MA­NUAL DE AU­TO­DES­TRUC­CIÓN DE UN PI­JO IN­GLÉS

Esquire (Spain) - - Tribuna -

¿Qué pa­sa cuan­do un lon­di­nen­se de cla­se al­ta se me­te en la piel de un aris­tó­cra­ta yon­qui, sui­ci­da y bri­llan­te? POR CÉ­SAR RO­DRÍ­GUEZ

Su per­so­na­li­dad es in­con­fun­di­ble: cuan­do sa­le en pan­ta­lla no ca­be du­da de que es él. Pe­ro, cu­rio­sa­men­te, Be­ne­dict Cum­ber­batch ( Lon­dres, 1976) es el hom­bre de las mil ca­ras. Ha da­do vi­da a Sher­lock Hol­mes y a Doc­tor Stran­ge, ha si­do Step­hen Haw­king, Alan Tu­ring y Ju­lian As­san­ge. Aho­ra se me­te en la piel de Pa­trick Mel­ro­se, su rol más ra­di­cal: el hi­jo dro­ga­dic­to, sui­ci­da, bri­llan­te y trau­ma­ti­za­do de una fa­mi­lia de cla­se al­ta de Lon­dres, pro­ta­go­nis­ta de la sa­ga de li­bros se­mi­au­to­bio­grá­fi­cos de Ed­ward St. Aubyn. La adap­ta­ción a la te­le­vi­sión de es­ta sá­ti­ra des­pia­da­da de la aris­to­cra­cia bri­tá­ni­ca lle­gó en sep­tiem­bre a la ca­de­na Sky, y por eso he­mos que­ri­do ha­blar con el ca­ma­leó­ni­co Cum­ber­batch, que ha apren­di­do a no lle­var­se el tra­ba­jo a ca­sa, don­de so­lo es Be­ne­dict.

ESQUIRE: ¿Quién es Pa­trick Mel­ro­se? BE­NE­DICT CUM­BER­BATCH: Pa­trick es un per­so­na­je que vi­ve de­ses­pe­ra­do por des­pren­der­se de su te­rri­ble in­fan­cia. Psi­co­ló­gi­ca­men­te la tie­ne siem­pre pre­sen­te, la ve en to­das par­tes. Es dro­ga­dic­to, ca­si sui­ci­da, pe­ro tam­bién in­creí­ble­men­te di­ver­ti­do y muy bri­llan­te. Es un per­so- na­je úni­co, que su­fre mu­cho, mu­chí­si­mo, y con­for­me avan­za la his­to­ria evo­lu­cio­na de víc­ti­ma a su­per­vi­vien­te. Es ad­mi­ra­ble. En la his­to­ria se le prac­ti­ca una au­top­sia a una cla­se al­ta que se des­mo­ro­na, que se di­suel­ve a me­di­da que la se­rie va avan­zan­do. ESQ: ¿En qué mo­men­to te con­vier­tes en pro­ta­go­nis­ta de la se­rie? BC: Mi­chael Jack­son y Ra­chael Ho­ro­vitz te­nían los de­re­chos de las cin­co no­ve­las de Ed­ward St. Aubyn. Tu­ve la suer­te de es­tar en el lu­gar ade­cua­do en el mo­men­to jus­to: ex­pre­sé mi de­seo en un fo­ro de Red­dit, y me lla­ma­ron. Que­rían co­no­cer­me en Nue­va York. Desa­yu­na­mos jun­tos y yo es­ta­ba un po­co ate­rro­ri­za­do: ¡es­tu­ve re­le­yen­do las dos úl­ti­mas no­ve­las en­tre la no­che an­te­rior y la mis­ma ma­ña­na de la reu­nión! Ya en ese mo­men­to pen­sa­ban so­lo en mí pa­ra el pa­pel, así que yo era pu­ro ner­vio in­clu­so mien­tras lan­za­ban sus ideas so­bre la adap­ta­ción de es­tos ex­tra­or­di­na­rios li­bros pa­ra te­le­vi­sión. ESQ: ¿Ha­blas­te con al­gu­na per­so­na dro­go­de­pen­dien­te pa­ra in­ter­pre­tar el per­so­na­je de Pa­trick Mel­ro­se? BC: Sí, con una ma­ra­vi­llo­sa pa­re­ja: Cher y Rus­sel, de 3D Re­search. Tra­ba­ja­ron con no­so­tros en ca­li­dad de ase­so­res. Son ase­so­res pro­fe­sio­na­les de di­fe­ren­tes cuer­pos pro­fe­sio­na­les so­bre dro­ga­dic­ción. Ellos mis­mos tam­bién lu­cha­ron con­tra es­te pro­ble­ma. Fue­ron muy sin­ce­ros y alen­ta­do­res: sir­vie­ron de apo­yo a lo lar­go de to­do el pro­ce­so crea­ti­vo, tan­to en los en­sa­yos co­mo du­ran­te to­da la pro­duc­ción. To­da la pa­ra­fer­na­lia y el ne­go­cio de es­te ti­po de con­su­mo es bas­tan­te com­ple­jo, y por su­pues­to era muy

