BEST

17 DE NO­VIEM­BRE, DÍA NA­CIO­NAL DE DANNY DE­VI­TO

Esquire (Spain) - - Esquire -

En­tre su es­pal­da y el res­pal­do de la si­lla de Danny De­vi­to hay dos pal­mos de dis­tan­cia. Así sus zue­cos se apo­ya­rán com­ple­ta­men­te en el sue­lo y pue­de dar­te ese apre­tón de ma­nos fir­me, se­gu­ro. Con su au­reo­la de pe­los blan­cos en vue­lo li­bre y su voz sua­ve so­lo in­te­rrum­pi­da por so­no­ras ri­so­ta­das que lle­nan to­da su ca­ra, va­mos a de­di­car la pró­xi­ma me­dia ho­ra a ha­blar de cuál es la me­jor ma­ne­ra de ce­le­brar que es un ti­po gran­de. “¡No me ha­gas ha­blar en es­pa­ñol!”, ex­cla­ma an­tes de que le pre­gun­te na­da, y se le cierran los ojos al tiem­po que lle­na la ha­bi­ta­ción con una so­no­ra car­ca­ja­da que re­cuer­da a la de Vincent Be­ne­dict, el ‘ge­me­lo de­sigual’ de Twins (1988).

Co­mo ‘guin­da’ de es­ta ge­nial dis­cu­sión, las au­to­ri­da­des del es­ta­do de Nue­va Jer­sey, des­pués de mu­cho elu­cu­brar, aca­ban de de­cla­rar el 17 de no­viem­bre, día de su cum­plea­ños, el Día de Danny De­vi­to. “Me die­ron a ele­gir en­tre po­ner mi nom­bre a una pla­ya o a un ban­co en un pa­seo”, se ex­pli­ca, “pe­ro no me ape­te­cía que me ca­garan las pa­lo­mas en­ci­ma. Tam­bién te­ner un bus­to en un tea­tro, pe­ro no me ha­cía ilu­sión. Así que ele­gí la pla­ya, que pa­ra mí es un lu­gar muy es­pe­cial”.

EL VIE­JO Y EL MAR

El mar pa­ra es­te ame­ri­cano pe­que­ño es ese lu­gar al que siem­pre quie­re vol­ver. As­bury Park (Nue­va Jer­sey), don­de cre­ció, es “mi pie­dra de to­que, el lu­gar que siem­pre me va a re­cor­dar mis orí­ge­nes. Vi­vía a unas 12 o 13 man­za­nas del mar. Iba to­dos los días, tan­to en ve­rano co­mo en in­vierno. Siem­pre ca­mi­na­ba por el pa­seo ma­rí­ti­mo pa­ra mi­rar el océano y sen­tir su ener­gía”. El ros­tro de Danny se re­don­dea aún más al re­cor­dar cuan­do se es­for­za­ba en la es­cue­la, cuan­do ton­tea­ba con chi­cas pa­ra con­se­guir una ci­ta o cuan­do, sien­do un cha­val, se pu­so a tra­ba­jar pa­ra con­tri­buir a la eco­no­mía fa­mi­liar. “Mis pri­me­ros 18 años de vi­da en As­bury tie­nen un in­men­so sig­ni­fi­ca­do, y ¡aún con­ser­vo ami­gos de la épo­ca de la guar­de­ría!”. Fi­nal­men­te, las le­yes ame­ri­ca­nas no per­mi­tie­ron dar­le una pla­ya, así que le die­ron un día.

“Pe­ro, Danny, y ¿có­mo ce­le­bra­mos tu día?”, le pre­gun­to. “Pien­sa en lo que más te gus­ta ha­cer, al­go que te sien­te de ma­ra­vi­lla, y haz­lo”. Así de sim­ple. Así de cier­to. Apun­ta­do que­da. Des­de Es­qui­re Es­pa­ña se lo re­cor­da­re­mos, por­que va­mos a lan­zar la ini­cia­ti­va pa­ra que se aprue­be tam­bién en nues­tro país (bús­ca­la ese día en es­qui­re.es). Pe­ro, an­tes, re­pa­se­mos sus me­jo­res mo­men­tos, que en 50 años son unos cuan­tos...

LÁS­TI­MA DE PE­LU­QUE­RO

Con­tra to­do pro­nós­ti­co Danny De­vi­to se con­vir­tió en actor. Al me­nos eso es lo que siem­pre afir­ma quien, en­can­ta­do de la vi­da, da­ba for­ma a las pe­lam­bre­ras en el sa­lón de be­lle­za de su her­ma­na ma­yor mien­tras es­cu­cha­ba los co­ti­lleos de las clien­tas. Dis­pues­to a for­mar­se co­mo ma­qui­lla­dor pro­fe­sio­nal en Nue­va York, fue a pa­rar a unos cur­sos de ar­te dra­má­ti­co don­de co­no­ció a Mi­chael Dou­glas, cóm­pli­ce de tan­tas tra­ve­su­ras ci­ne­ma­to­grá­fi­cas y quien le da­ría el em­pu­jón de­fi­ni­ti­vo en la ac­tua­ción cuan­do lo re­co­men­dó pa­ra Al­guien vo­ló so­bre el ni­do del cu­co (Mi­loš For­man, 1976), su pri­mer gran pa­pel. “Lo de­más es his­to­ria”, con­clu­ye De­vi­to en ca­da uno de los re­la­tos que tie­nen que ver con su ca­rre­ra. Aun­que la gé­ne­sis de su amor ha­cia el ci­ne se re­mon­ta a sus pri­me­ros años en Nue­va Jer­sey.

“De ni­ño y ado­les­cen­te vi tan­tas pe­lí­cu­las en el tea­tro Paramount de mi ciu­dad que era im­po­si­ble que no me afi­cio­na­ra. El gran acon­te­ci­mien­to pa­ra mí era ir al ci­ne to­dos los sá­ba­dos y do­min­gos. Era mi es­ca­pe de to­do lo que es­ta­ba pa­san­do en mi vi­da, pe­ro tam­bién era una vía pa­ra su­mer­gir­me en el mun­do de fan­ta­sía del ci­ne afe­rrán­do­me a mis gran­des fa­vo­ri­tos, co­mo Dean Mar­tin y Jerry Le­wis, Stan y Ollie, los her­ma­nos Marx... Me en­can­ta­ban las pe­lis de Bo­gie [ apo­do de Humph­rey Bo­gart], de Ed­ward G. Ro­bin­son, y aun­que no sa­bía muy bien lo que era el noir, me fas­ci­na­ba”.

Pe­ro fue an­tes de su des­per­tar ar­tís­ti­co cuan­do Danny De­vi­to se dio un na- ri­za­zo con la reali­dad y ocu­rrió su des­per­tar a la ma­du­rez. El sue­ño ame­ri­cano ter­mi­na­ba. “Ha­bía­mos sa­li­do de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Em­pe­za­mos a en­gor­dar, nos sen­ti­mos mi­ma­dos y has­ta cier­to pun­to blan­den­gues, te­nía­mos la sen­sa­ción de que a la cla­se me­dia le iba de ma­ra­vi­lla”, re­la­ta. “A mi fa­mi­lia no le im­por­ta­ba la po­lí­ti­ca ni es­ta­ba es­pe­cial­men­te com­pro­me­ti­da con nin-

“¿Po­ner mi nom­bre en un ban­co? Sí, ¡y que me ca­guen las pa­lo­mas en­ci­ma!”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.