CLA­VES PA­RA OFRE­CER SER­VI­CIOS PA­RA NO­VIAS

Esthetic World - - Bodas Gestión -

Se acerca el gran día. Un mo­men­to úni­co y es­pe­cial que los no­vios re­cor­da­rán pa­ra siem­pre. Y la pro­ta­go­nis­ta, la no­via, se con­vier­te en una clien­ta muy es­pe­cial, pa­sa a ser nues­tra clien­ta VIP. Ella no es­ca­ti­ma­rá en gas­tos, cui­da­dos y ri­tua­les de be­lle­za pa­ra el día de la bo­da. La no­via só­lo desea es­tar ra­dian­te y nues­tro ob­je­ti­vo co­mo pro­fe­sio­na­les es acom­pa­ñar­la y guiar­la pa­ra que lo con­si­ga.

Es cier­to que ca­da vez son más los cen­tros de es­té­ti­ca y be­lle­za que ofre­cen packs es­pe­cia­les y pro­duc­tos úni­cos pa­ra que la no­via des­ta­que ese día. Sin du­da exis­te com­pe­ten­cia, de eso de­be­mos ser cons­cien­tes. Pe­ro ésa pue­de con­ver­tir­se en una mo­ti­va­ción pa­ra di­fe­ren­ciar­nos y des­ta­car co­mo es­pe­cia­lis­tas. Así no du­da­rán en lla­mar a nues­tra puer­ta y con­fiar en no­so­tros pa­ra el gran día.

Y pa­ra con­se­guir­lo, lo pri­me­ro es GE­NE­RAR CON­FIAN­ZA. Con­si­de­re­mos que nin­gu­na no­via se va a arries­gar ese día a po­ner­se en ma­nos de al­guien que no la co­noz­ca y en el que no con­fíe. De­be­mos te­ner en cuen­ta que la no­via es una clien­ta po­ten­cial, pe­ro que tam­bién lo son sus ami­gos y fa­mi­lia­res. Tra­tar­los a to­dos de for­ma ex­clu­si­va pa­ra esa oca­sión nos pue­de dar la opor­tu­ni­dad de que nos co­noz­can y de que acu­dan a no­so­tros pa­ra otros even­tos si­mi­la­res cuan­do lle­gue el buen tiem­po. Una no­via y sus acom­pa­ñan­tes sa­tis­fe­chos con nues­tros ser­vi­cios ese día se pue­den con­ver­tir en clien­tes fi­de­li­za­dos.

Por otro la­do de­be­mos eli­mi­nar la creen­cia de que só­lo podemos ofre­cer ser­vi­cios de bo­da de ma­yo a sep­tiem­bre y que el res­to de me­ses no po­dre­mos con­tar con nin­gún ser­vi­cio de es­te es­ti­lo. Es­ta idea nos pue­de li­mi­tar y ha­cer per­der un seg­men­to de clien­te­la muy im­por­tan­te. Aun­que es cier­to que con la lle­ga­da del buen tiem­po hay un ma­yor nú­me­ro de bo­das, son mu­chas las no­vias que hoy día tam­bién apro­ve­chan los me­ses de frío pa­ra ca­sar­se. Y lo ha­cen pa­ra dis­fru­tar de me­jo­res pre­cios, pa­ra ha­cer un via­je a un si­tio exó­ti­co y con me­nos gen­te o por mo­ti­vos pro­fe­sio­na­les. Por ello es in­tere­san­te que ten­ga­mos dis­po­ni­bles es­tos ser­vi­cios en nues­tro cen­tro du­ran­te to­do el año y que apro­ve­che­mos los me­ses me­nos usua­les pa­ra ofre­cer unos pre­cios más atrac­ti­vos.

Así que, una vez ha­ya­mos in­terio­ri­za­do la idea de que en cual­quier épo­ca del año podemos ofre­cer ser­vi­cios es­pe­cia­les pa­ra bo­das y que los ser­vi­cios de no­vias nos per­mi­ten cui­dar tam­bién de fa­mi­lia­res y ami­gos, de­be­mos te­ner cla­ro quié­nes so­mos co­mo pro­fe­sio­na­les, qué ofre­ce­mos y có­mo lo ha­ce­mos. Y la cla­ve es­tá en el equi­li­brio. Re­cor­de­mos que ni to­das las no­vias son igua­les ni to­das quie­ren lo mis­mo.

Cla­ves pa­ra ofre­cer nues­tros ser­vi­cios

Vea­mos a con­ti­nua­ción al­gu­nos con­se­jos pa­ra ofre­cer un buen ser­vi­cio a nues­tras no­vias.

