DIEN­TES, DIEN­TES

LA ORTODONCIA HA PA­SA­DO DE SER UNA CON­DE­NA Y UN SÍM­BO­LO ‘NERD’ A CON­VER­TIR­SE EN UN EJEM­PLO DE BO­NAN­ZA Y EL COM­PLE­MEN­TO DE MO­DA MÁS ‘CO­OL’. TE EX­PLI­CA­MOS POR QUÉ POR VIVI RA­MOS

Esquire (Spain) - - Grooming: -

Ha­ce tan so­lo una dé­ca­da, cuan­do un ado­les­cen­te es­cu­cha­ba: “Vas a te­ner que usar brac­kets”, se le caía el mun­do en­ci­ma y se su­mía en una de­pre­sión tan pro­fun­da que ni una tor­ti­lla de Pro­zac era ca­paz de cu­rar­la. Ya sa­bía que, du­ran­te unos años, ten­dría que acos­tum­brar­se a apo­dos tan ca­ri­ño­sos, co­mo ‘abre­la­tas’, ‘dien­tes de hie­rro’ o, lo que es peor, ‘el jau­las’. Por for­tu­na, las co­sas han cam­bia­do mu­cho y, en la ac­tua­li­dad, la ortodoncia es in­vi­si­ble, por lo que tu vi­da so­cial no se re­sien­te y ya no es te­rri­to­rio ex­clu­si­vo de jo­ven­ci­tos ac­nei­cos. De he­cho, ca­da vez hay más adul­tos que se ani­man a me­jo­rar su son­ri­sa brac­kets me­dian­te. Ade­más, la percepción so­cial ha da­do un gi­ro ra­di­cal. En los años 90 no ha­bía se­rie que se pre­cia­se de ser­lo sin un em­po­llón, un nerd o un fri­ki lu­cien­do una am­plia son­ri­sa me­tá­li­ca. Pe­ro con el nue­vo mi­le­nio y, so­bre to­do du­ran­te los peo­res años de la cri­sis, los brac­kets se han ido con­vir­tien­do en un sím­bo­lo de es­ta­tus y bo­nan­za eco­nó­mi­ca, que bri­lla con luz pro­pia en la bo­ca de jó­ve­nes he­re­de­ros de­di­ca­dos en ex­clu­si­va a fun­dir­se la for­tu­na fa­mi­liar.

EL HIE­RRO MO­LA

El doc­tor Iván Ma­la­gón (ivan­ma­la­gon­cli­nic. com), que lle­va más de quin­ce años apli­can­do es­te ti­po de tra­ta­mien­tos, ase­gu­ra: “En la úl­ti­ma dé­ca­da, los hom­bres he­mos com­pren­di­do que te­ner una son­ri­sa bo­ni­ta no afec­ta so­lo a la ima­gen, sino tam­bién a la au­to­es­ti­ma y a las re­la­cio­nes per­so­na­les o pro­fe­sio­na­les. De he­cho, los tra­ta­mien­tos de es­té­ti­ca mas­cu­li­nos en es­te cam­po han au­men­ta­do un 30%. El va­rón que ac­tual­men­te tie­ne de 25 a 45 años tie­ne una ma­yor edu­ca­ción en es­ta ma­te­ria que las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, es mu­cho más exi­gen­te con­si­go mis­mo, con su ima­gen y sa­be lo que una son­ri­sa na­tu­ral, sa­na y ar­mó­ni­ca pue­de apor­tar a su ca­li­dad de vi­da”. Pe­ro no so­lo es cues­tión de es­té­ti­ca. De he­cho, Ma­la­gón agre­ga: “Eso sin con­tar que la ali­nea­ción de los dien­tes tie­ne múl­ti­ples be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud. En pri­mer lu­gar, fa­vo­re­ce una co­rrec­ta dis­tri­bu­ción de las car­gas du­ran­te la mas­ti­ca­ción, lo que se tra­du­ce en que tan­to los te­ji­dos que dan so­por­te al diente co­mo las en­cías que los pro­te­gen se man­ten­gan sa­nos siem­pre. Ade­más, con el tra­ta­mien­to co­rrec­to se evi­tan do­lo­res de ca­be­za, so­bre­car­gas o con­trac­tu­ras mus­cu­la­res en cue­llo y es­pal­da. Y, por su­pues­to, la sen­si­bi­li­dad den­tal”.

CLÁ­SI­CO CON­TRA MO­DERNO

Ade­más, ya na­da es lo que era y ac­tual­men­te hay gran­des di­fe­ren­cias en­tre los sis­te­mas de co­rrec­ción an­ti­guos y los nue­vos. “Los brac­kets de to­da la vi­da son fi­jos, mo­di­fi­can bas­tan­te la es­té­ti­ca fa­cial y son mo­les­tos a la ho­ra de co­mer o de lim­piar­los. Ade­más, van pe­ga­dos a la su­per­fi­cie del es­mal­te, por lo que pue­den pro­vo­car des­cal­ci­fi­ca­cio­nes, man­chas blan­cas o in­clu­so ca­ries, al di­fi­cul­tar la hi­gie­ne co­ti­dia­na. Y, de­bi­do a la fric­ción, tam­bién son fre­cuen­tes las ro­za­du­ras o las lla­gas en las me­ji­llas y las en­cías. En cam­bio, los in­vi­si­bles, co­no­ci­dos co­mo ali­nea­do­res de In­vi­sa­lign, son unas fun­das trans­pa­ren­tes cu­yo gro­sor no so­bre­pa­sa los 0,5 mi­lí­me­tros y, al ser ex­tra­íbles, se pue­den qui­tar pa­ra co­mer o pa­ra ce­pi­llar­se los dien­tes. El pre­cio es otro fac­tor a te­ner en cuen­ta a fa­vor de es­te sis­te­ma: mien­tras que los brac­kets se mue­ven en una hor­qui­lla que va en­tre los 2.000 y los 12.000 eu­ros, de­pen­dien­do de la du­ra­ción y la com­ple­ji­dad del ca­so, los ali­nea­do­res de In­vi­sa­lign cues­tan en­tre 1.500 y 6.000 eu­ros”. Eso sí, pe­se a to­das es­tas ven­ta­jas, los brac­kets de ace­ro inoxi­da­ble de to­da la vi­da (aun­que más li­ge­ros que an­ta­ño) se re­sis­ten a des­apa­re­cer por­que aún si­guen te­nien­do su pú­bli­co de nos­tál­gi­cos.

En­tre­vis­ta­mos y fo­to­gra­fia­mos en ex­clu­si­va a Ja­mie Dor­nan pa­ra Esquire* por­que es uno de los hom­bres más in­flu­yen­tes del mo­men­to. La sa­ga Cin­cuen­ta som­bras de Grey le pu­so en la pi­co­ta, pe­ro su per­so­na­li­dad, su ele­gan­cia y su po­der de se­duc­ción de­lan­te y de­trás de las cá­ma­ras son, sin em­bar­go, su ver­da­de­ro éxi­to. Por eso, la fir­ma Hu­go Boss cuen­ta con él pa­ra en­car­nar el es­pí­ri­tu de su per­fu­me BOSS THE SCENT, una fra­gan­cia crea­da por el pres­ti­gio­so per­fu­mis­ta Bruno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.