En­tre co­pas.

A 45 MI­NU­TOS EN TREN DES­DE PARÍS HAY UN PA­RAÍ­SO LLA­MA­DO LA CHAM­PAG­NE EN EL QUE, ADEMÁS DE LAS MÁS FAMOSAS ‘MAISO­NS’, HAY MU­CHOS OTROS PE­QUE­ÑOS PRODUCTORES Y SE­CRE­TOS POR DES­CU­BRIR

Esquire (Spain) - - Sumario - POR MA­CA­RE­NA ESCRIVÁ 1 2 3

Vi­si­ta­mos a los pe­que­ños productores de la re­gión más he­do­nis­ta del mun­do: La Cham­pag­ne.

Cuen­tan que un día Dom Pé­rig­non (4), un mon­je cons­tan­te y cu­rio­so, ma­ni­pu­la­ba una bo­te­lla en la bo­de­ga de la aba­día de Haut­vi­llers, en las mon­ta­ñas de Reims. An­da­ba muy ufano cuan­do, de im­pro­vi­so, le ex­plo­tó en las ma­nos y, al pro­bar el lí­qui­do de­rra­ma­do, des­cu­brió lo que des­cri­bió co­mo “las es­tre­llas en el vino”. Así na­ció el cham­pag­ne, ese vino bur­bu­jean­te que ha si­do tes­ti­go de tan­tos ex­ce­sos. ¡Ben­di­tos sean aquel mon­je y su des­cui­do! Cua­tro si­glos des­pués, la zo­na en la que se en­cla­va­ba aque­lla aba­día se lla­ma pre­ci­sa­men­te La Cham­pag­ne y es un des­tino más que re­co­men­da­ble por­que, además de las gran­des maiso­ns –co­mo la pro­pia Dom Pé­rig­non, con más de 350 hec­tá­reas–, hay ca­si 5.000 pe­que­ños productores y al­re­de­dor de 40 coope­ra­ti­vas, en las que se pue­de des­cu­brir la esen­cia de la ela­bo­ra­ción del eli­xir de las bur­bu­jas do­ra­das. El via­je de­be arran­car des­de Reims, una ciu­dad de­vas­ta­da tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y re­cons­trui­da en cla­ve art dé­co. Allí no te olvides de visitar su im­pre­sio­nan­te ca­te­dral, re­cons­trui­da en par­te por el mag­na­te Roc­ke­fe­ller y de­co­ra­da con vi­drie­ras pa­ga­das por las gran­des maiso­ns (si te fi­jas, po­drás ver una bo­te­lla con una eti­que­ta na­ran­ja que se­gu­ro que re­co­no­ces) y otras he­chas por la mano del mis­mí­si­mo Marc Cha­gall. Pa­ra co­mer, re­ser­va en el im­pre­sio­nan­te Ca­fé du Pa­lais, un res­tau­ran­te con­ver­ti­do en ga­bi­ne­te de cu­rio­si­da­des, y prue­ba­la Cham­pe­noi­se (un pla­to de que­sos re­gio­na­les de Chaour­ce y Lan­gres), ja­món de la zo­na, pa­ta­tas y en­sa­la­da, y llé­va­te el dul­ce por ex­ce­len­cia de Reims, el bis­cuit ro­se (2), una pe­que­ña ga­lle­ta es­pe­cial­men­te in­di­ca­da pa­ra mo­jar en cham­pán y que ya ser­vía Luis XVI en sus sun­tuo­sas fies­tas. No le­jos de allí se en­cuen­tra el pe­que­ño pue­blo de Sacy y, jus­to en el co­ra­zón de sus vi­ñe­dos, el Châ­teau de Sacy (1), un bo­ni­to ho­tel re­cién re­cu­pe­ra­do por Mi­lle­nium, en el que te es­pe­ran do­ce ha­bi­ta­cio­nes con vis­tas so­bre las vi­des y las mon­ta­ñas de la re­gión, co­ci­na lo­cal y re­lax ase­gu­ra­do.

EN ‘ROUTE’

En la ru­ta de los pe­que­ños productores, nues­tra pri­me­ra pa­ra­da es la bo­de­ga Cham­pag­ne Le Ga­llais, cu­yos vi­ñe­dos se asien­tan so­bre el va­lle del río Mar­ne, en unas tie­rras que per­te­ne­cen a la mis­ma fa­mi­lia des­de 1977. Allí se ela­bo­ran cham­pag­nes con un 45% de pi­not noir, un 45% de pi­not meu­nier –lo que le apor­ta cuer­po cuan­do en­ve­je­ce– y un 10% de char­don­nay. Hoy en día la ca­sa es­tá en ma­nos de

Char­lot­te Le

Ga­llais (5), la quin­ta ge­ne­ra­ción de esta sa­ga. Pe­ro si hay al­go que lla­ma la aten­ción aquí es que es­tas tie­rras per­te­ne­cie­ron a Ma­da­me Veu­ve Clic­quot, que las ocu­pó des­de 1819 has­ta 1911. ¿Su ma­gia par­ti­cu­lar? Que en un mis­mo es­pa­cio pue­des visitar los vi­ñe­dos, las bo­de­gas –mu­cho más ín­ti­mas que las de las gran­des maiso­ns–, la ca­sa fa­mi­liar y acer­car­te a al­go que sin du­da lla­ma­rá tu aten­ción. Se tra­ta del Châ­teau de Bour­sault (6), otra ca­sa de cham­pag­ne con for­ma de cas­ti­llo de cuen­to de ha­das, que la viu­da Clic­quot re­ga­ló a su nie­ta por

su bo­da (eso es un re­ga­lo y no una vajilla de por­ce­la­na). Con­ti­nua­mos pa­ra vi­vir una ex­pe­rien­cia úni­ca: un tour en un Ca­di­llac ro­jo (3) de 1974 pa­ra lle­gar a la Cham­pag­ne Le­com­te Pè­re & Fils. Si que­rían lla­mar nues­tra aten­ción, lo han con­se­gui­do. Una vez allí, de la mano del sa­bio Mon­sieur Le­com­te, re­co­rre­rás las po­bla­cio­nes cer­ca­nas, la cé­le­bre Ave­nue de Cham­pag­ne en Eper­nay, e irás ha­cien­do pa­ra­das pa­ra re­fres­car el gaz­na­te con sus bur­bu­jas. Co­mer, dor­mir, be­ber... Y ter­mi­na­rás en Rilly-laMon­tag­ne con des­tino a Les Bu­lles Do­rées, una ca­sa de hués­pe­des ubi­ca­da so­bre una bo­de­ga. El pro­duc­tor Di­dier Her­bert su­po có­mo com­bi­nar una bed & break­fast de en­sue­ño (el desa­yuno casero en su te­rra­za no tie­ne pre­cio) con el nú­cleo de su pro­duc­ción. ¡Has­ta po­drás abrir la ne­ve­ra de la ca­sa! No se nos ocu­rre me­jor plan pa­ra ho­me­na­jear nues­tra me­mo­ria gus­ta­ti­va. Pa­la­bra de Es­qui­re.

1. De­gus­tan­do la vi­da en Châ­teau de Sacy. 2. El fa­mo­so bis­cuit ro­se de Reims. 3. La Cham­pag­ne des­de un Ca­di­llac ro­jo. 4. El mon­je al que de­be­mos to­do tie­ne una ca­lle en Haut­vi­llers, el pue­blo en el que es­tá su aba­día. 5. Mon­sieur Le Ga­llais des­cor­chan­do su eli­xir do­ra­do. 6. La Te­rras­se des Ab­ba­yes de Cham­pag­ne Le Ga­llais.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.