A TO­PE CON LAS RE­DES PA­RA ENROLLADOS

Esquire (Spain) - - Inbox -

Os te­ne­mos ca­la­dos. Es col­gar un ví­deo de re­ce­tas y lo pin­cháis has­ta des­gas­tar el play. Tan­tas ve­ces lo ha­béis vis­to que a es­tas al­tu­ras se­gu­ro que ya ha­céis los Ca­li­for­nia Rolls con los ojos ce­rra­dos. ¿Y el XXL?, ¿al­guno se ha atre­vi­do? ¡Ven­ga, va­lien­tes!

Crí­ti­cas, pe­ti­cio­nes, pi­ro­pos y cien­tos de ‘li­kes’. Así nos gus­ta, que nos si­gáis a to­das ho­ras

i tu­vié­ra­mos que sa­car una lec­ción hoy, se­ría: adop­te la tec­no­lo­gía y ex­pe­ri­men­te con los nue­vos me­dios. Afor­tu­na­da­men­te, Emi­le Ber­li­ner in­cul­có en nues­tra em­pre­sa el es­pí­ri­tu de in­no­va­ción. DG siem­pre ha si­do pio­ne­ra: pri­me­ra cap­tu­ra de una sin­fo­nía com­ple­ta en 1913, pri­mer se­llo en gra­bar en cin­ta mag­né­ti­ca a par­tir de 1946, pri­me­ra pro­duc­ción in­dus­trial de CD en 1982, pri­mer se­llo clá­si­co con tien­da pro­pia a fi­na­les de la dé­ca­da de 1990... Y es­ta es la mis­ma fuer­za mo­triz que hi­zo que DG adop­ta­ra el strea­ming: pri­mer se­llo clá­si­co so­lo de flau­ta que re­pre­sen­ta la fuen­te del río, te re­cuer­da do­lo­ro­sa­men­te que la tec­no­lo­gía res­trin­gía la gra­ba­ción a unos cua­tro mi­nu­tos por la­do. El con­cep­to de un ál­bum en el que un ar­tis­ta lle­va al oyen­te en un via­je de una ho­ra sim­ple­men­te no exis­tía. Iró­ni­ca­men­te, cien años des­pués, la pre­va­len­cia de las lis­tas de re­pro­duc­ción con­du­ce a un nue­vo eco­sis­te­ma de pis­tas úni­cas.

Eca­tá­lo­go más ri­co con­sis­te en lo que hoy en día se con­si­de­ra mú­si­ca clá­si­ca. Hay que te­ner en cuen­ta, sin em­bar­go, que cuan­do Kreis­ler y Mas­cag­ni gra­ba­ron sus pro­pias pie­zas era mú­si­ca con­tem­po­rá­nea. En el es­pa­cio di­gi­tal ac­tual, las fron­te­ras en­tre los gé­ne­ros se han vuel­to bo­rro­sas, con lis­tas de re­pro­duc­ción co­mo “Es­tu­dio in­ten­so” o “Piano re­la­jan­te”, y la gen­te es­tá más abier­ta a des­cu­brir la mú­si­ca sin pre­jui­cios. El com­po­si­tor de for­ma­ción clá­si­ca Max Rich­ter, por ejem­plo, fas­ci­na a los afi­cio­na­dos a la elec­tró­ni­ca y a la mú­si­ca mi­ni­ma­lis­ta.

L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.