Los 10 man­da­mien­tos de una no­via ra­dian­te

Esthetic World - - Editorial -

Ato­das las no­vias les une un mis­mo ob­je­ti­vo, sim­bo­li­zar el com­pro­mi­so con la per­so­na ama­da en un even­to es­pe­cial. Pe­ro ca­da una lo dis­fru­ta­rá de un mo­do úni­co e irre­pe­ti­ble. Y es que, ca­da vez más, ca­sar­se de­pen­de de las vi­ven­cias, los de­seos y el ca­rác­ter de ca­da pa­re­ja. Pe­ro, so­bre to­do, va­ría se­gún ca­da ti­po de no­via. Y es que ella bus­ca­rá es­pa­cios úni­cos, ori­gi­na­les e im­pac­tan­tes que con­fi­gu­ren el lu­gar idó­neo pa­ra com­par­tir y ex­pre­sar su amor jun­to a sus se­res que­ri­dos. De ahí que los com­ple­men­tos, las flores y la mú­si­ca de­ban unir­se en un es­pec­tácu­lo úni­co que re­cree mo­men­tos irre­pe­ti­bles e ins­tan­tes pa­ra el re­cuer­do.

A pe­sar de las di­fe­ren­cias, hay al­go que sin du­da to­das las no­vias tie­nen en co­mún y es el de­seo de es­tar ra­dian­tes en un día tan es­pe­cial. Y es que de ese día sal­drán imá­ge­nes que que­da­rán pa­ra siem­pre en el re­cuer­do. Se­rán mo­men­tos com­par­ti­dos, mo­men­tos so­ña­dos.

En es­te ar­tíu­clo co­no­ce­re­mos los man­da­mien­tos que las no­vias pue­den se­guir pa­ra es­tar ra­dian­tes ese día. Y no­so­tras, co­mo pro­fe­sio­na­les, podemos ayu­dar­las a con­se­guir­lo.

An­tes de co­men­zar re­cor­de­mos que el tiem­po es sin du­da uno de los ma­yo­res han­di­caps con los que con­ta­mos ese día co­mo es­ti­lis­tas, pe­ro con un buen wed­ding plan­ner podemos con­se­guir que la no­via lo vi­va sin es­trés. El día “D” es un mo­men­to que la pro­ta­go­nis­ta tie­ne que dis­fru­tar, de ahí que el equi­po de pro­fe­sio­na­les de­ba ha­cer­la sen­tir úni­ca y es­pe­cial, per­so­na­li­zan­do to­dos los tra­ta­mien­tos que ne­ce­si­te pa­ra cu­brir ca­da una de sus ne­ce­si­da­des. Y siem­pre sien­do fiel a su es­ti­lo y sin que pier­da su iden­ti­dad. A con­ti­nua­ción co­no­ce­re­mos las ar­mas beauty con las que con­ta­mos.

Las 10 cla­ves beauty pa­ra to­da no­via

1. Ejer­ci­cio y die­ta. La eli­mi­na­ción de to­xi­nas y gra­sas es uno de los ob­je­ti­vos más di­fí­ci­les de con­se­guir de ca­ra a la ce­re­mo­nia, de ahí que sea im­por­tan­te po­ner­lo en pri­mer lu­gar en el pro­gra­ma de be­lle­za nup­cial. De­be­mos te­ner en cuen­ta el ti­po de cuer­po de ca­da una y se­guir un ase­so­ra­mien­to pro­fe­sio­nal. Si la no­via qui­sie­ra mejorar su fi­gu­ra se­ría ne­ce­sa­rio apos­tar por una die­ta y un plan de ejer­ci­cios que le ayu­da­sen a per­der esos ki­los de más (apren­dien­do a co­mer sano y de for­ma equi­li­bra­da). Al mis­mo tiem­po, y con­jun­ta­men­te, se pue­de usar la tec­no­lo­gía mé­di­co-es­té­ti­ca más in­no­va­do­ra y efec­ti­va del mer­ca­do, co­mo la li­poes­cul­tu­ra o la me­so­te­ra­pia.

Tam­po­co podemos ol­vi­dar el tra­ta­mien­to pa­ra con­se­guir unos bra­zos tor­nea­dos, ya que nor­mal­men­te és­tos se en­cuen­tran a la vis­ta el

To­da no­via desea bri­llar el día de su bo­da. Co­noz­ca­mos las 10 ar­mas beauty que le ayu­da­rán a con­se­guir­lo.

día de la ce­le­bra­ción. En es­te ca­so el ejer­ci­cio se­rá el me­jor alia­do.

