AHO­RA LA ES­TRE­LLA ES ÉL

Ha­bla­mos con Alex Pi­na, el pri­mer es­pa­ñol en fir­mar un acuer­do glo­blal con Net­flix. ¿En su ha­ber? ‘La ca­sa de pa­pel’, el ma­yor pe­lo­ta­zo de la fic­ción española de los úl­ti­mos años, ‘Pe­rio­dis­tas’ y ‘Vis a Vis’

Esquire (Spain) - - Best Version - POR AL­BER­TO REY

La en­tre­vis­ta con Alex Pi­na es a las 17:48. Ni 47 ni 49, por­que el crea­dor de La ca­sa de pa­pel, la se­rie española que arra­sa en el mun­do en­te­ro, es aho­ra un hom­bre ocu­pa­do, el pri­mer es­pa­ñol en te­ner un acuer­do glo­bal con Net­fix. Su tra­yec­to­ria acu­mu­la tí­tu­los mí­ti­cos: Pe­rio­dis­tas, El bar­co o Vis a vis. Y tam­bién al­gún fra­ca­so, co­mo Bien­ve­ni­dos al Lo­li­ta, que re­co­no­ce sin problemas. Pi­na ha si­do tes­ti­go del na­ci­mien­to de es­tre­llas co­mo Be­lén Rue­da o Ma­rio Ca­sas y aho­ra la es­tre­lla es él. ¿ Lo pró­xi­mo? El em­bar­ca­de­ro pa­ra Mo­vis­tar y, pa­ra Net­fix, el enig­má­ti­co pro­yec­to ti­tu­la­do, por aho­ra, Sky Ro­jo y Whi­te Li­nes, un th­ri­ller so­bre el ase­si­na­to de un Dj en Ibi­za que tie­ne de­trás a los productores de The Crown. ES­QUI­RE: ¿ Se vi­ve muy mal sien­do un show­run­ner? ALEX PI­NA: Se to­man mu­chí­si­mas de­ci­sio­nes por mi­nu­to, con el que­bra­de­ro que eso su­po­ne pa­ra cual­quier men­te que as­pi­ra a ser sa­na. Pa­ra un tío ca­si pa­to­ló­gi­ca­men­te tí­mi­do y acos­tum­bra­do a es­tar de­trás de un mo­ni­tor, to­do es­to es un po­co abru­ma­dor. Ha­ce un año no po­dría ima­gi­nar que hoy es­ta­ría pit­chean­do en los más gran­des: HBO, Net­fix. Aho­ra lo es­toy has­ta dis­fru­tan­do. ESQ: Vis a vis fue el ini­cio de esta lo­cu­ra. AP: Ha­cer un drama car­ce­la­rio tan du­ro co­mo es­te de­ja un po­so un po­qui­to amar­go. Ter­mi­né he­cho pol­vo. ESQ: Y La ca­sa de pa­pel, ¿ ha ex­plo­ta­do def­ni­ti­va­men­te en Neftlix? AP: No es que Net­fix ha­ya sa­bi­do ven­der­la me­jor que Atres­me­dia. El te­ma es el mo­de­lo de con­su­mo, en una se­rie adictiva co­mo esta, los cor­tes pu­bli­ci­ta­rios son un pro­ble­món. ESQ: ¿Cuál ha si­do el pun­to de in­fe­xión en la fc­ción española? AP: Emi­lio Ara­gón es esen­cial en lo que se ha con­se­gui­do en es­te país. Él y los productores de Mé­di­co de fa­mi­lia im­por­ta­ron el mo­de­lo ame­ri­cano. ESQ: ¿Y en cuan­to a los ac­to­res? AP: Úr­su­la Cor­be­ró es una bes­tia par­da. Con vein­ti­tan­tos se lle­vó un pa­pel es­cri­to pa­ra 42. Es una ac­triz con una hor­qui­lla de re­gis­tros bru­tal. ESQ: ¿Y en qué es­tás aho­ra? AP: Con Sky Ro­jo, que pen­sa­mos que fue­ra un ter­cer ac­to de una pe­lí­cu­la de ac­ción. Me­ti­mos a tres mu­je­res en un co­che y a par­tir de ahí di­se­ña­mos la se­rie. Y en El em­bar­ca­de­ro, am­bien­ta­da en si­tios ce­rra­dos y que tie­ne el re­to de con­se­guir que el es­pec­ta­dor se iden­tif­que con un po­lí­ga­mo. ESQ: ¿Có­mo sien­tan tan­tos pre­mios? AP: Nos die­ron uno en Mon­te­car­lo y los ac­to­res de Pri­son Break ve­nían a ha­cer­se fotos con no­so­tros. ¡Es el mun­do al re­vés!

“Una se­rie fre­né­ti­ca co­mo ‘La ca­sa de pa­pel’ no re­sis­te los cor­tes pu­bli­ci­ta­rios”

Pi­na, tras una de las más­ca­ras de Da­lí de La ca­sa de pa­pel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.