UN GUÍA TRANS­PA­REN­TE DEL CAM­BIO

JA­VIER PIJOAN ES EL DI­REC­TOR GE­NE­RAL DEL GRU­PO BA­CAR­DÍ EN ES­PA­ÑA Y SE HA MAR­CA­DO CO­MO RE­TO APOS­TAR POR LOS PRO­DUC­TOS PRÉ­MIUM PA­RA GE­NE­RAR VA­LOR. SA­BE QUE SU PRO­YEC­TO RE­QUIE­RE CONS­TAN­CIA PA­RA AJUS­TAR EL RUM­BO

Esquire (Spain) - - Negocios - Tex­to RA­FA MIN­GO­RAN­CE Fo­to­gra­fía CÈSAR NÚ­ÑEZ

Des­de ha­ce dos años, Ja­vier Pijoan di­ri­ge el gru­po Ba­car­dí en Es­pa­ña y con su equi­po ha tra­za­do un plan pa­ra con­ver­tir a la em­pre­sa en la más in­no­va­do­ra del sec­tor en los pró­xi­mos años. Una mues­tra de ello es el Ba­car­dí In­no­va­tion Lab, un ta­ller de crea­ti­vi­dad de­di­ca­do a los cóc­te­les y que se­rá ca­pi­ta­nea­do por Al­bert Adrià. “Cuan­do leo la pa­la­bra Ba­car­dí me vie­ne a la men­te el ape­lli­do de una fa­mi­lia em­pren­de­do­ra, va­lien­te, ca­paz de asu­mir ries­gos pa­ra ha­cer al­go dis­tin­to”, ma­ni­fes­ta con voz re­po­sa­da. Hoy, Gru­po Ba­car­dí si­gue sien­do una com­pa­ñía fa­mi­liar pri­va­da po­see­do­ra de más de 200 mar­cas que abar­can una am­plia va­rie­dad de be­bi­das al­cohó­li­cas en to­do el mun­do.

LI­BER­TAD DE AC­CIÓN

La com­pa­ñía que fun­dó Facundo Ba­car­dí en 1862, en San­tia­go de Cu­ba, es hoy una mul­ti­na­cio­nal sin­gu­lar, por­que con­ce­de mu­cha au­to­no­mía de ac­ción a sus di­rec­ti­vos re­par­ti­dos por to­do el mun­do. Esa li­ber­tad es la que es­tá per­mi­tien­do a Ja­vier ali­near a to­da la or­ga­ni­za­ción de­trás de una es­tra­te­gia bien def­ni­da que per­mi­ta ge­ne­rar una ac­ti­tud y una cul­tu­ra ga­na­do­ra ca­paz de im­preg­nar ca­da de­ci­sión.

Ja­vier Pijoan tie­ne 50 años y lle­va tra­ba­jan­do 27. En su épo­ca co­mo es­tu­dian­te le gus­ta­ba sa­lir mu­cho y es­tu­diar po­co. “No te pue­des ima­gi­nar lo di­fí­cil que eras”, le han re­cor­da­do sus pa­dres en más de una oca­sión. Cuan­do es­tu­dió COU (el an­ti­guo cur­so de ac­ce­so de la uni­ver­si­dad) sus­pen­dió seis asig­na­tu­ras en ju­nio. En sep­tiem­bre las apro­bó y tam­bién su­peró la se­lec­ti­vi­dad. El ini­cio de sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios mar­có un pun­to de in­fe­xión en su vi­da. Hi­zo la ca­rre­ra de Em­pre­sa­ria­les, le si­guió un MBA y des­pués se mar­chó a Har­vard. Tie­ne mu­jer y tres hi­jas y aho­ra su prin- ci­pal af­ción con­sis­te en via­jar con ellas pa­ra dis­fru­tar y apren­der jun­tos. Con­si­de­ra que ha te­ni­do bue­nos je­fes en to­das las em­pre­sas don­de ha es­ta­do: “Pa­ga­ría la mi­tad de mi suel­do por vol­ver a tra­ba­jar con to­dos ellos. Me vie­ne a la men­te aho­ra Ja­vier Cam­po, pre­si­den­te de Cor­te­fel, un lí­der na­to, cer­cano, hu­mil­de y siem­pre al ser­vi­cio de la com­pa­ñía”, ex­pli­ca. Pijoan se con­si­de­ra un pro­fe­sio­nal pre­pa­ra­do pa­ra desen­vol­ver­se en en­tor­nos com­ple­jos. “Re­cuer­do cuan­do vi­vía en Vie­na. Cual­quier día la­bo­ra­ble po­día sig­nif­car desa­yu­nar en Pa­rís, por ejem­plo, al­mor­zar en Mos­cú y ter­mi­nar la jor­na­da en Ate­nas. Lle­var ese rit­mo un día tras otro re­quie­re mu­cho es­fuer­zo y ener­gía”, re­co­no­ce.

