TO­DOS SUS AMI­GOS CON­DU­CÍAN PORSCHES... Y JA­NIS JO­PLIN TAM­BIÉN

EL ICONO ‘HIP­PIE’ DE LOS 60 SA­BÍA PER­FEC­TA­MEN­TE QUÉ PLA­CE­RES SE ES­CON­DÍAN DE­TRÁS DEL VO­LAN­TE

Esquire (Spain) - - Motor - POR SA­RA FERCO

“Oh Lord, won’t you buy me a Mer­ce­des Benz? My friends all dri­ve Porsches, I must make amends...”. Ja­nis Jo­plin (1943-1970) que­ría un Mer­ce­des Benz, y así lo can­ta­ba en la can­ción ho­mó­ni­ma de su ál­bum Pearl (1971), lan­za­do ape­nas unos me­ses des­pués de mo­rir. Al fi nal, sin em­bar­go, tu­vo un Pors­che... pe­ro no cual­quie­ra. La his­to­ria de es­te psi­co­dé­li­co co­che es tan pe­cu­liar co­mo la mis­ma da­ma blan­ca del blues: en 1968 com­pró un 356C Ca­brio­let del 65. El co­lor ori­gi­nal blan­co per­la no le gus­ta­ba na­da y le di­jo a su ami­go Da­ve Ri­chards que lo re­di­se­ña­ra. El ar­tis­ta pin­tó lo que él con­si­de­ra­ba la his­to­ria del uni­ver­so a mo­do de mu­ral: ma­ri­po­sas, pai­sa­jes de Ca­li­for­nia, un re­tra­to de la can­tan­te y has­ta el mis­mo ojo de Dios. Es­ta ecléc­ti­ca obra de ar­te con­vir­tió al Pors­che de Jo­plin en un icono de la épo­ca. Al­can­zó tal po­pu­la­ri­dad que sus se­gui­do­res lo re­co­no­cían al ins­tan­te y le de­ja­ban no­tas ba­jo los lim­pia­pa­ra­bri­sas. Has­ta lle­ga­ron a ro­bár­se­lo, pe­ro lo re­cu­pe­ró. En 1970, la can­tan­te no apa­re­ció en su gra­ba­ción en Sun­set Sound, así que su má­na­ger, John Coo­ke, fue a bus­car­la al ho­tel don­de se alo­ja­ba. El Pors­che es­ta­ba en el ga­ra­je y Jo­plin en la ha­bi­ta­ción. Una so­bre­do­sis de he­roí­na aca­bó con su vi­da a los 27 años. ¿Qué pa­só con el co­che des­pués? Se lo que­dó su re­pre­sen­tan­te, des­pués pa­só a su fa­mi­lia, se subas­tó y es­tu­vo ex­pues­to en va­rios mu­seos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.