2. Tra­ta­mien­tos cor­po­ra­les. Exis­ten tra­ta­mien­tos re­duc­to­res, an­ti­ce­lu­lí­ti­cos, dre­nan­tes, etc. De­be­mos eva­luar las di­fe­ren­tes op­cio­nes que exis­ten pa­ra que la no­via lo­gre sus ob­je­ti­vos. Es ne­ce­sa­rio in­cluir un buen pee­ling cor­po­ral pa­ra una bue­na hi­dra­ta­ción y ex­fo­lia­ción de la piel.

Tam­bién es im­por­tan­te rea­li­zar un plan de be­lle­za que com­bi­ne la par­te es­té­ti­ca con la mé­di­ca, em­pe­zan­do por el aná­li­sis ex­haus­ti­vo de la piel y de­ter­mi­nan­do los tra­ta­mien­tos y cui­da­dos ade­cua­dos pa­ra ca­da una. Al­gu­nos tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos pue­den ayu­dar a dar un em­pu­jón beauty a al­gu­nas zo­nas del cuer­po más re­bel­des.

3. Bron­cea­do. Ya sea UVA o bron­cea­do in­me­dia­to, ayu­da­rá a apor­tar vi­ta­mi­nas y na­tu­ra­li­dad a la piel.

4. De­pi­la­ción. De­pi­la­ción lá­ser, con ce­ra ca­lien­te o fría o de­pi­la­ción eléctrica. La pla­ni­fi­ca­ción de la de­pi­la­ción es uno de los pun­tos más im­por­tan­tes de ca­ra a la bo­da. La de­pi­la­ción lá­ser se ha con­ver­ti­do en un in­dis­pen­sa­ble hoy día pa­ra no te­ner que pro­gra­mar fe­chas ajus­tan­do al má­xi­mo su du­ra­ción, o pa­ra evi­tar las mo­les­tias e in­con­ve­nien­tes que pue­de su­po­ner otro ti­po de de­pi­la­cio­nes. El ob­je­ti­vo es con­se­guir una piel sua­ve y li­sa. En el ca­so de que se apues­te por los mé­to­dos de de­pi­la­ción tra­di­cio­na­les se acon­se­ja de­jar­lo pro­gra­ma­do pa­ra el día an­tes de la ce­re­mo­nia.

5. Fa­cial. Re­pre­sen­ta la be­lle­za nup­cial. Exis­ten di­fe­ren­tes

tra­ta­mien­tos de lo más in­no­va­do­res que ayu­da­rán a la no­via a lu­cir fres­ca y con lu­mi­no­si­dad. Pa­ra ello con­ta­mos con un am­plio aba­ni­co de op­cio­nes, des­de los tra­ta­mien­tos flas­han­tia­ging, lif­ting sin ci­ru­gía y las no­ve­do­sas beauty gun has­ta los tra­ta­mien­tos mé­di­co-es­té­ti­cos más efec­ti­vos del mo­men­to, que ayu­da­rán a eli­mi­nar el es­trés y la ten­sión del ros­tro. Es­tos tra­ta­mien­tos ex­fo­lian, hi­dra­tan, lim­pian pe­que­ñas man­chi­tas y has­ta cam­bian el bri­llo y elas­ti­ci­dad de la epi­der­mis. Siem­pre es re­co­men­da­ble que acom­pa­ñe­mos es­te ti­po de tra­ta­mien­tos con las me­jo­res fir­mas cos­mé­ti­cas pa­ra ase­gu­rar­nos una ma­yor efi­ca­cia y du­ra­bi­li­dad.

6. Ma­ni­cu­ra. El in­ter­cam­bio de ani­llos es uno de los mo­men­tos más in­mor­ta­li­za­dos el día de la bo­da, es un sím­bo­lo de unión. Y por ello es im­por­tan­te que las ma­nos luz­can sua­ves, lu­mi­no­sas y muy cui­da­das. Se acon­se­ja co­men­zar un mes an­tes un tra­ta­mien­to de pa­ra­fi­na pa­ra ayu­dar con la re­pa­ra­ción e hi­dra­ta­ción de la piel.

Ade­más, es muy im­por­tan­te de­ci­dir cuál se­rá el ti­po de es­mal­ta­do que se lu­ci­rá el día del en­la­ce. Se pue­de ele­gir en­tre ma­ni­cu­ra se­mi­per­ma­nen­te, ma­ni­cu­ra con un ta­ma­ño de uña dis­tin­to (gel/por­ce­la­na o acrí­li­cas) o una ma­ni­cu­ra tra­di­cio­nal. En es­te úl­ti­mo ca­so, es re­co­men­da­ble pro­gra­mar­la pa­ra el día an­te­rior a la ce­le­bra­ción.