An­tes de ate­rri­zar en Ba­car­dí, Pijoan tra­ba­jó en Hei­ne­ken du­ran­te 18 años, don­de le atra­jo la cul­tu­ra em­pre­sa­rial ho­lan­de­sa: abier­ta y po­co je­rár­qui­ca. La of­ci­na cen­tral que Ba­car­dí tie­ne aho­ra en la Pla­za de Ca­ta­lu­ña (Bar­ce­lo­na) res­pon­de a esa flo­so­fía. Es un es­pa­cio diá­fano que fa­ci­li­ta la co­mu­ni­ca­ción y el tra­ba­jo en equi­po. La me­sa de Ja­vier es una más de to­da la es­truc­tu­ra y a él le gus­ta lle­var ro­pa in­for­mal y no le mo­ti­va el po­der je­rár­qui­co. “En el si­glo XXI, los em­plea­dos si­guen a aque­llas per­so­nas en las que creen, que me­re­cen la pe­na más allá del car­go que ocu­pen. A mí no me in­tere­sa el car­go: so­lo me mo­ti­va el tra­ba­jo bien he­cho”, di­ce. Cuan­do sur­ge un pro­ble­ma que re­quie­re adop­tar una de­ci­sión di­fí­cil, Ja­vier trans­mi­te se­re­ni­dad y adop­ta cier­ta dis­tan­cia. Es­cu­cha a to­dos los miem­bros de su equi­po y eje­cu­ta las me­di­das ran­ja. Pijoan se le­van­ta ca­da día a las 6:45 y du­ran­te el desa­yuno apro­ve­cha pa­ra mi­rar las ven­tas del día an­te­rior. Es su tiem­po de re­fe­xión pa­ra leer so­bre aque­llo que afec­ta a los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos. No ol­vi­da lla­mar a su mu­jer y a sus hi­jas, que van ca­mino del co­le­gio en el co­che. Ya en la of­ci­na pre­fe­re la con­ver­sa­ción in­for­mal y si se en­cuen­tre en un ta­xi o en un avión apro­ve­cha esos mi­nu­tos pa­ra tra­ba­jar. “Con el equi­po ba­so mi re­la­ción en la con­fan­za y sa­ber adón­de va­mos”, se­ña­la. Cree que en el sec­tor se di­bu­ja un fu­tu­ro don­de el clien­te con­su­mi­rá me­nos pe­ro exi­gi­rá más ca­li­dad y las be­bi­das se­rán de me­nor gra­dua­ción de­bi­do al in­te­rés cre­cien­te por la sa­lud, y los cóc­te­les se­rán ca­da vez más pro­ta­go­nis­tas. Cu­rio­sa­men­te, Pijoan se es­tá for­man­do co­mo coc­te­le­ro por­que en­cuen­tra di­ver­ti­do to­do el ri­tual que in­clu­ye pre­pa­rar un tra­go bien ela­bo­ra­do. ¿Al­gu­na re­co­men­da­ción? Ir a la Ca­sa-mu­seo Ba­car­dí en Sit­ges (Bar­ce­lo­na): “Pre­pa­ran un mo­ji­to es­pec­ta­cu­lar”.