“La his­to­ria de Pa­trick Mel­ro­se ha­bla de có­mo la ver­da­de­ra ri­que­za es el amor”

im­por­tan­te en­ten­der la ne­ce­si­dad fí­si­ca que es­tas dro­gas des­truc­ti­vas crean. Ca­si to­das las per­so­nas que han com­par­ti­do con­mi­go sus ex­pe­rien­cias me han con­ta­do que la he­roí­na es co­mo el cá­li­do abra­zo que nun­ca re­ci­bis­te de tu ma­dre, el ali­vio del su­fri­mien­to de la exis­ten­cia. Pe­ro no se tra­ta úni­ca­men­te de abs­traer­se de la reali­dad, por­que al­gu­nas de es­tas dro­gas, es­pe­cial­men­te las más ac­ti­vas, exa­cer­ban la ten­sión y los re­cuer­dos neu­ró­ti­cos y lle­van a la per­so­na a la au­to­des­truc­ción. La co­caí­na te pro­vo­ca un subidón, así que des­pués ne­ce­si­tas he­roí­na pa­ra ate­rri­zar. Es la dro­ga que te ba­ja de la nu­be. Era muy im­por­tan­te te­ner cla­ros los as­pec­tos téc­ni­cos y es­tar in­for­ma­do al más mí­ni­mo de­ta­lle de to­do. Pa­trick es un yon­qui muy ex­pe­ri­men­ta­do, así que era de su­ma im­por­tan­cia apren­der có­mo ha­cer­lo y cuá­les son los efec­tos que pro­vo­ca, tan­to en el cuer­po co­mo en la men­te. ESQ: A la ho­ra de in­ter­pre­tar tu per­so­na­je, ¿ fue com­pli­ca­do tra­tar to­dos es­tos te­mas? ¿ Dro­gas, trau­mas, tras­tor­nos, ideas sui­ci­das...? BC: Lo más com­pli­ca­do es con­te­ner el do­lor y con­ver­tir­lo en au­to­des­truc­ción y caos. Al­gu­nas de las es­ce­nas ro­da­das en la ha­bi­ta­ción del ho­tel, en el epi­so­dio Bad News, fue­ron bas­tan­te di­fí­ci­les. Cuan­do Pa­trick co­mien­za a des­tro­zar la ha­bi­ta­ción y las vo­ces es­qui­zoi­des sa­len a flo­te y co­mien­zan a dia­lo­gar en­tre sí... En fin, en ese mo­men­to es­toy ha­blan­do so­lo. Ese fue co­mo... co­mo un día muy ex­tra­ño en la ofi­ci­na, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra. He apren­di­do a de­jar el tra­ba­jo en la pan­ta­lla, por­que si cuan­do te vas a ca­sa pien­sas en có­mo fue tu día, en mi ca­so ese día la res­pues­ta ha­bría si­do al­go así co­mo: “Pues mi­ra, he vis­to a mi pa­dre muer­to, he pen­sa­do que me vio­la­ba, y lue­go me he in­yec­ta­do co­caí­na en el to­bi­llo iz­quier­do. Des­pués des­tro­cé la ha­bi­ta­ción de un ho­tel an­tes de una so­bre­do­sis de he­roí­na y me des­per­té en­tre san­gre, vó­mi­tos y agu­jas”. Va­mos, lo nor­mal. ESQ: So­mos cons­cien­tes de que le plan­tea­mos es­ta pre­gun­ta al hom­bre que in­ter­pre­ta a Sher­lock Hol­mes, pe­ro Pa­trick Mel­ro­se tie­ne tam­bién una só­li­da ba­se de