Una na­riz per­fec­ta pa­ra él

Esthetic World - - Editorial -

Que los hom­bres quie­ren mos­trar su me­jor as­pec­to el día de su bo­da es una reali­dad. Y la na­riz es un fac­tor muy im­por­tan­te pa­ra con­se­guir­lo. Es­te ele­men­to es la cla­ve de la ar­mo­nía del ros­tro, ya que de su pro­por­ción de­pen­de en gran me­di­da la be­lle­za del mis­mo. Y exis­ten hom­bres que no es­tán con­for­mes con la for­ma, el ta­ma­ño o la apa­rien­cia de su na­riz. De ahí que, ca­da vez más, re­cu­rran a tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos co­mo la ri­no­plas­tia pa­ra lo­grar esa ar­mo­nía fa­cial de ca­ra al gran día.

La ri­no­plas­tia es una de las tres ope­ra­cio­nes es­té­ti­cas más de­man­das en la ac­tua­li­dad. Y son mu­chos los hom­bres que re­cu­rren a ella. Sea por una re­duc­ción del dor­so na­sal, por mo­di­fi­car la pun­ta, afi­nar­la o de­fi­nir­la, o por es­tre­char­la des­de el dor­so, con­se­guir las pro­por­cio­nes res­pec­to al res­to de los ele­men­tos de la ca­ra es la cla­ve pa­ra bus­car un equi­li­brio ar­mó­ni­co con to­das las par­tes del ros­tro.

La ri­no­plas­tia pa­ra el hom­bre es un pro­ce­di­mien­to crea­do pa­ra cam­biar la for­ma y el con­torno de la na­riz, tan­to por ra­zo­nes es­té­ti­cas co­mo de sa­lud. Si bien la ci­ru­gía de ri­no­plas­tia mas­cu­li­na es­tá prin­ci­pal­men­te pen­sa­da co­mo un pro­ce­di­mien­to es­té­ti­co, tam­bién sir­ve pa­ra ayu­dar a los pa­cien­tes que tie­nen pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios de­bi­do a de­fec­tos y de­for­mi­da­des en el hue­so o en el car­tí­la­go.

Ob­je­ti­vo: lo­grar una ar­mo­nía fa­cial

En la ac­tua­li­dad y de­bi­do al avan­ce de las téc­ni­cas, la ri­no­plas­tia se

La ri­no­plas­tia es una téc­ni­ca que ayu­da a re­cu­pe­rar la ar­mo­nía del ros­tro, per­mi­tien­do al no­vio lu­cir su me­jor ca­ra el gran día.

pre­sen­ta co­mo una ci­ru­gía po­co agre­si­va y de re­cu­pe­ra­ción rá­pi­da. Su fi­na­li­dad prin­ci­pal con­sis­te en otor­gar una ma­yor ca­li­dad de vi­da al pa­cien­te, ya sea al mejorar la fun­ción res­pi­ra­to­ria o bien al re­for­zar su au­to­es­ti­ma. La ri­no­plas­tia se tra­ta de una in­ter­ven­ción que se pue­de rea­li­zar a par­tir de los 18 años y a la que en mu­chas oca­sio­nes se acu­de por un fac­tor res­pi­ra­to­rio, ade­más de por una me­jo­ra es­té­ti­ca.

Es im­por­tan­te des­ta­car que se­gún los cá­no­nes que be­lle­za la na­riz de­be te­ner una for­ma y ta­ma­ño en pro­por­ción con el res­to de la es­truc­tu­ra fa­cial. Por ello, se es­ta­ble­ce que la lí­nea de las ce­jas de­be con­ti­nuar en di­rec­ción al dor­so na­sal de for­ma sua­ve, tran­si­tan­do has­ta la pun­ta, y sin abrup­tas irre­gu­la­ri­da­des que apor­ten du­re­za al ros­tro y es­con­dan la mi­ra­da.

Asi­mis­mo, cuan­do se arre­gla una na­riz se de­be tra­tar siem­pre de for­ma in­te­gral con el res­to del ros­tro. Lo más im­por­tan­te no es tan­to la téc­ni­ca que se em­plea en sí, sea abierta o ce­rra­da, sino sa­ber va­lo­rar las pro­por­cio­nes de la nue­va na­riz en la to­ta­li­dad del ros­tro pa­ra lo­grar una ar­mo­nía fa­cial.

Ti­pos de téc­ni­cas

Ri­no­plas­tia ce­rra­da: es una téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca pa­ra ope­rar la na­riz que no re­quie­re in­ci­sio­nes ex­te­rio­res y, por lo tan­to, no pre­sen­ta ci­ca­tri­ces vi­si­bles. En ella se ac­ce­de al in­te­rior de la na­riz me­dian­te las fo­sas na­sa­les. Es­te ti­po de ci­ru­gía es­tá in­di­ca­da en pa­cien­tes que desean una re­duc­ción o es­tre­cha­mien­to de su na­riz, pe­ro que no re­quie­ran una mo­di­fi­ca­ción sus­tan­cial de la for­ma de la mis­ma.

