio­nes de es­ti­lo y unos cuan­tos re­cuer­dos. Y aguan­ta el ti­po

Esquire (Spain) - - Sumario -

Hi­jo, nie­to y bis­nie­to de fut­bo­lis­tas. El de­fen­sa del Chel­sea Mar­cos Alonso irra­dia es­ti­lo.

Fut­bo­lis­tas hay mu­chos. Que sean tíos gua­pos, unos po­cos. Con es­ti­lo, con­ta­dos. Pe­ro que además sean la cuarta ge­ne­ra­ción de una fa­mi­lia de­di­ca­da al ba­lom­pié so­lo hay uno: Mar­cos Alonso Men­do­za ( Ma­drid, 1990). A pun­to de co­ger un avión con des­tino a Londres, don­de des­pun­ta des­de ha­ce dos años –y con con­tra­to du­ran­te los pró­xi­mos tres– co­mo de­fen­sa en el Chel­sea, le pi­lla­mos por ban­da pa­ra que nos dé unas cuan­tas lec­cio­nes de es­ti­lo y de pa­so nos cuen­te có­mo se lle­va eso de que tu pa­dre, tu abue­lo pa­terno y tu bi­sa­bue­lo ma­terno ha­yan si­do gran­des fut­bo­lis­tas y aho­ra tú tam­bién. “Qué con­ten­ta se va a po­ner mi ma­dre cuan­do lea es­to, por­que no to­do el mun­do se acuer­da de mi bi­sa­bue­lo, Luis Zabala, que ju­gó en el Ath­le­tic de Bil­bao y en el Ba­rça”, di­ce con una son­ri­sa gran­de y tí­mi­da.

Es­tá cla­ro que Mar­cos ha sa­ca­do lo me­jor de ca­da ca­sa. Con ca­si 1,90 m de es­ta­tu­ra, so­lo ver­le da res­pe­to. Nor­mal que jue­gue de de­fen­sa, co­mo lo hi­cie­ron su bi­sa­bue­lo y su abue­lo, Mar­cos Alonso Imaz –el mí­ti­co Mar­qui­tos–, es­te en las flas del Real Ma­drid, don­de con­si­guió ser cin­co ve­ces cam­peón de Eu­ro­pa jun­to a los le­gen­da­rios Di Sté­fano y Pus­kas. “Per­te­ne­cer a una sa­ga de fut­bo­lis­tas tie­ne sus pros y sus con­tras, pe­ro yo siem­pre in­ten­to man­te­ner­me al mar­gen de los co­men­ta­rios y con­cen­trar­me en mi ca­rre­ra, en có­mo jue­go yo y en me­jo­rar. Las com­pa­ra­cio­nes se las de­jo a los de­más, pe­ro sí, es un orgullo”. Tan­to se es­fuer­za por pu­lir su téc­ni­ca y te­ner su pro­pio es­ti­lo que ha con­se­gui­do ser un ju­ga­dor po­li­va­len­te, que lo mis­mo fun­cio­na de cen­tral que de ca­rri­le­ro e in­clu­so, al­gu­na vez, de ex­tre­mo. “Es­to me da más op­cio­nes de ju­gar y es­tar siem­pre en el cam­po. Des­de pe­que­ño me ha gus­ta­do ju­gar en dis­tin­tas po­si­cio­nes. Y lue­go los años que es­tu­ve en Italia apren­dí mu­cho tác­ti­ca­men­te. En­tre­nar du­ro tam­bién ha­ce, cla­ro”, di­ce sa­tis­fe­cho por­que sa­be que na­die le ha re­ga­la­do na­da.

EN­TRE MA­DRID Y LONDRES

Los de­más tam­bién son cons­cien­tes de lo que va­le. 25 mi­llo­nes de eu­ros pa­gó ha­ce dos años el Chel­sea a la Fio­ren­ti­na pa­ra que es­te ma­dri­le­ño de raí­ces cán­ta­bras vol­vie­ra a ju­gar en la Pre­mier Lea­gue, des­pués de ha­ber ves­ti­do las ca­mi­se­tas del Bol­ton y del Sun­der­land. Aho­ra es en Londres don­de tie­ne su ho­gar, una ciu­dad que dis­fru­ta co­mo cual­quier chi­co de su edad cuan­do su ru­ti­na de­por­ti­va se lo per­mi­te y des­de don­de ha si­do tes­ti­go del cu­le­brón del ve­rano so­bre su fu­tu­ro en el Real Ma­drid. “Londres es una ciu­dad muy ani­ma­da. Ten­go mu­chos ami­gos tra­ba­jan­do allí y en el equi­po tam­bién so­mos unos cuan­tos es­pa­ño­les. Voy mu­cho al ci­ne, jue­go al golf (cuan­do no llue­ve, cla­ro) y me gus­ta ir de con­cier­tos. Es una ciu­dad a la que vie­nen mu­chos ar­tis­tas y he te­ni­do la suer­te de co­no­cer a al­gu­nos, co­mo a Niall Ho­ran [ex One Di­rec­tion], que además es fan del Chel­sea y aho­ra buen ami­go, y tam­bién a J Bal­vin”. Al que no pu­do asis­tir fue al con­cier­to de los Ro­lling Sto­nes, que coin­ci­dió con el fnal de tem­po­ra­da de la liga in­gle­sa, des­pués de que su equi­po ga­na­ra la FA Cup. “Me dio mu­cha ra­bia, la ver­dad, por­que ya es­ta­ba de vuel­ta en Ma­drid de va­ca­cio­nes y soy mu­cho de los Sto­nes, ¡son pu­ra his­to­ria! Los vi ha­ce tiem­po en Ma­drid y fue una ex­pe­rien­cia tre­men­da. Es­pe­ro que vuel­van a Londres y ten­ga la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­los... Ven­ta­jas de ju­gar en el Chel­sea”.