fans. ¿Sien­tes la pre­sión? BC: Sí, sí, cla­ro, y es una sen­sa­ción bas­tan­te des­alen­ta­do­ra. Ya lo he ex­pe­ri­men­ta­do con otras fi­gu­ras li­te­ra­rias icó­ni­cas. Con Sher­lock, por ejem­plo, hi­ci­mos al­go muy ra­di­cal: creo que trans­mi­ti­mos a una au­dien­cia nue­va y ma­si­va tan­to el per­so­na­je co­mo la se­rie. Pe­ro, bueno, es que al fi­nal la lec­tu­ra es al­go tan per­so­nal... Ca­da lec­tor tie­ne su pro­pio jue­go de ci­ne cuan­do lee fic­ción. Na­die pue­de ser el Pa­trick de to­dos, aun­que tal vez con es­ta nue­va tec­no­lo­gía de cam­bio de iden­ti­dad po­drían su­per­po­ner di­gi­tal­men­te la ca­ra de otro ac­tor. No sé... ¿Ni­co­las Ca­ge co­mo Pa­trick Mel­ro­se, qui­zás? ESQ: La se­rie tie­ne de­trás a un mag­ní­fi­co equi­po, des­de su di­rec­tor, Ed­ward Ber­ger, a to­do el re­par­to de ac­tri­ces y ac­to­res: Hu­go Wea­ving, Jen­ni­fer Ja­son Leigh... BC: Sí, tu­vi­mos en cuen­ta a mu­chos di­rec­to­res ma­ra­vi­llo­sos, pe­ro Ed siem­pre fue nues­tra pri­me­ra op­ción. Lue­go, Hu­go Wea­ving tie­ne un ta­len­to for­mi­da­ble y es­tá ex­tra­or­di­na­rio en su pa­pel: ha­ce de pa­dre de Pa­trick y su per­so­na­je es ate­rra­dor, pe­ro es un hom­bre dul­ce y di­ver­ti­do. Creo que fue el miem­bro más que­ri­do de to­do el elen­co. Jen­ni­fer Ja­son Leigh es una ac­triz que se trans­for­ma cuan­do es­tá de­lan­te de la cá­ma­ra. Ho­lli­day Grain­ger, An­na Ma­de­ley, Jes­si­ca Rai­ne... To­das las mu­je­res son ex­tra­or­di­na­rias en es­ta se­rie. ESQ: ¿Qué crees que es­pe­ra la gen­te? BC: Yo es­pe­ro y de­seo que la se­rie en­tre­ten­ga tan­to a jó­ve­nes co­mo a ma­yo­res. Se mues­tra la obra de Ed­ward St. Aubyn de una ma­ne­ra nue­va, con un guion ori­gi­nal. Ha si­do crea­da con un ex­tra­or­di­na­rio ma­te­rial y mues­tra la no­ve­la de una ma­ne­ra be­lla y di­fe­ren­te. Vi­sual­men­te va a ser di­fe­ren­te epi­so­dio tras epi­so­dio. Es­pe­ro que la gen­te quie­ra leer las no­ve­las. Re­cuer­do que cuan­do hi­ci­mos Sher­lock, por pri­me­ra vez hu­bo un au­men­to en las ven­tas de los li­bros y tra­jo a Co­nan Doy­le a una nue­va ge­ne­ra­ción. Los li­bros de Pa­trick Mel­ro­se son un ex­tra­or­di­na­rio des­cu­bri­mien­to de la literatura del si­glo XXI.

“Ca­si to­das las per­so­nas que han com­par­ti­do con­mi­go sus ex­pe­rien­cias me han con­ta­do que la he­roí­na es co­mo el cá­li­do abra­zo que nun­ca re­ci­bis­te de tu ma­dre”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.