7. Cui­da­do de los pies. Pa­ra un día tan lar­go y aje­trea­do no podemos ob­viar el cui­da­do de los pies de la no­via. Ya no só­lo pa­ra lu­cir­los, sino tam­bién pa­ra cui­dar­los se­gún el cal­za­do que se va­ya a uti­li­zar. Una bue­na ex­fo­lia­ción e hi­dra­ta­ción los de­ja­rá pre­pa­ra­dos pa­ra el gran día. Y un to­que de co­lor en las uñas po­dría con­ver­tir­se en el com­ple­men­to ideal.

8. Maquillaje y mi­ra­da. Es­te pa­so es im­pres­cin­di­ble. Se pue­de op­tar por un efec­to piel de por­ce­la­na, por ma­qui­lla­jes na­tu­ra­les o por al­gu­nos más arries­ga­dos. Pe­ro ser una mis­ma es siem­pre la me­jor op­ción. Un maquillaje du­ra­de­ro apli­ca­do con los co­lo­res y las téc­ni­cas de tem­po­ra­da ayu­da­rán a la no­via a res­plan­de­cer. Pe­ro pa­ra ello, se re­co­mien­da ha­cer prue­bas con an­te­rio­ri­dad pa­ra de­ci­dir qué pun­tos del ros­tro re­sal­tar y pa­ra que la no­via se sien­ta có­mo­da con el maquillaje en un día tan es­pe­cial.

Por otro la­do, la be­lle­za de la mi­ra­da es­tá en au­ge con las ex­ten­sio­nes de pes­ta­ñas (téc­ni­ca que les apor­ta vo­lu­men y den­si­dad), con el tin­te y con la per­ma­nen­te, que les da vi­da en un so­lo ges­to.

Ade­más, un buen vi­sa­jis­mo y el uso de di­fe­ren­tes téc­ni­cas pa­ra cui­dar las ce­jas se con­vier­ten en un re­qui­si­to pa­ra lu­cir unas ce­jas per­fec­tas y di­se­ña­das co­rrec­ta­men­te. Y tam­bién es­tán al al­can­ce otras téc­ni­cas más in­no­va­do­ras y ac­tua­les co­mo las ex­ten­sio­nes de ce­jas o el mi­cro­blan­ding, no­ve­do­so tra­ta­mien­to que con­sis­te en te­ner unas ce­jas per­fec­tas uti­li­zan­do una téc­ni­ca de maquillaje se­mi­per­ma­nen­te que se rea­li­za pe­lo a pe­lo en to­da la ce­ja, ofre­cien­do un as­pec­to muy na­tu­ral.

9. Re­la­ja­ción. Con ma­sa­jes o ri­tua­les de bie­nes­tar. ¿Cuán­do no vie­ne bien un tra­ta­mien­to an­ti­es­trés de re­la­ja­ción? Es­tos ser­vi­cios tra­ba­ja­rán to­da la mus­cu­la­tu­ra a la no­via, des­ten­san­do y re­la­jan­do los múscu­los, per­mi­tién­do­le des­co­nec­tar. Ade­más le trans­por­ta­rá a pa­raí­sos aro­má­ti­cos y ho­lís­ti­cos in­creí­bles. La no­via se de­be de­jar ase­so­rar pa­ra sa­ber cuál es la te­ra­pia más ade­cua­da pa­ra ella.

10. Ser fe­liz. Una no­via fe­liz es una no­via ra­dian­te y pre­cio­sa. ¡La fe­li­ci­dad es­tá de mo­da! La fe­li­ci­dad se lle­va y el día de la bo­da es el me­jor mo­men­to pa­ra lu­cir­la.

Y por úl­ti­mo, pe­ro no me­nos im­por­tan­te, no podemos ol­vi­dar las beauty ru­ti­nas. Son pro­duc­tos de man­te­ni­mien­to en ca­sa, ru­ti­nas dia­rias de lim­pie­za e hi­dra­ta­ción que ayu­da­rán a la no­via a con­se­guir y man­te­ner el es­ta­do idó­neo de la piel. ¿Por qué no man­te­ner lo que tan­to le ha cos­ta­do con­se­guir pa­ra es­tar ra­dian­te? ¿Por qué no pue­de ser el com­pa­ñe­ro perfecto en el ini­cio de es­ta nue­va eta­pa?.

ANA EX­PÓ­SI­TO

“Exis­ten di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos de lo más in­no­va­do­res que ayu­da­rán a la no­via a lu­cir fres­ca y con lu­mi­no­si­dad."

Di­rec­to­ra de Nya Spa i Be­lle­sa. www.nyas­pa.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.