EL MO­MEN­TO MÁS DU­RO

La con­ver­sa­ción con Mar­cos re­sul­ta agra­da­ble y sal­ta­mos de un te­ma a otro con fa­ci­li­dad. Me ha­bla de mo­da, de af­cio­nes, de sue­ños, de re­cuer­dos, de hi­jos, de pro­yec­tos... Sus pa­la­bras me pa­re­cen, sin em­bar­go, al­go jus­tas –ni una más ni una me­nos–, y el tono de su voz es tre­men­da­men­te edu­ca­do. Tan­to que a ra­tos me trans­mi­te cier­ta fra­gi­li­dad, co­mo una es­pe­cie de tris­te­za ins­ta­la­da en sus ojos que te con­ta­gia quie­ras o no. En­ton­ces es cuan­do re­cuer­do uno de los ca­pí­tu­los más du­ros de su vi­da, ese ac­ci­den­te de tráf­co con re­sul­ta­dos dra­má­ti­cos im­po­si­ble de ol­vi­dar: “Si pu­die­ra echar la vi­sta atrás, no borraría na­da de mi vi­da por­que... [ha­ce una pau­sa que due­le] no se pue­de ha­cer, no sir­ve de na­da ha­blar de es­to”. Sí re­co­no­ce que le gus­ta­ría vol­ver a te­ner 18 años, “pe­ro con el co­no­ci­mien­to y la ex­pe­rien­cia de los 27 que ten­go aho­ra”, aña­de, co­mo si en el fon­do sí hu­bie­ra fan­ta­sea­do con la idea de echar mar­cha atrás.

Se­gui­mos via­jan­do con nues­tra char­la en el tiem­po y Mar­cos ase­gu­ra que des­de ni­ño el fút­bol ha si­do su úni­ca op­ción –“nun­ca he que­ri­do ser otra co­sa”– y la fa­mi­lia su gran pa­sión. “Ellos siem­pre han es­ta­do ahí. De he­cho vie­nen a ver­me muy a me­nu­do. Les de­bo to­do lo que soy. Su apo­yo ca­da tem­po­ra­da es cla­ve pa­ra mí”, di­ce. De su pa­dre, Mar­cos Alonso Pe­ña, ex­fut­bo­lis­ta del Atlé­ti­co de Ma­drid y del Ba­rça y exen­tre­na­dor, lo ha apren­di­do ca­si to­do, in­clu­so a no mal­gas­tar el di­ne­ro que una per­so­na tan jo­ven ga­na en esta pro­fe­sión. “Mi pa­dre no es de dar de­ma­sia­dos con­se­jos, pe­ro su ejem­plo es fun­da­men­tal pa­ra mí. Por eso es­toy in­vir­tien­do en no de­rro­char y en las que se­rán mis ca­sas cuan­do vuel­va a Es­pa­ña”. Él cal­cu­la que den­tro de diez años es­ta­rá po­nien­do el bro­che a su ca­rre­ra de­por­ti­va, que an­da­rá ya por Es­pa­ña con fa­mi­lia –“al­gún día me gus­ta­ría te­ner hi­jos, y, por su­pues­to, al­guno se lla­ma­rá Mar­cos, sea o no fut­bo­lis­ta”– y di­ri­gien­do un club de fút­bol en pro­pie­dad, que pa­ra eso es­tu­dió tres años ADE. “Mi abue­lo vi­vía por y pa­ra el fút­bol, así que se­gu­ro que es­ta­ría en­can­ta­do de ver­me ju­gar en la Pre­mier Lea­gue, en un equi­po gran­de que dispu­ta la Cham­pions que él ga­nó cin­co ve­ces... Me da mu­cha pe­na pen­sar en él, pe­ro es­pe­ro que se sien­ta or­gu­llo­so de mí y que me es­té vien­do des­de arri­ba”. Lo di­ce con la mi­ra­da hú­me­da, sin ocul­tar sus sen­ti­mien­tos de nie­to y de fut­bo­lis­ta, aguan­tan­do el ti­po, pe­ro con ga­nas de cor­tar ya la con­ver­sa­ción. ¡Que co­mien­cen las fotos!

“Si pu­die­ra echar la vi­sta atrás, NO BORRARÍA NA­DA DE MI VI­DA. No se pue­de ha­cer”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.