2

El Edi­fi­cio Te­le­fó­ni­ca, se­de de la com­pa­ñía en la Gran Vía de Ma­drid, fue en su mo­men­to el ma­yor

ras­ca­cie­los de Es­pa­ña 3 4 5 6

con 89,30 me­tros de al­tu­ra. Hoy con esa al­tu­ra ape­nas eres un cha­lé pa­rea­do en Be­ni­dorm. Des­de el Edi­fi­cio Te­le­fó­ni­ca se efec­tuó la pri­me­ra lla­ma­da trans­o­ceá­ni­ca de Es­pa­ña. Fue en 1928, y la hi­zo el rey Al­fon­so XIII des­de un te­lé­fono de oro pa­ra ha­blar con el pre­si­den­te de EEUU, Cal­vin Coo­lid­ge, que es­ta­ba en Washington. Fue la pri­me­ra vez en la his­to­ria que un pre­si­den­te ame­ri­cano ha­bla­ba por te­lé­fono con un lí­der eu­ro­peo. Te­le­fó­ni­ca tie­ne ac­tual­men­te 343 mi­llo­nes de clien­tes en to­do el mun­do, co­mo si to­da la po­bla­ción de EEUU tu­vie­ra con­tra­to con ella. Qui­zá de es­ta for­ma al­guien ha­bría vis­to la se­rie La zo­na. Si has na­ci­do a par­tir del año 2000 nun­ca sa­brás lo que es echar una mo­ne­da de vein­te du­ros en una ca­bi­na, ha­blar 22 se­gun­dos y que no te de­vuel­van cam­bio. Nun­ca. Aún que­dan 18.300 ca­bi­nas te­le­fó­ni­cas en Es­pa­ña, de las que 12.000 no son ren­ta­bles. Y eso que se si­guen que­dan­do con tu di­ne­ro.

8

Ló­pez Váz­quez pro­ta­go­ni­zó una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria en 1967 so­bre las ac­cio­nes de Te­le­fó­ni­ca al gri­to de: “¡Ma­til­de, Ma­til­de, que he com­pra­do te­le­fó­ni­cas!”. Así, las ac­cio­nes co­men­za­ron a co­no­cer­se co­mo ‘ma­til­des’. Hoy se co­no­ce­rían co­mo ‘lu­cías’, pe­ro, al me­nos, es­ca­pa­mos de las ‘va­nes­sas’ o las ‘jes­si­cas’.

9

La úl­ti­ma ope­ra­do­ra ma­nual prestó ser­vi­cio en el pue­blo de Po­lo­pos (Gra­na­da), en 1988. Se lla­ma­ba Mag­da­le­na Mar­tín y el día que ce­sa­ba en su tra­ba­jo fue­ron a des­pe­dir­la el mi­nis­tro de Trans­por­te y Co­mu­ni­ca­cio­nes, Jo­sé Ba­rrio­nue­vo, y el pre­si­den­te de Te­le­fó­ni­ca, Luis So­la­na. La úl­ti­ma lla­ma­da des­de aque­lla cen­tra­li­ta la hi­zo el al­cal­de del pue­blo al pre­si­den­te del Go­bierno, Fe­li­pe Gon­zá­lez, que es­ta­ba en La Mon­cloa. “Por con­si­guien­te, le cuel­go”, di­jo Gon­zá­lez pa­ra ter­mi­nar.

10

Nues­tro ca­ri­ño siem­pre se­rá pa­ra el te­lé­fono Gón­do­la, pe­ro Do­mo fue el pri­mer apa­ra­to ‘in­te­li­gen­te’, del que se ven­die­ron nue­ve mi­llo­nes de uni­da­des. Lo que se­gu­ro que no sa­bías es que lo di­se­ñó Al­ber­to Co­ra­zón. Sin sa­ber­lo, te­nías una au­tén­ti­ca obra de ar­te en el sa­lón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.