Ri­no­plas­tia abierta: es una téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca que re­quie­re rea­li­zar una in­ci­sión en la par­te

cen­tral de la na­riz, en la se­pa­ra­ción en­tre los ori­fi­cios na­sa­les, lo que permite ac­ce­der más fá­cil­men­te a los hue­sos y car­tí­la­gos. Es­te ti­po de ci­ru­gía permite una ma­yor fa­ci­li­dad de mo­vi­mien­to y vi­si­bi­li­dad al ci­ru­jano, por lo que es­tá in­di­ca­da en los ca­sos más com­ple­jos, en los que hay que co­rre­gir gran­des de­for­mi­da­des o ha­cer mo­di­fi­ca­cio­nes sus­tan­cia­les de la for­ma de la na­riz.

Pro­ce­di­mien­to

En cuan­to a la elec­ción de la téc­ni­ca, siem­pre hay que te­ner en cuen­ta si los ras­gos del pa­cien­te son alar­ga­dos o cha­tos, y si la man­dí­bu­la, el men­tón o los pó­mu­los son an­chos o mar­ca­dos. La va­lo­ra­ción fi­nal del as­pec­to de ar­mo­nía, ba­lan­ce y pro­por­cio­nes del ros­tro, se­rán de­ter­mi­nan­tes pa­ra de­ci­dir el pro­ce­di­mien­to a se­guir en la ope­ra­ción.

La ri­no­plas­tia pa­ra hom­bres es un pro­ce­di­mien­to am­bu­la­to­rio que du­ra de una a tres ho­ras, aun­que las ci­ru­gías pa­ra co­rre­gir pro­ble­mas más com­pli­ca­dos pue­dan lle­var más tiem­po. La ci­ru­gía re­quie­re des­pe­gar la piel del hue­so y el car­tí­la­go sub­ya­cen­te y es­cul­pir la na­riz has­ta al­can­zar la for­ma desea­da. Tras la re­mo­de­la­ción del hue­so y el car­tí­la­go, la piel se vuel­ve a co­lo­car so­bre la na­riz re­pa­ra­da y se de­ja ci­ca­tri­zar. Pos­te­rior­men­te, se co­lo­ca un ye­so pa­ra man­te­ner la nue­va for­ma de la na­riz y se pue­de apli­car un ta­po­na­mien­to na­sal pa­ra in­mo­vi­li­zar el te­ji­do que se­pa­ra las fo­sas na­sa­les. Por regla ge­ne­ral se qui­ta el ye­so al ca­bo de dos se­ma­nas y el ta­po­na­mien­to na­sal des­pués de al­gu­nos días.

Mi­ni tra­ta­mien­tos no in­va­si­vos, ¿cuán­do uti­li­zar­los?

En oca­sio­nes, pa­ra pa­cien­tes que acu­den con pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios de­bi­do só­lo a la vál­vu­la na­sal (que les pro­du­ce ron­qui­dos), la so­lu­ción con­sis­te en la in­tro­duc­ción de una su­tu­ra Sil­houet­te Soft. Es­ta in­ter­ven­ción se rea­li­za en con­sul­ta, don­de se abre la vía res­pi­ra­to­ria y se con­si­gue dis­mi­nuir o ce­sar los ron­qui­dos.

Otra de las in­ter­ven­cio­nes más fre­cuen­tes y sen­ci­llas es su­bir y pro­yec­tar la pun­ta na­sal, que con los años se va ca­yen­do. És­ta es una in­ter­ven­ción rá­pi­da e in­do­lo­ra que se rea­li­za con áci­do hia­lu­ró­ni­co de al­ta den­si­dad in­yec­ta­do en la der­mis pro­fun­da pa­ra co­rre­gir es­tas de­pre­sio­nes.

Fi­nal­men­te ca­be des­ta­car que las téc­ni­cas de re­mo­de­la­je na­sal me­dian­te pro­ce­di­mien­tos no qui­rúr­gi­cos de re­lleno con áci­do hia­lu­ró­ni­co, fi­llers, o bo­tox nun­ca sus­ti­tu­yen a una ri­no­plas­tia, pues hay que te­ner en cuen­ta que el re­lleno siem­pre au­men­ta­rá el ta­ma­ño de la na­riz y po­dría des­pla­zar­se y dis­tor­sio­nar el re­sul­ta­do.

Una ci­ru­gía plás­ti­ca de na­riz o ri­no­plas­tia bien he­cha pue­de es­ti­mu­lar y pro­mo­ver una ima­gen fuer­te y positiva del no­vio, no só­lo pa­ra el gran día, sino tam­bién pa­ra los días que ven­drán.

“Su fi­na­li­dad prin­ci­pal con­sis­te en otor­gar una ma­yor ca­li­dad de vi­da al pa­cien­te, ya sea al mejorar la fun­ción res­pi­ra­to­ria o bien al re­for­zar su au­to­es­ti­ma."

DRA. MA­RI­NA GAR­CIA MOYA

Es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía plás­ti­ca y re­cons­truc­ti­va del Ins­ti­tu­to Javier de Be­ni­to. www.ins­ti­tu­to­de­be­ni­to.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.