MI­CHEL GONDRY SE HA­CE MA­YOR

Esquire (Spain) - - Best Version - POR BEGOÑA DONAT

Mu­chas de las his­to­rias que fas­ci­nan a Mi­chel Gondry ( Ver­sa­lles, 1963) pro­ce­den de su des­bo­ca­do sub­cons­cien­te. Cuan­do duer­me, el ci­neas­ta fran­cés ges­ta uni­ver­sos fér­ti­les de su­rrea­lis­mo y pa­pel ma­ché. Si tie­nen va­lor na­rra­ti­vo, los de­ta­lla por es­cri­to. Esa fac­to­ría oní­ri­ca ha nu­tri­do ví­deos mu­si­ca­les pa­ra Björk, The Whi­te Stri­pes y Ky­lie Mi­no­gue, y flmes ge­ne­ra­cio­na­les co­mo Re­bo­bi­ne, por fa­vor ( 2008). A par­tir del 9 de sep­tiem­bre, su uni­ver­so se ex­pan­de en Mo­vis­tar Se­ries, don­de es­tre­na Kid­ding, un dra­ma hi­la­ran­te so­bre un icono de te­le­vi­sión cu­ya vi­da fa­mi­liar se de­rrum­ba. La tra­ma de diez epi­so­dios su­po­ne su re­en­cuen­tro con Jim Ca­rrey tras la icó­ni­ca Ol­ví­da­te de mí (2004). ESQUIRE: Da­ve Hols­tein frma los guio­nes de es­ta se­rie. ¿Có­mo lle­vas lo de di­ri­gir los sue­ños de otro? MI­CHEL GONDRY: Es un ejer­ci­cio más co­la­bo­ra­ti­vo, pe­ro muy in­tere­san­te tam­bién. Tra­to de po­ner de mí mis­mo pa­ra dar­le sus­tan­cia real al per­so­na­je, pe­ro no soy am­bi­cio­so en cuan­to a mo­dif­car có­mo fue es­cri­to. ESQ: ¿Có­mo ha si­do el re­en­cuen­tro con Jim Ca­rrey?

“Qui­zá es­toy un po­co atas­ca­do, pe­ro, ven­ga, ‘Kid­ding’ es una se­rie pa­ra adul­tos” El di­rec­tor de ci­ne y vi­deo­clips es­tre­na una se­rie,‘kid­ding’ , que con­se­gui­rá que te rías de ti mis­mo y de esos pro­ble­mi­llas in­con­fe­sa­bles.y re­pi­te con su ami­go Jim Ca­rrey. Por al­go se­rá

MG: Ge­nial. Lo pa­sa­mos muy bien en Ol­ví­da­te de mí, pe­ro le lle­vó un tiem­po dar­me su con­fan­za. El re­co­no­ci­mien­to de la pe­lí­cu­la tar­dó una dé­ca­da. Al con­ver­tir­se en un clá­si­co, pen­sa­mos que que­ría­mos re­pe­tir. ESQ: ¿ Es­ta vez ha con­fia­do más en ti? MG: Al cien por cien. El ego com­pli­ca mu­cho las in­di­ca­cio­nes a los ac­to­res. Hay si­tua­cio­nes de­li­ca­das, co­mo, por ejem­plo, apun­tar­les que es­tán sien­do muy dra­má­ti­cos. En cam­bio, en­tre Jim y yo no hay pro­ble­ma: le pue­do de­cir que ha so­bre­ac­tua­do y ajus­ta su in­ter­pre­ta­ción. Pue­do tra­ba­jar sin la ver­bo­rrea psi­co­ló­gi­ca que ten­go que em­plear con otros. ESQ: ¿Te has uni­do a Jim Ca­rrey en su pro­yec­to de ha­cer ca­da día un di­bu­jo con­tra Trump? MG: In­ten­té ha­cer­le un re­tra­to a Jim cuan­do fui a su ca­sa, pe­ro ca­da vez que lo mi­ra­ba su ca­ra se trans­for­ma­ba. Tie­ne un con­trol ab­so­lu­to so­bre sus múscu­los fa­cia­les. Creo que tra­ta­ba de hip­no­ti­zar­me pa­ra que no le di­bu­ja­ra. ESQ: La se­rie plan­tea que va­rias ge­ne­ra­cio­nes de ni­ños han cre­ci­do con su per­so­na­je, Mr. Pic­kles. ¿Qué pre­sen­ta­do­res mar­ca­ron tu in­fan­cia? MG: En Fran­cia te­nía­mos va­rios pro­gra­mas in­fan­ti­les. Mu­chos, in­flui­dos por los paí­ses comunistas. Eran muy bo­ni­tos y poé­ti­cos. Los pre­sen­ta­do­res hu­ma­nos apa­re­cie­ron en los ochen­ta. Y yo ya era de­ma­sia­do ma­yor. ESQ: Cuan­do es­cri­bes una pe­lí­cu­la sue­les es­cu­char mú­si­ca pa­ra cen­trar­te. ¿Qué has es­ta­do oyen­do pa­ra Kid­ding? MG: Ben­ja­min Brit­ten y Oli­vier Mes­siaen. ESQ: Tu abue­lo in­ven­tó el cla­vio­li­ne, un sin­te­ti­za­dor que lle­ga­ron a usar los Beatles. ¿ Qué te pa­re­ce ser más fa­mo­so que él? MG: Aho­ra la fa­ma se eva­lúa a tra­vés de In­ter­net. An­tes se va­lo­ra­ba en fun­ción de tu tra­ba­jo, así que la com­pa­ra­ción es im­po­si­ble. ESQ: En oca­sio­nes, Björk te ha di­cho que ha lle­ga­do el mo­men­to de que evo­lu­cio­nes ha­cia al­go más adul­to. ¿Vas a ha­cer ca­so de sus pa­la­bras y de­jar de ser un ni­ño gran­de? MG: Qui­zás es­toy un po­co atas­ca­do, pe­ro, ven­ga, va­mos, ¡ he he­cho co­sas pa­ra adul­tos! Ni Kid­ding ni Ol­ví­da­te de mí son pa­ra ni­ños. ESQ: ¿Qué ha­rías si te die­ran una hue­ve­ra de car­tón, un lá­piz, al­go­dón y un pu­ña­do de are­na? MG: Los ti­ra­ría a la ba­su­ra. Aho­ra es­toy tra­ba­jan­do con pa­pel de cons­truc­ción pa­ra los tí­tu­los de cré­di­to y me ha en­can­ta­do. ESQ: Se te ha aso­cia­do con his­to­rias de amor ar­te­sa­na­les. ¿Ha cam­bia­do tu asom­bra­do sen­ti­do del ro­man­ce? MG: Lo de creer o no en el amor no es un di­le­ma. O lo sien­tes o no. Lo pe­li­gro­so es ela­bo­rar teo­rías, di­fe­ren­ciar en­tre hom­bres y mu­je­res, ge­ne­ra­li­zar y pa­sar por al­to los ma­ti­ces. Pro­ba­ble­men­te, el amor es­tá en los ma­ti­ces. ESQ: ¿Si­gue di­cién­do­te Tarantino que es mu­cho me­jor que tú co­mo di­rec­tor cuan­do quie­re fas­ti­diar­te? MG: To­do el tiem­po. Y mi hi­jo pien­sa lo mis­mo.

“El ego com­pli­ca mu­cho dar in­di­ca­cio­nes a cier­tos ac­to­res. Pe­ro no a Jim Ca­rrey”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.