VIE­JOS Y CA­CHA­RROS

El sa­lar de Bon­ne­vi­lle, al no­res­te del es­ta­do de Utah, se con­vier­te ca­da agos­to en el epicentro mun­dial de los adic­tos a la ve­lo­ci­dad. Una con­cen­tra­tion de bo­li­dos ra­ros y crea­do­res lo­cos

Esquire (Spain) - - Grooming - POR ALE­XAN­DRA LIER

Ca­da año per­so­nas de­vo­tas de la adre­na­li­na y adic­tas a la ve­lo­ci­dad de to­do el mun­do lle­gan al sa­lar de Bon­ne­vi­lle con sus ori­gi­na­les bó­li­dos y mo­to­ci­cle­tas pa­ra in­cluir sus nom­bres en los li­bros de ré­cords de ve­lo­ci­dad. Lo que fue­ra un enor­me la­go ha­ce mi­llo­nes de años es hoy uno de los lu­ga­res de ex­trac­ción de sal más im­por­tan­tes del mun­do y la pis­ta de ca­rre­ras más fa­mo­sa del pla­ne­ta. En es­te de­sier­to, al no­res­te del es­ta­do de Utah, en EEUU, pa­re­ce que la tie­rra se ex­tien­da has­ta el in­fi­ni­to. En una par­te de esos 412 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, mi­les de bó­li­dos cru­zan la grue­sa ca­pa de sal del de­sier­to a ca­si 1.000 ki­ló­me­tros por ho­ra, y com­pi­ten en las lla­ma­das Speed­ways. Co­mo en la mí­ti­ca se­rie de di­bu­jos se­ten­te­ra Wacky Ra­ces, tam­bién co­no­ci­da co­mo Los au­tos lo­cos. Pa­re­ce que va­ya a sa­lir de uno de esos ca­cha­rros una Pe­né­lo­pe Gla­mour o un Pie­rre No­do­yu­na. Y no va muy des­en­ca­mi­na­da la co­sa. El nue­vo tra­ba­jo de Ale­xan­dra Lier mues­tra to­do es­to: la gen­te, los es­pec­ta­do­res, la ciu­dad, las tien­das don­de com­prar el ma­te­rial, las per­so­nas que cons­tru­yen los bó­li­dos... y to­do con un so­lo pro­pó­si­to: con­se­guir que el es­pec­ta­dor sien­ta que for­ma par­te de es­te mun­do de ve­lo­ci­dad, mo­tor y com­bus­ti­ble. Esta fo­to­pe­rio­dis­ta ale­ma­na ha de­di­ca­do diez años a re­tra­tar la ca­ra más per­so­nal de es­tas com­pe­ti­cio­nes. The World’s Fas­test Pla­ce es un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción en for­ma de li­bro y de do­cu­men- tal de 90 mi­nu­tos, que cuen­ta la his­to­ria de hom­bres de 80 años que cons­tru­yen vehícu­los ar­te­sa­na­les con for­ma de cohe­te en sus ga­ra­jes. Per­so­na­li­da­des ins­pi­ra­do­ras, cu­ya es­té­ti­ca re­cuer­da a la di­ver­ti­da y en­tra­ña­ble pa­re­ja de ‘ vie­jos’ que aguar­da con som­bre­ro y es­co­pe­ta en su por­che de ca­sa ame­ri­ca­na en El se­cre­to de los Mccann (2003), que mues­tran a tra­vés de sus vi­ven­cias, sus his­to­rias y su día a día que nun­ca es de­ma­sia­do pron­to ni de­ma­sia­do tar­de pa­ra en­con­trar una ver­da­de­ra pa­sión y el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de la vi­da. Sus vi­das son sus bo­li­dos de ca­rre­ras, esos ca­cha­rros que per­fec­ta­men-

Jack Cos­te­lla na­ció en San­ta Cruz (California) en 1935. Des­de su pri­me­ra ex­pe­rien­cia co­mo con­duc­tor en 1969 ha cons­trui­do 11 bó­li­dos de ca­rre­ras. Aho­ra, con 80 años, ha al­can­za­do na­da más y na­da me­nos que 15 ré­cords de ve­lo­ci­dad, y no pien­sa pa­rar. “La gen­te se pregunta si mis vehícu­los son sub­ma­ri­nos o pla­nea­do­res. Son la ima­gi­na­ción y la in­no­va­ción lo que me ayuda a se­guir ade­lan­te”. En la ima­gen, Cos­te­lla po­sa en su ga­ra­je jun­to a uno de sus co­ches de ca­rre­ras y su sin­fín de he­rra­mien­tas y ar­ti­lu­gios.

Ale­xan­dra Lier de­di­ca su vi­da a la ve­lo­ci­dad, la fo­to­gra­fía y al mun­do del mo­tor. Pue­des echar un vis­ta­zo a su tra­ba­jo en www.speed­see­kers.de o en su cuen­ta de Ins­ta­gram: @ale­xan­dra­lier

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.