La es­cu­cha ac­ti­va

El pri­mer pa­so pa­ra co­nec­tar con la clien­ta, la co­noz­ca­mos o no, es sen­tar­nos con ella y es­cu­char­la de for­ma ac­ti­va. De­be­mos pre­gun­tar­le qué le gus­ta, có­mo quie­re ver­se ese día y a par­tir de ahí ofre­cer­le di­fe­ren­tes ser­vi­cios pa­ra que sea ella la que eli­ja lo que desea y lo que le ha­ga sen­tir có­mo­da y es­pe­cial. Con la no­via, una clien­ta VIP, es ne­ce­sa­rio que desa­rro­lle­mos to­das nues­tras ha­bi­li­da­des so­cia­les y per­so­na­les. De­be­mos es­cu­char­la aten­ta­men­te y, so­bre to­do, ser em­pá­ti­cas. Re­cor­de­mos que no se tra­ta de que le ofrez­ca­mos los tra­ta­mien­tos que no­so­tras pre­fe­ri­mos co­mo em­pre­sa­rias, sino de pro­por­cio­nar­le lo que la no­via ne­ce­si­ta de ver­dad. Cuan­to más có­mo­da se sien­ta con lo que le pro­po­ne­mos más po­si­bi­li­da­des ten­dre­mos de fi­de­li­zar­la

Mi­me­mos a la no­via el día de su bo­da con ser­vi­cios per­so­na­li­za­dos y ex­clu­si­vos que le per­mi­tan es­tar ra­dian­te en un día tan es­pe­cial.

pa­ra que cuen­te con no­so­tros des­pués de la bo­da. Y es que en oca­sio­nes, sin dar­nos cuen­ta, co­me­te­mos el error de abru­mar a la clien­ta con de­ma­sia­dos pro­duc­tos y ser­vi­cios pa­ra que luz­ca per­fec­ta ese día. Y lo úni­co que con­se­gui­mos es po­ner­la ner­vio­sa y eso no nos in­tere­sa. La no­via ha de vivir la vi­si­ta a nues­tro cen­tro co­mo un mo­men­to de tran­qui­li­dad, de paz, de pues­ta a pun­to. Esa es la me­jor ma­ne­ra de que dis­fru­te de nues­tros ser­vi­cios y de que vuel­va en el fu­tu­ro y cuen­te de nue­vo con nues­tros ser­vi­cios.

Sé em­pá­ti­ca y positiva

Es ha­bi­tual que nos en­con­tre­mos con di­fe­ren­tes ti­pos de no­vias. Por un la­do es­tán las que vie­nen con mu­cho tiem­po de an­te­la­ción y pue­den pro­bar di­fe­ren­tes pei­na­dos, es­ti­los de maquillaje y va­rios tra­ta­mien­tos fa­cia­les y cor­po­ra­les. Y por otro, nos en­con­tra­mos a las no­vias a las que se les echa el tiem­po en­ci­ma y acu­den a los cen­tros con po­co mar­gen pa­ra lu­cir ma­ra­vi­llo­sas ese día tan es­pe­cial. En es­tos ca­sos te­ne­mos que pen­sar siem­pre que la no­via vie­ne a no­so­tros pa­ra que le ayu­de­mos y la de­je­mos ra­dian­te ese día. Aquí es don­de nues­tra ac­ti­tud y la co­mu­ni­ca­ción mar­ca­rán la di­fe­ren­cia.

Aún cuan­do el men­sa­je que de­ba­mos trans­mi­tir­le es que va al­go jus­ta de tiem­po, que no po­drá ha­cer­se al­gu­nos cui­da­dos, o que te­ne­mos la agen­da lle­na esos días, hay que co­mu­ni­car­le siem­pre un men­sa­je po­si­ti­vo. Sea­mos sin­ce­ras con la no­via, mos­tré­mos­le qué es lo que se pue­de ha­cer con el tiem­po del que dis­po­ne y ofrez­cá­mos­le un pack ex­press que se ade­cúe a sus ne­ce­si­da­des. Si le trans­mi­ti­mos nues­tro ner­vio­sis­mo, en­fa­do o nues­tra fal­ta de tiem­po qui­zás esa clien­ta ven­ga ese día, pe­ro no vol­ve­rá a vi­si­tar­nos más. Cui­dar esos de­ta­lles nos po­si­cio­na­rá co­mo cen­tro y co­mo pro­fe­sio­na­les de re­fe­ren­cia, y nos dis­tin­gui­rá de nues­tra com­pe­ten­cia. Mos­tre­mos tem­plan­za y ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción cuan­do se nos pre­sen­te una no­via con el tiem­po jus­to. Ac­tuar con cal­ma, em­pa­tía y seguridad nos per­mi­ti­rá ga­nar a la no­via co­mo una nue­va clien­ta fiel.

