¿QUIÉN TE­ME AL FASHIONLEAKS?

Esquire (Spain) - - Best Version - POR TE­RE­SA OLA­ZA­BAL

Des­de que abrie­ron su cuen­ta de Ins­ta­gram, @die­t_­pra­da, en 2014 es­ta pa­re­ja de ami­gos neo­yor­qui­nos se han man­te­ni­do en el ano­ni­ma­to. Has­ta la pa­sa­da pri­ma­ve­ra, en que de­ci­die­ron sa­lir a la luz. Shuy­ler y Liu lle­van cua­tro ai­rean­do los tra­pos su­cios de la mo­da, ge­ne­ral­men­te de­jan­do en evi­den­cia a los gran­des di­se­ña­do­res cuan­do ‘se ins­pi­ran’ en pe­que­ñas mar­cas anó­ni­mas y vul­ga­res. Su tra­ba­jo era pei­nar las pa­sa­re­las ca­da tem­po­ra­da pa­ra des­cu­brir las ten­den­cias, pe­ro su ojo en­tre­na­do aca­bó de­tec­tan­do cual­quier co­pia o pla­gio por muy es­con­di­do que es­tu­vie­ra: ba­jo los nue­vos looks de otros di­se­ña­do­res, ellos veían “un vie­jo Ga­lliano”, o un bol­so “des­ca­ra­da­men­te Pra­da”. Pe­ro aho­ra que han sa­li­do del ano­ni­ma­to an­dan bus­can­do có­mo ren­ta­bi­li­zar su ha­bi­li­dad pa­ra los “pa­re­ci­dos ra­zo­na­bles”, y no les es­tá re­sul­tan­do fá­cil.

# SAYSORRYTOME Mi­lán, oc­tu­bre de 2017. Se inau­gu­ra el nue­vo es­ca­pa­ra­te de Dol­ce & Gab­ba­na con el con­si­guien­te aplau­so del sec­tor. Dos días más tar­de, @die­t_­pra­da pu­bli­ca un mon­ta­je de un es­ca­pa­ra­te de Guc­ci si­mi­lar y los acu­san de co­piar. Del ca­len­tón, los si­ci­lia­nos con­tes­tan en abier­to que lo del graf­fi­ti se lo in­ven­ta­ron ellos y aca­ban su pe­ro­ra­ta con un “Say sorry to me”, a lo que los @die­t_­pra­da con­tes­tan al­go que en cas­te­llano po­dría tra­du­cir­se co­mo: “Es tu equi­po el que de­be­ría pe­dir­te per­dón”. La gue­rra se vi­ra­li­zó. La pa­sa­da pri­ma­ve­ra, @die­t_­pra­da lan­zó una ca­mi­se­ta con el men­sa­je #saysorrytome, su pri­me­ra apues­ta de ne­go­cio: 38 $. Pe­ro los gran­des son gran­des por al­go, y se­ma­nas más tar­de, en la tien­da de Dol­ce & Gab­ba­na se ven­día una ca­mi­se­ta con el le­ma “Say Sorry 2 me”: 449 $. Tou­ché

Lind­sey Shuy­ler y Tony Liu lo sa­ben to­do y tie­nen una mi­sión: se­guir la tra­za­bi­li­dad de la mo­da o, lo que es lo mis­mo, des­cu­brir a sus 700.000 se­gui­do­res quién co­pia, sea quien sea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.