Co­mu­ni­ca con cer­ca­nía y na­tu­ra­li­dad

Hay que fa­ci­li­tar­le las co­sas a la no­via y por ex­ten­sión a su fa­mi­lia y ami­gas que deseen tam­bién es­tar per­fec­tas ese día. Ofrez­cá­mos­les fa­ci­li­da­des con nues­tro tiem­po, nues­tra agen­da y so­bre to­do con nues­tra ac­ti­tud positiva y cer­ca­na. Pen­se­mos que es un mo­men­to en el que la no­via tie­ne mu­chas co­sas en la ca­be­za y no­so­tras co­mo pro­fe­sio­na­les de­be­mos qui­tar­le preo­cu­pa­cio­nes, no aña­dir­le más.

Tam­bién sea­mos sen­ci­llas y di­rec­tas en las ex­pli­ca­cio­nes. Mu­chas ve­ces que­re­mos trans­mi­tir­le a la no­via ter­mi­no­lo­gía téc­ni­ca que só­lo no­so­tras en­ten­de­mos. Hay que in­for­mar­le siem­pre de los ser­vi­cios que le apli­ca­mos y de los pro­duc­tos que uti­li­za­mos, pe­ro ella es­ta­rá cen­tra­da en ver el re­sul­ta­do fi­nal, en lo que va a con­se­guir y en có­mo se ve­rá ese día. No ol­vi­de­mos el ob­je­ti­vo de la no­via, que ha de ser el mis­mo que el nues­tro. Si ella se ve es­plén­di­da ese día se acor­da­rá de no­so­tros más allá del día de la bo­da.

Va­lo­ra el pre­cio de tu ser­vi­cio

No podemos ol­vi­dar otra cues­tión im­por­tan­te, y es el pre­cio. ¿Qué ta­ri­fas hay que po­ner a los ser­vi­cios de no­via? An­tes de fi­jar un pre­cio al azar ana­li­ce­mos el tiem­po que in­ver­ti­re­mos y nues­tros cos­tes de pro­duc­to. Pe­ro, ade­más, su­mé­mos­le tam­bién nues­tro va­lor aña­di­do, en él se in­te­gra nues­tra ex­pe­rien­cia, nues­tros co­no­ci­mien­tos y nues­tra ca­li­dad co­mo per­so­na, que es lo que más va­lor tie­ne y lo que nos di­fe­ren­cia. Pen­se­mos có­mo tra­ta­re­mos a esa no­via. Si que­da con­ten­ta nos lo ma­ni­fes­ta­rá, vol­ve­rá a vi­si­tar­nos e in­clu­so nos re­co­men­da­rá en su en­torno. Si he­mos con­se­gui­do es­to no te­ne­mos que preo­cu­par­nos por el pre­cio, ya que es­ta­rá siem­pre jus­ti­fi­ca­do. Lo im­por­tan­te es ofre­cer lo que pro­me­te­mos y si eso lo cum­pli­mos po­dre­mos de­fen­der nues­tra ta­ri­fa. No per­de­re­mos nin­gu­na no­via por un pre­cio al­go más ele­va­do que el de nues­tras co­le­gas de pro­fe­sión. Pe­ro sí la per­de­re­mos si el ser­vi­cio no es lo que ha­bía­mos pac­ta­do y nues­tra re­la­ción con ella no es ex­ce­len­te. Es en­ton­ces cuan­do per­ci­bi­rá que nues­tro pre­cio es abu­si­vo.

El tra­ba­jo bien he­cho tie­ne un pre­cio jus­ti­fi­ca­do y nin­gu­na clien­ta se la quie­re ju­gar cuan­do se tra­ta de su cui­da­do y de su be­lle­za, y me­nos cuan­do se tra­ta de una no­via y de un día tan es­pe­cial. Pon­gá­mo­nos en su lu­gar pa­ra en­ten­der que ese día desea que to­do sal­ga perfecto. El ob­je­ti­vo de la no­via es nues­tro ob­je­ti­vo, y es ser la pro­ta­go­nis­ta de su bo­da y lu­cir ra­dian­te e ideal. Acom­pa­ñé­mos­la en un día tan im­por­tan­te y ofrez­cá­mos­les nues­tros con­se­jos y ser­vi­cios más ex­clu­si­vos.

MAR­TA FOIX

Psi­có­lo­ga &Gra­fó­lo­ga. So­cia en CATEDRA COA­CHING. For­ma­do­ra en ha­bi­li­da­des, ges­tión de equi­pos, co­mu­ni­ca­ción y ventas. www.ca­te­dra­coa­ching.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.